Po­bres des­gra­cia­dos

Los guio­nis­tas se ce­ban con la for­tu­na de al­gu­nos

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV -

Ala ho­ra de con­for­mar el elen­co de per­so­na­jes que pro­ta­go­ni­za­rán una his­to­ria, los crea­do­res tra­tan de crear ro­les bien definidos, a tra­vés de los cua­les se cu­bran los di­fe­ren­tes ma­ti­ces que la for­man. Po­de­mos en­con­trar un hé­roe, un ma­lo o un trai­dor prác­ti­ca­men­te en to­das las his­to­rias que dan lu­gar a una se­rie. Pe­ro los es­cri­to­res tam­bién se ocu­pan de de­fi­nir la suer­te de los per­so­na­jes y, en oca­sio­nes, se em­pe­ñan con ahín­co en que la dio­sa for­tu­na sea es­qui­va a al­guien en con­cre­to, una y otra vez.

Los per­so­na­jes des­afor­tu­na­dos se ca­rac­te­ri­zan por arras­trar un his­to­rial familiar trau­má­ti­co, con aban­do­nos y al­cohol de por me­dio, al que su­man una ex­pe­rien­cia tam­bién trau­má­ti­ca y un de­sen­ga­ño amo­ro­so. Pue­den ser pro­ta­go­nis­tas, ami­gos del pro­ta­go­nis­ta o bri­llan­tes se­cun­da­rios que, con sus pe­que­ñas des­ven­tu­ras, amar­gan el re­gus­to que pue­da de­jar ca­da ca­pí­tu­lo. Me­re­dith Grey, en Ana­to­mía de Grey, y John Loc­ke, en Per­di­dos, son cla­ros ejem­plos de per­so­na­jes a los que la suer­te les ha si­do es­qui­va. Tan di­fe­ren­tes en­tre sí, al igual que sus se­ries, am­bos per­so­na­jes acu­mu­lan des­gra­cias con­for­me avan­zan los epi­so­dios y se con­vier­ten en las fi­gu­ras des­di­cha­das de la his­to­ria.

Los guio­nis­tas tam­bién pue­den cen­trar­se en un as­pec­to con­cre­to de la esen­cia del personaje y ex­plo­tar­lo co­mo si de una tor­tu­ra se tra­ta­se. Las drogas ha­cen es­tra­gos en las opues­tas vi­das de Jes­se Pink­man, en Breaking Bad, y Kelly Tay­lor, en Sen­sa­ción de vi­vir. El pro­ta­go­nis­ta de 24, Jack Bauer, ade­más de su­frir los in­con­ve­nien­tes de su pro­fe­sión, vi­ve una y otra vez el dra­má­ti­co fin de sus re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les. Por su par­te, San­sa Stark, en Jue­go de tronos, tie­ne que vi­vir con la vio­len­cia ver­bal y fí­si­ca que se prac­ti­ca en el ho­gar de su ti­rá­ni­co pro­me­ti­do, que ca­da día la in­sul­ta y la des­pre­cia.

A las des­gra­cias pre­via­men­te ci­ta­das, tam­bién pue­de unir­se el des­tino y ser es­pe­cial­men­te cruel de muy di­fe­ren­tes ma­ne­ras. En Cró­ni­cas vam­pí­ri­cas, Ele­na Gil­bert pier­de a sus pa­dres en un ac­ci­den­te de co­che, el mis­mo su­ce­so que con­de­na a Quinn Fa­brey, en Glee, a vi­vir en una si­lla de rue­das. Y si los per­so­na­jes vi­ven en un am­bien­te de vio­len­cia, re­sul­ta ca­si inevi­ta­ble no si­tuar­los al bor­de de la muer­te. Co­mo Wes­ley Wyn­dam Pry­ce en Angel o Ta­ra Thor­ton en True Blood.

Los guio­nis­tas de Ur­gen­cias fue­ron un po­co más le­jos y, ade­más de ha­cer pa­de­cer al doc­tor Mark Gree­ne un buen nú­me­ro de in­for­tu­nios, en sus car­nes o en las de los que le ro­dea­ban, le hi­cie­ron su­frir un cán­cer ce­re­bral que aca­bó con su vi­da. La des­di­cha fi­nal. Alo­ña F. La­rre­chi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.