“HE CRU­ZA­DO UN TOR­NA­DO SIN EN­TE­RAR­ME”

TO­MÀS MO­LI­NA, me­teo­ró­lo­go de TV3

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Los vein­ti­cin­co años que lle­va en an­te­na rea­li­zan­do el pro­nós­ti­co cli­ma­to­ló­gi­co han he­cho de To­màs Mo­li­na una de las fi­gu­ras más po­pu­la­res de nues­tra te­le­vi­sión, más aún des­de la irrup­ción de su ré­pli­ca (y su mi­ni-ré­pli­ca) en el pro­gra­ma hu­mo­rís­ti­co Po­lò­nia, al­go que a él, aun­que no le mo­les­ta, con­fie­sa que tam­po­co le aca­ba de ha­cer gra­cia del to­do. Y es que, se­gún el hom­bre del tiem­po de TV3, a na­die le gus­ta que le pa­ro­dien. Que­ría ser pro­fe­sor y, gra­cias a su mag­ne­tis­mo fren­te a las cá­ma­ras, he­mos apren­di­do qué son las isó­ba­ras, los an­ti­ci­clo­nes y las pre­sio­nes at­mos­fé­ri­cas. En­tró en con­tac­to con el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de la ra­dio, pe­ro no ha­cien­do pre­ci­sa­men­te un pro­gra­ma de me­teo­ro­lo­gía, ¿ver­dad? En reali­dad, siem­pre qui­se ser pro­fe­sor, de ma­te­má­ti­cas, pri­me­ro, y des­pués de fí­si­ca o quí­mi­ca, por eso es­tu­dié fí­si­ca en la Uni­ver­si­dad. Pe­ro sí, mi pri­mer con­tac­to con el mun­do de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción fue a tra­vés de un es­pa­cio in­fan­til que ha­cía en Ra­dio Ciu­tat de Ba­da­lo­na, y de eso ya ha­ce trein­ta años. Era un pro­gra­ma se­ma­nal en el que ex­pli­cá­ba­mos cuen­tos, en­tre­vis­tá­ba­mos a ni­ñas y ni­ños... Una ex­pe­rien­cia que, aun­que no lo pa­rez­ca, me ayu­dó mu­cho cuan­do en­tré en te­le­vi­sión, ya que, aun­que los pri­me­ros días me po­nía ner­vio­so an­te la cá­ma­ra, to­do lo que era el len­gua­je, vo­ca­li­zar, ar­ti­cu­lar, re­dac­tar... ya lo do­mi­na­ba. Que­ría ser pro­fe­sor y, de he­cho, lo es. Sí, doy cla­ses de pro­nós­ti­co me­teo­ro­ló­gi­co. De al­gún mo­do, he he­cho reali­dad aque­llo que que­ría ser de jo­ven. Y es que, en un prin­ci­pio, la te­le­vi­sión a us­ted... No me pre­sen­té al pri­mer cas­ting que hi­cie­ron en TV3. Sin­ce­ra­men­te, me da­ba pe­re­za eso de ser el hom­bre del tiem­po. Pe­ro des­pués... Pien­sa que tam­bién ha­bía he­cho ci­ne ama­teur, lo que me sir­vió pa­ra desen­vol­ver­me fren­te a la cá­ma­ra. ¡Ci­ne, tam­bién! Sí [se ríe]. En Ba­da­lo­na, mi ciu­dad, des­de ha­ce mu­chos años se ce­le­bra un fes­ti­val de cor­to­me­tra­jes, el Fil­mets, y su­pon­go que por ello allí siem­pre ha ha­bi­do mu­chos ci­neas­tas ama­teurs. For­ma­ba par­te de un gru­po que ac­tuá­ba­mos en esos cortos. Pe­ro no sólo eso, sino que tam­bién gra­bé un dis­co. For­ma­ba par­te de un gru­po de folk, nos lla­má­ba­mos JEGNAT, con el que nos pre­sen­ta­mos a un con­cur­so, Els Cinc Cèn­tims d’Or. La fi­nal era una ac­tua­ción en el Ro­mea, y la ga­na­mos. El pre­mio era gra­bar un dis­co. Hoy en día, si­go to­can­do la gui­ta­rra: eso sí, en ca­sa. ¿Por qué cree que los me­teo­ró­lo­gos son una fi­gu­ra que siem­pre des­pier­ta tan­ta es­ti­ma y simpatía en­tre los te­le­vi­den­tes? En nues­tro ca­so, so­mos un re­fle­jo del país. His­tó­ri­ca­men­te, aquí, en Ca­ta­lun­ya, la me­teo­ro­lo­gía siem­pre ha gus­ta­do mu­cho. Los me­teo­ró­lo­gos sólo so­mos un re­fle­jo de es­ta reali­dad so­cial. Por otro la­do, es un tra­ba­jo vo­ca­cio­nal y dis­fru­ta­mos mu­cho con nues­tro ofi­cio. Ima­gino que eso se aca­ba trans­mi­tien­do a la gen­te que nos si­gue por te­le­vi­sión. Sin em­bar­go, en más de una oca­sión ha com­pa­ra­do ser hom­bre del tiem­po con ser po­lí­ti­co: to­do el mun­do opi­na so­bre su tra­ba­jo pe­ro na­die aca­ba de sa­ber real­men­te qué ha­ce. Nos com­pa­ro con los po­lí­ti­cos por­que eres hom­bre del tiem­po las 24 ho­ras del día, te­nien­do que es­tar cons­tan­te­men­te in­for­ma­do. Del mis­mo mo­do que tam­bién te ha­ces muy pró­xi­mo. La gen­te te pa­ra por la ca­lle, te ex­pli­ca co­sas, te ha­ce pre­gun­tas, en de­fi­ni­ti­va, te tie­ne con­fian­za. ¿Qué tiem­po le gus­ta a us­ted que ha­ga? El que he pro­nos­ti­ca­do que ha­ría [se ríe]. Es­toy con­ven­ci­do de que to­dos los hom­bres del tiem­po te da­rían la mis­ma res­pues­ta. Y es que si no acer­ta­mos es muy pe­sa­do. ¿Es­tá cam­bian­do tan­to el tiem­po co­mo di­cen? Sí, el tiem­po se com­por­ta di­fe­ren­te. Te di­ría que in­clu­so ha cam­bia­do des­de que en­tré a tra­ba­jar en la te­le­vi­sión. Ade­más, se es­tán pro­du­cien­do fe­nó­me­nos más vio- len­tos y agre­si­vos, que, aun­que en el pa­sa­do tam­bién su­ce­dían, aho­ra son mu­cho más fre­cuen­tes. ¿A qué se de­ben esos cam­bios? Ac­tual­men­te, las tem­pe­ra­tu­ras son sen­si­ble­men­te más al­tas a las del si­glo pa­sa­do, y con eso me es­toy re­fi­rien­do tan sólo a 20 años atrás. Al mis­mo tiem­po, aho­ra, por ejem­plo, lle­gan hu­ra­ca­nes a la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, cuan­do an­tes era al­go to­tal­men­te in­só­li­to. O los me­di­ca­nes, pe­que­ños hu­ra­ca­nes ori­gi­na­dos en el Me­di­te­rrá­neo. An­ta­ño se for­ma­ba al­guno muy es­po­rá­di­ca­men­te, pe­ro aho­ra em­pie­zan a ser ha­bi­tua­les. No te­ne­mos que ser alar­mis­tas, pe­ro sí pre­ca­vi­dos. Una par­te del cam­bio cli­má­ti­co es inevi­ta­ble, pe­ro te­ne­mos que tra­tar me­jor al pla­ne­ta pa­ra que esos cam­bios no sean mu­cho más acen­tua­dos en un fu­tu­ro le­jano. ¿Cuál es su fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co fa­vo­ri­to? Di­ré el que me fal­ta por pre­sen­ciar, una au­ro­ra bo­real, aun­que en reali­dad no es un fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co. Los he vi­vi­do ca­si to­dos, ¡in­clu­so he cru­za­do un tor­na­do sin en­te­rar­me! [se ríe]. ¡Có­mo pue­de un me­teo­ró­lo­go es­tar en me­dio de un tor­na­do y no dar­se cuen­ta! Fue en un via­je a Es­ta­dos Uni­dos. Lle­gué al ae­ro­puer­to de Mia­mi, al­qui­lé un co­che y me pu­se a con­du­cir. Llo­vía mu­cho e iba pen­san­do que era muy ra­ro, que no era nor­mal que hi­cie­ra ese tiem­po tan ma­lo. Fue cuan­do lle­gué al ho­tel cuan­do me en­te­ré, por­que me abron­ca­ron, de que ha­bía es­ta­do con­du­cien­do en me­dio de un tor­na­do [se ríe]. No pa­sé por el epi­cen­tro de la tor­men­ta, pe­ro sí muy cer­ca de él, y ni me en­te­ré. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.