Siem­pre Jack Bauer

AXN es­tre­na ‘The Con­fes­sion’, la ‘web­se­rie’ de Kie­fer Sut­her­land

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV -

Un ase­sino a suel­do en­tra en una igle­sia una fría no­che de in­vierno. Tras pa­sear la mi­ra­da por los ban­cos, en­tra en el con­fe­sio­na­rio. Allí lo re­ci­be el cu­ra, sin sa­ber que es­tán a pun­to de em­pe­zar los mi­nu­tos más lar­gos de su vi­da. El pá­rro­co es John Hurt y el ase­sino está in­ter­pre­ta­do por Kie­fer Sut­her­land, en el que es su pri­mer tra­ba­jo tras fi­na­li­zar la se­rie 24. El ac­tor qui­so ex­pe­ri­men­tar con el for­ma­to de la web­se­rie a la es­pe­ra de un nue­vo pro­yec­to de se­rie (que, fi­nal­men­te, ha si­do Touch), y así fue có­mo na­ció es­te diá­lo­go a pun­ta de pis­to­la, lla­ma­do The Con­fes­sion. Por­que lo pri­me­ro que el ase­sino le ex­pli­ca al cu­ra es que ha ma­ta­do a un hom­bre inocen­te. Y lo se­gun­do que afir­ma es que esa mis­ma no­che ma­ta­rá otra vez. El pá­rro­co de­ci­de que no quie­re se­guir es­cu­chan­do y es en­ton­ces cuan­do el ase­sino sa­ca la pis­to­la de de­ba­jo del abri­go.

El diá­lo­go de The Con­fes­sion es, por lo tan­to, un diá­lo­go obli­ga­do. El per­so­na­je al que in­ter­pre­ta Sut­her­land quie­re en­ten­der por qué su úl­ti­ma víc­ti­ma pa­re­ció mo­rir en paz tras re­zar unos mi­nu­tos, y el cu­ra in­ten­ta dar res­pues­tas pe­ro, en reali­dad, desea es­ca­par co­mo sea. La web­se­rie cons­ta de diez en­tre­gas de diez mi­nu­tos ca­da una, lo que ga­ran­ti­za una in­ten­si­dad má­xi­ma pa­ra el es­pec­ta­dor, y, des­de ha­ce unas se­ma­nas, se pue­de ver en la web de AXN. Pa­ra los que pre­fie­ran la pan­ta­lla del te­le­vi­sor, el ca­nal la emi­ti­rá es­ta no­che (22.30 h) en su in­te­gri­dad. Vi­sio­na­do obli­ga­to­rio pa­ra to­dos los que ar­gu­men­tan que el pre­su­pues­to es el úni­co mo­ti­vo por el que las se­ries nor­te­ame­ri­ca­nas son me­jo­res que las nues­tras: con unos re­cur­sos mí­ni­mos, The Con­fes­sion con­si­gue atra­par al es­pec- ta­dor y te­ner­lo pe­ga­do a la pan­ta­lla en una ex­plo­sión de adre­na­li­na.

Y muy re­co­men­da­ble, tam­bién, pa­ra los se­gui­do­res de Jack Bauer. El te­naz agen­te de la se­rie 24 está muy pre­sen­te en la in­ter­pre­ta­ción del ase­sino de Kie­fer Sut­her­land. De he­cho, prác­ti­ca­men­te se po­dría de­cir que pa­re­ce el mis­mo per­so­na­je, pe­ro con dis­tin­ta pro­fe­sión. La web­se­rie man­tie­ne, ade­más, la ma­yo­ría de re­cur­sos que ca­rac­te­ri­za­ron a la fic­ción an­ti­te­rro­ris­ta: cá­ma­ra en per­pe­tuo mo­vi­mien­to, rit­mo de mon­ta­je ele­va­do y una vi­bran­te ban­da so­no­ra, fir­ma­da por Sean Ca­llery, así co­mo gran par­te del equi­po de pro­duc­ción. The Con­fes­sion ha si­do la pri­me­ra web­se­rie de al­to ni­vel téc­ni­co, no vin­cu­la­da a una se­rie ma­dre y pro­ta­go­ni­za­da por un ac­tor de pres­ti­gio, y una de las pri­me­ras que ex­pri­mió las po­si­bi­li­da­des de un for­ma­to cu­ya for­ma de con­su­mo ga­ran­ti­za una ve­lo­ci­dad na­rra­ti­va mu­cho más al­ta que la de una se­rie tra­di­cio­nal. To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.