El amor se­gún la BBC

El ca­nal di­sec­cio­na el mun­do de la pa­re­ja en ‘True Lo­ve’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

En­con­trar el amor, el amor ver­da­de­ro, no es ta­rea fá­cil. O, al me­nos, así lo ven des­de la BBC. El ca­nal aca­ba de es­tre­nar una mi­ni­se­rie lla­ma­da True Lo­ve, en la que abor­da, con un acer­ta­do rea­lis­mo y una gran na­tu­ra­li­dad, uno de los te­mas más uni­ver­sa­les de la fic­ción. El amor for­ma par­te de la ma­yo­ría de se­ries que ve­mos en te­le­vi­sión y, a me­nu­do, las tra­mas que se desa­rro­llan par­ten de una vi­sión es­pe­cí­fi­ca y es­tán­dar de lo que de­be ser una re­la­ción. True Lo­ve des­mon­ta al­gu­nas ideas, a par­tir de cin­co his­to­rias, y nos pro­po­ne cin­co for­mas de ver el amor des­de óp­ti­cas di­fe­ren­tes a lo ha­bi­tual. Ca­da uno de los epi­so­dios es in­de­pen­dien­te del si­guien­te, a ex­cep­ción de un víncu­lo mí­ni­mo en­tre sus per­so­na­jes, y es­tá pro­ta­go­ni­za­do por pa­re­jas de ac­to­res di­fe­ren­tes.

GRAN RE­PAR­TO

Pre­ci­sa­men­te, en los in­tér­pre­tes se en­cuen­tra el pun­to fuer­te de True Lo­ve. La elec­ción del re­par­to re­sul­ta una gra­ta sor­pre­sa pa­ra cual­quier afi­cio­na­do a la fic­ción bri­tá­ni­ca: el ca­ris­má­ti­co Da­vid Ten­nant, an­te­rior Dr. Who, y la que fue su com­pa­ñe­ra de aven­tu­ras, Bi­llie Pi­per; un ac­tor de pro­gre­sión cre­cien­te co­mo Ash­ley Wal­ters, al que he­mos vis­to en In­si­de Men y Top Boy; la jo­ven y pro­me­te­do­ra Ka­ya Sco­de­la­rio, de Skins, y el ve­te­rano Da­vid Mo­rris­sey, in­cor­po­ra­do re­cien­te­men­te al ro­da­je de The Wal­king Dead. Un ta­len­to que cuen­ta con una li­ber­tad inusual en la te­le­vi­sión, pues el di­rec­tor y guio­nis­ta de la mi­ni­se­rie, Do­mi­nic Sa­va­ge, les per­mi­te im­pro­vi­sar las lí­neas de diá­lo­go ba­sán­do­se úni­ca­men­te en una pe­que­ña in­di­ca­ción del con­te­ni­do de la es­ce­na.

El re­sul­ta­do son ac­to­res que se sien­ten có­mo­dos, que se mues­tran más na­tu­ra­les y re­la­ja­dos, y cu­yas ex­pre­sio­nes re­sul­tan más rea­lis­tas, ti­tu­beos in­clui­dos, que las se­ries en las que el guión se per­ci­be de­trás de la in­ter­pre­ta­ción. El di­rec­tor es há­bil re­co­gien­do ca­da uno de los pe­que­ños mo­men­tos, ex­plo­ran­do ges­tos y mi­ra­das, sa­can­do la es­pon­ta­nei­dad de ca­da es­ce­na. Las di­fe­ren­tes his­to­rias que se ex­pli­can, to­das am­bien­ta­das en una pe­que­ña po­bla­ción de la cos­ta, son, qui­zás, el pun­to dé­bil de la pro­pues­ta, de­ma­sia­do cen­tra­da en la for­ma. An­ti­guos amo­res que re­gre­san, des­co­no­ci­dos que po­nen en pe­li­gro una re­la­ción es­ta­ble, pa­sio­nes que la so­cie­dad ve con ma­los ojos y pa­re­jas que se co­no­cen en in­ter­net. Así es el amor en la BBC. To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.