Los anun­cios des­de den­tro

TV3 es­tre­na la se­rie de pu­bli­cis­tas ‘Trust Me’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

Pu­bli­ci­dad. Ocu­pa una par­te muy im­por­tan­te de nues­tras vi­das, lo que­ra­mos o no. Con­tie­ne men­sa­jes que nos lle­gan ca­da día a tra­vés de múl­ti­ples vías. Men­sa­jes que nos ex­pli­can qué ne­ce­si­ta­mos, qué desea­mos, qué te­ne­mos que so­ñar y qué te­ne­mos que te­mer, y nos ofre­cen un pro­duc­to que re­sol­ve­rá cual­quie­ra que sea nues­tro pro­ble­ma (aun­que és­te no exis­ta). Los es­pec­ta­do­res es­ta­mos acos­tum­bra­dos a los anun­cios, pe­ro no co­no­ce­mos real­men­te cuál es la me­cá­ni­ca y la ló­gi­ca que se es­con­de de­trás de ellos pa­ra ma­ni­pu­lar­nos el pen­sa­mien­to. La te­le­vi­sión a me­nu­do ha in­ten­ta­do des­ci­frar es­te mun­do ex­plo­ran­do su in­te­rior a tra­vés de las se­ries de fic­ción. La más co­no­ci­da es Mad Men, la mul­ti­pre­mia­da obra de Matt­hew Wei­ner, y la que ha pa­sa­do más des­aper­ci­bi­da es Trust Me, se­rie que TV3 es­tre­na el pró­xi­mo jue­ves (23.30 h).

Am­bien­ta­da en una agen­cia de pu­bli­ci­dad ac­tual, Trust Me ex­pli­ca el día a día de dos pu­bli­cis­tas que tra­ba­jan jun- tos y se cen­tra a par­tes igua­les en el re­tra­to de su amis­tad y el día a día de su tra­ba­jo. El equi­li­brio en­tre am­bos te­mas es el gran acier­to de una se­rie que tra­ba­ja muy bien los per­so­na­jes, pun­tal de su pro­pues­ta: por una par­te, te­ne­mos a Ma­son (Eric McCor­mack, de Will & Gra­ce), el crea­ti­vo res­pon­sa­ble, que re­ci­be un as­cen­so en el pri­mer epi­so­dio, y, por la otra, a Con­ner (Tom Ca­va­nagh, Scrubs), un bri­llan­te pu­bli­cis­ta de vi­da caó­ti­ca. El he­cho de que el pri­me­ro se con­vier­ta en el je­fe del se­gun­do pon­drá en pe­li­gro una amis­tad de ha­ce años, que de­be­rán man­te­ner al mar­gen del am­bien­te com­pe­ti­ti­vo que se res­pi­ra en la agen­cia, y que la fic­ción re­tra­ta sin ol­vi­dar que es­ta­mos an­te una co­me­dia que quie­re en­tre­te­ner a los es­pec­ta­do­res.

Ca­da epi­so­dio se cen­tra en un pro­yec­to que lle­ga a la agen­cia, y la se­rie re­par­te su tiem­po en­tre las re­la­cio­nes de los per­so­na­jes y la re­so­lu­ción crea­ti­va de la cam­pa­ña que tie­nen en­tre ma­nos. La ava­lan­cha de tér­mi­nos pro­pios del mun­do de la pu­bli­ci­dad es im­por­tan­te, pe­ro, pre­ci­sa­men­te, par­te de la gra­cia de Trust Me con­sis­te en que los es­pec­ta­do­res van apren­dien­do có­mo fun­cio­na una agen­cia y cuál es la for­ma de pen­sar de los crea­ti­vos pa­ra po­der ven­der un pro­duc­to. En es­te sen­ti­do, los es­pec­ta­do­res de Mad Men par­ti­rán con cier­ta ven­ta­ja, pues la di­ná­mi­ca de la se­rie les re­sul­ta­rá muy fa­mi­liar. Pe­ro ol­vi­de­mos la se­rie de Don Dra­per. Pre­ci­sa­men­te, es­ta eter­na com­pa­ra­ción fue lo que pro­pi­ció que Trust Me fue­ra ig­no­ra­da de for­ma in­jus­ta, cuan­do se es­tre­nó, en Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra no­so­tros po­de­mos dar­le la opor­tu­ni­dad que me­re­ce. To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.