“ME LLE­VÓ MU­CHO TIEM­PO CON­VEN­CER A LA GEN­TE DE QUE PO­DÍA HA­CER CO­ME­DIA”

ELIS­HA CUTH­BERT pro­ta­go­ni­za ‘Fi­na­les fe­li­ces’ (MTV)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

A la fór­mu­la de Friends ha­ce años que le sur­gen imi­ta­do­res o, en to­do ca­so, se­ries que no pue­den re­sis­tir­se a ho­me­na­jear la idea de un gru­po de ami­gos de ciu­dad, al lí­mi­te de la trein­te­na y con los pro­ble­mas pro­pios de esa edad y si­tua­ción. Y si, en The Big Bang... o Có­mo co­no­cí a vues­tra ma­dre, ha­ce tem­po­ra­das que es­cri­ben con éxi­to so­bre la idea, Fi­na­les fe­li­ces nos ofre­ce una nue­va ver­sión de es­te mo­de­lo de co­me­dia te­le­vi­si­va. Ha­bla­mos con Elis­ha Cuth­bert so­bre los miem­bros de Fi­na­les fe­li­ces, un gru­po de ami­gos ín­ti­mos de Chica­go que ha que­da­do bas­tan­te to­ca­do des­de que Alex (Cuth­bert) ha de­ci­di­do de­jar plan­ta­do en el al­tar a su no­vio de to­da la vi­da, Da­ve (Za­chary Knigh­ton). ¿Qué es lo que lle­va a Alex a de­ci­dir que Da­ve no es el hom­bre con quien desea pa­sar el res­to de la vi­da? Creo que se en­cuen­tra en un mo­men­to en el que se cues­tio­na to­do lo que es im­por­tan­te. ¿Ha es­co­gi­do la ca­rre­ra ade­cua­da? ¿Está con el hom­bre co­rrec­to? Un po­co la pre­gun­ta que se ha­ce to­do el mundo a los vein­ti­tan­tos o trein­tai­tan­tos. ¿Có­mo van a evo­lu­cio­nar las co­sas en Fi­na­les fe­li­ces, des­pués del epi­so­dio pi­lo­to? La idea era co­ger el as­pec­to de co­me­dia ro­mán­ti­ca de la se­rie y dar­le la vuel­ta, pa­ra que no fue­ra con­ven­cio­nal ni si­guie­ra nin­gu­na fór­mu­la. Y eso nos de­jó con el he­cho de te­ner a seis ami­gos que se en­cuen­tran en esa si­tua­ción extraña. A par­tir de ese mo­men­to, pue­des con­ti­nuar y ver de dón­de vie­nen to­dos esos per­so­na­jes. Una vez he­cho es­to, sim­ple­men­te se pue­de dis­fru­tar sien­do nues­tros per­so­na­jes y me­tién­do­nos en si­tua­cio­nes in­tere­san­tes. Pe­ro es cu­rio­so, creo que mu­cha gen­te pen­sa­rá que mi per­so­na­je es el que va a vol­ver­se lo­co y sol­tar­se la me­le­na, por­que es quien de­jó al otro plan­ta­do en el al­tar. Pe­ro, en reali­dad, lo que quie­re es des­cu­brir quién es. Y el per­so­na­je de Da­ve es el que aca­ba vol­vién­do­se un po­co lo­co. ¿Qué más pue­de con­tar­nos de Alex? Estoy in­ten­tan­do in­ter­pre­tar a mi per­so­na­je con li­ge­re­za, por­que es un es­pí­ri­tu li­bre y com­ple­ta­men­te des­preo­cu­pa­do, a veces no pien­sa las co­sas an­tes de de­cir lo que le pa­sa por la ca­be­za. Y to­da­vía está in­ten­tan­do ave­ri­guar quién es real­men­te. ¿Pe­li­gra la amis­tad en­tre Alex y Da­ve? Em­pe­za­mos con un gol­pe bas­tan­te gran­de, con ella de­ján­do­lo en el al­tar. No se me ocu­rre na­da peor que pu­die­ra ha­cer­le. Es di­fí­cil que po­da­mos su­pe­rar­lo, y va­mos a ver con­flic­tos en­tre am­bos, pe­ro en­con­tra­re­mos la ma­ne­ra de re­sol­ver­los. Creo que, cuan­do lle­vas sien­do ami­go de una per­so­na du­ran­te tan­to tiem­po, hay un lu­gar pa­ra la re­con­ci­lia­ción. In­clu­so con el per­so­na­je de Penny (Ca­sey Wil­son), hay un mo­men­to en el que nos pe­lea­mos y yo la irri­to mu­chí­si­mo, pe­ro, al fi­nal, nos re­con­ci­lia­mos y vol­ve­mos a ser ami­gas. ¿Hay un gru­po de ami­gos co­mo és­te en la vi­da de Elis­ha Cuth­bert? No tengo ami­gos [ri­sas]. No, tengo un par de muy bue­nas ami­gas. Pe­ro, pa­ra te­ner seis ami­gos tan cer­ca­nos co­mo és­tos, hay que te­ner mu­chí­si­ma suer­te. ¿Se le da tan bien co­mo a Alex lo de ser ami­ga de sus ex? En ab­so­lu­to, de­fi­ni­ti­va­men­te, no lo soy. ¿Lo de es­co­ger una se­rie en las an­tí­po­das de 24 fue algo que hi­zo in­ten­cio­na­da­men­te o só­lo una ca­sua­li­dad? Me in­tere­sa­ba po­der ha­cer una co­me­dia. He tra­ba­ja­do mu­cho en dra­mas, pe­ro no ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de hin­car­le el dien­te por com­ple­to al gé­ne­ro de la co­me­dia. Tam­bién es cier­to que me lle­vó mu­cho tiem­po con­ven­cer a la gen­te de que po­día ha­cer­lo, fue un pro­ce­so de dos años po­der ha­cer que fi­nal­men­te su­ce­die­ra, y me sien­to muy afor­tu­na­da por ello. Y, aho­ra que ya estoy en es­ta si­tua­ción, sim­ple­men­te quie­ro di­ver­tir­me tan­to co­mo pue­da. Ade­más, es fan­tás­ti­co po­der tra­ba­jar con un gru­po de ac­to­res que tie­nen la mis­ma edad que yo, son co­le­gas pro­fe­sio­na­les y ya no sien­to que soy la más jo­ven del set, co­mo me pa­sa­ba an­tes. Aho­ra sien­to que me en­cuen­tro en un gru­po y que nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­dos los unos con los otros. Y sí, lo de ha­cer co­me­dia es algo que bus­qué ex­pre­sa­men­te y que es­pe­ra­ba po­der ha­cer. ¿Cuán­tos chis­tes pue­den aña­dir o im­pro­vi­sar, cuan­do es­tán en el set? Te­ne­mos mu­cha libertad y creo que ésa es una de las co­sas que man­tie­nen la se­rie fres­ca. Ade­más, se tra­ta de un pro­ce­so con mu­cha co­la­bo­ra­ción. Tan­to los guio­nis­tas co­mo el crea­dor, Da­vid Caspe, que tam­bién es jo­ven, nos de­jan ser no­so­tros mis­mos. Es­tán muy abier­tos a la po­si­bi­li­dad de que pro­be­mos co­sas y, si no fun­cio­nan, tie­nen el buen gus­to de no in­cluir­las. Pe­ro sí que he­mos po­di­do aña­dir bas­tan­tes co­sas. Fi­na­les fe­li­ces se ha re­no­va­do pa­ra una ter­ce­ra tem­po­ra­da, en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro, al prin­ci­pio, no fue pre­ci­sa­men­te fá­cil. To­dos que­ría­mos que fue­ra un gran éxi­to, por­que creí­mos en el pro­yec­to des­de el prin­ci­pio. He­mos te­ni­do un rit­mo len­to y cons­tan­te, pa­ra apor­tar­le ca­li­dad, pe­ro sin la ne­ce­si­dad de te­ner que es­tar a la al­tu­ra de cier­tas ex­pec­ta­ti­vas. Y ése ha si­do un buen fac­tor, pa­ra no­so­tros, sig­ni­fi­ca me­nos pre­sión y nos de­ja ha­cer la se­rie que que­re­mos ha­cer. Há­ble­nos aho­ra de su for­ma de mi­rar la te­le. Soy una gran fan de iTu­nes y pa­go por to­do lo que mi­ro. Pa­trí­cia Puen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.