De la web a la te­le­vi­sión

Las ‘web­se­ries’ que arra­san en in­ter­net dan el sal­to a la te­le­vi­sión

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV -

Hoy en día, pa­ra que un pro­yec­to te­le­vi­si­vo lle­gue a emi­tir­se o, in­clu­so, a te­ner un pi­lo­to, de­be ve­nir con un pan de­ba­jo del bra­zo. O, lo que es lo mis­mo, de la mano de una gran pro­duc­to­ra que ase­gu­re el éxi­to in­me­dia­to del pro­duc­to. Pe­ro ¿qué ocu­rre cuan­do al­guien con una bue­na idea quie­re una opor­tu­ni­dad en te­le­vi­sión? Sin nin­gún pa­drino al la­do, me­jor mon­tár­se­lo por cuen­ta pro­pia y bus­car al­ter­na­ti­vas. Una de ellas, re­cu­rrir a in­ter­net. Y es que, con un sim­ple clic, se pue­de col­gar –gra­tis– cual­quier pro­duc­ción au­dio­vi­sual en la red. Así na­cen las web­se­ries. Todo un fe­nó­meno au­dio­vi­sual que, aho­ra, las te­le­vi­sio­nes se pe­lean por emi­tir.

DE LA CO­LA DEL PA­RO AL ES­TRE­LLA­TO

Un día, cua­tro chi­cos sin tra­ba­jo pe­ro con ga­nas de ha­cer te­le­vi­sión se reunie­ron en un ba­rrio de Se­vi­lla y de­ci­die­ron ha­cer una se­rie, que col­ga­rían en in­ter­net, que ex­pli­ca­ra la vi­da de cua­tro per­so­na­jes de ex­tra­rra­dio con un hu­mor de­sen­fa­da­do que, ade­más, pa­ra aho­rrar, in­ter­pre­ta­rían ellos mis­mos. Al pro­yec­to lo lla­ma­ron Mal­vi­vien­do y, se­gún su crea­dor, Da­vid Sainz, con­ta­ron con un pre­su­pues­to ini­cial de 40 eu­ros pa­ra rea­li­zar un ca­pí­tu­lo. Las lo­ca­li­za­cio­nes, el atrez­zo y de­más lo con­se­gui­rían a ba­se de fa­vo­res... Y así, epi­so­dio tras epi­so­dio, lo­gra­ron una gran no­to­rie­dad, que les ha lle­va­do a rea­li­zar dos tem­po­ra­das y vein­te ca­pí­tu­los. Hoy, el ca­nal TNT emi­te la web­se­rie ca­da sá­ba­do, a me­dia­no­che, es­pe­ran­do que el éxi­to en la red se con­vier­ta en uno te­le­vi­si­vo.

Pe­ro no só­lo anó­ni­mos con ta­len­to se han lan­za­do al mer­ca­do de las web­se­ries lla­man­do la aten­ción de la te­le­vi­sión. Tam­bién es te­rreno de ac­to­res en pa­ro. Y es que, vien­do que las po­si­bi­li­da­des de que una fic­ción sal­ga ade­lan­te en la pe­que­ña pan­ta­lla son más que es­ca­sas, eli­gie­ron in­ter­net co­mo al­ter­na­ti­va. La web­se­rie Au­la de cas­ti­go es un ejem­plo. Tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­tas a jó­ve­nes ac­to­res (la ma­yo­ría de ellos, co­no­ci­dos por ha­ber par­ti­ci­pa­do en la fic­ción ju­ve­nil Fí­si­ca o quí­mi­ca) a los que la te­le­vi­sión ha­bía ol­vi­da­do. Se ro­dó el ve­rano pa­sa­do pa­ra emi­tir­la por in­ter­net, pe­ro aho­ra al­gu­nas ca­de­nas se han in­tere­sa­do por ella y, muy pro­ba­ble­men­te, la vea­mos en te­le­vi­sión es­te mis­mo ve­rano. La web­se­rie, al más pu­ro es­ti­lo de (REC), ex­pli­ca la his­to­ria de unos es­tu­dian­tes que se que­dan en­ce­rra­dos con un pro­fe­sor en un ins­ti­tu­to don­de co­mien­zan a ocu­rrir fe­nó­me­nos ex­tra­ños...

Al otro la­do del char­co pa­sa al­go pa­re­ci­do. Después de in­ter­pre­tar a Phoeby, la ac­triz Li­sa Ku­drow ( Friends) se lan­zó al mun­do del cine sin de­ma­sia­do éxi­to, así que de­ci­dió vol­ver a la te­le­vi­sión. A prin­ci­pios del año pa­sa­do, Ku­drow se pre­sen­tó al cas­ting de Mo­dern Fa­mily pa­ra el pa­pel de Clai­re Dunphy y, cuan­do era ca­si su­yo, se lo lle­vó Julie Bo­wen. Har­ta ya de que sus pro­yec­tos no fruc­ti­fi­ca­ran, de­ci­dió crear el su­yo pro­pio, re­cu­rrien­do a in­ter­net, y lo lla­mó Web The­rapy. Una web­se­rie guio­ni­za­da, pro­du­ci­da y pro­ta­go­ni­za­da por ella mis­ma, en la que in­ter­pre­ta a Fio­na Wa­lli­ce, una psi­có­lo­ga que pa­sa con­sul­ta a tra­vés de la red. Sus al­tas do­sis de hu­mor han he­cho que Show­ti­me pu­sie­ra los ojos en la se­rie, que es­ta se­ma­na ya emi­ti­rá su se­gun­da tem­po­ra­da en te­le­vi­sión. Vien­do el éxi­to de Ku­drow, otros mu­chos ya se han apun­ta­do al ca­rro. Un com­pa­ñe­ro de Friends ve­ni­do a me­nos, Da­vid Sch­wim­mer, la acom­pa­ña­rá en al­gún epi­so­dio, así co­mo Cour­te­ney Cox, qui­zá pa­ra de­vol­ver­le el fa­vor a Li­sa por ha­ber par­ti­ci­pa­do en su se­rie Cou­gar Town. No se­ría ex­tra­ño que las web­se­ries se con­vir­tie­ran en la nue­va mo­da de Holly­wood. Es­te­fa­nia Chue­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.