Ju­lian As­san­ge, en ‘Da­ma­ges’

La úl­ti­ma tem­po­ra­da de la se­rie ‘Da­ños y per­jui­cios’ se ins­pi­ra en el ca­so Wi­ki­leaks

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

Ju­lian As­san­ge es­tá bus­can­do una ma­ne­ra de evi­tar la ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos, país al que ha acu­sa­do de es­tar lle­van­do a ca­bo una ca­za de bru­jas con­tra él. Y no es el úni­co al que quie­ren aca­llar los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les. Exis­te otro Ju­lian As­san­ge que no apa­re­ce en los in­for­ma­ti­vos, sino en la fic­ción. Se lla­ma Chan­ning McLa­ren y su his­to­ria es­tá ins­pi­ra­da en el ca­so del fun­da­dor de Wi­ki­leaks. Es­te personaje es la cla­ve de la quin­ta y úl­ti­ma tem­po­ra­da de Da­ños y per­jui­cios ( Da­ma­ges, si pre­fie­ren), que se es­tre­na hoy sá­ba­do (21 h) en Ca­nal+ 1 y, co­mo el As­san­ge de la vi­da real, tam­bién es el fun­da­dor de un por­tal que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo des­ta­par in­for­ma­cio­nes se­cre­tas y da­tos cla­si­fi­ca­dos que pro­por­cio­nan fuen­tes anó­ni­mas y de cre­di­bi­li­dad con­tras­ta­da. McLa­ren fa­ci­li­ta a sus in­for­ma­do­res un ca­mino pa­ra ex­po­ner al pú­bli­co lo que sa­ben, al­go que le con­vier­te en enemi­go de mu­chos.

Se­gui­do de cer­ca por mu­chas mi­ra­das, las co­sas se com­pli­can, pa­ra es­te ac­ti­vis­ta de la ver­dad fic­ti­cio, cuan­do una in­for­ma­ción que no es­ta­ba pre­vis­ta sa­le a la luz. El personaje, in­ter­pre­ta­do por Ryan Phi­lip­pe, ne­ce­si­ta­rá un abo­ga­do, y así es co­mo lle­ga­rá al des­pa­cho de Ellen Par­sons. Su ca­so se con­ver­ti­rá en la úl­ti­ma ba­ta­lla en­tre la jo­ven le­tra­da y su an­ti­gua men­to­ra, Patty He­wes, que re­pre­sen­ta­rá a la par­te de­nun­cian­te. Am­bas di­ri­mi­rán en el juz­ga­do unas di­fe­ren­cias que arras­tran des­de el ini­cio de la se­rie, con­vir­tien­do el nue­vo ca­so en un pul­so en el que no sólo se en­cuen­tra un de­seo de ven­gan­za de la pri­me­ra y un ins­tin­to de pro­tec­ción por par­te de la se­gun­da, sino tam­bién la fie­re­za de dos con­trin­can­tes que, por en­ci­ma de to­do, ne­ce­si­tan ven­cer, de­mos­trar quién es la más in­te­li­gen­te en es­ta par­ti­da de aje­drez de es­te acer­ta­do dra­ma le­gal.

La fic­ción ha re­gre­sa­do a su me­jor es­ta­do de for­ma, en la quin­ta tem­po­ra­da, vol­vien­do al gran­dí­si­mo ni­vel de su de­but, cuan­do des­lum­bró a la crí­ti­ca gra­cias a un guión mon­ta­do co­mo un rom­pe­ca­be­zas que fun­cio­na­ba con la pre­ci­sión de un re­loj ar­te­sano. Sus crea­do­res, Da­niel Zel­man y los her­ma­nos Kessler, vuel­ven a ha­cer un uso in­te­li­gen­te de los flash­backs y los flash­for­wards, lle­van­do al es­pec­ta­dor por ca­mi­nos que nun­ca son lo que pa­re­cen, y sin re­nun­ciar a la vo­lun­tad de la se­rie de man­te­ner­se tan pe­ga­da a la ac­tua­li­dad co­mo sea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.