RU­TA LA DE LAS S SE­RIE

ness li­za­cioa­cio­ne lo­ca­liz las ess ri­do por uc­cionc­cio­ne pro­du Re­cor me­jo­re s de las

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Los ver­da­de­ros aman­tes de una se­rie siem­pre sue­ñan con co­no­cer los lu­ga­res en los que se desa­rro­lló su his­to­ria fa­vo­ri­ta. To­mar el sol en las pla­yas que aco­gie­ron a los náu­fra­gos de Per­di­dos, co­mer en al­guno de los res­tau­ran­tes en los que lo ha­ce Tony So­prano o co­no­cer las ca­lles que te­mie­ron a Omar en Bal­ti­mo­re son al­gu­nas de las ex­pe­rien­cias se­rié­fi­las que po­de­mos vi­vir via­jan­do a esas lo­ca­li­za­cio­nes. Os in­vi­ta­mos a des­cu­brir­las.

‘GIRLS’, ‘LOUIE’ O ‘FRIENDS’, NUE­VA YORK

Las pro­duc­cio­nes que ca­da año eli­gen la ma­ra­vi­llo­sa ciu­dad de Nue­va York co­mo es­ce­na­rio son in­nu­me­ra­bles. La úl­ti­ma se­rie de Le­na Dun­ham, Girls, es­tá lo­ca­li­za­da en Brooklyn, uno de los cin­co con­da­dos que for­man la ciu­dad. En la mí­ti­ca Man­hat­tan, po­de­mos en­con­trar al­gu­nos de los es­ce­na­rios de La­drón de guan­te blan­co, co­mo el co­no­ci­do Fla­ti­ron Buil­ding o Las Cortes, cer­ca del puen­te de Brooklyn. Los res­tau­ran­tes y ba­res que fre­cuen­tan los chi­cos de Mad Men se en­cuen­tran, en su ma­yo­ría, en el Mid­town East, en­tre la ca­lle 42 y la 57. En el mag­ní­fi­co ba­rrio de Green­wich Vi­lla­ge, al sud­oes­te de Man­hat­tan, po­de­mos vi­si­tar el Co­medy Ce­llar, en el que tra­ba­ja Louie, o la piz­ze­ría en la que ce­na unos

mme­tros an­tes, así co­mo el edi­fi­cio en el queq­que, su­pues­ta­men­te, vi­vían los chi­cos de FrFriends, en­tre Bed­ford Street y Groo­ve StStreet. En Smash, re­co­rre­mos Broad­way y sus ale­da­ños, co­no­cien­do los lo­ca­les de mo­da o lle­gan­do has­ta Ti­mes Squa­re, mie­mien­tras que Bus­car­se la vi­da en Amé­ri­ca uti­li­zó­li­zó las ca­lles y lo­ca­les del Lo­wer East Si­de.

‘LOS SO­PRANO’, NUE­VA JER­SEY

Al la­la­do de Nue­va York, se en­cuen­tra uno de los ees­ta­dos más pe­que­ños del país, el lu­gar ele­gie­le­gi­do por Tony So­prano pa­ra lle­var a ca­bo sus nne­go­cios. El ma­fio­so más que­ri­do de la te­le­vi­sión ha he­cho de Nue­va Jer­sey un lu­gar im­pres­cin­di­ble en to­do via­je se­rié­fi­lo a la cos­ta ees­te. Su ca­sa es­tá si­tua­da en la ciu­dad de North Cad­well, a 35 ki­ló­me­tros de Man­hat­tan, y sus nne­go­cios se di­vi­den en­tre Kearny, don­de se en­con­tra­ba el Sa­tria­le’s an­tes de ser de­rri­ba­do,do, y LLo­di, don­de se si­túa el Ba­da Bing, aho­ra lla­ma­do Sa­tin Dolls. La aper­tu­ra de la se­rie re­fle­ja eel ca­mino de Nue­va York a Nue­va Jer­sey pa­san­do por el Lin­coln Tun­nel, y, en­tre otros lu­ga­res, ddes­ta­ca la fa­cha­da de Piz­za­land, un lo­cal que se enen­cuen­tra en North Arlington, cer­ca del ce­men­te­rio Holly Cross. Pa­ra los más mi­tó­ma­nos­nos y cur­cu­rio­sos, el lo­cal en el que se en­cuen­tra la fa­mi­lia So­prano en la úl­ti­ma se­cuen­cia de la se­rie es el Hols­ten’s Ice-Cream Par­lor, si­tua­do en Bloom­field, Nue­va Jer­sey.

‘THE WI­RE’, BAL­TI­MO­RE

BaBal­ti­mo­re no es una ciu­dad pre­ci­sa­men­te tu­rís­ti­ca, pe­ro la lo­ca­li­za­ción de la se­rie de Da­vid Si­mon ha pro­vo­ca­do qu­que mu­chos cu­rio­sos ten­gan in­te­rés por vi­si­tar las ca­lles qu­que re­co­rrie­ron Omar, Barks­da­le y com­pa­ñía. En el CCo­lling­ton Squa­re Park, po­dre­mos re­co­no­cer la can­cha de ba­lon­ces­to en la que jue­gan los chi­cos del es­te contrtra los del oes­te, Hams­ter­dam lo en­con­tra­re­mos al oes­te de North Ave­nue, y al­gu­nas es­qui­nas de Bond o Fe­de­ral StS­trett les se­rán fa­mi­lia­res a los se­gui­do­res más fie­les de la se­rie. Si lo que nos in­tere­san son los ba­res en los que se mue­ven los pro­ta­go­nis­tas, el Little John­nie’s, en el qu­que pa­sa­ba las ho­ras muer­tas El Grie­go, se en­cuen­tra en Clin­ton Street, mien­tras que el Or­lan­do’s, que tie­ne oto­tro nom­bre pe­ro si­gue sien­do un club de strip­tea­se, eses­tá en South Broad­way, a unos me­tros de la co­pis­te­ría rre­gen­ta­da por Strin­ger Bell. En Lexington Street, se een­cuen­tra The Si­de­bar Ta­vern, don­de se lo­ca­li­zó la ta­ber­na ir­lan­de­sa en la que los po­li­cías des­pe­dían a los su­yos­su­yos, y en el New Ha­ven Loun­ge de Ha­ven­wood Road se die­ron cita Frea­mon y Clay Da­vis, en la quin­ta tem­po­ra­da.

‘BREAKING BAD’, NUE­VO MÉ­XI­CO

Nue­vo Mé­xi­co es la me­ca del arte pa­ra hip­pies y aman­tes de las ar­tes es­cé­ni­cas y la ar­qui­tec­tu­ra, en Es­ta­dos Uni­dos. Y Al­bu­quer­que es una de sus ciu­da­des más im­por­tan­tes, gra­cias a la in­ten­sa vi­da cul­tu­ral y a su ex­ten­sión. Cual­quier fa­ná­ti­co de la se­rie pro­ta­go­ni­za­da por Br­yan Crans­ton y Aa­ron Paul en­con­tra­rá, en esa so­lea­da ciu­dad, mu­chos de los es­ce­na­rios en los que trans­cu­rre la se­rie, prin­ci­pal­men­te, en el en­torno de Cen­tral Ave. Sin em­bar­go, lu­ga­res mí­ti­cos, co­mo el ne­go­cio de la­va­do de coches, la ofi­ci­na de Saul o los ho­ga­res de los Whi­te y los Schra­der, hay que bus­car­los al es­te, en­tre el Bou­le­vard Mont­go­mery y San­dia Park. Si lo que que­re­mos es vi­si­tar el ne­go­cio de Gus Fring, de­be­re­mos di­ri­gir­nos al sud­oes­te de la ciu­dad, y cer­ca del par­que Río Bra­vo en­con­tra­re­mos Twis­ters, don­de se ubi­ca­ban Los Po­llos Her­ma­nos. Pa­ra los muy fans, es re­co­men­da­ble se­guir la ca­rre­te­ra 85 ha­cia el nor­te, has­ta Pla­ci­tas, don­de en­con­tra­re­mos la idí­li­ca fin­ca del mal­va­do Don Ela­dio.

‘TRE­ME’, NUE­VA OR­LEANS

La úl­ti­ma se­rie de Da­vid Si­mon es, ade­más de un bo­ni­to re­la­to so­bre la vi­da de un gru­po de su­per­vi­vien­tes y un im­pa­ga­ble es­pec­tácu­lo mu­si­cal, un com­ple­to re­co­rri­do por los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos y más des­co­no­ci­dos de Nue­va Or­leans. Aun­que el me­jor mo­men­to pa­ra vi­si­tar la ciu­dad es en Car­na­val, nun­ca pier­de su in­te­rés tu­rís­ti­co y mu­si­cal. Al­gu­nas de las ac­tua­cio­nes

que po­de­mos ver en la se­rie se lle­van a ca­bo en los me­jo­res ba­res de la ciu­dad, lo­ca­li­za­dos a am­bos la­dos de Pont­char­train Expy, en los ba­rrios de Marly­vi­lle, St. Roch o el pro­pio Tre­me. Tan bue­na co­mo la mú­si­ca es la gas­tro­no­mía lo­cal, con in­fluen­cias fran­ce­sas, me­di­te­rrá­neas, ca­ri­be­ñas y afri­ca­nas. El Pa­tois, si­tua­do en Daup­hi­ne Street, fue el lu­gar ele­gi­do pa­ra lo­ca­li­zar la co­ci­na de Ja­net­te De­sau­tel, en la pri­me­ra tem­po­ra­da.

‘DEX­TER’, FLO­RI­DA

La se­rie pro­ta­go­ni­za­da por Mi­chael C. Hall es, co­mo tan­tas, tram­po­sa y, a pe­sar de es­tar lo­ca­li­za­da en Flo­ri­da, la ma­yo­ría de los ca­pí­tu­los se han gra­ba­do en Ca­li­for­nia. Pe­ro en nues­tro via­je po­de­mos en­con­trar el pi­so en el que vi­ve Dex­ter y otros lu­ga­res re­co­no­ci­bles en la pri­me­ra tem­po­ra­da. El ase­sino pro­ta­go­nis­ta vi­ve fren­te a la bahía Bys­cay­ne, en un blo­que de apar­ta­men­tos si­tua­dos en el Bay Har­bor r Club. Se mue­ve por Mia­mi Beach y po­de­mos ver­le e pa­sear por el Cre­cent Ho­tel y el McAl­pin, si­tua­dos en n Ocean Dri­ve, y sa­lir de mar­cha por el Art De­co His­to­ric c Dis­trict. Y, si lo que nos ape­te­ce es co­no­cer la re­gión, n, qué me­jor que des­pla­zar­nos a Fort Lau­der­da­le y co­mer r en el Ri­ver­walk Park, co­mo Dex­ter y Ri­ta han he­cho en n al­gu­na oca­sión, en la se­rie. ‘PER­DI­DOS’, HA­WÁI Á Aun­que ese ar­chi­pié­la­go siem­pre ha si­do un des­tino no tu­rís­ti­co muy desea­do por cual­quier viajero, des­de que, e, en 2004, J.J. Abrams y Da­mon Lin­de­lof crea­ron Per­di­dos, os, el in­te­rés por Ha­wái ha au­men­ta­do con cre­ces. Tan­to si de­ci­di­mos ir por nues­tra cuen­ta co­mo si re­cu­rri­mos a las as ex­cur­sio­nes de los ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos lo­ca­les, no nos os se­rá di­fí­cil sen­tar­nos en la are­na de la pla­ya Mo­ku­le’ia, a, en la que se es­tre­lló el vue­lo 815 de Ocea­nic Air­li­nes, s, o en la de Po­li­ce, don­de se es­ta­ble­ció el cam­pa­men­to o de los su­per­vi­vien­tes. Am­bas es­tán si­tua­das en Oahu, , la is­la más po­bla­da del ar­chi­pié­la­go, don­de tam­bién n po­dre­mos vi­si­tar el va­lle Ka’a’wa, una ex­ten­sa y ver­de zo­na en la que en­con­tra­re­mos mul­ti­tud de re­fe­ren­cias a la se­rie. Y, co­mo cu­rio­si­dad, en la ca­pi­tal, Ho­no­lu­lú, se en­cuen­tra el cen­tro de con­ven­cio­nes que sir­vió pa­ra lo­ca­li­zar el ae­ro­puer­to de Sídney.

‘JUE­GO DE TRONOS’, EU­RO­PA

El ma­yor fe­nó­meno fan de los úl­ti­mos años en la te­le­vi­sión cuen­ta con nu­me­ro­sos y va­ria­dos es­ce­na­rios re­par­ti­dos por to­da Eu­ro­pa. En Ir­lan­da del Nor­te, las mon­ta­ñas Mour­ne, el bos­que Tolly­mo­re y el Castle Ward de County Down son al­gu­nos de los pai­sa­jes que re­pre­sen­tan In­ver­na­lia, mien­tras que las is­las del Hie­rro se en­cuen­tran en el pue­blo pes­que­ro de Ba­llin­toy. Más al nor­te, en Is­lan­dia, se ro­da­ron las es­ce­nas de Jon Nie­ve y la Guar­dia de la No­che, que no de­ja­ron de re­co­rrer el Par­que Na­cio­nal de Skaftafell, Smyr­lab­jorg y Vik. La bo­da de Dae­nerys y Khal Dro­go tu­vo lu­gar en la Azu­re Win­dow de la is­la de Go­zo, de Mal­ta, en cu­ya is­la prin­ci­pal po­de­mos en­con­trar al­guno de los es­ce­na­rios es­co­gi­dos pa­ra re­pre­sen­tar Des­em­bar­co del Rey, en la pri­me­ra tem­po­ra­da. En la se­gun­da, la ciu­dad ele­gi­da fue Du­brov­nik, en Croa­cia, por las mu­ra­llas y las for­ta­le­zas de la ciu­dad, que le apor­tan el ne­ce­sa­rio to­que me­die­val de la ca­pi­tal de los Sie­te Reinos. Alo­ña Fdez. La­rre­chi

Bal­ti­mo­re

Al­bu­quer­que

Nue­va Or­leans

Ha­wái

Mia­mi

Mal­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.