Atra­co des­de den­tro

Ca­nal+ es­tre­na la mi­ni­se­rie ma­gis­tral ‘In­si­de Men’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

Adre­na­li­na por los ai­res des­de el mi­nu­to 1, con In­si­de Men. Una voz en off, atra­ca­do­res con más­ca­ras y un dis­pa­ro en la ro­di­lla es el pun­to de par­ti­da de una mi­ni­se­rie que uti­li­za la his­to­ria de un atra­co pa­ra ha­cer un re­tra­to de la par­te más dé­bil del ser hu­mano. La fic­ción, lo me­jor en lo que lle­va­mos de año en el Reino Uni­do, se es­tre­na el pró­xi­mo jue­ves en Ca­nal+. Pe­ro va­ya­mos pa­so a pa­so. Vol­va­mos a la voz en off. Su pro­pie­ta­rio es John, el di­rec­tor de una em­pre­sa que se de­di­ca a con­tar y guar­dar di­ne­ro en me­tá­li­co pa­ra otras em­pre­sas. Lle­ga al tra­ba­jo con la ac­ti­tud gris de siem­pre. Cree que em­pie­za un día co­mo cual­quier otro. Con­tar bi­lle­tes, ha­cer cuen­tas, cua­drar nú­me­ros. Pe­ro no­so­tros sa­be­mos que ha­brá un atra­co, y en es­te co­no­ci­mien­to ra­di­ca la ge­nia­li­dad de un guión muy bien tren­za­do que uti­li­za el flash­back con in­te­li­gen­cia.

Sin sa­ber có­mo ter­mi­na el atra­co, ya sos­pe­cha­mos, por­que los la­dro­nes se mo­vían de­ma­sia­do bien por los la­be­rín­ti­cos pa­si­llos del edi­fi­cio, que es muy posible que en­tre los en­mas­ca­ra­dos ha­ya al­guno de los tra­ba­ja­do­res. ¿Quién? És­ta es la pre­gun­ta que em­pie­za a ger­mi­nar en nues­tro ce­re­bro cuan­do la mi­ni­se­rie pre­sen­ta a los pro­ta­go­nis­tas. Más de uno tie­ne ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas y a to­dos les pa­san mi­les de eu­ros en­tre los de­dos ca­da día. In­clu­so hay una chi­ca que, di­si­mu­la­da­men­te, in­ten­ta lle­var­se un bi­lle­te... Hay mo­ti­vos pa­ra des­con­fiar de ellos. Pe­ro, ¿es jus­to ha­cer­lo? ¿Quién no ha pen­sa­do al­gu­na vez en co­ger a es­con­di­das al­go del tra­ba­jo? ¿Quién no lo ha he­cho en al­gu­na oca­sión? Que levante la mano quien no se ha­ya lle­va­do a ca­sa unos post-it. Pe­que­ños crí­me­nes que po­drían lle­var a un ro­bo ma­yor... o qui­zás no.

In­si­de Men de­ja que el es­pec­ta­dor dé vuel­tas al enig­ma, pe­ro sin de­jar­le de­ma­sia­do tiem­po pa­ra pen­sar. Tony Bas­ga­llop (cu­yo an­te­rior tra­ba­jo fue en la co­me­dia Si­rens) fir­ma un guión rá­pi­do, muy bien mon­ta­do y con una gran ca­pa­ci­dad de sín­te­sis. Apro­ve­cha to­das y ca­da una de las es­ce­nas. Pa­ra sub­ra­yar la per­so­na­li­dad de un per­so­na­je, pa­ra de­jar caer un in­ter­cam­bio de mi­ra­das. El es­pec­ta­dor pron­to se en­cuen­tra ha­cien­do cálcu­los, juz­gan­do a ca­da per­so­na­je se­gún las pis­tas que se han pues­to so­bre la me­sa, se­gún el instinto o se­gún las apa­rien­cias, y sin­tién­do­se cul­pa­ble por todo ello. El rom­pe­ca­be­zas avan­za a una ve­lo­ci­dad le­tal y cin­co epi­so­dios se ha­cen muy cor­tos pa­ra des­cu­brir quién aca­ba­rá con una más­ca­ra de go­ma cu­brién­do­le el ros­tro y dis­pa­ran­do a sus com­pa­ñe­ros. Por su­pues­to, se que­da­rán has­ta el fi­nal pa­ra sa­ber­lo. To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.