Lo me­jor de ‘Ley y or­den’

La ver­sión bri­tá­ni­ca de la se­rie, ‘Lon­dres Dis­tri­to Cri­mi­nal’, re­gre­sa a AXN es­te miér­co­les

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV - Toni de la To­rre

Ley y or­den es un clá­si­co en ma­yús­cu­las del pri­me ti­me nor­te­ame­ri­cano. La se­rie crea­da por Dick Wolff es to­da una le­yen­da, con vein­te tem­po­ra­das en an­te­na y al­gu­nos de los me­jo­res mo­men­tos del dra­ma le­gal a sus es­pal­das. Sin em­bar­go, y co­mo sue­le ocu­rrir con la in­dus­tria te­le­vi­si­va nor­te­ame­ri­ca­na, ha su­fri­do des­cen­sos de ca­li­dad, a lo lar­go de su emi­sión, la ma­yo­ría a cau­sa de un ca­len­da­rio muy lar­go, de 22 epi­so­dios por tem­po­ra­da, con los que nin­gu­na se­rie pro­ce­di­men­tal pue­de li­diar sin te­ner mo­men­tos de fla­que­za. Así, se ha­ce di­fí­cil re­co­men­dar la fic­ción a los es­pec­ta­do­res que to­da­vía no la co­noz­can. En cam­bio, dar­le una opor­tu­ni­dad a la ver­sión bri­tá­ni­ca de la se­rie es apos­tar so­bre se­gu­ro. Pues los in­gle­ses de­ci­die­ron adap­tar úni­ca­men­te los me­jo­res epi­so­dios de la fic­ción ori­gi­nal, los que de­rro­chan ex­ce­len­cia, y los re­sul­ta­dos son mag­ní­fi­cos.

BAS­TAN­TE FIEL AL ORI­GI­NAL

La fic­ción se emi­te ac­tual­men­te en AXN, don­de, el pró­xi­mo miér­co­les, a las 22.30 h, es­tre­na la ter­ce­ra tem­po­ra­da (con el nom­bre Lon­dres Dis­tri­to Cri­mi­nal), y es una de­li­ca­tes­sen pa­ra to­dos los afi­cio­na­dos a las se­ries de po­li­cías y abogados. Pues Ley y or­den se di­vi­de, co­mo su pro­pio nom­bre in­di­ca, en­tre esas dos áreas: la pri­me­ra par­te de ca­da epi­so­dio se de­di­ca a la pre­sen­ta­ción de un ca­so –siem­pre ba­sa­do en un ca­so real, ex­traí­do de los ti­tu­la­res de los pe­rió­di­cos– y mues­tra el tra­ba­jo de la Po­li­cía pa­ra de­te­ner al cul­pa­ble, mien­tras que la se­gun­da par­te se cen­tra en el jui­cio del de­te­ni­do, en ver si aca­ba­rá en­tre re­jas o sal­drá por la mis­ma puer­ta por la que ha en­tra­do. De es­te mo­do, la fic­ción con­si­gue abar­car to­do el pro­ce­so, per­mi­tien­do al es­pec­ta­dor ver to­do el re­co­rri­do de la his­to­ria, y de­ja de la­do las tra­mas de la vi­da per­so­nal de los pro­ta­go­nis­tas, tan tí­pi­cas en otras fic­cio­nes.

La ver­sión bri­tá­ni­ca man­tie­ne es­ta fi­lo­so­fía y prác­ti­ca­men­te no di­fie­re de la ori­gi­nal que la ins­pi­ra, ex­cep­to en al­gu­nos de­ta­lles del desa­rro­llo ju­di­cial de los ca­sos, por­que tu­vie­ron que adap­tar­se a la ley del Reino Uni­do. En al­gu­na oca­sión, tam­bién se han crea­do su­ce­sos to­tal­men­te nue­vos, co­mo el que abre la ter­ce­ra tem­po­ra­da, que es­tá ba­sa­do en el ca­so una pros­ti­tu­ta de New­castle que ase­si­nó a dos ni­ños en los años 60, lo que cons­ti­tu­ye un atrac­ti­vo pa­ra los es­pec­ta­do­res que ha­yan vis­to la Ley y or­den es­ta­dou­ni­den­se. Aun­que, qui­zás, lo me­jor de la fic­ción sea un re­par­to en­ca­be­za­do por Brad­ley Walsh, Ja­mie Bam­ber y Bill Paterson, que po­nen so­brie­dad bri­tá­ni­ca a unos guio­nes mar­ca­dos por el efectismo nor­te­ame­ri­cano. Lo me­jor de las dos gran­des in­dus­trias de la fic­ción te­le­vi­si­va. Mu­chos di­rían que es la com­bi­na­ción per­fec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.