CON­VER­SA­CIÓN EN LA RED Y AU­DIEN­CIAS

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Los tweets que ge­ne­ra un pro­gra­ma en pri­me ti­me son ob­je­to de es­tu­dio so­cio­ló­gi­co de la au­dien­cia, el más pro­fun­do que se ha­ya rea­li­za­do nun­ca. Ra­ro es el usua­rio de Twit­ter que, en al­gún mo­men­to, no co­men­ta qué ve y qué le pa­re­ce. Un sim­ple co­men­ta­rio pue­de pro­vo­car di­fe­ren­tes reac­cio­nes, en­tre ellas que la per­so­na que lo lee cam­bie de ca­nal pa­ra unir­se a la con­ver­sa­ción. Se­gún Niel­sen, por ca­da 9% de vo­lu­men de men­sa­jes en las re­des so­cia­les so­bre un de­ter­mi­na­do pro­gra­ma, su au­dien­cia se in­cre­men­ta un 1%.

Las ca­de­nas son cons­cien­tes de ello y tra­tan de vol­car­se en las re­des so­cia­les, co­mo lo han he­cho otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en un in­ten­to por acer­car­se al es­pec­ta­dor y, es­pe­cial­men­te, atraer a la au­dien­cia jo­ven, la prin­ci­pal usua­ria de esos me­dios y la que pa­re­cía ca­da vez más ale­ja­da de la te­le­vi­sión. Aho­ra los pro­gra­mas lle­gan a la pa­rri­lla te­le­vi­si­va con un hash­tag ba­jo el bra­zo, en un cla­ro in­ten­to de las ca­de­nas de te­le­vi­sión de te­ner un lu­gar en la red con nom­bre pro­pio y po­der dis­tin­guir­se de sus com­pe­ti­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.