“SI ‘HO­PE’ NO ES LA CO­ME­DIA NÚ­ME­RO UNO, NO ES­TOY SA­TIS­FE­CHO”

GREG GAR­CIA, crea­dor, pro­duc­tor y guio­nis­ta de ‘Ho­pe’ (FOX)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Patricia Puen­tes

En la se­gun­da tem­po­ra­da de Ho­pe, no pa­re­ce que ha­yan cam­bia­do de­ma­sia­das co­sas pa­ra los Chan­ce. Si­guen sa­lien­do tra­pos su­cios del pa­sa­do de Burt (Ga­rret Di­llahunt) y Vir­gi­nia (Mart­ha Plim­pton), que po­nen más en evi­den­cia sus cua­li­da­des, o fal­ta de ellas, co­mo pa­dres; Maw Maw (Clo­ris Leach­man) si­gue sin ver las co­sas con de­ma­sia­da cla­ri­dad, y no hay ma­ne­ra de que Jimmy (Lu­cas Neff) se atre­va a ti­rar­le los tras­tos a Sa­bri­na (Shan­non Wood­ward). Ha­bla­mos con el crea­dor de la se­rie, Greg Gar­cia, so­bre lo que nos de­pa­ra el nue­vo año y so­bre los re­tos de ro­dar con un be­bé, Ho­pe, que si­gue cre­cien­do.

¿De dón­de sur­gió la his­to­ria pa­ra la se­rie? Aca­ba­ba de ter­mi­nar Me lla­mo Earl y te­nía un par de ideas pa­ra po­si­bles lar­go­me­tra­jes, pe­ro nun­ca ha­bía es­cri­to una pe­lí­cu­la o, al me­nos, no ha­bía es­cri­to nin­gu­na que fue­ra bue­na. Te­nía la idea pe­ro no sa­bía exac­ta­men­te adón­de me iba a con­du­cir. Mi ce­re­bro es­tá más acos­tum­bra­do a guio­ni­zar se­ries de te­le­vi­sión, que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen un fi­nal, pues­to que quie­ro se­guir tra­ba­jan­do en ellas. Le pro­pu­se a FOX el prin­ci­pio de es­ta se­rie y le gus­tó.

¿Cuál era la idea que te­nía ini­cial­men­te y có­mo cre­ció a par­tir de ahí? La pre­mi­sa bá­si­ca que te­nía era que la fa­mi­lia re­ci­be al be­bé de for­ma muy ex­tra­ña y no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra criar­lo. Los pa­dres de Jimmy lo tu­vie­ron cuan­do eran muy jó­ve­nes, sin sa­ber bien có­mo edu­car­lo. E ima­gi­na­ba que, con esa ba­se, se­ría po­si­ble te­ner mu­chos flash­backs que mos­tra­ran lo mal que hi­cie­ron las co­sas y có­mo es­ta­ban in­ten­tan­do com­pen­sar­lo con su nie­ta. Es un po­co co­mo si Ho­pe fue­ra pri­ma de Earl, en ese sen­ti­do. Creo que a los per­so­na­jes se les da la oca­sión de re­di­mir­se por có­mo cria­ron a su hi­jo y tie­nen una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Por el mo­ti­vo que sea, pa­re­ce que me atraen las se­ries que van so­bre gen­te que in­ten­ta te­ner una se­gun­da opor­tu­ni­dad en la vi­da pa­ra ha­cer las co­sas un po­co me­jor. Y, a par­tir de ahí, la fic­ción evo­lu­cio­nó. Par­te de esa evo­lu­ción son el mun­do y los per­so­na­jes que he­mos crea­do: el su­per­mer­ca­do, el he­cho de que Jimmy con­si­ga un tra­ba­jo allí, co­no­ce­mos a to­da la gen­te que tra­ba­ja en el sú­per y tam­bién sus vi­das. Así pues, su­pon­go que es­ta­mos cons­tan­te­men­te evo­lu­cio­nan­do, al ex­pan­dir nues­tro mun­do.

¿Cuál cree que ha si­do la cla­ve del éxi­to de la se­rie? No lo sé. Es­toy con­ten­to con la au­dien­cia que tie­ne, pe­ro es­pe­ro que la vea más y más gen­te. Pa­re­ce que, cuan­ta más gen­te la ve, a más gen­te le gus­ta. Oi­go cons­tan­te­men­te co­men­ta­rios co­mo: “Me sor­pren­dió lo mu­cho que ha lle­ga­do a gus­tar­me”. Y en­ton­ces pien­so: “¿Por qué te sor­pren­dió? ¿Qué es­ta­mos ha­cien­do mal?”. Me gus­ta­ría que siem­pre hu­bie­ra más gen­te que vie­ra la se­rie. Si no es la co­me­dia nú­me­ro uno en la pa­rri­lla, no es­toy sa­tis­fe­cho.

Las ge­me­las que in­ter­pre­tan a Ho­pe si­guen cre­cien­do. ¿Van a cam­biar las co­sas pa­ra el personaje, a me­di­da que se ha­gan ma­yo­res? A me­di­da que si­gan cre­cien­do, va­mos a te­ner que ver có­mo adap­ta­mos su pa­pel. No creo que va­ya a con­ver­tir­se en la se­rie de Ho­pe. A no ser que ten­ga­mos de­lan­te a la pró­xi­ma Shir­ley Tem­ple, en­ton­ces ve­ría­mos qué ha­cer. Pe­ro yo creo que es­ta sit-com siem­pre va a tra­tar so­bre adul­tos y to­do lo que les pa­sa al in­ten­tar cui­dar y edu­car bien a un be­bé.

¿Habrá más ni­ños en el re­par­to prin­ci­pal de la se­rie? Cuan­do vea­mos có­mo avan­za la vi­da sen­ti­men­tal de Jimmy, sea con Sa­bri­na o no, es po­si­ble que lle­gue­mos a un pun­to en el que que­ra­mos que ha­ya más cria­tu­ras, apar­te de Ho­pe. Pe­ro, aho­ra mis­mo, y des­pués de ha­ber fil­ma­do una es­ce­na con un gru­po de ni­ños pe­sa­dos de sie­te años, no ten­go mu­chas ga­nas de traer más críos al gru­po. Creo que los Chan­ce no van a adop­tar a nin­gún pe­rro ni van a te­ner más ni­ños, aun­que sólo sea pa­ra que yo pue­da man­te­ner la cor­du­ra cuan­do fil­mo.

Por fa­vor, há­ble­nos de su tra­ba­jo con el res­to de guio­nis­tas del equi­po de Ho­pe. So­le­mos ha­blar de di­fe­ren­tes his­to­rias, a ve­ces en gru­po, a ve­ces lo ha­cen sin mí y des­pués me reúno con ellos pa­ra char­lar so­bre el te­ma. Le sa­ca­mos for­ma a una tra­ma to­dos jun­tos y, en­ton­ces, un úni­co guio­nis­ta es­cri­be el pri­mer bo­rra­dor de la his­to­ria. Lue­go re­ci­bo la pro­pues­ta y ha­go ano­ta­cio­nes de aque­llo que me gus­ta­ría que cam­bia­ra. Des­pués re­ci­bo la se­gun­da ver­sión, con los cam­bios y las op­cio­nes di­fe­ren­tes, y vuel­vo a re­vi­sar­la. Y, al fi­nal, aca­ba­mos con el guión de­fi­ni­ti­vo, que usa­mos pa­ra ro­dar el ca­pí­tu­lo. Es un pro­ce­so de co­la­bo­ra­ción. Mu­chas ve­ces no es­toy sen­ta­do fí­si­ca­men­te con ellos, en la sa­la de guio­nis­tas, es­cri­bien­do los chis­tes y esas co­sas. No ten­go tiem­po pa­ra ha­cer­lo y, por suer­te, mi equi­po de pro­fe­sio­na­les tie­ne mu­cho ta­len­to y pue­do guiar­le du­ran­te el pro­ce­so de re­dac­ción.

¿Qué le pa­re­ce el buen mo­men­to por el que es­tán pa­san­do las co­me­dias? No sa­bría de­cir­le. Sin­ce­ra­men­te, soy un desas­tre res­pon­dien­do a es­te ti­po de pre­gun­tas, por­que no pres­to mu­cha aten­ción a esas co­sas. Es­toy en el set de gra­ba­ción de la se­rie 16 ó 17 ho­ras al día y soy muy nar­ci­sis­ta, en el sen­ti­do de que sólo pien­so en mi se­rie y en que ten­go que ha­cer mi tra­ba­jo. No mi­ro un mon­tón de co­me­dias pa­ra com­pa­rar Ho­pe con ellas, así que no ten­go ni idea de si es­ta­mos vi­vien­do una nue­va ola de co­me­dias o de si hay más co­me­dias aho­ra de las que hu­bo ha­ce tres o diez años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.