LAS SE­RIES DEL MO­MEN­TO

To­do el mun­do ha­bla de ellas. Son las fic­cio­nes que atra­pan a una gran mul­ti­tud de se­rié­fi­los. ¿Los se­cre­tos de su éxi­to? Una idea bri­llan­te y un guión só­li­do, jun­to con un re­par­to de lu­jo, in­gre­dien­tes que, mez­cla­dos de for­ma in­te­li­gen­te y pers­pi­caz, gen

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA - Tex­to: Estefania Chue­ca.

JUE­GO DE TRONOS

UNA FAN­TA­SÍA ÉPI­CA SO­BER­BIA

La adap­ta­ción te­le­vi­si­va de la sa­ga de Geor­ge R.R. Mar­tin Can­ción de hie­lo y fue­go ha si­do to­do un éxi­to. La lu­cha por el Trono de Hie­rro en las tie­rras de Po­nien­te en­tre va­rias fa­mi­lias no­bles triun­fa por va­rias ra­zo­nes… - Tono rea­lis­ta y gi­ros sor­pre­si­vos: Los guio­nes de la se­rie dan en el blan­co, al man­te­ner el tono rea­lis­ta de la no­ve­la. Los gi­ros ines­pe­ra­dos es­tán pre­sen­tes en ca­da ca­pí­tu­lo, man­te­nien­do, de es­ta ma­ne­ra, al es­pec­ta­dor en vi­lo, atra­pán­do­lo has­ta la si­guien­te en­tre­ga. - Per­so­na­jes con mu­chos ma­ti­ces: El bas­to elen­co no com­pli­ca el se­gui­mien­to per­fec­ta­men­te hi­la­do de la tra­ma. Los per­so­na­jes se pre­sen­tan lle­nos de gri­ses, Ty­rion Lan­nis­ter es el ejem­plo más cla­ro. Su com­ple­ji­dad psi­co­ló­gi­ca los ha­ce im­pre­vi­si­bles. - Su trans­gre­sión: No exis­ten lí­mi­tes. El con­te­ni­do se­xual y vio­len­to ex­plí­ci­to ha ro­to ta­búes en el mun­do te­le­vi­si­vo. SUS DE­TRAC­TO­RES DI­CEN… que exis­ten de­ma­sia­das es­ce­nas ex­plí­ci­tas gra­tui­tas. Y, co­mo siem­pre, sur­gen las com­pa­ra­cio­nes en­tre li­bro y fic­ción. Y, en és­tas, el li­bro siem­pre ga­na.

THE WAL­KING DEAD

EL GRAN GOL­PE DEL ATA­QUE ZOM­BI

El te­rri­ble vi­rus que azo­ta Es­ta­dos Uni­dos se si­gue ex­ten­dien­do… La si­tua­ción apo­ca­líp­ti­ca a la que se en­fren­ta un gru­po de no in­fec­ta­dos, ca­pi­ta­nea­dos por el agen­te Rick Gri­mes (An­drew Lin­coln), arras­tra a una gran le­gión de in­con­di­cio­na­les. El gé­ne­ro del te­rror nun­ca es­tu­vo tan bien re­pre­sen­ta­do por una se­rie. Ha triun­fa­do por va­rias ra­zo­nes… - In­ten­si­fi­can­do la ac­ción: A me­di­da que la tra­ma avan­za, la ac­ción y, des­de lue­go, el dra­ma cre­cen ca­pí­tu­lo tras ca­pí­tu­lo. El mie­do y la ten­sión se pal­pan en el am­bien­te de for­ma ma­gis­tral. - Re­la­cio­nes hu­ma­nas co­ti­dia­nas: A pe­sar de en­con­trar­se en una si­tua­ción ex­tre­ma, des­ta­can las re­la­cio­nes hu­ma­nas que se for­jan en­tre los pro­ta­go­nis­tas. - Uni­ver­so zom­bi: Pocos se sal­van del con­ta­gio zom­bi. Exis­te una re­la­ción vi­va en­tre el có­mic en el que se ba­sa la se­rie y la pro­pia fic­ción, que ha sa­bi­do rein­ven­tar a los zom­bis. SUS DE­TRAC­TO­RES DI­CEN… que la ca­li­dad de los efec­tos es­pe­cia­les de­ja mu­cho que desear.

HO­ME­LAND

LA SE­RIE DEL PRE­SI­DEN­TE

Es­te th­ri­ller de es­pio­na­je ha en­gan­cha­do in­clu­so al mis­mí­si­mo Ba­rack Oba­ma, pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. No hay me­jor pu­bli­ci­dad que és­ta. Y, sin du­da, bien me­re­ci­da. El pun­to de par­ti­da de Ho­me­land es el jue­go en­tre el ga­to y el ra­tón de una agen­te de la CIA, Ca­rrie Mat­hi­son (Clai­re Da­nes), que cree que el sol­da­do Brody (Da­mian Le­wis), pre­so du­ran­te ocho años en Iraq, es un to­po que quie­re aten­tar con­tra la na­ción. Sus bue­nas crí­ti­cas se de­ben a… - Una tra­ma in­ge­nio­sa: To­do tie­ne un por­qué y na­da es ca­sual. Se tra­ta al es­pec­ta­dor de for­ma in­te­li­gen­te, al de­jar­le vía li­bre pa­ra sa­car sus pro­pias con­clu­sio­nes. - El la­do hu­mano del sol­da­do: El con­flic­to in­terno del sol­da­do Brody, su vuel­ta a ca­sa, acep­tar otra vez la vi­da co­ti­dia­na, ha­cen que la se­rie no pier­da ese la­do hu­mano que tan­to en­gan­cha. - Rom­pien­do es­que­mas: Exis­ten mu­chas fic­cio­nes so­bre la CIA, el te­rro­ris­mo y los con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les, pe­ro nin­gu­na con el acier­to de Ho­me­land. En ella, se mues­tra la psi­co­sis a la que se ve so­me­ti­do Es­ta­dos Uni­dos des­pués de los aten­ta­dos del 11-S. SUS DE­TRAC­TO­RES DI­CEN… que ma­rea el he­cho de es­tar cues­tio­nán­do­se con­ti­nua­men­te si el sol­da­do Brody es o no un te­rro­ris­ta.

THE BIG BANG THEORY

EL TRIUN­FO DE LOS 'NERDS'

Los em­po­llo­nes, los sa­bihon­dos y los freaks, que siem­pre ha­bían vi­vi­do en la som­bra, aho­ra no pue­den go­zar de más éxi­to. Shel­don, Leo­nard, Ho­ward y Raj son un gru­po de geeks a los que les cues­ta re­la­cio­nar­se, lo que les si­túa en mul­ti­tud de si­tua­cio­nes có­mi­cas. Su triun­fo se de­be a.. - Bri­llan­tez en los guio­nes: El in­ge­nio en los diá­lo­gos es don­de ra­di­ca gran par­te de su éxi­to. La fal­ta de con­ti­nui­dad en la se­rie ha­ce que sean es­plén­di­dos pa­ra sos­te­ner ca­da ca­pí­tu­lo. - Shel­don, un re­ga­lo: De to­dos los com­pa­ñe­ros, el hi­po­con­dría­co y cua­dri­cu­la­do Shel­don (Jim Par­son) se pos­tu­la co­mo el personaje de re­fe­ren­cia en el uni­ver­so nerd, una in­ter­pre­ta­ción im­pres­cin­di­ble en la se­rie. - Un hu­mor muy es­pe­cí­fi­co: Aun­que la co­me­dia pue­de se­guir­la cual­quie­ra, la in­clu­sión de ele­men­tos tec­no­ló­gi­cos en diá­lo­gos hu­mo­rís­ti­cos pro­por­cio­na fres­cu­ra y com­pli­ci­dad con el pú­bli­co nerd. SUS DE­TRAC­TO­RES DI­CEN… que los per­so­na­jes son de­ma­sia­do es­te­reo­ti­pa­dos y exa­ge­ra­dos.

THE GOOD WI­FE

UNA SE­RIE DE ABOGADOS ATÍ­PI­CA

Nun­ca an­tes los es­cán­da­los se­xua­les y la co­rrup­ción ha­bían da­do tan bue­nos re­sul­ta­dos, en te­le­vi­sión. La his­to­ria de The Good Wi­fe se cen­tra en el personaje de Ali­cia Flo­rrick (Ju­lian­na Mar­gu­lies), una an­ti­gua abo­ga­da que de­be vol­ver a los tri­bu­na­les pa­ra man­te­ner a su fa­mi­lia des­pués de que su ma­ri­do, Pe­ter (Ch­ris Noth), un fis­cal, sea en­car­ce­la­do por su con­duc­ta im­pro­pia. Triun­fa por sus… - Ar­gu­men­tos au­to­con­clu­si­vos: Per­mi­ten al es­pec­ta­dor re­en­gan­char­se a la se­rie cuan­do quie­ra, aun­que man­tie­ne una tra­ma prin­ci­pal que des­ta­pa, po­co a po­co, cons­pi­ra­cio­nes en la som­bra. Ade­más, se in­clu­yen ele­men­tos de ac­tua­li­dad en los ca­sos, que do­tan a la se­rie de un gran rea­lis­mo. - Se­cun­da­rios de lu­jo: Han con­tri­bui­do al éxi­to de la se­rie la in­ves­ti­ga­do­ra Ka­lin­da Shar­ma (Ar­chie Pan­ja­bi), gra­cias a su am­bi­güe­dad se­xual, y el sar­cás­ti­co Eli Gold (Alan Cum­ming), personaje que re­cla­ma un spin-off a gri­tos. - Ori­gi­nal re­so­lu­ción de los ca­sos: Los gi­ros na­rra­ti­vos que es­tán pre­sen­tes en los ca­sos pro­vo­can re­so­lu­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res que nun­ca can­san o es­ta­fan al es­pec­ta­dor. SUS DE­TRAC­TO­RES DI­CEN… A una mi­no­ría no le gus­tan los epi­so­dios au­to­con­clu­si­vos, ya que, di­ce, evi­tan que la tra­ma prin­ci­pal avan­ce.

BREAKING BAD

UNA VI­DA AL LÍ­MI­TE

La ira, la so­le­dad, el ren­cor y un le­ve ápi­ce de es­pe­ran­za se en­tre­la­zan de for­ma ma­gis­tral, en Breaking Bad. La vi­da de Wal­ter Whi­te (Br­yan Crans­ton), un quí­mi­co cin­cuen­tón con un cán­cer in­cu­ra­ble y un hi­jo con pa­rá­li­sis ce­re­bral, ha­ce que se plan­tee qué se­rá de los su­yos cuan­do él no es­té… Así que, pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia, se me­te en la pro­duc­ción y la ven­ta de me­tan­fe­ta­mi­na. El se­cre­to del éxi­to ra­di­ca en va­rios ele­men­tos: - Fue­ra con­ven­cio­na­lis­mos: La de­ses­pe­ra­ción vi­tal es un hi­lo con­duc­tor per­fec­to pa­ra po­ner a los per­so­na­jes al lí­mi­te. La cru­de­za del mun­do de la dro­ga se re­tra­ta con ge­nia­li­dad.

MO­DERN FA­MILY

SER DI­FE­REN­TE ATRAE EL ÉXI­TO

Las se­ries so­bre fa­mi­lias siem­pre han go­za­do de bue­na sa­lud te­le­vi­si­va. Pe­ro fal­ta­ba una vuel­ta de tuer­ca en es­te cam­po. La co­me­dia Mo­dern Fa­mily se ha en­car­ga­do de ello, re­tra­tan­do con acier­to a ti­po­lo­gías de fa­mi­lias que es­ca­pan a cual­quier pro­to­ti­po. Una pa­re­ja a la que le se­pa­ra una gran di­fe­ren­cia de edad, otra ho­mo­se­xual que adop­ta a una ni­ña viet­na­mi­ta y una ter­ce­ra, la que más se acer­ca al mo­de­lo tra­di­cio­nal, con tres hi­jos pro­ta­go­ni­zan la se­rie que es­tá arra­san­do. Ra­zo­nes no fal­tan… - De es­ti­lo do­cu­men­tal: Tal co­mo se ha­ce en The Of­fi­ce, la se­rie es­tá gra­ba­da co­mo si de un do­cu­men­tal se tra­ta­se. Con las con­fe­sio­nes de los pro­ta­go­nis­tas di­rec­ta­men­te a cá­ma­ra, se en­fa­ti­za el hu­mor de la fic­ción. - Per­so­na­jes de ti­rón me­diá­ti­co: Ca­da personaje es­tá es­tu­dia­do a la per­fec­ción y atra­pa al es­pec­ta­dor. Pe­ro hay dos que han lla­ma­do es­pe­cial­men­te la aten­ción. Uno es Jay (Ed O’Neill, re­cor­da­do por Ma­tri­mo­nio con hi­jos) y el otro la im­po­nen­te Glo­ria (So­fia Ver­ga­ra), re­cien­te­men­te con­ver­ti­da en la ac­triz me­jor pa­ga­da de la te­le­vi­sión. - Guio­nes di­ná­mi­cos: La ori­gi­na­li­dad de los guio­nes y su hu­mor blan­co dan la sen­sa­ción de es­tar vien­do la se­rie siem­pre por pri­me­ra vez, sin des­gas­te al­guno de los per­so­na­jes. SUS DE­TRAC­TO­RES DI­CEN… que el moc­ku­men­tary (fal­so do­cu­men­tal) es un gé­ne­ro de­ma­sia­do vis­to. - Per­so­na­jes ni bue­nos ni ma­los: Sólo de­pen­de de la si­tua­ción en la que se en­cuen­tren y la ma­ne­ra en la que se en­fren­ten al pro­ble­ma. To­dos los per­so­na­jes dan iden­ti­dad al mun­do os­cu­ro de Breaking Bad, so­bre to­do su pro­ta­go­nis­ta, que de ser un apo­ca­do pro­fe­sor de quí­mi­ca pa­sa a ser un ca­po de la dro­ga. - Bue­nos ele­men­tos téc­ni­cos: La se­rie tie­ne per­so­na­li­dad pro­pia. De eso no ca­be du­da. Des­ta­ca el buen uso de los pla­nos, que en­ri­que­cen, sin du­da, la his­to­ria. SUS DE­TRAC­TO­RES DI­CEN… Las com­pa­ra­cio­nes con Weeds le han he­cho fla­co fa­vor a la se­rie.

MAD MEN

LA EX­QUI­SI­TEZ DEL BUEN GUS­TO

Re­cha­za­da por HBO y res­ca­ta­da por AMC, la se­rie ha vuel­to a po­ner de mo­da los años 60. La fic­ti­cia agen­cia de pu­bli­ci­dad Ster­ling Coo­per es el vi­vo re­tra­to de la so­cie­dad de la épo­ca don­de na­die es lo que apa­ren­ta. Su gran repu­tación se de­be a… - Diá­lo­gos bri­llan­tes: La ex­cep­cio­na­li­dad de los diá­lo­gos con un tono me­lo­dra­má­ti­co atra­pa al es­pec­ta­dor. In­clu­so los si­len­cios tie­nen con­te­ni­do. Re­co­ge mu­chos ele­men­tos del ci­ne clá­si­co de Holly­wood. - Don Dra­per, el personaje: Sin du­da, el pro­ta­go­nis­ta, Don Dra­per (John Hamm), es el gran se­cre­to del éxi­to. Su ca­ris­ma y enig­má­ti­co tras­fon­do han se­du­ci­do por com­ple­to a la au­dien­cia. El ac­tor cla­va li­te­ral­men­te al personaje triun­fa­dor que, en reali­dad, no lo es tan­to… - Una am­bien­ta­ción ex­ce­len­te: Pan Am y The Play­boy Club lo in­ten­ta­ron, pe­ro sólo Mad Men ha lo­gra­do una triun­fal pro­po­si­ción es­cé­ni­ca. Sin sa­lir al ex­te­rior, la agen­cia de pu­bli­ci­dad re­tra­ta fiel­men­te la vi­da en los 60. Gra­cias a la se­rie, la te­le­vi­sión de ca­li­dad ha lle­ga­do a su pun­to ál­gi­do. SUS DE­TRAC­TO­RES DI­CEN… que su ca­pa­ci­dad rea­lis­ta pre­sen­ta a una so­cie­dad ma­chis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.