“AL BA­RÇA TIE­NE QUE IR­LE BIEN CON TI­TO VI­LA­NO­VA”

ÀN­GEL ‘PI­CHI’ ALON­SO, ana­lis­ta de fút­bol de TV3

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Por­te ele­gan­te y ca­den­cia pau­sa­da. Así era Àn­gel Pi­chi Alon­so en el te­rreno de jue­go, un fut­bo­lis­ta que se hi­zo un hue­co en la his­to­ria cuan­do, vis­tien­do la ca­mi­se­ta del Ba­rça, le en­do­só un ma­gis­tral hat trick al IFK Gö­te­borg en las semifinales de la Co­pa de Eu­ro­pa del año 1986 (di­cen que el bar­ce­lo­nis­mo ha cam­bia­do de men­ta­li­dad, pe­ro de la fi­nal pos­te­rior me­jor no ha­cer men­ción). Y así se mues­tra el que fue­ra es­pi­ga­do de­lan­te­ro fren­te a la cá­ma­ra. Lle­gó al mun­do de la te­le­vi­sión ca­si por azar, cuan­do era en­tre­na­dor, pe­ro aho­ra no se ima­gi­na aban­do­nar el ban­qui­llo de co­men­ta­ris­tas de TV3. Hoy em­pie­za la Li­ga 2012 - 2013. ¿Qué tem­po­ra­da nos es­pe­ra? Ten­go la sen­sa­ción de que va a desa­rro­llar­se en unos tér­mi­nos muy pa­re­ci­dos a los de la pa­sa­da cam­pa­ña: un ca­ra a ca­ra en­tre Ba­rça y Ma­drid. Un due­lo que, el año pa­sa­do, se de­can­tó del la­do del con­jun­to blan­co y, és­te, ya ve­re­mos… Que­da la in­cóg­ni­ta de sa­ber qué ren­di­mien­to ofre­ce­rá el Ba­rça sin Pep Guar­dio­la. ¡Ésa es la pre­gun­ta del mi­llón! ¿Qué es­pe­ra de Ti­to Vi­la­no­va? Opino que no cam­bia na­da. Lo que pa­sa es que Guar­dio­la lo hi­zo muy bien, no sólo en el ban­qui­llo, sino ca­si ejer­cien­do de pre­si­den­te, di­rec­tor ge­ne­ral, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción… In­ter­pre­tó to­dos los pa­pe­les de la obra. Es el fi­nal de un ci­clo y el ini­cio de otro, pe­ro con las mis­mas pie­zas, sal­vo la del en­tre­na­dor. Pe­ro que na­die lo du­de: el mo­de­lo y los ju­ga­do­res se con­ser­van. ¿Has­ta qué pun­to cree que ju­ga­do­res de la ta­lla de Mes­si, Xa­vi o Inies­ta re­quie­ren un téc­ni­co que les dé ins­truc­cio­nes en el cam­po? No hay en­tre­na­dor que ha­ga ga­na­dor a su equi­po sin bue­nos ju­ga­do­res, igual que hay en­tre­na­do­res que sa­ben sa­car me­jor ren­di­mien­to a la plan­ti­lla. En el Ba­rça, la mano del en­tre­na­dor ten­dría que no­tar­se aún me­nos. Es un equi­po for­ma­do, en su gran ma­yo­ría, por ju­ga­do­res de la ca­sa, que co­no­cen per­fec­ta­men­te un sis­te­ma y una ma­ne­ra de ju­gar que vie­nen prac­ti­can­do des­de pe­que­ños. Sólo se tra­ta de se­guir esa lí­nea con pe­que­ñas va­rian­tes. A prio­ri, al Ba­rça tie­ne que ir­le bien con Vi­la­no­va, pe­ro, en los úl­ti­mos años se han he­cho tan­tas co­sas bien, que to­do lo que no sea es­tar al mis­mo ni­vel pue­de en­ten­der­se co­mo un fra­ca­so, cuan­do la tem­po­ra­da del Ba­rça de­pen­de­rá del ren­di­mien­to del Ma­drid. Y vi­ce­ver­sa. Y al Es­pan­yol, don­de tam­bién mi­li­tó, ¿qué le de­pa­ra­rá es­ta cam­pa­ña? Po­dría­mos apli­car la mis­ma ecua­ción que pa­ra el Ba­rça: pue­de ser una gran tem­po­ra­da o que re­sul­te irre­gu­lar. Cuan­do em­pie­zas la Li­ga si­tuán­do­te en zo­nas de UEFA o Cham­pions es cuan­do sur­gen las exi­gen­cias de la gen­te. Pe­ro es­to es fút­bol, un mun­do que no se ri­ge por las pla­ni­fi­ca­cio­nes que se ha­cen a ini­cios de tem­po­ra­da, sino por las cir­cuns­tan­cias que vi­ves. Pe­ro, pa­ra mí, en los úl­ti­mos años, el Es­pan­yol es­tá cum­plien­do so­bra­da­men­te con sus ob­je­ti­vos. A la te­le­vi­sión lle­gó por ca­sua­li­dad... To­tal­men­te. En mi eta­pa co­mo jugador, nun­ca pen­sé que me de­di­ca­ría a es­to. Fue en aquel mo­men­to de tran­si­ción en el que te plan­teas qué se­rás cuan­do te re­ti­res del de­por­te, que me lle­gó la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en la te­le. Tu­ve mis ex­pe­rien­cias co­mo en­tre­na­dor, pe­ro, por cir­cuns­tan­cias de la vi­da, re­gre­sé al pla­tó y ya no creo que lo aban­do­ne. ¿No le tien­tan las ban­que­tas? Lle­gó un mo­men­to en el que la vi­da pro- fe­sio­nal se ha­bía con­ver­ti­do en una ru­ti­na. Ne­ce­si­ta­ba un cam­bio, al­go que me es­ti­mu­la­se. Fue en­ton­ces cuan­do me mar­ché a en­tre­nar a Ucra­nia, y es­tu­ve dos años ale­ja­do de la te­le­vi­sión. Al re­gre­sar, vi en lo que se ha­bía con­ver­ti­do el mun­do del fút­bol, con la com­pe­ten­cia y la po­ca se­rie­dad de los clu­bes. Ade­más, a mi edad, me ape­te­ce dis­fru­tar de cier­ta tran­qui­li­dad y, sin dis­po­ner de ga­ran­tías ple­nas de po­der tra­ba­jar con re­gu­la­ri­dad pa­ra que las co­sas sal­gan bien, pre­fie­ro con­ti­nuar en el mun­do de la te­le­vi­sión, don­de dis­fru­to mu­chí­si­mo. ¿Qué es lo que más le atrae? Me gus­ta la fa­ce­ta que im­pli­ca in­ten­tar ana­li­zar y ex­pli­car cier­tos as­pec­tos del jue­go que pue­den pa­sar por al­to. Dar pis­tas pa­ra que la gen­te en­tien­da me­jor las tác­ti­cas y que, cuan­do cier­tos de­ta­lles se re­pi­tan en otros par­ti­dos, pue­dan de­cir: “¡Mi­ra, eso es lo que di­jo Pi­chi el otro día!”.

¿Ha apren­di­do al­go del mun­do del fút- bol a tra­vés de la te­le­vi­sión? Tra­ba­jar en es­te mun­do te abre los ojos a cier­tos as­pec­tos que, tal vez por­que no te in­tere­san, te pa­san por al­to cuan­do eres en­tre­na­dor o jugador. ¿Son los se­cre­tos de ves­tua­rio? No, me re­fie­ro, so­bre to­do, a com­por­ta­mien­tos: pres­tar aten­ción a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, de­di­car unos mi­nu­tos a con­tes­tar a és­te, unos mi­nu­tos a res­pon­der las pre­gun­tas del otro… De­ta­lles que des­cu­bres cuan­do te po­nes de­lan­te de la cá­ma­ra, pe­ro que, cuan­do es­tás al otro la­do, ni te plan­teas, por­que, por de­cir­lo de al­gún mo­do, in­ten­tas arries­gar el mí­ni­mo po­si­ble. Apar­te del fút­bol, ¿le gus­ta­ría par­ti­ci­par en otros pro­yec­tos te­le­vi­si­vos? No, a mí lo que de ver­dad me gus­ta es el fút­bol. Por des­gra­cia, pa­re­ce que en los úl­ti­mos años in­tere­sa más to­do lo que su­ce­de a su al­re­de­dor que no el jue­go en sí. Va­ya, el ama­ri­llis­mo que es­tá to­man­do cier­to ti­po de pren­sa de­por­ti­va. Exac­to. La so­cie­dad ca­da vez es­tá acha­ca­da por más pro­ble­mas y ne­ce­si­ta más dis­trac­cio­nes. Se­gu­ra­men­te, por eso se ha es­ta­ble- ci­do un pe­rio­dis­mo que co­pia lo peor de la pren­sa del co­ra­zón: triun­fan los que chi­llan y los que apor­tan no­ti­cias in­tras­cen­den­tes y sin nin­gún ti­po de fun­da­men­to. To­do lo que a mí no me ha gus­ta­do nun­ca. Aun así, ¡qué épo­ca le ha to­ca­do vi­vir, co­mo co­men­ta­ris­ta! ¡Es­pec­ta­cu­lar! Los me­jo­res años del fút­bol ca­ta­lán, en ge­ne­ral, y del Ba­rça en par­ti­cu­lar. Has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co, los azul­gra­nas eran el se­gun­do equi­po, por de­trás del Real Ma­drid. Pe­ro, de re­pen­te, se pro­du­jo un cam­bio ra­di­cal, se ga­na­ron li­gas, Cham­pions… ¡In­creí­ble! En de­ter­mi­na­dos mo­men­tos, el equi­po de Guar­dio­la lle­gó a un ni­vel de ex­ce­len­cia im­po­si­ble de me­jo­rar. Un fút­bol con el que dis­fru­ta­bas por­que veías que los ju­ga­do­res tam­bién lo ha­cían. Y, cuan­do un jugador se di­vier­te so­bre el te­rreno de jue­go, ofre­ce lo me­jor que tie­ne. Pa­ra mí és­te es el me­jor equi­po que ha exis­ti­do, y con di­fe­ren­cia. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.