“LA SEX­TA TIE­NE QUE APOR­TAR IN­CON­FOR­MIS­MO Y RE­BEL­DÍA”

AN­TO­NIO GAR­CÍA FE­RRE­RAS nos abre las puer­tas de La Sex­ta pa­ra des­cu­brir­nos có­mo ha vi­vi­do es­ta tem­po­ra­da ‘Al ro­jo vi­vo’

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

Con­fie­sa An­to­nio Gar­cía Fe­rre­ras, di­rec­tor de La Sex­ta y pre­sen­ta­dor de Al ro­jo vi­vo, que no han si­do pocos los pro­gra­ma­do­res de la com­pe­ten­cia que le han tras­la­da­do su sor­pre­sa. ¿El mo­ti­vo? No ima­gi­na­ban que un pro­gra­ma de esas ca­rac­te­rís­ti­cas –un es­pa­cio que rea­li­za un mi­nu­cio­so análisis de la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial del Es­ta­do– tu­vie­ra tan­ta acep­ta­ción en­tre la au­dien­cia, me­nos ocu­pan­do la fran­ja ho­ra­ria de úl­ti­ma ho­ra de la ma­ña­na ( Al ro­jo vi­vo se emi­te de lu­nes a vier­nes, a par­tir de las 12.30 h, en La Sex­ta). Un pro­gra­ma de debate que se ha­bía di­se­ña­do pa­ra ocu­par las no­ches de la ya ex­tin­ta La Sex­ta 2, pe­ro que aca­bó por dar el sal­to a su her­ma­na ma­yor pa­ra eri­gir­se en uno de los em­ble­mas de un ca­nal que vi­ve a la es­pe­ra de si fi­nal­men­te se pro­du­ce su fu­sión con An­te­na 3. Al ro­jo vi­vo ha ba­ti­do to­dos sus ré­cords de au­dien­cia, es­ta se­gun­da tem­po­ra­da, en la fran­ja ho­ra­ria ma­tu­ti­na de La Sex­ta. ¿Sa­tis­fe­cho? No sé si ésa es la pa­la­bra, pe­ro di­ga­mos que em­pe­za­mos a ser lo que en un prin­ci­pio ima­gi­ná­ba­mos que que­ría­mos ser. Y ¿qué es lo que que­rían ser cuan­do em­pe­za­ban? Un pro­gra­ma que vi­bra­ra con la ac­tua­li­dad, con la in­for­ma­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial. És­te era nues­tro pro­gra­ma ideal. Es­te ti­po de aven­tu­ras in­for­ma­ti­vas, tal co­mo des­cri­be Al ro­jo vi­vo, ¿sólo se pue­den lle­var a ca­bo en ca­na­les co­mo La Sex­ta? No lo sé. Lo que sí ten­go cla­ro es que La Sex­ta es­tá dis­pues­ta a apos­tar por es­te ti­po de pro­gra­mas. Des­de un pri­mer mo­men­to, el di­se­ño que rea­li­za­ron los crea­do­res del ca­nal era el de una te­le­vi­sión un pun­to irre­ve­ren­te e in­con­for­mis­ta. Un idea­rio que tam­bién ayu­dó a crear su di­se­ño in­for­ma­ti­vo. Y es que La Sex­ta tie­ne muy cla­ro que en su ADN es­tá la apues­ta por la in­for­ma­ción, y aho­ra más que nun­ca, cuan­do los ciu­da­da­nos ca­da vez es­tán más con­cien­cia­dos de que su pri­me­ra lí­nea de de­fen­sa es la in­for­ma­ción. Nos en­con­tra­mos en un mo­men­to his­tó­ri­co cru­cial, con una de las cri­sis eco­nó­mi­cas más bru­ta­les que he­mos co­no­ci­do en mu­chas ge­ne­ra­cio­nes, y la gen­te bus­ca las cla­ves y los por­qués. Ha re­co­no­ci­do abier­ta­men­te, en más de una oca­sión, que La Sex­ta es un ca­nal de cen­tro-iz­quier­da. ¿La plu­ra­li­dad de ideas es com­pa­ti­ble con un pe­rio­dis­mo que ca­da vez dis­ta más de la ob­je­ti­vi­dad? La Sex­ta, sí, es un ca­nal pro­gre­sis­ta, pe­ro en sus pro­duc­tos in­for­ma­ti­vos, co­mo se­ría el ca­so de Al ro­jo vi­vo, tie­nen que es­tar pre­sen­tes la de­re­cha, el cen­tro-de­re­cha o unas po­si­cio­nes li­be­ra­les que pue­dan di­fe­rir de nues­tra lí­nea editorial. No sólo eso, sino que pien­so que es fun­da­men­tal pa­ra el en­ri­que­ci­mien­to del pro­gra­ma es­cu­char di­ver­sas vi­sio­nes de la reali­dad, por­que es en esa fi­lo­so­fía plu­ral don­de po­de­mos en­con­trar la ri­que­za y, so­bre to­do, las res­pues­tas. Esa plu­ra­li­dad es la que nos apor­ta cre­di­bi­li­dad, sol­ven­cia y so­li­dez. Por otro la­do, no pue­do en­ga­ñar a na­die y, aun­que siem­pre in­ten­ta­ré ser ho­nes­to, ob­je­ti­vo di­fí­cil­men­te po­dré ser­lo, por­que ten­go mis pro­pias sen­sa­cio­nes, emo­cio­nes e ideas. En Al ro­jo vi­vo, bus­ca­mos ho­nes­ti­dad, y no qui­me­ras de ob­je­ti­vi­dad y neu­tra­li­dad. Siem­pre ha de­cla­ra­do que bus­ca el debate con pasión, que no ra­di­ca­lis­mo. Sí, tal vez por­que hay quien pue­da ima­gi­nar que unos bue­nos ín­di­ces de au­dien­cia se con­si­guen a tra­vés de la cris­pa­ción y la ten­sión al lí­mi­te. Yo no creo en ello. Pa­ra mí, un debate po­lí­ti­co de­be te­ner emo­ción y pasión, pe­ro nun­ca des­ca­li­fi­ca­ción y cris­pa­ción. ¿Nos fal­ta cul­tu­ra de debate? El pe­rio­dis­mo nor­te­ame­ri­cano y el bri­tá­ni­co son, en es­te sen­ti­do, mu­cho más ri­cos que el nues­tro, con de­ba­tes muy in­ten­sos y pro­fun­dos. En esos paí­ses na­die cues­tio­na al pe­rio­dis­ta por ha­cer do­ce, tre­ce o ca­tor­ce pre­gun­tas a un mi­nis­tro o a un pri­mer mi­nis­tro. Y eso que ahí se

“Los ciu­da­da­nos ca­da vez es­tán más con­cien­cia­dos de que su pri­me­ra lí­nea de de­fen­sa es la in­for­ma­ción”

va­lo­ra co­mo un pe­rio­dis­mo en pro del ciu­da­dano, aquí en­se­gui­da se le bus­ca sig­ni­fi­ca­dos e in­ter­pre­ta­cio­nes ex­tra­ñas en cla­ve par­ti­dis­ta. Hoy más que nun­ca, es­pa­cios co­mo el su­yo ¿de­ben mos­trar­se pun­zan­tes y ha­cer tan­tas pre­gun­tas co­mo sea ne­ce­sa­rio? Sí. En un mo­men­to en el que el mun­do en­te­ro se es­tá tam­ba­lean­do, en ins­tan­tes en los que el es­ta­do del bien- es­tar se es­tá des­mo­ro­nan­do, es im­por­tan­te re­cor­dar que de­mo­cra­cia es de­re­cho a vo­tar, pe­ro tam­bién de­re­cho a sa­ber. És­ta es la lí­nea en la que de­be­mos avan­zar des­de pro­gra­mas co­mo Al ro­jo vi­vo. En los mo­men­tos di­fí­ci­les, en los mo­men­tos du­ros, en los mo­men­tos en los que hay trans­for­ma­cio­nes so­cia­les tan pro­fun­das, el pe­rio­dis­mo es esen­cial y los pe­rio­dis­tas de­ben es­tar más ac­ti­vos que nun­ca. Re­sig­nar­se es una co­bar­día y el pe­rio­dis­mo no de­be re­sig­nar­se nun­ca. Tras la re­cien­te re­so­lu­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal de la Com­pe­ten­cia, ¿en qué pun­to se en­cuen­tra la fu­sión de La Sex­ta con An­te­na 3? Las du­ras con­di­cio­nes im­pues­tas por Com­pe­ten­cia ge­ne­ran gran incertidumbre en torno a la fu­sión. Sor­pren­de, y re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co, que sean con­di­cio­nes más se­ve­ras que las es­ta­ble­ci­das pa­ra la an­te­rior fu­sión, apro­ba­da cuan­do se tra­ta­ba de una con­cen­tra­ción de ma­yor ta­ma­ño. Bien es cier­to que, tan­to por par­te de An­te­na 3 co­mo por par­te de La Sex­ta, aho­ra mis­mo, hay uni­dad de cri­te­rio a la

“Las du­ras con­di­cio­nes im­pues­tas por Com­pe­ten­cia crean gran incertidumbre en torno a la fu­sión”

ho­ra de te­ner cla­ro que es­ta fu­sión es ne­ce­sa­ria y po­si­ti­va pa­ra am­bas com­pa­ñías. Es­ta­mos en un mo­men­to com­pli­ca­do en lo eco­nó­mi­co, con gran­des com­pe­ti­do­res, co­mo Mediaset, por lo que la fu­sión sólo pue­de for­ta­le­cer­nos. Si fi­nal­men­te es apro­ba­da, nos con­ver­ti­ría en un gru­po au­dio­vi­sual re­fe­ren­te a ni­vel eu­ro­peo. Los hay que opi­nan que, de pro­du­cir­se fi­nal­men­te la fu­sión, La Sex­ta per­de­ría su per­so­na­li­dad. Es­te su­pues­to cam­bio se­rá in­cum­ben­cia de los nue­vos res­pon­sa­bles del gru­po, si se pro­du­ce la fu­sión. Sin em­bar­go, ten­go la sen­sa­ción de que el ADN de La Sex­ta va a man­te­ner­se, por­que las dos ca­de­nas po­seen per­fi­les muy dis­tin­tos y, por lo tan­to, com­ple­men­ta­rios. ¿Con qué con­tri­bu­ye La Sex­ta al ac­tual pa­no­ra­ma au­dio­vi­sual? La Sex­ta, una vez más, ha de apor­tar in­con­for­mis­mo y re­bel­día a la te­le­vi­sión co­mo fac­to­res esen­cia­les. In­ten­ta­mos ofre­cer una te­le­vi­sión di­fe­ren­te a las pro­gra­ma­cio­nes do­mi­nan­tes. Una com­bi­na­ción de en­tre­te­ni­mien­to ba­sa­do en gran­des se­ries in­ter­na­cio­na­les (co­mo El men­ta­lis­ta, Bo­nes, The Wal­king Dead, The Ki­lling...), hu­mor de ca­li­dad (con pro­gra­mas co­mo El in­ter­me­dio y El Club de la Co­me­dia) y una apues­ta in­for­ma­ti­va mo­der­na y pro­gre­sis­ta, pe­ro, so­bre to­do, que in­ten­ta ser ho­nes­ta y sin mie­dos, co­mo se­ría el ca­so de es­pa­cios co­mo La Sex­ta No­ti­cias, Sal­va­dos, La Sex­ta co­lum­na o Al ro­jo vi­vo. ¿Qué le fal­ta pa­ra que sea el ca­nal que le gus­ta­ría que fue­se? Con­tar con Xa­vier Sar­dà, An­dreu Bue­na­fuen­te e Iña­ki Ga­bi­lon­do. Un tri­den­te de en­sue­ño. La Sex­ta ha si­do una de las gran­des ven­ce­do­ras de los úl­ti­mos Pre­mios Iris, de la Aca­de­mia de la Te­le­vi­sión, con ga­lar­do­nes pa­ra Sal­va­dos y El in­ter­me­dio. Dis­po­ner de pro­fe­sio­na­les co­mo Jor­di Évo­le y El Gran Wyo­ming ¿es el gran ac­ti­vo del ca­nal? Ellos dos sim­bo­li­zan lo que es y lo que que­re­mos que sea nues­tra te­le­vi­sión: ta­len­to, re­bel­día y ca­li­dad. Wyo­ming y Jor­di Évo­le son im­pres­cin­di­bles, y más en tiem­pos du­ros y di­fí­ci­les co­mo és­tos. ¿Qué fun­ción de­be desem­pe­ñar la te­le­vi­sión en nues­tra so­cie­dad? Es el me­dio de co­mu­ni­ca­ción más po­de­ro­so que exis­te, con una ca­pa­ci­dad que no tie­ne nin­gún otro: en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, pue­de con­cen­trar a mi­llo­nes de per­so­nas en torno al mis­mo pro­duc­to, ya sea un es­pec­tácu­lo de­por­ti­vo, una pe­lí­cu­la, un reality, un es­pa­cio in­for­ma­ti­vo… Ésa es la gran for­ta­le­za de la te­le­vi­sión. Una te­le­vi­sión que, en el fu­tu­ro, va a desem­pe­ñar una fun­ción fun­da­men­tal den­tro de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to, pe­ro tam­bién de la in­for­ma­ción. Va­ya, que no tie­ne que ser un me­dio des­ti­na­do a ven­der pu­bli­ci­dad. Ésa es la gran apues­ta. Soy un lo­co de la te­le­vi­sión, des­de pe­que­ño, pues for­mo par­te de la ge­ne­ra­ción que cre­ció en­gan­cha­da a las se­ries en blan­co y ne­gro y que aho­ra dis­fru­ta de la di­ver­si­dad te­le­vi­si­va que te­ne­mos. Y pue­do afir­mar que, ac­tual­men­te, hay tal ofer­ta de te­le­vi­sión que quien quie­ra dis­fru­tar de un pro­duc­to de ca­li­dad pue­de ha­cer­lo en cual­quier mo­men­to. Te­ne­mos el po­der del man­do y siem­pre hay al­ter­na­ti­vas in­tere­san­tes. Si me per­mi­te la pre­gun­ta, ¿pre­sen­ta us­ted Al ro­jo vi­vo en ber­mu­das, co­mo he­mos po­di­do ver en una fo­to que se ha fil­tra­do re­cien­te­men­te en la red? Ésa fue una ima­gen que, efec­ti­va­men­te, fil­tra­ron en in­ter­net per­so­nas a las que les in­co­mo­da un pro­gra­ma co­mo Al ro­jo vi­vo. Creo que in­ten­ta­ron ha­cer da­ño y se equi­vo­ca­ron. El fin de se­ma­na en el que me to­ma­ron esa fo­to, fue­ron unos días en los que tu­vi­mos que reac­cio­nar con mu­chí­si­ma agi­li­dad, ya que fui­mos la úni­ca ca­de­na ge­ne­ra­lis­ta que di­se­ñó una pro­gra­ma­ción es­pe­cial: el sá­ba­do, emi­tien­do en di­rec­to la rue­da de pren­sa del mi­nis­tro de Eco­no­mía ex­pli­can­do el res­ca­te de la ban­ca es­pa­ño­la y, el do­min­go, de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, la del pre­si­den­te del Go­bierno. Y no sólo emi­ti­mos la rue­da de pren­sa, sino que, ade­más, hi­ci­mos un pro­gra­ma es­pe­cial de Al ro­jo vi­vo. Pe­ro, más allá de que en el 99% de las oca­sio­nes ha­ga el pro­gra­ma con pan­ta­lo­nes y de­por­ti­vas, no creo que sea una ima­gen que ten­ga la me­nor tras­cen­den­cia. Si fue­ra ha­bi­tual no me im­por­ta­ría re­co­no­cer­lo, pe­ro fue una cues­tión de la pre­mu­ra con la que tu­ve que sa­lir de ca­sa pa­ra po­der ha­cer el pro­gra­ma es­pe­cial. En el fon­do, creo que es una ima­gen sim­pá­ti­ca, y quien in­ten­ta ha­cer da­ño con es­to aca­ba por re­fle­jar su ni­vel mo­ral. ¿Tie­ne mu­chos más enemi­gos des­de que ha­ce Al ro­jo vi­vo? Cuan­do rea­li­zas un pro­gra­ma de debate de esas ca­rac­te­rís­ti­cas, en el que la po­lí­ti­ca, con pasión y con­fron­ta­ción, es­tá muy pre­sen­te, siem­pre hay a quien le in­co­mo­da. Y sí, re­ci­bes anó­ni­mos y ame­na­zas, pe­ro na­da que ten­ga es­pe­cial tras­cen­den­cia, al­go que, por la ta­rea que rea­li­zas, de­bes apren­der a lle­var con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad. Se­gu­ro que no soy el úni­co. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.