Una par­ti­da se­rié­fi­la

Los vi­deo­jue­gos apro­ve­chan el fe­nó­meno de las se­ries de te­le­vi­sión pa­ra con­se­guir nue­vos ju­ga­do­res

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV - Toni de la To­rre

Más de uno no ha­bía co­gi­do el man­do de una con­so­la des­de los tiem­pos de la NES, pe­ro, cuan­do el vi­deo­jue­go de Per­di­dos sa­lió a la ven­ta, se en­con­tró dán­do­le a los bo­to­nes de­lan­te del te­le­vi­sor. La in­dus­tria del ocio di­gi­tal lle­va un tiem­po mi­ran­do de reojo al fe­nó­meno de las se­ries. El au­men­to de la po­pu­la­ri­dad de la fic­ción te­le­vi­si­va ha he­cho que los gran­des pe­sos pe­sa­dos del sec­tor del vi­deo­jue­go em­pie­cen a in­tere­sar­se por el desa­rro­llo de nue­vos tí­tu­los ba­sa­dos en se­ries, pro­vo­can­do que los per­so­na­jes ca­tó­di­cos ocu­pen un lu­gar que, tra­di­cio­nal­men­te, ha per­te­ne­ci­do al ci­ne. Hu­bo un tiem­po en el que no ha­bía pe­lí­cu­la de mo­da sin su vi­deo­jue­go res­pec­ti­vo, y eso es lo que es­tá ocu­rrien­do, en es­tos mo­men­tos, con las se­ries de te­le­vi­sión. Jue­go de tronos ha si­do el úl­ti­mo gran éxi­to te­le­vi­si­vo en dar el sal­to al for­ma­to vi­deo­jue­go. Se tra­ta de un jue­go de rol on-li­ne al que po­dre­mos ju­gar el año que vie­ne, y que nos per­mi­ti­rá ex­plo­rar el mun­do de Po­nien­te si­guien­do los pa­sos de dos per­so­na­jes crea­dos pa­ra la oca­sión.

La idea no es vol­ver a vi­vir lo que ya nos ha con­ta­do la se­rie, sino que la ex­pe­rien­cia del vi­deo­jue­go sea com­ple­men­ta­ria a la de la se­rie. És­ta es una in­ten­ción que ha si­do ca­rac­te­rís­ti­ca en la tras­la­ción de las se­ries al mun­do vir­tual des­de sus ini­cios, y res­pon­de a la ob­se­sión ge­ne­ral de los guio­nis­tas te­le­vi­si­vos de que to­do lo que se pro­duz­ca so­bre su uni­ver­so fue­ra de la se­rie sir­va pa­ra en­ri­que­cer­la, y no pa­ra re­pe­tir ca­mi­nos ya vis­tos. Su­ce­de lo mis­mo con otras for­mas de ex­plo­ta­ción, co­mo los có­mics, las no­ve­las o las web­se­ries. De es­te mo­do, to­do el mun­do ga­na: los crea­do­res de se­ries am­plían el re­la­to de su fic­ción y los desa­rro­lla­do­res de vi­deo­jue­gos lo­gran lle­gar a una par­te del pú­bli­co que qui­zás no sea ha­bi­tual de las con­so­las. Así, lo más co­rrien­te es que el vi­deo­jue­go de una se­rie sir­va pa­ra lle­nar hue­cos en las tra­mas. Uno de los pri­me­ros que apos­ta­ron por es­ta idea fue 24, cu­ya his­to­ria re­la­ta­ba lo que ha­bía su­ce­di­do en la vi­da de Jack Bauer en el tiem­po que se­pa­ra­ba la se­gun­da y la ter­ce­ra tem­po­ra­da. Es­te con­cep­to es el que se en­cuen­tra de­trás de los pro­yec­tos de vi­deo­jue­gos ba­sa­dos en se­ries. Es el ca­so de The Wal­king Dead, otra fic­ción te­le­vi­si­va de éxi­to que ten­drá su ver­sión po­li­go­nal, el pró­xi­mo año. La ver­sión in­ter­ac­ti­va de la se­rie to­ma­rá for­ma de pre­cue­la y nos pon­drá en la piel de los her­ma­nos Darryl y Mer­le Dixon. Co­no­ce­re­mos su his­to­ria an­tes de en­con­trar­se con el gru­po de Rick y, de pa­so, des­pe­da­za­re­mos a un buen nú­me­ro de zom­bis. Es­ta mis­ma idea es la que se en­cuen­tra en el vi­deo­jue­go de Sons of Anarchy, que quie­re cen­trar­se en los pri­me­ros años de Jax co­mo miem­bro del club de mo­te­ros, una eta­pa no con­ta­da en la se­rie. Por su­pues­to, tam­bién hay jue­gos en los que la his­to­ria es lo de me­nos y lo más im­por­tan­te es que per­mi­ten al jugador vi­vir su se­rie fa­vo­ri­ta en pri­me­ra per­so­na. Es el ca­so de Spartacus, que lle­ga­rá a las tien­das el año que vie­ne y que pro­po­ne com­ba­tes en la are­na pa­re­ci­dos a los de la se­rie, con el úni­co ob­je­ti­vo de re­crear con el man­do la mis­ma ex­pe­rien­cia de la pe­que­ña pan­ta­lla.

‘The Wal­king Dead’

‘Jue­go de tronos’

‘Spartacus’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.