EL ‘TRUE BLOOD’ MÁS PA­SA­DO DE VUELTAS

Los nue­vos epi­so­dios de la se­rie vam­pí­ri­ca de Alan Ball apues­tan sin pro­ble­mas por la san­gre y los cuer­pos des­nu­dos. En la quin­ta tem­po­ra­da, que se es­tre­na es­te jue­ves (21.30 h) en Ca­nal+, ve­re­mos una fic­ción da­da a los ex­ce­sos pe­ro que, al mis­mo tiem­po,

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

True Blood ya no se an­da con ro­deos. Po­ner­se an­te la te­le­vi­sión a ver uno de sus epi­so­dios es co­mo dar un sal­to al va­cío en un po­zo os­cu­ro lleno de bo­cas ham­brien­tas. Ham­brien­tas de se­xo y de san­gre, los dos ma­te­ria­les que co­rren por las ve­nas de Alan Ball cuan­do se sien­ta an­te el te­cla­do pa­ra es­cri­bir so­bre vam­pi­ros. El guio­nis­ta ha lle­ga­do a un pun­to en el que es per­fec­ta­men­te cons­cien­te de que lo que tie­ne en­tre ma­nos es un guilty plea­su­re en ma­yús­cu­las, pe­ro, en vez de son­ro­jar­se, dis­fru­ta tan­to con True Blood co­mo lo ha­cen los pro­pios es­pec­ta­do­res. Por eso ha con­ver­ti­do la quin­ta tem­po­ra­da de la fic­ción, la úl­ti­ma con él al fren­te, en la más salvaje de to­das. Lo pue­den com­pro­bar es­te jue­ves (21.30 h), en su es­treno en Ca­nal+ 1.

El crea­dor ha con­ver­ti­do True Blood en el ar­ti­lu­gio te­le­vi­si­vo más pa­sa­do de vueltas en el que uno pue­de fi­jar la vis­ta, un pan­de­mó­nium de plás­ti­cas es­ce­nas que se mue­ven en­tre el ero­tis­mo y la vio­len­cia. Hay al­go en la for­ma con la que la se­rie cla­va los col­mi­llos en el es­pec­ta­dor que la con­vier­te en un es­pec­tácu­lo don­de la san­gre a bor­bo­to­nes y el pla­cer car­nal van co­gi­dos de la mano. Fuer­za bru­ta y pasión ani­mal, atrac­ción y he­mo­glo­bi­na. Lo que ofre­ce True Blood no lo dan otras se­ries, y ése es el pun­to fuer­te en el que Ball ha afian­za­do su po­si­ción pa­ra dar a los es­pec­ta­do­res exac­ta­men­te lo que han ve­ni­do a bus­car. Muér­da­me, se­ñor vam­pi­ro, pa­re­cen de­cir los in­con­di­cio­na­les de una fic­ción don­de no exis­te la pa­la­bra ta­bú.

SOO­KIE, OB­JE­TO DE DE­SEO PER­MA­NEN­TE

Hu­bo un tiem­po en el que es­ta se­rie dra­má­ti­ca tu­vo una pre­ten­sión: rea­li­zar una me­tá­fo­ra so­bre los pro­ble­mas de una mi­no­ría so­cial pa­ra in­te­grar­se en el res­to de la so­cie­dad a tra­vés de la fi­gu­ra del vam­pi­ro, pe­ro de eso ya ha­ce mu­chos epi­so­dios. Esa pre­mi­sa ini­cial se des­car­tó a me­di­da que guio­nis­tas y es­pec­ta­do­res fue­ron en­con­tran­do un ma­yor pla­cer en ex­plo­rar los con­flic­tos amo­ro­sos - se­xua­les de Soo­kie Stack­hou­se, ob­je­to de de­seo per­ma­nen­te de to­do ti­po de cria­tu­ras, y las lu­chas en­tre las co­mu­ni­da­des fan­tás­ti­cas que, po­co a po­co, fue­ron po­blan­do un uni­ver­so ri­co en zar­pas y len­guas. True Blood ini­ció una re­la­ción pa­sio­nal con su pú­bli­co, con el que se en­zar­zó en un idi­lio par­ti­cu­lar­men­te ob­se­si­vo, sien­do una se­rie que en­ca­ja con la de­fi­ni­ción de gus­to ad­qui­ri­do. Sin em­bar­go, pa­ra el res­to de la au­dien­cia, el jue­go vam­pí­ri­co de True Blood cues­ta de en­ten­der. A es­tas al­tu­ras, po­ner un pie en el mun­do que ro­dea a la se­rie es asis­tir a una lo­cu­ra te­le­vi­si­va. Su crea­dor, Ball, ha de­ci­di­do cen­trar­se en los con­ven­ci­dos, des­car­tan­do ha­cer con­ce­sio­nes pa­ra el res­to, per­dien­do un po­si­ble pú­bli­co po­ten­cial. De es­te mo­do, la fic­ción vam­pí­ri­ca ha ido ga­nan­do per­so­na­li­dad, epi­so­dio a epi­so­dio, has­ta con­ver­tir­se en una se­rie úni­ca. No hay se­rie de chu­pa­san­gres (y el gé­ne­ro es­tá vi­vien­do un mo­men­to muy pro­lí­fi­co: Dia­rios vam­pí­ri­cos, Ca­si hu­ma­nos, etc.) que se acer­que lo más mí­ni­mo a lo que ofre­ce es­ta pro­pues­ta, y la es­tra­te­gia de re­cha­zar las me­dias tin­tas ha re­sul­ta­do ser to­do un acier­to, en tér­mi­nos de au­dien­cia: la fic­ción de­bu­tó con 1,4 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, en Es­ta­dos Uni­dos, mien­tras que el es­treno de la quin­ta tem­po­ra­da al­can­zó los 5,2 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Es­tas ci­fras han mar­ca­do pi­cos de au­dien­cia, en HBO (pa­ra ha­cer­se

A es­tas al­tu­ras, po­ner un pie en el mun­do que ro­dea a ‘True Blood’ es asis­tir a una lo­cu­ra te­le­vi­si­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.