PA­LA­BRA DE SOR­KIN

No te­ne­mos los me­jo­res in­for­ma­ti­vos del mun­do, pe­ro po­dría­mos te­ner­los. De­be­ría­mos te­ner­los, se­gún Aa­ron Sor­kin. El guio­nis­ta des­plie­ga sus idea­les pe­rio­dís­ti­cos en su nue­va se­rie, The News­room, que quie­re con­ver­tir­se en el mo­de­lo de pe­rio­dis­mo al que los

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Aa­ron Sor­kin quie­re que el es­pec­ta­dor sea un in­di­vi­duo exi­gen­te, di­fí­cil de con­for­mar, que pi­da cuen­tas y se in­dig­ne cuan­do lo que tie­ne an­te la pan­ta­lla no es­tá a la al­tu­ra. Es lo que ha bus­ca­do a lo lar­go de to­da su ca­rre­ra en la te­le­vi­sión, y The News­room no es una ex­cep­ción. La nue­va se­rie, que se es­tre­na es­te mar­tes en Ca­nal+, pre­sen­ta un vi­sión idea­lis­ta de unos in­for­ma­ti­vos de te­le­vi­sión: un gru­po de pe­rio­dis­tas que siem­pre con­tras­tan sus fuen­tes, que con­tex­tua­li­zan las no­ti­cias, que no sim­pli­fi­can su dis­cur­so por­que sa­ben que so­mos in­te­li­gen­tes, y que no eli­gen las no­ti­cias en fun­ción de los ín­di­ces de au­dien­cia, que no dan mar­gen a la de­ma­go­gia ni al alar­mis­mo,

En una te­le­vi­sión con­tem­po­rá­nea ca­rac­te­ri­za­da por el ci­nis­mo, Aa­ron Sor­kin re­sis­te co­mo un idea­lis­ta in­can­sa­ble

que se atre­ven a po­ner a los po­lí­ti­cos con­tra las cuer­das en­fren­tán­do­los a sus pro­pias de­cla­ra­cio­nes, que quie­ren en­tre­gar­le lo me­jor al es­pec­ta­dor, sim­ple­men­te, por­que no me­re­ce me­nos.

La idea de Aa­ron Sor­kin es crear un mo­de­lo as­pi­ra­cio­nal, un ideal de lo que de­be­ría ser un in­for­ma­ti­vo de te­le­vi­sión. Al la­do de la pro­fe­sio­na­li­dad y el ri­gor con el que tra­ba­jan los pe­rio­dis­tas de es­ta fic­ción, la ma­yo­ría de in­for­ma­ti­vos que te­ne­mos en la vi­da real pa­li­de­cen. Su me­dio­cri­dad se re­ve­la de for­ma ins­tan­tá­nea. Es un efec­to si­mi­lar al de El ala oes­te de la Ca­sa Blanca, en el que el po­lí­ti­co ideal, re­pre­sen­ta­do por Jo­siah, de­ja­ba en evi­den­cia, por opo­si­ción, al en­ton­ces pre­si­den­te, Geor­ge Bush. De he­cho, en las elec­cio­nes del 2000, que en­fren­ta­ron al pro­pio Bush con­tra Al Go­re, se reali­zó una en­cues­ta on-li­ne en que se per­mi­tía ele­gir en­tre los dos can­di­da­tos y Jo­siah Bartlet. Por su­pues­to, ga­nó el personaje de Sor­kin. En aque­lla épo­ca, por Nue­va York se po­dían ver ciu­da­da­nos con el le­ma Yo vo­ta­ré a Bartlet es­tam­pa­do en la ca­mi­se­ta.

Di­ce la his­to­ria que, en aque­lla épo­ca, los re­pu­bli­ca­nos pre­sio­na­ron a NBC pa­ra que can­ce­la­ra la se­rie. Por suer­te, no tu­vie­ron éxi­to. Por­que los re­la­tos de Aa­ron Sor­kin, aun­que pue­dan es­tar car­ga­dos de ex­ce­sos, son ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rios. En una te­le­vi­sión con­tem­po­rá­nea ca­rac­te­ri­za­da por el ci­nis­mo, el guio­nis­ta es un crea­dor de po­si­bi­li­da­des, un idea­lis­ta que en­tien­de que la fic­ción tie­ne un gran po­der co­mo crea­do­ra de reali­da­des que, aun­que no per­ci­bi­mos co­mo au­tén­ti­cas, sí son cons­truc­cio­nes de­ri­va­das de nues­tra reali­dad y, en con­se­cuen­cia, via­bles. Aa­ron Sor­kin nos mues­tra la ver­sión óp­ti­ma de la reali­dad y, al ha­cer­lo, es­pe­ra que el es­pec­ta­dor la con­vier­ta en la ver­sión que hay que al­can­zar. Exis­ten mu­chas se­ries que des­cri­ben la reali­dad, pe­ro sólo The News­room se atre­ve a so­ñar una reali­dad, a re­cor­dar al es­pec­ta­dor que po­dría­mos vi­vir en un mun­do me­jor.

Se ha di­cho a me­nu­do que El ala oes­te de la Ca­sa Blanca es la se­rie de los po­lí­ti­cos, pe­ro no es cier­to. En reali­dad,

es una se­rie di­ri­gi­da a los vo­tan­tes, los que de­ben exi­gir unos re­pre­sen­tan­tes me­jo­res. Del mis­mo mo­do, The News­room no es una se­rie pa­ra pe­rio­dis­tas, es una se­rie pa­ra to­dos los que con­su­mi­mos pe­rio­dis­mo, los que te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad cuan­do te­ne­mos en las ma­nos el man­do del te­le­vi­sor. Los per­so­na­jes de The News­room in­ten­tan ha­cer un in­for­ma­ti­vo ideal, pe­ro no lo­gra­rán su ob­je­ti­vo si la au­dien­cia (la de la fic­ción) no de­ja de des­cen­der. Gran par­te de las tra­mas de la se­rie se cen­tran en la lu­cha en­tre los pro­ta­go­nis­tas y el pro­pio ca­nal, que tie­ne dos gran­des preo­cu­pa­cio­nes: que al­gu­nos po­lí­ti­cos no sal­gan mal pa­ra­dos en las no­ti­cias y que las ci­fras de sha­re su­peren las de la com­pe­ten­cia. La otra au­dien­cia (la real) ob­ser­va y se ve obli­ga­da a to­mar no­ta: la te­le­vi­sión que ve­mos es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad.

El pro­pio Aa­ron Sor­kin ha si­do, a me­nu­do, víc­ti­ma de la au­dien­cia, y la his­to­ria que pre­ce­de a The News­room lo cons­ta­ta, pues es el re­sul­ta­do de dos pro­yec­tos an­te­rio­res muy si­mi­la­res que fue­ron can­ce­la­dos. Sports Night (1998) con­ta­ba el día a día tras las cá­ma­ras de un pro­gra­ma de deportes, pe­ro se en­con­tró con un ca­nal, ABC, que im­pul­só múl­ti­ples de­ci­sio­nes pa­ra au­men­tar los ín­di­ces de au­dien­cia (co­mo las ri­sas en­la­ta­das), sen­ten­cian­do la se­rie ya en los pri­me­ros com­pa­ses. Otro in­ten­to, Stu­dio 60 On The Sun­set Strip (2006), si­guió el día a día de un pro­gra­ma de en­tre­te­ni­mien­to y, aun­que NBC no fue in­tru­si­va, en el te­rreno crea­ti­vo, can­ce­ló la se­rie tras una pri­me­ra tem­po­ra­da de ma­las au­dien­cias. Aa­ron Sor­kin ti­ró la toa­lla y cam­bió la te­le­vi­sión por el ci­ne. Si ha re­gre­sa­do al me­dio ha si­do por­que HBO le pro­pu­so re­to­mar la idea ga­ran­ti­zan­do una pro­tec­ción an­te el sha­re y fir­man­do una se­gun­da tem­po­ra­da.

El pro­ta­go­nis­ta de The News­room, el pe­rio­dis­ta Will McA­voy (Jeff Da­niels), com­par­te el mis­mo mie­do que Aa­ron Sor­kin y, por ello, ha per­mi­ti­do que su pro­gra­ma in­for­ma­ti­vo se con­vier­ta en un es­pec­tácu­lo in­do­len­te, sua­ve con los po­lí­ti­cos y sin es­pí­ri­tu crí­ti­co. La se­rie arran­ca cuan­do el re­gre­so de su an­ti­gua pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va, Mac­Ken­zie (Emily Mor­ti­mer), su­po­ne un re­vul­si­vo en el que vuel­ve a re­cu­pe­rar su an­ti­guo yo, el del pe­rio­dis­ta in­ci­si­vo y com­pro­me­ti­do con el es­pec­ta­dor. Esa trans­for­ma­ción es el eje de una se­rie que es­tá le­jos de ser per­fec­ta (las tra­mas per­so­na­les son un tan­to ex­ce­si­vas y, en al­gu­nos epi­so­dios, las­tran la tra­ma pe­rio­dís­ti­ca), lo que le ha cos­ta­do nu­me­ro­sas crí­ti­cas, so­bre to­do en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro que in­vi­ta al es­pec­ta­dor a creer que ahí fue­ra hay al­go más. No sólo en la pe­que­ña pan­ta­lla, sino en to­das las fa­ce­tas de la vi­da. Toni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.