Cum­ber­batch, de épo­ca

El ac­tor pro­ta­go­ni­za la mi­ni­se­rie ‘Pa­ra­de’s End’ en la BBC

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

La BBC ha en­con­tra­do la se­rie con la que opo­ner­se al fe­nó­meno Down­ton Ab­bey, que ha da­do gran­des ré­di­tos de au­dien­cia a su ri­val, ITV. Y lo ha he­cho a tra­vés de uno de los ros­tros más po­pu­la­res de la fic­ción bri­tá­ni­ca y uno de los pocos que se han atre­vi­do a cri­ti­car la se­rie de la fa­mi­lia Craw­ley: Be­ne­dict Cum­ber­batch. El ac­tor, co­no­ci­do por ser el pro­ta­go­nis­ta de Sher­lock, afir­mó, tras la vic­to­ria de Down­ton Ab­bey en los Glo­bos de Oro, que la se­rie es­tá so­bre­va­lo­ra­da. Y, aho­ra, unos me­ses más tar­de, es el pro­ta­go­nis­ta de Pa­ra­de’s End, mi­ni­se­rie de épo­ca que la BBC aca­ba de es­tre­nar adap­tan­do la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Ford Ma­dox Ford, ob­te­nien­do el aplau­so de la crí­ti­ca bri­tá­ni­ca por las bri­llan­tes in­ter­pre­ta­cio­nes, el ex­ce­len­te mon­ta­je y, so­bre to­do, la so­fis­ti­ca­ción.

HI­PO­CRE­SÍA EN EL MA­TRI­MO­NIO

La mi­ni­se­rie ex­pli­ca la his­to­ria de un ma­tri­mo­nio a prin­ci­pios de 1900. Él (Cum­ber­batch), que lo de­be to­do a la for­ma, ex­ce­si­va­men­te ca­ba­lle­res­co y, a pe­sar de to­do, uno de los hom­bres más in­te­li­gen­tes de la épo­ca. Se ca­sa con ella (Rebecca Hall) por­que es­tá em­ba­ra­za­da, aun sa­bien­do que el hi­jo que es­pe­ra no es su­yo, sino de un aman­te an­te­rior. No se di­vor­cia a pe­sar de sus múl­ti­ples in­fi­de­li­da­des, por­que un hom­bre ja­más de­be­ría hu­mi­llar de es­ta ma­ne­ra a una mu­jer. Y ella, que le odia por su per­fec­ción, lo cas­ti­ga con­ti­nua­men­te sólo pa­ra ver si con­si­gue que mues­tre emo­cio­nes. Su re­la­ción cons­ti­tu­ye el eje de una his­to­ria que, en reali­dad, es un re­tra­to del fin de una In­gla­te­rra, la eduar­dia­na, y el ini­cio de otra, la de la pri­me­ra Gran Gue­rra.

El pun­to fuer­te de Pa­ra­de’s End re­si­de en las in­ter­pre­ta­cio­nes de am­bos ac­to­res, de un vi­gor ex­cep­cio­nal, ella, y de una ca­pa­ci­dad ex­pre­si­va pro­di­gio­sa, él. A su al­re­de­dor, el guión, adap­ta­do del tex­to ori­gi­nal por Tom Stop­pard en su re­gre­so a la te­le­vi­sión, jue­ga a dar sal­tos en el tiem­po que obli­gan al es­pec­ta­dor a es­tar muy aten­to pa­ra no per­der el hi­lo. Su com­ple­ja es­truc­tu­ra pa­re­ce ob­se­di­da en ha­cer de Pa­ra­de’s End una na­rra­ción di­fí­cil, que exi­ge un es­fuer­zo ele­va­do, sien­do lo opues­to al ca­rác­ter ac­ce­si­ble y po­pu­lar de Down­ton Ab­bey, que tie­ne un guión sencillo y per­so­na­jes uni­di­men­sio­na­les. La de­ci­sión es, sin du­da, in­ten­cio­na­da y bus­ca po­ner a la nue­va mi­ni­se­rie un pel­da­ño por en­ci­ma de su com­pe­ti­do­ra. Ve­re­mos si Cum­ber­batch se sa­le con la su­ya. Toni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.