Mi­rei­lle Enos: de ‘The Ki­lling’ al ci­ne jun­to a Brad Pitt

MI­REI­LLE ENOS, pro­ta­go­nis­ta de ‘The Ki­lling’ (FOX Cri­me)

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

In­clu­so cuan­do ya ha­bían sa­li­do los tí­tu­los de cré­di­to del epi­so­dio fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da de The Ki­lling, quién ma­tó a Ro­sie Lar­sen se­guía sien­do un mis­te­rio. La se­rie nos de­ja­ba en vi­lo so­bre la iden­ti­dad del ase­sino, el fu­tu­ro de la de­tec­ti­ve Sa­rah Lin­den (Mi­rei­lle Enos) y las aso­cia­cio­nes du­do­sas de su com­pa­ñe­ro de in­ves­ti­ga­ción, Hol­der (Joel Kin­na­man). Ha­bla­mos con Enos so­bre la se­gun­da tem­po­ra­da, de es­treno en FOX Cri­me, y so­bre la de­cep­ción de al­gu­nos fans por el fi­nal abier­to de la pri­me­ra. Hay que apun­tar que, des­de nues­tra con­ver­sa­ción con la in­tér­pre­te, AMC ha de­ci­di­do no re­no­var la se­rie pa­ra una ter­ce­ra en­tre­ga, acor­tan­do las po­si­bi­li­da­des de fu­tu­ro de la se­rie. ¿Qué le pa­re­ció la reac­ción de al­gu­nos fans al ter­mi­nar la pri­me­ra tem­po­ra­da? No to­do el mun­do es­ta­ba sa­tis­fe­cho… Me que­dé bas­tan­te des­con­cer­ta­da. Es una se­rie cu­ya fuer­za se ba­sa en el desa­rro­llo de la tra­ma y me pa­re­cía muy cla­ro que, si te gus­tan los per­so­na­jes, que­rrás pa­sar más tiem­po con ellos. Y, en cuan­to re­sol­va­mos el ca­so de Ro­sie, los per­so­na­jes des­apa­re­ce­rán. Por eso me en­can­tó el fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da. ¿Qué nos pue­de con­tar de la se­gun­da? Ya he­mos pa­sa­do más allá del pun­to en el que se dan pis­tas fal­sas, y aho­ra ca­da nue­va in­for­ma­ción que te­ne­mos for­ma par­te del puzz­le pa­ra re­sol­ver el mis­te­rio. Es­ta­mos al fi­nal de la par­ti­da y las co­sas ca­da vez se po­nen más di­fí­ci­les e in­ten­sas, y nos ju­ga­mos más en ello. ¿Cuán­to sa­be Mi­rei­lle Enos, real­men­te, so­bre el pa­sa­do y la vi­da de Lin­den? A Vee­na Sud [je­fa de guio­nis­tas de The Ki­lling] le gus­ta sen­tar­se con no­so­tros a ha­blar so­bre la his­to­ria de nues­tros per­so­na­jes, pa­ra que po­da­mos sen­tir­nos iden­ti­fi­ca­dos con ellos. Lo que no sa­be­mos es la tra­ma re­fe­ren­te al ase­si­na­to. De he­cho, ni su personaje ni us­ted des­cu­brie­ron quién era el ase­sino has­ta el fi­nal del se­gun­do cur­so… Y yo es­ta­ba en­can­ta­da de vi­vir en la ig­no­ran­cia. Siem­pre ha­bía di­cho que se­ría tris­te cuan­do su­pie­ra quién era el ase­sino, por­que se tra­ta de un cri­men ho­rri­ble. Es di­fí­cil ima­gi­nar­se que pue­da ha­ber re­den­ción pa­ra la per­so­na so­bre quien pe­sa es­te ho­mi­ci­dio, así que lo cier­to es que me gus­tó no sa­ber quién ha­bía si­do has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. E ima­gino que otra de las tra­mas de la se­gun­da tem­po­ra­da se­rá la re­la- ción en­tre Sa­rah y su hi­jo. La re­la­ción de Sa­rah y Jack si­gue sien­do com­pli­ca­da, sí. ¿Igual que la de Sa­rah y Hol­der? Pue­den es­pe­rar­se al­gu­nas con­se­cuen­cias y da­ños co­la­te­ra­les de lo que su­ce­dió al fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da. ¿Qué hay de la bo­da de Lin­den en Ca­li­for­nia, to­da­vía se pue­de pro­du­cir? Ca­llum [Keith Ren­nie, quien in­ter­pre­ta al pro­me­ti­do de Lin­den] vuel­ve a apa­re­cer, en la se­gun­da tem­po­ra­da, pe­ro no va a ha­ber una re­so­lu­ción rá­pi­da ni sen­ci­lla. Me gus­ta re­cor­dar­me a mí mis­ma que dos tem­po­ra­das de la se­rie son, en reali­dad, sólo 26 días, ape­nas tres se­ma­nas de tiem­po real… ¡me­nos de un mes! Las re­la­cio­nes son muy com­pli­ca­das y, cuan­do hay una rup­tu­ra, las co­sas no ne­ce­sa­ria­men­te se re­suel­ven en ese tiem­po. Si vas a ca­sar­te a lo me­jor te en­fa­das con tu fu­tu­ro ma­ri­do du­ran­te unas se­ma­nas pe­ro, al fi­nal, te ca­sas igual­men­te. No hay que per­der la es­pe­ran­za. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a una ima­gen te­le­vi­si­va de mu­je­res po­li­cías un po­co más es­ti­li­za­da que la de Lin­den. ¿Le mo­les­ta su es­ti­lo, a ba­se de jerseys de la­na e im­permea­bles? No, me en­can­ta, por­que es muy au­tén­ti­co. Así es có­mo una ofi­cial de po­li­cía se ves­ti­ría real­men­te, es prác­ti­co y rea­lis­ta, me pa­re­ce ge­nial. ¿Se es­pe­ra­ba el éxi­to que ha te­ni­do la se­rie in­ter­na­cio­nal­men­te, cuan­do la con­tra­ta­ron pa­ra ro­dar The Ki­lling? AMC tie­ne muy bue­nos an­te­ce­den­tes al res­pe­to, el guión del pi­lo­to era ex­ce­len­te y ha­bía tra­ba­ja­do con los di­rec­to­res de cas­ting an­tes, en Big Lo­ve, sa­bía que son muy bue­nos cuan­do se tra­ta de re­unir a un re­par­to ex­tra­ño y di­ver­so. Así que, des­de lue­go, me pa­re­ció que el pro­yec­to te­nía po­ten­cial. Há­ble­nos de la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar pa­ra AMC: tie­ne fa­ma de de­jar que los je­fes de guio­nis­tas ha­gan su tra­ba­jo sin me­ter­se de­ma­sia­do. Es una ca­de­na po­bla­da por ar­tis­tas jó­ve­nes y muy mo­der­nos, que tie­nen co­sas pa­ra ex­pre­sar pe­ro a los que, a la vez, les in­tere­sa de­jar­te ha­cer tu tra­ba­jo. ¿Ha lle­ga­do a ver la se­rie ori­gi­nal da­ne­sa [ Forbry­del­sen] en la que se ba­sa The Ki­lling? To­da­vía no, no he que­ri­do verla. Pe­ro me cons­ta que Joel Kin­na­man sí que la si­guió, en una es­pe­cie de ma­ra­tón, por­que su personaje di­fie­re bas­tan­te del ori­gi­nal. Sí, es cier­to, y es­tu­vo llo­ri­quean­do en la ha­bi­ta­ción del ho­tel mien­tras lo ha­cía, es de­cir, du­ran­te unos dos días. Es­tá cla­ro que la te­le­vi­sión y es­ta se­rie le han abier­to las puer­tas a mu­chas otras opor­tu­ni­da­des en su ca­rre­ra: su pró­xi­mo pro­yec­to es Gue­rra Mun­dial Z, jun­to a Brad Pitt. Sí, se me han abier­to al­gu­nas puer­tas in­creí­bles. Me lo pa­sé muy bien tra­ba­jan­do en esa pe­lí­cu­la, lle­va­ba años que­ján­do­me, di­cién­do­le a mi ma­ri­do [el tam­bién ac­tor Alan Ruck]: “He he­cho tea­tro, he he­cho te­le­vi­sión, pe­ro no hay ma­ne­ra de que con­si­ga ha­cer una pe­lí­cu­la”. Y va, y la pri­me­ra pe­lí­cu­la que ha­go es es­ta su­per­pro­duc­ción, en la que in­ter­pre­to a la es­po­sa de Brad Pitt. Así que mi ma­ri­do di­ce que no quie­re vol­ver a oír có­mo me que­jo [ri­sas]. Sí, me hi­zo mu­cha ilu­sión, y des­pués pu­de tra­ba­jar en Gangs­ter Squad, que tie­ne un re­par­to in­creí­ble y tam­bién me lo pa­sé muy bien ro­dán­do­la. Patricia Puen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.