“ME EN­CAN­TA DES­PER­TAR EL SEN­TI­DO CRÍ­TI­CO DE LOS ES­PEC­TA­DO­RES”

SAN­DRA SA­BA­TÉS, pre­sen­ta­do­ra de ‘El in­ter­me­dio’ (La Sexta)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Tan só­lo ha­ce cin­co me­ses que la pe­rio­dis­ta ca­ta­la­na San­dra Sa­ba­tés acom­pa­ña a El Gran Wyoming en El in­ter­me­dio (La Sexta), y ya se ha he­cho un hue­co en el pro­gra­ma. Co­no­ci­da co­mo pre­sen­ta­do­ra de de­por­tes de la mis­ma ca­de­na, ha pa­sa­do a for­mar par­te de uno de los pro­gra­mas sa­tí­ri­cos más mor­da­ces de la te­le­vi­sión ac­tual, que aho­ra cie­rra por va­ca­cio­nes pe­ro vol­ve­rá a las an­da­das en sep­tiem­bre. Pe­ca de ser pe­rio­dis­ta las vein­ti­cua­tro ho­ras al día. De he­cho, al le­van­tar­se, lo pri­me­ro que ha­ce es po­ner la te­le­vi­sión y em­pa­par­se de los in­for­ma­ti­vos. Si ya lo di­ce Wyoming… uno de­be estar al día si quie­re ex­pli­car “to­da la ver­dad” de las no­ti­cias que ya co­no­ce­mos. ¿Có­mo se en­cuen­tra en es­ta nue­va eta­pa pro­fe­sio­nal en El in­ter­me­dio? Es uno de mis me­jo­res mo­men­tos. Es­toy muy sa­tis­fe­cha de la opor­tu­ni­dad que se me ha da­do y del tra­ba­jo que pue­do rea­li­zar en es­tos mo­men­tos, que me per­mi­te com­pa­gi­nar todo lo que es el pe­rio­dis­mo, el hu­mor y la crí­ti­ca. ¿Qué tal es Wyoming co­mo je­fe? Es un je­fe que no pa­re­ce un je­fe. Oja­lá to­dos fue­ran así. Es una per­so­na con mu­cho sen­ti­do del hu­mor y muy crí­ti­ca. Na­da más lle­gar al tra­ba­jo, ya te es­tá sa­can­do te­mas de de­ba­te, ya es­tás dis­cu­tien­do, sin per­der el sen­ti­do del hu­mor. Es­tá siem­pre in­te­lec­tual­men­te ac­ti­vo, te mo­ti­va mu­chí­si­mo y, al mis­mo tiem­po, tie­ne sus gra­cias. No es un je­fe al uso. De de­por­tes ha pa­sa­do a pre­sen­tar un pro­gra­ma sa­tí­ri­co, qué cam­bio... Lo he agra­de­ci­do mu­cho. Úl­ti­ma­men­te, es­ta­ba en de­por­tes, en La Sexta, pe­ro an­tes ha­bía he­cho in­for­ma­ción ge­ne­ral, en Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la, y tam­bién en La Sexta. La in­for­ma­ción ge­ne­ral, co­mo pe­rio­dis­ta, me en­can­ta. Pe­ro aho­ra ten­go la po­si­bi­li­dad de ir más allá. Es de­cir, con­tar lo que ha su­ce­di­do pe­ro sin que­dar­nos ahí, ana­li­zar lo que se di­jo an­tes, las con­tra­dic­cio­nes en las que se ha en­tra­do, có­mo se cam­bia de ar­gu­men­to... Me en­can­ta po­der des­per­tar el sen­ti­do crí­ti­co de los es­pec­ta­do­res a tra­vés del hu­mor, la sátira, la iro­nía, sin que­dar­nos só­lo con el ti­tu­lar, sino con­si­de­ran­do todo lo que hay de­trás y leer en­tre lí­neas. El pro­gra­ma es un todo: tie­ne in­for­ma­ción ge­ne­ral, en­tre­te­ni­mien­to y hu­mor y, al mis­mo tiem­po, es­tá ana­li­zan­do lo que es­tá pa­san­do en la reali­dad. Al­gu­nas ve­ces, le to­ca ha­cer sketches hu­mo­rís­ti­cos o bai­lar. ¿Có­mo lo lle­va? Más allá de con­tar la in­for­ma­ción, ten­go una par­te de ac­ting. Cuan­do no lo has he­cho nun­ca, por­que siem­pre has es­ta­do se­ria ex­pli­can­do las no­ti­cias, es un mun­do nue­vo. Hay que cam­biar el chip. Tú mis­ma eres la pri­me­ra a la que te sor­pren­de ver­te en ese pa­pel. Cuan­do pien­sas: aho­ra me ten­go que le­van­tar y bai­lar… Ése es el día que re­cuer­do ha­ber pa­sa­do más ner­vios, co­mo cuan­do eres pe­que­ña y tie­nes un exa­men fi­nal, en que los mi­nu­tos an­tes es­tás muy ner­vio­sa y pien­sas, sí, lo he­mos en­sa­ya­do, pe­ro real­men­te es un cam­bio. He te­ni­do mo­men­tos así, co­mo cuan­do me ha to­ca­do chi­qui­tear, o el mo­men­to en que me to­có con­tar lo de la tri­ple A con un acen­to más sexy, o bai­lar, son mo­men­tos en los que lo pa­sas mal, pe­ro lue­go siem­pre sal­va­mos la pa­pe­le­ta o, por lo me­nos, se in­ten­ta. El pro­gra­ma es muy crí­ti­co con la si­tua­ción ac­tual. ¿Có­mo ha­cen pa­ra ex­pli­car las no­ti­cias con hu­mor, con la que es­tá ca­yen­do? Si no nos rié­ra­mos un po­co de to­dos y de todo… Creo que, en ge­ne­ral, a todo se le pue­de ver la par­te más hu­mo­rís­ti­ca, siem­pre que sea con tac­to y con res­pe­to. No es que nos ria­mos de la si­tua­ción, es que ana­li­za­mos lo que pa­sa, por qué pa­sa y, so­bre todo, ar­gu­men­tos que se han di­cho de una ma­ne­ra y lue­go se di­cen de otra. Eso sí que te per­mi­te que a un he­cho que pue­de ser muy se­rio, y más en la si­tua­ción en la que es­ta­mos, le po­da­mos dar la vuel­ta y lan­zar la chis­pa del hu­mor. ¿Cuál es el me­jor con­se­jo que le han da­do en el me­dio te­le­vi­si­vo? La pri­me­ra vez que pre­sen­té, lo hi­ce en una te­le­vi­sión lo­cal, en la te­le­vi­sión de L’Hos­pi­ta­let, y la per­so­na que me dio esa opor­tu­ni­dad me dio un gran con­se­jo. Al prin­ci­pio, cuan­do es­ta­ba ner­vio­sa y lo pa­sa­ba mal, me di­jo: “La te­le­vi­sión es un me­dio muy bo­ni­to y tam­bién el co­mu­ni­car en in­for­ma­ti­vos, pe­ro lo es más cuan­do apren­des a dis­fru­tar­lo”. Y, real­men­te, cues­ta mu­cho, años, por­que ca­da vez que te po­nes de­lan­te de una cá­ma­ra te pa­san mi­llo­nes de co­sas por la ca­be­za y, has­ta que no vas ad­qui­rien­do unas cier­tas ta­blas pa­ra sa­ber sa­lir de si­tua­cio­nes, im­po­ne mu­cho. Con el tiem­po, te das cuen­ta de que con lo que ha­ces se pue­de dis­fru­tar, y mu­chas ve­ces me he acor­da­do de cuan­do me di­je­ron es­to, ha­ce diez años. ¿Cuá­les son sus as­pi­ra­cio­nes pro­fe­sio­na­les? Yo soy un po­co de vi­vir el mo­men­to, y en es­te mo­men­to es­toy tan bien... Pro­fe­sio­nal­men­te, me sien­to pri­vi­le­gia­da de ha­cer al­go que me gus­ta, y dis­fru­to tan­to con mi tra­ba­jo que siem­pre es­toy desean­do que lle­gue el día de ma­ña­na pa­ra un pro­gra­ma nue­vo. El fu­tu­ro, en el mo­men­to en el que es­ta­mos, no me­re­ce la pe­na ni plan­teár­se­lo, por­que nun­ca se sa­be lo que pue­de pa­sar. Ade­más de El in­ter­me­dio, ¿qué ve en la te­le­vi­sión ac­tual? Veo in­for­ma­ti­vos, aun­que sue­ne tó­pi­co, y lue­go ten­go un crío de vein­te me­ses, así que mi­ro di­bu­jos de Clan TV. Tam­bién de­por­tes, so­bre todo par­ti­dos de fút­bol, y tam­bién al­gu­na se­rie que otra, pe­ro co­mo lle­go tar­de a ca­sa es di­fí­cil en­gan­char­me a al­go. Úl­ti­ma­men­te, he apro­ve­cha­do que la gen­te de El in­ter­me­dio se ha com­pra­do mu­chas se­ries, con lo cual me las es­tán pa­san­do to­das. Wyoming me di­jo que me iba a de­jar Los So­prano y es­toy an­sio­sa por em­pe­zar. Es­te­fa­nia Chue­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.