“La gen­te no tie­ne la te­le­vi­sión que se me­re­ce”

JAU­ME ROU­RES, DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE ME­DIA­PRO

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

Ase­gu­ran que es el mo­nar­ca del fútbol te­le­vi­si­vo, tí­tu­lo que re­cha­za. Sin em­bar­go, con co­ro­na o sin ella, Jau­me Rou­res dic­ta có­mo gi­ra el ba­lón en la pe­que­ña pan­ta­lla. Del mis­mo mo­do que los di­rec­to­res téc­ni­cos de los clu­bes se en­cuen­tran en­ce­rra­dos en sus des­pa­chos pla­ni­fi­can­do la pró­xi­ma cam­pa­ña, la agen­da de Jau­me Rou­res, di­rec­tor ge­ne­ral de Me­dia­pro, va car­ga­da, es­tos días, de reunio­nes con ope­ra­do­res y re­pre­sen­tan­tes de la Li­ga pa­ra tra­zar el ca­len­da­rio de emi­sio­nes del pró­xi­mo cam­peo­na­to. Una tem­po­ra­da 2012 - 2013 en la que no se­ría ex­tra­ño que ver al Ba­rça y el Real Ma­drid en abier­to em­pe­za­ra a ser en un re­cuer­do analó­gi­co del pa­sa­do. Y, pe­se a que sus pa­la­bras bro­tan con ama­bi­li­dad, sus de­cla­ra­cio­nes siem­pre aca­ban crean­do con­tro­ver­sia, se­gu­ra­men­te, el pre­cio que hay que pa­gar por con­tro­lar el man­do a dis­tan­cia del fútbol te­le­vi­si­vo en Es­pa­ña. ¿Le gus­ta la te­le­vi­sión? Co­mo es­pec­ta­dor, me gus­ta la te­le­vi­sión, es­pe­cial­men­te pa­ra ver al­gún de­por­te en di­rec­to y pe­lí­cu­las. Pe­ro, pa­ra ver pe­lí­cu­las, ya es­tán los ci­nes. ¿No le gus­ta la te­le­vi­sión co­mo me­dio de en­tre­te­ni­mien­to e in­for­ma­ción? Los in­for­ma­ti­vos, no sé si por es­ta si­tua­ción tan me­dio­cre y mez­qui­na en la que nos en­con­tra­mos, son to­dos más de lo mis­mo. Po­nes un in­for­ma­ti­vo y hoy te di­cen lo mis­mo que di­je­ron ayer, y ayer lo mis­mo que an­te­ayer. Por el con­tra­rio, los in­for­ma­ti­vos no dia­rios me pa­re­cen mu­cho más in­tere­san­tes, tal vez por­que go­zan de unos ele­men­tos de re­fle­xión que los telediarios han per­di­do. Y del en­tre­te­ni­mien­to te­le­vi­si­vo, ¿qué opi­na? Un ám­bi­to, por otro la­do, en el que Me­dia­pro no se ha pro­di­ga­do de­ma­sia­do. No es nues­tro ne­go­cio prin­ci­pal, tal vez, por­que no sa­be­mos ha­cer te­le­vi­sión de en­tre­te­ni­mien­to o, al me­nos, el que se está ha­cien­do en es­tos mo­men­tos. En Ca­ta­lun­ya es dis­tin­to, te­ne­mos una ven­ta­na por la que po­der res­pi­rar, y exis­ten bue­nos es­pa­cios, co­mo Crac­kò­via o Polònia, y al­gu­na co­sa más. En el res­to de Es­pa­ña, des­afor­tu­na­da­men­te, se si­gue otro ca­mino. Una ma­ne­ra de ha­cer en­tre­te­ni­mien­to que, con to­do el te­ma de la crisis, se­gui­rá ex­ten­dién­do­se, ya que las ca­de­nas se han da­do cuen­ta de que es más eco­nó­mi­co eter­ni­zar Gran­des her­ma­nos, Vuel­tas, Re­vuel­tas y Sál­va­mes que in­ten­tar ha­cer una programación pen­sa­da pa­ra el ciu­da­dano, y no pa­ra el con­su­mi­dor. No es una ba­ta­lla per­di­da, pe­ro las te­le­vi­sio­nes pú­bli­cas, que de­be­rían ser la al­ter­na­ti­va a to­do eso, es­tán per­dien­do te­rreno por cul­pa de la crisis. Ha­bla de es­pa­cios con­si­de­ra­dos te­le­ba­su­ra, pe­ro que con­si­guen gran­des au­dien­cias a dia­rio. ¿Exis­ten esos pro­gra­mas por­que la gen­te los mi­ra, o la gen­te los mi­ra por­que es lo que ma­yo­ri­ta­ria­men­te le ofre­ce la te­le­vi­sión? An­te es­ta pre­gun­ta, siem­pre pon­go el ejem­plo de TV3, una te­le­vi­sión que no só­lo tie­ne au­dien­cia, sino que es lí­der con unos con­te­ni­dos que no en­ga­ñan al ciu­da­dano. La te­le­vi­sión es co­mo los go­bier­nos: la gen­te no está re­gi­da por los go­bier­nos que se me­re­ce, co­mo tam­po­co dis­fru­ta de la te­le­vi­sión que se me­re­ce. No nos en­ga­ñe­mos, los es­pec­ta­do­res no só­lo con­su­men te­le­ba­su­ra, pe­ro el re­to es que las te­le­vi­sio­nes se atre­van a ha­cer otro ti­po de es­pa­cios. Algo que, por otro la­do, tam­bién con­lle­va te­ner cier­to ta­len­to y crea­ti­vi­dad, y te­ner muy cla­ro que la te­le­vi­sión ha de ser un pro­duc­to des­ti­na­do a la ciu­da­da­nía, y no el vehícu­lo pa­ra ven­der pu­bli­ci­dad.

¿Qué ven­de Me­dia­pro? Lo que po­de­mos [se ríe]. En ge­ne­ral, creo que he­mos tra­ba­ja­do so­bre una se­rie de pa­rá­me­tros cua­li­ta­ti­vos, más que cuan­ti­ta­ti­vos. Más cua­li­ta­ti­vos que cuan­ti­ta­ti­vos, pe­ro la per­cep­ción que se tie­ne de us­ted es jus­ta­men­te la con­tra­ria, que siem­pre se mue­ve por in­tere­ses eco­nó­mi­cos. Si de­di­ca­ra la aten­ción a esas co­sas, me aca­ba­ría yen­do a las Baha­mas pa­ra vi­vir tran­qui­lo, pe­ro és­te no es el te­ma. Pon­dré un ejem­plo. Se ha ha­bla­do mu­cho de un pro­gra­ma del que fui­mos los pio­ne­ros: Es­pa­ña di­rec­to, y to­das las ver­sio­nes que fue­ron sa­lien­do pos­te­rior­men­te. Un ma­ga­zi­ne in­for­ma­ti­vo digno, que te­nía au­dien­cia y que cum­plía la fun­ción ob­je­ti­va­men­te ne­ce­sa­ria de dar co­no­ci­mien­to y ho­mo­ge­nei­zar, en­tre co­mi­llas, los di­fe­ren­tes te­rri­to­rios. Pe­ro se lo car­ga­ron por pre­sio­nes po­lí­ti­cas. Cu­rio­sa­men­te, to­dos los pro­gra­mas que han ve­ni­do pos­te­rior­men­te, co­mo Más gen­te o el con­cur­so pre­sen­ta­do por Ra­món Gar­cía, han te­ni­do la mi­tad de au­dien­cia; y que TVE pier­da 5 ó 6 pun­tos de sha­re ca­da tar­de du­ran­te seis días es muy gra­ve y aca­ba arrui­nan­do el li­de­raz­go. Con es­to ¿qué quie­ro po­ner de ma­ni­fies­to? Que las te­les, des­gra­cia­da­men­te, no siem­pre es­tán di­ri­gi­das por pro­fe­sio­na­les preo­cu­pa­dos por ha­cer bue­na te­le­vi­sión, sino que hay mi­lla­res de in­ter­fe­ren­cias que aca­ban per­ju­di­can­do el pro­duc­to que se ofre­ce. ¿Es el rey del fútbol te­le­vi­sa­do? Eso for­ma par­te del es­pec­tácu­lo. Lo que es in­ne­ga­ble es que ca­da vez que ha­ce de­cla­ra­cio­nes so­bre el fútbol te­le­vi­sa­do aca­ba apa­re­cien­do en to­dos los ti­tu­la­res. Y lo que yo me pre­gun­to es qué im­por­tan­cia so­cial tie­ne que, des­de Me­dia­pro, ha­ble­mos con la Li­ga de, por ejem­plo, los ho­ra­rios. ¿Qué re­le­van­cia tie­ne? To­do lo que ro­dea al fútbol se mag­ni­fi­ca. To­do se hin­cha y se fri­vo­li­za. Pe­ro nues­tro ob­je­ti­vo cua­li­ta­ti­vo de ne­go­cio siem­pre ha si­do po­ner el fútbol al al­can­ce del ma­yor nú­me­ro de gen­te po­si­ble al pre­cio más eco­nó­mi­co. No só­lo eso, sino que creo que lo he­mos con­se­gui­do en un pe­rio­do bas­tan­te breve, de­mos­tran­do que tam­bién pue­de ser un ne­go­cio pa­ra los clu­bes y pa­ra los ope­ra­do­res. Hay quien opi­na que se tien­de a un fútbol pa­ra el es­pec­ta­dor, más que pa­ra el afi­cio­na­do. La ci­fra de asis­ten­tes a los es­ta­dios, es­ta tem­po­ra­da, pe­se a los pre­cios de las en­tra­das y la crisis, des­mien­te es­ta teo­ría. Hay cier­tos bu­los que co­rren por ahí y que, a ba­se de re­pe­tir­los, se aca­ban con­vir­tien­do en ver­da­des ab­so­lu­tas. Por ejem­plo, el otro día leí una entrevista al pre­si­den­te de un club que re­cla­ma­ba que, en el te­ma de los ho­ra­rios, se hi­cie­ra co­mo en el Reino Uni­do, don­de, su­pues­ta­men­te, se sa­ben des­de el ini­cio de la tem­po­ra­da. Pues eso es men­ti­ra, en el Reino Uni­do no se sa­ben los ho­ra­rios al em­pe­zar la tem­po­ra­da. En­ton­ces, ¿cuál es el pro­ble­ma? ¿No se sa­be ex­pli­car bien o hay al­guien que le tie­ne ma­nía? Su­pon­go que to­do ha ve­ni­do pro­pi­cia­do un po­co por el te­ma de las ra­dios. Si las ra­dios se hu­bie­ran com­por­ta­do de una ma­ne­ra nor­mal, en lu­gar de mon­tar to­do el cris­to que mon­ta­ron pa­ra no pa­gar lo que pa­gan to­das las ra­dios del mundo, nos hu­bié­ra­mos aho­rra­do mu­chos do­lo­res de ca­be­za y mu­chos ti­tu­la­res. El fútbol ¿es de in­te­rés na­cio­nal? No, pe­ro, co­mo he­mos di­cho an­te­rior­men­te, to­do lo que ro­dea al fútbol se mag­ni­fi­ca: to­dos so­mos el me­jor en­tre­na­dor, to­dos so­mos el me­jor ár­bi­tro... Si la pre­gun­ta se re­fie­re a la ley que obli­ga a emi­tir fútbol en abier­to, en­ton­ces tengo que re­mi­tir­me a lo que co­men­ta­ba de los po­lí­ti­cos. La im­po­si­ción del par­ti­do en abier­to no fue más que una ma­nio­bra po­lí­ti­ca del PP con­tra el gru­po Pri­sa. En el año 1997, creo que fue, ese gru­po creó la pri­me­ra pla­ta­for­ma de pa­go en es­te país, y el par­ti­do en el Go­bierno por aquel en­ton­ces, el PP, qui­so per­ju­di­car la ope­ra­ción por ser un gru­po, su­pues­ta­men­te, cer­cano al PSOE, in­ven­tán­do­se una ley que no exis­te en si­tio al­guno. En nin­gún otro país eu­ro­peo te obli­gan a emi­tir fútbol en abier­to, pe­ro, una vez has he­cho to­da esa de­ma­go­gia so­bre el in­te­rés na­cio­nal, a ver qué po­lí­ti­co se atre­ve a su­pri­mir el fútbol en abier­to. ¿Qué pa­no­ra­ma fut­bo­lís­ti­co te­le­vi­si­vo ten­dre­mos la pró­xi­ma tem­po­ra­da? Aún no está de­fi­ni­do. Su­pon­go que lo sa­bre­mos a me­dia­dos de ju­lio. Se ha­bla de la po­si­bi­li­dad de que se vean me­nos par­ti­dos en abier­to de Ba­rça y Ma­drid. ¿Es cier­to? Sí, es una de las po­si­bi­li­da­des. De en­tra­da, en la lí­nea de lo que de­cía an­tes, la pri­me­ra idea es ofre­cer una pro­pues­ta me­jor y que la gen­te no ten­ga el con­cep­to de dis­per­sión que exis­te ac­tual­men­te. A ver si so­mos ca­pa­ces de con­fi­gu­rar una ofer­ta, no di­ré úni­ca, pe­ro sí más am­plia, cua­li­ta­ti­va­men­te más im­por­tan­te y cuan­ti­ta­ti­va­men­te más económica. Pe­ro en es­to es­ta­mos, por­que te­ne­mos que sen­tar­nos a ne­go­ciar con do­ce ope­ra­do­res di­fe­ren­tes y ver có­mo po­de­mos acor­dar­lo to­do. Otra de las po­si­bi­li­da­des de las que se ha­blan es que el fútbol en abier­to pa­se al lu­nes. Efec­ti­va­men­te, es otra de las po­si­bi­li­da­des. Los sá­ba­dos y los do­min­gos, la gen­te mi­ra me­nos la te­le, es pu­ra ma­te­má­ti­ca. La gen­te con­su­me me­nos te­le­vi­sión du­ran­te los fi­nes de semana, pe­ro, por iner­cias his­tó­ri­cas, el par­ti­do en abier­to se emi­tía los sá­ba­dos. En es­to es­ta­mos tra­ba­jan­do, pe­ro no va a ser fá­cil, por­que el ca­len­da­rio de com­pe­ti­cio­nes está muy ajus­ta­do. De he­cho, hu­bo una tem­po­ra­da en la que An­te­na 3 emi­tió fútbol los lu­nes. Sí, en el año 1996 o 1997. Y re­cuer­do un Real Ma­drid - Ma­llor­ca que, con diez u on­ce mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, os­ten­tó el ré­cord de au­dien­cia du­ran­te años.

“Las ca­de­nas no siem­pre es­tán di­ri­gi­das por pro­fe­sio­na­les preo­cu­pa­dos por ha­cer bue­na te­le­vi­sión”

El fútbol te­le­vi­sa­do mue­ve can­ti­da­des es­tra­tos­fé­ri­cas de di­ne­ro. Sien­do un hom­bre de pro­fun­das con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas de iz­quier­da, ¿al­gu­na vez se le ha plan­tea­do al­gún di­le­ma éti­co? Cuan­do en­tre­vis­táis a un cris­tiano, ¿tam­bién le ha­céis es­te ti­po de pre­gun­tas? Aho­ra se lo estoy pre­gun­tan­do a us­ted. De acuer­do, pe­ro es algo que me sor­pren­de. De to­dos mo­dos, no le veo con­tra­dic­cio­nes. No­so­tros mon­ta­mos es­ta es­truc­tu­ra y ha fun­cio­na­do, y, afor­tu­na­da­men­te, si­gue fun­cio­nan­do. Pa­ga­mos a los clu­bes de fútbol lo que pen­sa­mos que de­be­mos pa­gar­les. Lo cual no es contradictorio con de­cir que en­cuen­tro una bar­ba­ri­dad que se pa­guen 90 mi­llo­nes de eu­ros por el fi­cha­je de Cris­tiano Ro­nal­do, los 70 que se pa­ga­ron por Ibrahi­mo­vic o los 30 de Cesc, por­que no los va­len. Na­die los va­le. Pe­ro eso es fru­to de una in­fla­ción ar­ti­fi­cial ge­ne­ra­da por la co­rrup­ción en el mundo del fútbol. Si Ro­ma­rio cos­tó 2,5 mi­llo­nes de eu­ros, ¿por qué aho­ra com­prar un ju­ga­dor por 20 mi­llo­nes pa­re­ce un cho­llo? Es­to me pa­re­ce in­de­cen­te y no tie­ne na­da que ver con el ne­go­cio ge­ne­ra­do por los de­re­chos de te­le­vi­sión. Exis­ten unos gas­tos, que es lo que se pa­ga a los clu­bes, y lue­go unos in­gre­sos. Si la ba­lan­za está equi­li­bra­da me pa­re­ce acep­ta­ble. Y us­ted, el fútbol ¿lo ve por la te­le­vi­sión o en el cam­po? El cam­po tie­ne su en­can­to, pe­ro a mí me gus­ta ver­lo por te­le­vi­sión, que es don­de pue­des ac­ce­der a to­da la in­for­ma­ción. Ade­más, per­so­nal­men­te, cuan­do hay tan­ta gen­te… Te pa­sas ho­ras pa­ra lle­gar al es­ta­dio y ho­ras pa­ra po­der sa­lir y re­gre­sar a casa [se ríe]. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.