Whi­te, el se­ñor de la dro­ga

‘Breaking Bad’ es­tre­na la quin­ta tem­po­ra­da en EE. UU.

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV -

Wal­ter Whi­te ya es his­to­ria. Que­dó más que cla­ro con el fi­nal de la cuar­ta tem­po­ra­da, en el que el personaje mos­tró su la­do os­cu­ro, ese ál­ter ego lla­ma­do Hei­sen­berg que, po­co a po­co, ha ido de­vo­ran­do al pro­fe­sor de quí­mi­ca in­se­gu­ro que co­no­ci­mos al ini­cio de Breaking Bad. La quin­ta tem­po­ra­da se es­tre­na ma­ña­na, en Es­ta­dos Uni­dos, con el personaje más frío y cal­cu­la­dor que nun­ca. Se ha la­bra­do con di­fi­cul­tad su ca­mino has­ta lo más al­to de la je­rar­quía de los tra­fi­can­tes de dro­ga, y aho­ra no va a de­jar que na­die le qui­te su im­pe­rio. Pue­de que el pro­ta­go­nis­ta de la se­rie de Vin­ce Gi­lli­gan em­pe­za­ra a ela­bo­rar me­tan­fe­ta­mi­na pa­ra ase­gu­rar el fu­tu­ro de su fa­mi­lia, pe­ro aho­ra ya lo ha­ce pa­ra sí mis­mo, pa­ra ob­te­ner el po­der que la vi­da le ha de­ne­ga­do en tan­tas oca­sio­nes.

TEN­SIÓN DRA­MÁ­TI­CA

Pre­ci­sa­men­te, ese cam­bio en sus in­tere­ses po­dría pa­sar­le fac­tu­ra. O, al me­nos, eso es lo que se in­si­núa en el arran­que de la quin­ta tem­po­ra­da, en el que la es­tra­te­gia pa­ra de­jar fue­ra del ta­ble­ro de jue­go a Gus po­dría po­ner en pe­li­gro a su fa­mi­lia: Sky­ler y Ju­nior son aho­ra el po­si­ble ob­je­ti­vo de los je­fes del tra­fi­can­te. Por ello, Whi­te pa­sa­rá gran par­te del pri­mer epi­so­dio in­ten­tan­do eli­mi­nar cual­quier pis­ta que lo aso­cie con lo ocu­rri­do en Ca­sa Tran­qui­la. La ex­plo­sión ha cau­sa­do un gran re­vue­lo y la Po­li­cía in­ves­ti­ga a fon­do el asun­to. Sin em­bar­go, a na­die se le es­ca­pa que el personaje ha de­ja­do un ca­bo suel­to. Pue­de que ha­ya con­se­gui­do en­ga­ñar a Jes­se, a Hank y al Tío Sa­la­man­ca, pe­ro no es tan fá­cil ju­gár­se­la a Mi­ke, mano de­re­cha de su an­ti­guo je­fe.

És­te es el es­ce­na­rio que le es­pe­ra al personaje, en el tra­mo fi­nal de la se­rie, que ter­mi­na­rá el año que vie­ne. Si el plan le sa­le bien, se con­ver­ti­rá en un se­ñor de la dro­ga te­mi­do y res­pe­ta­do, pe­ro un so­lo error po­dría pre­ci­pi­tar la tra­ma ha­cia con­se­cuen­cias ines­pe­ra­das. No se­ría la pri­me­ra vez, en Breaking Bad, que un sim­ple de­ta­lle aca­ba sien­do vi­tal. La fic­ción de Gi­lli­gan se ca­rac­te­ri­za por te­ner un rit­mo pau­sa­do, tran­qui­lo, en el que na­da pa­re­ce ocu­rrir. Pe­ro es la cal­ma pro­pia del wes­tern, un si­len­cio que es­tá car­ga­do de ten­sión. Bas­ta que al­go ha­ga clic pa­ra que em­pie­ce el ti­ro­teo y to­do sal­te por los aires. Whi­te tie­ne en sus ma­nos to­dos los ele­men­tos pa­ra sa­lir triun­fa­dor de la si­tua­ción. Ve­re­mos si la fór­mu­la le sa­le bien o le es­ta­lla en­ci­ma. Toni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.