“SE­RÍA UN ERROR RE­NUN­CIAR A MI PER­SO­NA­LI­DAD, ME PER­JU­DI­CA­RÍA”

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

La co­no­ci­mos cuan­do pre­sen­ta­ba El dia­rio, el po­pu­lar pro­gra­ma que, has­ta sep­tiem­bre de 2011, ocu­pa­ba las tar­des de An­te­na 3. Tras nue­ve me­ses ale­ja­da de los pla­tós, la pe­rio­dis­ta ca­ta­la­na Sandra Da­viú re­gre­sa a la pe­que­ña pan­ta­lla pa­ra con­ver­tir­se en uno de los ros­tros te­le­vi­si­vos del ve­rano, sus­ti­tu­yen­do a Su­san­na Gri­so al fren­te de la edi­ción es­ti­val del ma­ga­zi­ne Es­pe­jo pú­bli­co. ¿Có­mo lle­va tra­ba­jar en ve­rano? La ver­dad es que, co­mo des­de que aca­bó El dia­rio he pa­sa­do un tiem­po bas­tan­te re­la­ja­da, te­nía mu­chas ga­nas de vol­ver a tra­ba­jar, más tal co­mo es­tán las co­sas hoy en día, unos tiem­pos en los que te­ner tra­ba­jo es un lu­jo. Eso sí, te­ner que le­van­tar­me a las cin­co de la ma­ña­na… [se ríe]. ¿Es dor­mi­lo­na? Sí, me gus­ta dor­mir, pe­ro el pro­ble­ma es que me gus­ta la no­che: soy de esas per­so­nas que ce­nan tar­de y lue­go ven la te­le, leen… Me voy a dor­mir en­tra­da la ma­dru­ga­da. ¿Qué ha es­ta­do ha­cien­do des­de que aca­bó El dia­rio? Aun­que no he apa­re­ci­do en pan­ta­lla, se­guía te­nien­do con­tra­to con An­te­na 3, así que es­pe­ra­ba que, en al­gún mo­men­to, la ca­de­na me pro­pu­sie­ra un pro­yec­to nue­vo. He apro­ve­cha­do el tiem­po pa­ra des­can­sar y via­jar. Y ¡me sa­qué el car­net de con­du­cir! A mi edad, ca­si me da ver­güen­za ex­pli­car­lo. Y, aho­ra que to­do el mun­do ya sa­be que no se lla­ma Patricia, ¡La gen­te em­pe­za­rá a lla­mar­le Su­san­na! Por lo me­nos, Su­san­na em­pie­za con s, co­mo Sandra, así que nos va­mos acer­can­do. Si cuan­do sus­ti­tuí a Patricia Gaz­ta­ña­ga en El dia­rio aca­bé acos­tum­brán­do­me a que la gen­te me lla­ma­ra por su nom­bre, creo que tam­bién po­dré so­por­tar que me lla­men Su­san­na [se ríe]. Sus­ti­tuir a Su­san­na Gri­so, to­do un icono de An­te­na 3, no de­be ser fá­cil. Con El dia­rio, co­mo en­tré un sep­tiem­bre, al ini­cio de una nue­va tem­po­ra­da, el cam­bio no fue tan brus­co. Aho­ra tal vez sea más cons­cien­te de lo que con­lle­va re­em­pla­zar a al­guien co­mo Su­san­na Gri­so, to­do un em­ble­ma de la ca­de­na. Ten­go la suer­te de que me acom­pa­ña un ha­bi­tual de Es­pe­jo pú­bli­co, Ro­ber­to Leal, y que, en ve­rano, las co­sas son un po­co más la­xas, lo que no sig­ni­fi­ca que no sea to­tal­men­te au­to­exi­gen­te con el tra­ba­jo que reali­zo. Es­pe­jo pú­bli­co es un ma­ga­zi­ne de ac­tua­li­dad que na­da tie­ne que ver con el talk show El dia­rio. ¿Le ape­te­cía es­te cam­bio de for­ma­to? Mu­chí­si­mo, por­que, ade­más, den­tro de Es­pe­jo pú­bli­co hay mu­chos re­gis­tros di­fe­ren­tes, y pue­des en­tre­vis­tar a pri­me­ra ho­ra a un eco­no­mis­ta que te ex­pli­ca qué im­pli­can las me­di­das to­ma­das por el go­bierno, y pos­te­rior­men­te to­car te­mas más so­cia­les o his­to­rias del co­ra­zón. Es un pro­gra­ma tan di­ver­so que es to­do un re­to sa­ber adap­tar­te a ca­da una de las no­ti­cias que tie­nes que dar o las per­so­nas que has de en­tre­vis­tar. Ha­cer Es­pe­jo pú­bli­co es un au­tén­ti­ca prue­ba de fue­go. ¿Ner­vios? Siem­pre que afron­tas un nue­vo re­to sa­len los ner­vios, al me­nos en mi ca­so. Te pre- gun­tas có­mo se­rá ha­cer el pro­gra­ma, si te irá bien… Pe­ro es bueno que apa­rez­can esos ner­vios, pues sig­ni­fi­ca que res­pe­tas el tra­ba­jo que rea­li­zas. Di­ré que, in­clu­so, en El dia­rio, cuan­do ya lle­va­ba tres años ha­cien­do el pro­gra­ma, cin­co mi­nu­tos an­tes de en­trar en el pla­tó me no­ta­ba esas ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go. ¿Ha te­ni­do muy pre­sen­te el ta­lan­te de Su­san­na Gri­so pa­ra afron­tar su pa­so por Es­pe­jo pú­bli­co? Evi­den­te­men­te, ella es un re­fe­ren­te, pe­ro to­dos te­ne­mos nues­tra per­so­na­li­dad y re­nun­ciar a ella siem­pre te aca­ba per- ju­di­can­do. Man­te­nién­do­me siem­pre tal co­mo soy me ha ido bas­tan­te bien, has­ta el mo­men­to, por lo que se­ría un error mos­trar­me di­fe­ren­te aho­ra. Co­men­ta­ba que, con la lle­ga­da del ve­rano, el pa­no­ra­ma in­for­ma­ti­vo se re­la­ja, pe­ro és­te es­tá sien­do un año di­fe­ren­te, ¿no cree? La si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país, efec­ti­va­men­te, con­lle­va que es­te ve­rano el rit­mo in­for­ma­ti­vo no ha­ya dis­mi­nui­do, sin ol­vi­dar to­das las cau­sas ju­di­cia­les que hay pen­dien­tes: el ca­so Ur­dan­ga­rín, el ca­so Ma­la­ya, Nue­va Ru­ma­sa… Es por ello que, en la edi­ción es­ti­val de Es­pe­jo pú­bli­co, no que­re­mos per­der el es­pí­ri­tu que ha te­ni­do el pro­gra­ma a lo lar­go del año, por lo que se­gui­mos muy pen­dien­tes de la ac­tua­li­dad e in­for­ma­mos de to­do aque­llo que es­tá su­ce­dien­do. Ya que ha ci­ta­do a Nue­va Ru­ma­sa, las en­tre­vis­tas de Su­san­na Gri­so a Jo­sé Ma­ría Ruiz Ma­teos ya des­ta­can en­tre los highlights te­le­vi­si­vos de la tem­po­ra­da. ¿Us­ted tam­bién in­ten­ta­rá en­tre­vis­tar­le? Si en­ca­ja con el pro­gra­ma y se pres­ta, lo in­ten­ta­re­mos. Otra co­sa es que, vien­do los pre­ce­den­tes, lo con­si­ga. És­ta es una pro­fe­sión en la que, fren­te a una en­tre­vis­ta, no de­bes te­ner­le mie­do a na­die, aun­que los en­tre­vis­ta­dos se mues­tren mal­edu­ca­dos o se nie­guen a con­tes­tar pre­gun­tas. Y cuan­do lle­gue sep­tiem­bre… Pues me en­can­ta­ría se­guir tra­ba­jan­do. Por el mo­men­to, es­toy cen­tra­da en Es­pe­jo pú­bli­co y lo que ten­ga que pa­sar, ya lle­ga­rá. Ade­más, co­mo, a lo lar­go de mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, las co­sas que me han ido pa­san­do lle­ga­ron sin es­pe­rar­las, cuan­do lle­gue sep­tiem­bre ya ve­ré qué sor­pre­sas me de­pa­ra el fu­tu­ro. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.