‘Spar­ta­cus’ vuel­ve (aún) más sal­va­je

DESPUÉS DE LA PRE­CUE­LA, LLE­GA LA SE­GUN­DA TEM­PO­RA­DA

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

Mue­ren más ro­ma­nos en el pri­mer epi­so­dio de la se­gun­da tem­po­ra­da de Spar­ta­cus que en to­da la pri­me­ra tem­po­ra­da. Aplas­ta­dos con una ma­za, atra­ve­sa­dos con es­pa­das, gol­pea­dos a pu­ñe­ta­zos has­ta re­ven­tar, des­me­nu­za­dos pa­ra el pla­cer de un es­pec­ta­dor al que la se­rie le ofre­ce exac­ta­men­te lo que es­pe­ra en­con­trar: más mo­men­tos de im­pac­to te­le­vi­si­vo. Si, tras ver la pri­me­ra tem­po­ra­da, pen­sa­ron que Spar­ta­cus ya no po­día dar más de sí, es­ta­ban muy equi­vo­ca­dos. En la se­gun­da tem­po­ra­da, que se es­tre­na es­te mar­tes en Ca­nal+, la se­rie en­cuen­tra nue­vas ma­ne­ras de su­pe­rar sus pro­pios lí­mi­tes y al­can­za nue­vos ni­ve­les de trans­gre­sión, só­lo po­si­bles pa­ra una fic­ción que en­tien­de a su pú­bli­co y se atre­ve a cru­zar fron­te­ras que nun­ca nin­gu­na otra ha­bía con­si­de­ra­do ja­más.

La se­rie re­gre­sa con un ba­ño de san­gre. El que se ini­ció cuan­do Spar­ta­cus se lan­zó, vo­lan­do por los ai­res, a por el cue­llo de Ba­tia­tus. Su ata­que ini­ció una re­be­lión a la que se unie­ron el res­to de gla­dia­do­res. La pri­me­ra tem­po­ra­da de la se­rie ter­mi­nó con la pan­ta­lla cu­bier­ta de san­gre mien­tras oía­mos los gri­tos de ho­rror de los ro­ma­nos y el in­con­fun­di­ble so­ni­do de la car­ni­ce­ría. La con­ti­nua­ción de­bía­mos ver­la só­lo unos me­ses más tar­de; sin em­bar­go, la ma­tan­za que­dó in­te­rrum­pi­da cuan­do al ac­tor Andy Whit­field le diag­nos­ti­ca­ron un cán­cer de lin­fo­ma que apla­zó el ro­da­je de la se­gun­da tem­po­ra­da. Du­ran­te ese pe­rio­do, los pro-

duc­to­res in­ge­nia­ron una tem­po­ra­da - pre­cue­la que per­mi­tía se­guir con la se­rie sin su pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal, de ma­ne­ra que da­ban tiem­po a Andy Whit­field pa­ra se­guir el tra­ta­mien­to y re­cu­pe­rar­se pa­ra vol­ver a tra­ba­jar.

LA TRA­MA SI­GUE SIN ANDY

Sin em­bar­go, el cán­cer ven­ció al ac­tor, que fa­lle­ció unos me­ses más tar­de. Los pro­duc­to­res y el equi­po de la se­rie se com­pro­me­tie­ron, en­ton­ces, a ter­mi­nar la his­to­ria que ha­bían em­pe­za­do. Se con­tra­tó al aus­tra­liano Liam McInty­re, que se ha con­ver­ti­do en el nue­vo Spar­ta­cus y ha per­mi­ti­do se­guir con la tra­ma. El cam­bio de as­pec­to del per­so­na­je es, ló­gi­ca­men­te, un obs­tácu­lo pa­ra el es­pec­ta­dor du­ran­te los pri­me­ros epi­so­dios. Pe­ro el pú­bli­co pron­to se ve atra­pa­do por las con­se­cuen­cias in­me­dia­tas del guión. ¿Qué su­ce­dió en la ma­tan­za del lu­dus? ¿Fue­ron to­dos los ro­ma­nos ase­si­na­dos? Es­tas cues­tio­nes ocu­pan bue­na par­te del ini­cio de la se­gun­da tem­po­ra­da, des­ve­lán­do­se sor­pre­sas que se com­bi­nan con la pre­sen­ta­ción de la vi­da de Spar­ta­cus y los su­yos co­mo fu­gi­ti­vos y las pri­me­ras es­ce­nas de des­car­na­da mu­ti­la­ción ro­ma­na.

Son los mo­men­tos de irre­fre­na­ble ul­tra-vio­len­cia lo que si­gue ocu­pan­do la esen­cia de ca­da epi­so­dio de Spar­ta­cus. Cual­quier mo­ti­vo es bueno pa­ra ver a los gla­dia­do­res ampu­tan­do miem­bros a dies­tro y si­nies­tro. La cá­ma­ra len­ta, los cho­rros de san­gre y el efec­tis­mo vi­sual si­guen sien­do los alia­dos pa­ra lle­var al es­pec­ta­dor a un es­ta­do de fu­ria des­con­tro­la­da que tie­ne un efec­to prác­ti­ca­men­te ca­tár­ti­co. De­lan­te del te­le­vi­sor, el se­gui­dor de Spar­ta­cus es co­mo aque­llos es­pec­ta­do­res del cir­co ro­mano que vi­bra­ban con el jue­go de la muer­te en la are­na y la bru­ta­li­dad de un es­pec­tácu­lo en el que los hom­bres aca­ba­ban par­ti­dos en dos o sien­do de­vo­ra­dos por ani­ma­les sal­va­jes. Y, co­mo su­ce­día en esos sal­va­jes y an­ti­guos en­tre­te­ni­mien­tos, la vo­lun­tad del pú­bli­co es cla­ve, en una se­rie que quie­re sa­tis­fa­cer y se­guir dan­do car­na­za al es­pec­ta­dor sea co­mo sea.

En es­te sen­ti­do, la se­gun­da tem­po­ra­da de Spar­ta­cus no de­cep­cio­na. Pue­de que las tra­mas atra­vie­sen mo­men­tos al­go dé­bi­les, y tam­bién que se eche de me­nos a al­gu­nos per­so­na­jes que, en tem­po­ra­das an­te­rio­res, car­ga­ban so­bre sus es­pal­das el pe­so dra­má­ti­co e in­ter­pre­ta­ti­vo de la se­rie, pe­ro, cuan­do se tra­ta de sal­va­ja­das, Spar­ta­cus se su­pera. El he­cho de que los pro­ta­go­nis­tas ha­yan es­ca­pa­do de la are­na fa­ci­li­ta que se pue­dan ex­plo­rar nue­vos es­ce­na­rios pa­ra el com­ba­te, que la fic­ción uti­li­za con in­te­li­gen­cia: de un pros­tí­bu­lo has­ta un tem­plo, pa­san­do por un bos­que o la ci­ma de una mon­ta­ña. Nue­vas si­tua­cio­nes en las que los gla­dia­do­res pue­den ex­po­ner nue­vos mo­vi­mien­tos y téc­ni­cas de des­tri­pa­mien­to, la apa­ri­ción de ar­mas nue­vas, co­mo las ca­ta­pul­tas, o la pre­sen­cia de ca­ba­llos dan a las ba­ta­llas cam­pa­les de Spar­ta­cus una nue­va vuel­ta de tuer­ca.

SOR­PREN­DEN­TE FI­DE­LI­DAD HIS­TÓ­RI­CA

La otra cla­ve de la se­rie es su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar en el es­pec­ta­dor un odio irra­cio­nal. Po­cas se­ries son tan su­ma­men­te há­bi­les pa­ra crear vi­lla­nos. Des­de pre­po­ten­tes ro­ma­nos co­mo Clau­dius Gla­ber, has­ta ví­bo­ras trai­cio­ne­ras co­mo As­hur, pa­san­do por crue­les sa­cos de múscu­lo co­mo El Egip­cio. Se pue­de acu­sar a Spar­ta­cus de ma­ni­queís­mo, pe­ro no de des­apro­ve­char el po­si­cio­na­mien­to ex­tre­mo de sus per­so­na­jes. Los mal­va­dos de la se­rie per­mi­ten crear es­ce­nas tor­tuo­sas que que­dan gra­ba­das en la retina del es­pec­ta­dor y, al mis­mo tiem­po, ga­ran­ti­zan que no se sen­ti­rá cul­pa­ble cuan­do sean eje­cu­ta­dos a cá­ma­ra len­ta en pan­ta­lla. Con­tra más vi­lla­nos, más li­ber­tad tie­ne uno pa­ra ex­pre­sar con la con­cien­cia tran­qui­la sus de­seos de san­gre, muer­te y ven­gan­za. Y todo sin de­jar de ser fie­les a los he­chos his­tó­ri­cos, adap­ta­dos con ma­yor fi­de­li­dad de lo que pa­re­ce.

Spar­ta­cus es una car­ni­ce­ría que pue­de fas­ci­nar o pro­vo­car re­pug­nan­cia, pe­ro lo que es in­ne­ga­ble es que es muy cons­cien­te del jue­go en el que par­ti­ci­pa. Mul­ti­pli­car el gra­do de im­pac­to es lo úni­co ni­co que sos­tie­ne una fic­ción ba­sa­da en el es­tí­mu­lo de e los ins­tin­tos más pri­ma­rios del es­pec­ta­dor. Por ello, la se­rie no du­da en ma­tar a los pro­ta­go­nis­tas y sa­cri­fi­car­los, cri­fi­fi­fi­fi­fi­fi­fi­fi­fi­car­los, todo va­le pa­ra arro­llar al es­pec­ta­dor. Y, por ello, la se­rie ter­mi­na­rá en la ter­ce­ra tem­po­ra­da, ra­da, pues el res­pon­sa­ble, Ste­ven D. Knight, ha a afi­fi­fi­fi­fi­fi­fir­ma­do afir­ma­do que no cree que pue­dan su­pe­rar los lí­mi­tes de la fic­ción en una hi­po­té­ti­ca cuar­ta tem­po­ra­da. em­po­ra­da. Y, co­mo Spar­ta­cus de­ja de te­ner sen­ti­do ti­do en el mo­men­to en el que no es ca­paz de su­pe­rar­se pe­rar­se a sí mis­ma, es me­jor ce­rrar­la a tiem­po. Pe­ro no avan­ce­mos acon­te­ci­mien­tos. To­da­vía es­ta­mos en la se­gun­da tem­po­ra­da y que­da eda mu­cha car­ne que re­ba­nar. To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.