‘GUILTY PLEA­SU­RE’,

LOS SE­CRE­TOS IN­CON­FE­SA­BLES DEL PÚ­BLI­CO

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

El hu­mor ab­sur­do, las fic­cio­nes sim­plo­nas o al­gu­nos pro­gra­mas de te­le­vi­sión dis­pa­ra­ta­dos ge­ne­ran un efec­to hip­nó­ti­co en mu­chos te­les­pec­ta­do­res. Aun­que nun­ca lle­ga­rán a ad­mi­tir­lo. Los an­glo­sa­jo­nes lo lla­man guilty plea­su­re, y en es­pa­ñol se tra­du­ci­ría por pla­cer cul­pa­ble. Alas­ka y Ma­rio, Jer­sey Sho­re o Dos hom­bres y me­dio son al­gu­nos de ellos. ¿Cuál es su pe­ca­do te­le­vi­si­vo? Se en­cuen­tran en el la­do opues­to de pro­duc­cio­nes con al­ta ca­li­dad de con­te­ni­dos, ar­gu­men­tos ela­bo­ra­dos y per­so­na­jes definidos, co­mo Jue­go de tronos, Ho­me­land o Breaking Bad. Pe­ro, a pe­sar de su dis­cu­ti­ble con­di­ción, irre­me­dia­ble­men­te gus­tan, atraen y des­pier­tan la cu­rio­si­dad de los te­les­pec­ta­do­res. Son los vi­cios te­le­vi­si­vos de los que na­die es­tá dis­pues­to a sol­tar pren­da. Na­die con­fie­sa ver­los, pe­ro, sin em­bar­go, se lle­van bue­na par­te de la au­dien­cia.

‘DO­CU-REA­LI­TIES’ MAG­NÉ­TI­COS

¿Quién pue­de re­sis­tir­se al vo­yeu­ris­mo te­le­vi­si­vo? El gé­ne­ro del do­cu-reality, par­te do­cu­men­tal, par­te reali­dad, sa­cia la cu­rio­si­dad por la vi­da aje­na. Los ca­na­les di­gi­ta­les son los que han da­do pro­ta­go­nis­mo a es­te for­ma­to, que se ha con­ver­ti­do en un guilty plea­su­re en to­da re­gla. Es ver uno y afi­cio­nar­se. Los hay de to­do ti­po: uno don­de se re­de­co­ran ca­sas, otro don­de se ha­cen cam­bios de ima­gen per­so­nal y has­ta los hay ba­sa­dos en la bús­que­da del ves­ti­do de no­via per­fec­to.

En­tre to­dos ellos, el que más éxi­to ha ob­te­ni­do es Alas­ka y Ma­rio, de la ca­de­na MTV. En sus dos tem­po­ra­das (y con la ter­ce­ra en ca­mino), ha lo­gra­do una fiel le­gión de 300.000 se­gui­do­res. Des­cu­brir los en­tre­si­jos del ma­tri­mo­nio en­tre la can­tan­te Alas­ka y su am­bi­guo ma­ri­do Ma­rio Va­que­ri­zo es un gran re­cla­mo. Eso sí, Va­que­ri­zo es la au­tén­ti­ca atrac­ción del pro­gra­ma. Su pe­cu­liar ma­ne­ra de ser y sus fra­ses la­pi­da­rias, ti­po “¿Tú qué pre­fie­res, te­ner energía en el ce­re­bro o te­ner

CU­LE­BRO­NES ADIC­TI­VOS

Los me­lo­dra­mas y las soup ope­ras atra­pan a los es­pec­ta­do­res con una fa­ci­li­dad aplas­tan­te. Sus ar­gu­men­tos sin pre­ten­sio­nes arras­tran to­pi­ca­zos don­de las trai­cio­nes, los de­sen­ga­ños y la ven­gan­za son el pan nues­tro de ca­da día.

La nue­va Dallas del ca­nal TNT co­ge el tes­ti­go a la se­rie re­fe­ren­te de los ochen­ta. Pe­ro apor­ta más de lo mis­mo: am­bi­cio­nes, trai­ción e in­fi­de­li­da­des. A pe­sar de ello, su es­treno, en Es­ta­dos Uni­dos, la si­tuó co­mo el pro­gra­ma de la te­le­vi­sión por ca­ble más vis­to del año. La tri­pa?” o “Ser cul­to lo pue­de ser cual­quie­ra, es cues­tión de echar­le ho­ras”, han con­se­gui­do ha­cer­se con la simpatía de la au­dien­cia…

Otro gran guilty plea­su­re es Pe­sa­di­lla en la co­ci­na, del ca­nal No­va, que cuen­ta con un 1,8% de sha­re, una ci­fra na­da des­pre­cia­ble, pa­ra un ca­nal de la TDT. En el pro­gra­ma, el chef Ram­say acu­de a res­tau­ran­tes que es­tán per­dien­do clien­tes pa­ra le­van­tar el ne­go­cio. La ma­la le­che del co­ci­ne­ro tie­ne adep­tos. Des­pués de oír: “¿Por qué qui­sis­te ser chef pro­pie­ta­rio si no tie­nes ni idea de lle­var un ne­go­cio?” u “¿On­ce em­plea­dos? El per­so­nal cues­ta di­ne­ro. ¿Quién se va a ca­sa?”, uno se que­da con ga­nas de ver has­ta dón­de pue­de lle­gar su mal ge­nio.

Con una idea to­tal­men­te di­fe­ren­te, aun­que igual de adic­ti­va, otro pe­ca­do te­le­vi­si­vo: MTV Tunning, que ha lle­ga­do a su­pe­rar los 388.000 es­pec­ta­do­res, si­tuán­do­se co­mo el pro­gra­ma más vis­to del ca­nal, en Es­pa­ña. Tu­near au­tén­ti­cas tar­ta­nas pue­de des­per­tar el in­te­rés de cual­quie­ra, aun­que no sea un aman­te del mo­tor. Con­si­guen lo im­po­si­ble. Por ejem­plo, si al pro­pie­ta­rio del co­che le gus­ta el mar, le co­lo­can una pecera en la par­te tra­se­ra; si es un uni­ver­si­ta­rio, un es­cri­to­rio con or­de­na­dor in­cor­po­ra­do. En de­fi­ni­ti­va: nun­ca an­tes el tunning se ha­bía abier­to a un pú­bli­co tan ma­yo­ri­ta­rio. vuel­ta de J.R. es uno de sus atrac­ti­vos, aun­que la edad le ha­ya pa­sa­do fac­tu­ra y ya no se le vea tan ma­lo.

Otra soup ope­ra que lla­ma la aten­ción de los es­pec­ta­do­res, aun­que sea des­de la som­bra, es Revenge. Ha lo­gra­do, con la pri­me­ra tem­po­ra­da, una me­dia de un 8% de sha­re, en Es­pa­ña (Te­le­cin­co). Vol­ve­rá el 30 de sep­tiem­bre a las pan­ta­llas de ABC, y po­co des­pués lo ha­rá en FOX, en nues­tro país. La tra­ma no pue­de ser más sim­ple: una chi­ca que quie­re ven­gar la muer­te de su pa­dre. A su fa­vor: es un cu­le­brón bien rea­li­za­do, con bue­nos gi­ros sor­pre­si­vos, que fi­de­li­za a los es­pec­ta­do­res.

Es­te mis­mo tono adic­ti­vo lo tie­nen los dra­mas ju­ve­ni­les, fic­cio­nes en las que las his­to­rias más ba­na­les co­bran una im­por­tan­cia ex­ce­si­va. Gos­sip Girl –que aquí emi­ten Cosmopolitan TV y Di­vi­nity– es un éxi­to, en Es­ta­dos Uni­dos, don­de ha lle­ga­do a re­unir a más de tres mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes. To­do un guilty plea­su­re don­de se tra­ma un mun­do de pi­jos. Una se­rie con un gla­mour em­pa­la­go­so, con el atrac­ti­vo de los co­ti­lleos so­bre los en­re­dos amo­ro­sos y las trai­cio­nes que se fra­guan en esas re­la­cio­nes.

Al­gu­nos se­rié­fi­los me­te­rían en el sa­co de los pla­ce­res cul­pa­bles a TTeen Wolf, de

MTV, que con­ser­va una au­dien­cia me­dia de ca­si dos mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, al otro la­do del char­co. Es iló­gi­ca y con unos efec­tos es­pe­cia­les de du­do­sa ca­li­dad. Pa­ra su­plir la fal­ta de ta­len­to, uti­li­za una téc­ni­ca in­fa­li­ble pa­ra ga­nar au­dien­cia: en­se­ñar más de lo de­bi­do el tor­so des­cu­bier­to del pro­ta­go­nis­ta pa­ra de­lei­tar a ado­les­cen­tes con las hor­mo­nas dis­pa­ra­das.

Los dra­mas fa­mi­lia­res ju­ve­ni­les tam­bién se con­si­de­ran gran­des pla­ce­res aptos pa­ra to­das las eda­des. Pa­rent­hood, de la ca­de­na FOX, es un buen ejem­plo, con un pú­bli­co só­li­do y cons­tan­te, que ha con­se­gui­do re­no­var tem­po­ra­da. La con­vi­ven­cia de tres ge­ne­ra­cio­nes de la fa­mi­lia Bra­ve­man da pa­ra mu­cho y, a pe­sar de su tono ño­ño, por suer­te, los per­so­na­jes jó­ve­nes es­tán bien cons­trui­dos. Otra se­rie du­do­sa es Glee, de FOX, que tie­ne bue­na aco­gi­da en­tre los jó­ve­nes, ha si­do aplau­di­da por pú­bli­co y crí­ti­ca y ya ha re­no­va­do tem­po­ra­da, a pe­sar de ha­ber per­di­do ti­rón. Es­te mu­si­cal pue­de des­qui­ciar a más de uno, aun­que, pa­ra otros, se ha con­ver­ti­do en un vi­cio. Su re­cla­mo, sin du­da, son los ca­meos de las es­tre­llas in­vi­ta­das.

El mun­do pa­ra­nor­mal da bue­nos re­sul­ta­dos. En­tre fan­tas­mas, aho­ra en Di­vi­nity, lo­gró, en las ppri­me­ras tem­po-p ra­das, un 18% de sha­re, en nues­tro país. Aun­que la pro­ta­go­nis­ta, Jennifer Lo­ve He­witt (tam­bién pro­duc­to­ra), de­ja mu­cho que desear: una mu­jer que ha­bla con los muer­tos y re­suel­ve los asun­tos que les han que­da­do pen­dien­tes en el mun­do te­rre­nal. Es­te tí­tu­lo lo­gró una bue­na le­gión de adic­tos, ya que les to­có la ve­na más sen­si­ble­ra.

CO­ME­DIAS MUY AB­SUR­DAS

Re­pa­se­mos, aho­ra, las co­me­dias de ri­sa fá­cil, idea­les pa­ra po­ner la men­te en blan­co y de­jar­se lle­var por el dis­pa­ra­te. Dos hom­bres y me­dio, de Neox, es un pla­cer va­ci­lón con un 4,2% de sha­re. De un chis­te in­ge­nio­so, hay diez pé­si­mos. Es­ta sit-com per­dió pun­tos con la mar­cha del pro­ta­go­nis­ta, Char­lie Sheen, por aquel en­ton­ces el me­jor pa­ga­do de la te­le­vi­sión. Aho­ra, se­guir vién­do­la (en TNT o Neox) con su sus­ti­tu­to, Ash­ton Kut­cher, pue­de do­blar nues­tro sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad.

Cou­gar Town es otra co­me­dia va­cía. La con­fir­ma­ción del éxi­to de la sin­ra­zón. La se­rie tra­ta de una mu­jer di­vor­cia­da que tu­vo un hi­jo de ado­les­cen­te y un gru­po de ami­gos adic­tos al vino. Su pro­ta­go­nis­ta, Court­ney Cox, es un cal­co de su personaje en Friends, aun­que in­tui­mos que con unas in­yec­cio­nes de Bo­tox de más. A pun­to de ser can­ce­la­da por ACB y res­ca­ta­da por TBS, con una au­dien­cia me­dia de cin­co mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, en sus bue­nos tiem­pos, es to­do un en­tre­te­ni­mien­to. Por lo que la lo­cu­ra de los per­so­na­jes cua­ren­to­nes, sus jue­gos ab­sur­dos y su lis­ta de li­gues se­gui­ráng dan­do ggue­rra.

LOS ES­PA­CIOS MÁS DES­CON­CER­TAN­TES

No se pue­den pa­sar por al­to los guilty plea­su­res que ro­zan lo or­di­na­rio. Ne­cios, in­sen­sa­tos y, en oca­sio­nes, inad­mi­si­bles, pe­ro es co­men­zar a ver­los y, aun­que es­can­da­li­za­dos, que­dar­se to­tal­men­te en­gan­cha­dos.

Uno de los más exi­to­sos, es­te ve­rano, es el pro­gra­ma Next, con un 3,8% de sha­re. Neox es la en­car­ga­da de emi­tir la adap­ta­ción pa­tria del for­ma­to ame­ri­cano. No tie­ne se­cre­to al­guno: jó­ve­nes des­len­gua­dos con las hor­mo­nas re­vo­lu­cio­na­das que tie­nen ci­tas ex­prés. Su pe­cu­lia­ri­dad son las gam­be­rra­das que di­cen los par­ti­ci­pan­tes. De­jan a cual­quie­ra que vea el pro­gra­ma –li­te­ral­men­te– ano­na­da­do. Las fra­ses ti­po “Hazte una co­pia del ce­re­bro por­que voy a ha­cer­te per­der la ca­be­za” de­jan pa­ten­te el ni­vel de con­quis­ta de los par­ti­ci­pan­tes. Un es­pa­cio de­sen­fa­da­do ap­to sólo pa­ra ha­cer zapping rá­pi­do.

Jer­sey Sho­re, de MTV, con una au­dien­cia que lo si­túa en el top 10 de los pro­gra­mas más vis­tos de la TDT, ex­plo­ta la au­ten­ti­ci­dad de ita­loa­me­ri­ca­nos más preo­cu­pa­dos por el pei­na­do o el mo­reno pla­ye­ro que de sa­ber atar­se los za­pa­tos. “No voy a vol­ver a be­ber en to­da la vi­da. Has­ta es­ta no­che” o “De­be­ría ser ile­gal ve­nir a mi ca­sa a las cua­tro de la ma­ña­na el día de mi cum­plea­ños y no ofre­cer­me se­xo” son al­gu­nos de sus hits. Su ver­sión bri­tá­ni­ca, Geor­die Sho­re, que tam­bién emi­te MTV, con­fir­ma que es­te for­ma­to pa­sa por bue­nos mo­men­tos, tan­to, que ya se es­tá pre­pa­ran­do la adap­ta­ción es­pa­ño­la, que se lla­ma­rá (si el Ayun­ta­mien­to de Gan­día no lo evi­ta, co­mo pre­ten­de) Gan­día Sho­re. Estefania Chue­ca

‘Alas­ka y Ma­rio’

‘Pe­sa­di­lla en la co­ci­na’

‘Dallas’

‘Jer­sey Sho­re’

‘Gos­sip Girl’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.