El la­drón, de nue­vo en la cár­cel

Cua­tro es­tre­na nue­vos epi­so­dios de ‘La­drón de guan­te blan­co’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV -

Neal Caf­frey em­pie­za en­tre re­jas la se­gun­da tem­po­ra­da de La­drón de guan­te blan­co, que Cua­tro es­tre­na el pró­xi­mo jue­ves (24 h). Tras el trá­gi­co úl­ti­mo epi­so­dio, en el que per­dió a Ka­te y tam­bién el tra­to que ga­ran­ti­za­ba su li­ber­tad si se­guía ayu­dan­do al FBI, el personaje que in­ter­pre­ta Matt Bo­mer vuel­ve a la ca­si­lla de sa­li­da mien­tras in­ten­ta asi­mi­lar el amar­go gi­ro de los acon­te­ci­mien­tos por el que es­tá atra­ve­san­do su vi­da. Al mis­mo tiem­po, el agen­te Pe­ter Bur­ke de­be pa­sar cuen­tas con sus su­pe­rio­res, que­dan­do ata­do de pies y ma­nos pa­ra ayu­dar a su so­cio. Sin em­bar­go, los dos per­so­na­jes pron­to en­con­tra­rán la ma­ne­ra de sa­lir del ato­lla­de­ro pa­ra po­der de­di­car­se a lo que me­jor sa­ben ha­cer: en­tre­te­ner a los es­pec­ta­do­res con una bue­na do­sis de ac­ción y sen­ti­do del hu­mor. Pues, aun­que la in­ves­ti­ga­ción de lo que ocu­rrió con Ka­te se­rá el eje cen­tral de la se­gun­da tem­po­ra­da, La­drón de guan­te blan­co no ol­vi­da su vo­ca­ción de se­rie veraniega. De he­cho, ha cons­trui­do su éxi­to gra­cias a una apues­ta fir­me por la di­ver­sión, sien­do una se­rie ama­ble y muy di­ge­ri­ble, cla­ro ejem­plo de la fi­lo­so­fía del ca­nal USA Net­work, que, en opo­si­ción a la exi­gen­cia de la ma­yo­ría de ca­na­les del ca­ble nor­te­ame- ri­cano, co­mo HBO, se ha si­tua­do co­mo la al­ter­na­ti­va en­tre­te­ni­da. Sus fic­cio­nes se co­no­cen en la in­dus­tria co­mo las blue sky se­ries, sien­do el cie­lo azul una me­tá­fo­ra de un día ale­gre y so­lea­do, en el que to­do sal­drá bien. Es­ta es­tra­te­gia ha da­do ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos al ca­nal, que, con La­drón de guan­te blan­co ha lle­ga­do a al­can­zar los 4 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res.

Si ha­cen nú­me­ros, sí, es exac­to, las aven­tu­ras de Neal y Pe­ter tie­nen una au­dien­cia si­mi­lar a la del fe­nó­meno de Jue­go de tronos, lo que de­mues­tra que, a me­nu­do, los es­pec­ta­do­res es­ta­dou­ni­den­ses pre­fie­ren una se­rie sen­ci­lla con la que pa­sar el ra­to que gran­des épi­cas te­le­vi­si­vas o per­so­na­jes com­ple­jos. Por su­pues­to, ayu­da que, en el ca­so de La­drón de guan­te blan­co, los dos pro­ta­go­nis­tas ex­hi­ban una quí­mi­ca en­vi­dia­ble, que se trans­mi­te fá­cil-

men­te a tra­vés de la pan­ta­lla. Bo­mer y DeKay, co­le­gas den­tro y fue­ra de la se­rie, bor­dan una de esas re­la­cio­nes de amis­tad pe­cu­lia­res en­tre opues­tos, ba­sa­da en la des­con­fian­za co­mún, que pro­por­cio­na son­ri­sas y, al mis­mo tiem­po, una car­ga de ten­sión mí­ni­ma pa­ra atra­par al es­pec­ta­dor. Fór­mu­la in­fa­li­ble pa­ra las ma­dru­ga­das de los jue­ves en Cua­tro. Toni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.