“AHO­RA MIS­MO ES­TA SE­RIE ES MI VI­DA”

ZOOEY DES­CHA­NEL, pro­ta­go­nis­ta y pro­duc­to­ra de ‘New Girl’ (FOX y FDF)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Patricia Puen­tes

Las co­me­dias pro­ta­go­ni­za­das por mu­je­res pa­re­cen es­tar más de mo­da que nun­ca. Una nue­va apues­ta, den­tro de es­te gé­ne­ro po­pu­la­ri­za­do por Ti­na Fey y su Roc­ke­fe­ller Pla­za, es New Girl. Con la sin­gu­lar Zooey Des­cha­nel co­mo pro­ta­go­nis­ta, la se­rie nos cuen­ta la his­to­ria de Jess, una pro­fe­so­ra de pri­ma­ria con ten­den­cia a po­ner­se a can­tar o llo­rar de re­pen­te, y a lle­var ves­ti­dos vin­ta­ge y cár­di­gans de pun­to. Cuan­do su no­vio la de­ja con el co­ra­zón ro­to y sin ca­sa, Jess se ve obli­ga­da a en­con­trar com­pa­ñe­ros de pi­so y un nue­vo si­tio don­de vi­vir. Lo ha­rá con Nick, Sch­midt y Wins­ton, tres ti­pos cu­ya vi­da va a cam­biar bas­tan­te des­pués de que la nue­va in­qui­li­na se mu­de a su pi­so de Los Ángeles. Su her­ma­na, Emily Des­cha­nel, pro­ta­go­ni­za Bo­nes. ¿Fue ella quien la con­ven­ció pa­ra pa­sar­se a la te­le y ha­cer una se­rie con FOX? No, pe­ro es una his­to­ria in­tere­san­te y mu­cho más ro­mán­ti­ca que la reali­dad [ri­sas]. Ado­ro a mi her­ma­na, pe­ro no ha te­ni­do na­da que ver con ella. De he­cho, acep­té el pa­pel in­clu­so an­tes de con­tár­se­lo. Me en­can­tó el guión, me en­can­tó el personaje, nun­ca ha­bía in­ter­pre­ta­do a na­die así, pe­ro es­ta­ba den­tro del ran­go de co­sas que pue­do ha­cer. Al leer el pi­lo­to, su­pe exac­ta­men­te quién era esa per­so­na y te­nía mu­chí­si­mas ideas so­bre có­mo in­ter­pre­tar­la. Es muy di­ver­ti­da, de he­cho, es uno de los per­so­na­jes más di­ver­ti­dos que he he­cho nun­ca. Ade­más, te­ne­mos muy bue­nos guio­nis­tas y me sien­to muy afor­tu­na­da y en­tre­te­ni­da, ca­da se­ma­na, cuan­do leo el nue­vo guión pa­ra la se­ma­na si­guien­te. Nos ha­bla­ba de lo di­ver­ti­da que es Jess, su personaje. Es muy dulce y com­ple­ta­men­te cán­di­da, pe­ro, a la vez, muy emo­cio­nal y ner­vio­sa. Tie­ne muy bue­nas in­ten­cio­nes, aun­que a ve­ces no se­pa exac­ta­men­te qué es­tá ha­cien­do. Pe­ro creo que las reac­cio­nes que tie­ne cuan­do se sien­te ex­tra­ña son dis­tin­tas a las de una per­so­na nor­mal, y eso siem­pre me pa­re­ce di­ver­ti­do de in­ter­pre­tar. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas es su ob­se­sión con Dirty Dan­cing. Hay pe­lí­cu­las que a mí tam­bién me gus­ta ver una y otra vez. Al fi­lo de la no­ti­cia es una, y Cita en St. Louis es otra. Creo que to­dos te­ne­mos pe­lí­cu­las que nos en­can­tan por di­fe­ren­tes mo­ti­vos. Se­ría di­fí­cil en­con­trar a al­guien que no ten­ga una pe­lí­cu­la que ha­ya vis­to mi­llo­nes de ve­ces, o que de­ci­da se­guir mi­ran­do si en­cien­de la te­le­vi­sión y la es­tán dan­do. Há­ble­nos de esa ve­na de can­tan­te oca­sio­nal que tie­ne Jess. ¿Ha in­flui­do el he­cho de que us­ted sea can­tan­te pro­fe­sio­nal? A Jess le gus­ta ex­pre­sar­se can­tan­do, for­ma par­te de su ex­tra­ñe­za. Pe­ro eso, en reali­dad, fue idea de la crea­do­ra de la se­rie, Liz Me­ri­wet­her. Hu­bo una épo­ca en la que iba a tra­ba­jar en me­tro, en Nue­va York, y te­nía su pro­pio te­ma mu­si­cal pa­ra los tra­yec­tos. Pen­sar en ese te­ma mu­si­cal la ayu­da­ba a ha­cer el lar­go ca­mino has­ta su tra­ba­jo, que, ade­más, no le gus­ta­ba. Y me sen­tí muy iden­ti­fi­ca­da con eso, al leer el guión. Pen­sé: “Voy a ser Mary Ty­ler Moo­re”. Aque­llo de for- mar par­te de la mul­ti­tud pe­ro que, a la vez, to­do el mun­do te es­té mi­ran­do. Me pa­re­ció muy bo­ni­to y en­tra­ña­ble que al personaje le gus­ta­ra can­tar, pe­ro que, a la vez, fue­ra una chi­ca nor­mal. Es la pri­me­ra vez que pro­ta­go­ni­za una se­rie. ¿Es­tá dis­fru­tan­do de la nue­va ex­pe­rien­cia te­le­vi­si­va? Mu­cho. Pe­ro he de de­cir que aho­ra mis­mo es­ta se­rie es mi vi­da, li­te­ral­men­te. Es­toy en el set to­do el tiem­po, ro­dan­do. Y la ma­yor par­te del tiem­po li­bre que ten­go lo pa­so ha­cien­do co­sas pa­ra pre­pa­rar­me pa­ra el tra­ba­jo: tra­ba­jan­do en el guión de la pró­xi­ma se­ma­na, pen- san­do qué va­mos a ha­cer en el fu­tu­ro, ase­gu­rán­do­me de que to­do ten­ga sen­ti­do, me­mo­ri­zan­do el diálogo, tra­ba­jan­do en mi personaje... Y aca­bo sin ha­cer mu­chas de las co­sas nor­ma­les que ha­ría, por­que no ten­go tiem­po. Ha­ce me­ses que no he ido al su­per­mer­ca­do [ri­sas]. Ima­gino que a la fal­ta de tiem­po con­tri­bu­ye el he­cho de que, ade­más de ac­tuar, sea pro­duc­to­ra de la se­rie. Me gus­ta ayu­dar a dar­le for­ma a la se­rie y for­mar par­te de las de­ci­sio­nes que tie­nen que to­mar­se en el set. Siem­pre me he con­si­de­ra­do ac­triz, es­toy en el set pa­ra ac­tuar, pe­ro tam­bién pa­ra ayu­dar a que la se­rie pue­da ha­cer­se y a que la his­to­ria pue­da ex­pli­car­se. Ése es el ti­po de in­tér­pre­te que que­ría lle­gar a ser, y sien­to que pro­du­cir es una pro­gre­sión na­tu­ral a par­tir de eso. ¿Có­mo es lo de vi­vir con tres chi­cos? Aun­que sea en la fic­ción... Es ge­nial. Los ac­to­res son fan­tás­ti­cos y es muy di­ver­ti­do tra­ba­jar con ellos, lo pa­sa­mos muy bien. Y, co­mo es­toy tan­to tiem­po con ellos, un po­co ten­go la sen­sa­ción de que real­men­te vi­vo con tres tíos [ri­sas]. Ac­tual­men­te, dis­fru­ta de po­pu­la­ri­dad en un te­rreno más al­ter­na­ti­vo, con su ca­rre­ra mu­si­cal y tam­bién gra­cias a es­ta se­rie de te­le­vi­sión. Sim­ple­men­te, ha­go lo que me gus­ta y, por lo tan­to, quien quie­ra mi­rar o es­cu­char, que lo ha­ga. No in­ten­to cul­ti­var o se­lec­cio­nar el ti­po de fans que ten­go. Siem­pre he pen­sa­do que si ha­ces al­go y te gus­ta, y tie­nes la sen­sa­ción de que va­le la pe­na, al fi­nal habrá otra gen­te a quien tam­bién le gus­te. Pe­ro no soy una snob en ab­so­lu­to, sim­ple­men­te ha­go lo que ha­go y la gen­te lo mi­ra y, con un po­co de suer­te, le gus­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.