“EN MI PRO­GRA­MA NO OPINO, SI­GO EL GUIÓN AL 100%”

GRAN WYO­MING, pre­sen­ta­dor de ‘El in­ter­me­dio’ (La Sex­ta)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

En su DNI fi­gu­ra el nom­bre de Jo­sé Mi­guel Mon­zón, pe­ro en su ADN es­tá el show­man por cu­yo nom­bre es co­no­ci­do, Gran Wyo­ming. El pre­sen­ta­dor del pro­gra­ma más lon­ge­vo de La Sex­ta, el es­pa­cio sa­tí­ri­co de ac­tua­li­dad El in­ter­me­dio, nos con­fie­sa que el su­yo “es un pro­gra­ma di­fí­cil de ha­cer y de muy di­fí­cil con­so­li­da­ción, por­que tra­ta la ac­tua­li­dad y el es­pec­ta­dor qui­zá bus­que más la eva­sión, pe­ro que avan­za len­to y de ma­ne­ra as­cen­den­te”. Es­te ma­dri­le­ño de 57 años re­co­no­ce que es­tá muy con­ten­to por­que “El in­ter­me­dio es­tá me­jor que al prin­ci­pio”. El pa­sa­do lu­nes, 3 de sep­tiem­bre, es­tre­nó la sép­ti­ma tem­po­ra­da de El in­ter­me­dio, ¿con la mis­ma ilu­sión de siem­pre? Sí, por­que es un pro­gra­ma que sólo me da sa­tis­fac­cio­nes, no me da nin­gún dis­gus­to. Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, pa­ra mí es­tá muy bien. En cuan­to al tra­ba­jo, es­toy en un am­bien­te in­me­jo­ra­ble y, en­ci­ma, ca­pi­ta­li­zo mu­cho mé­ri­to que no me co­rres­pon­de en for­ma de pre­mios. Me sien­to un pri­vi­le­gia­do, la ver­dad. El úl­ti­mo ga­lar­dón ha si­do co­mo me­jor co­mu­ni­ca­dor de pro­gra­ma de en­tre­te­ni­mien­to, otor­ga­do por los Pre­mios de la Aca­de­mia de la Te­le­vi­sión. Eso ya ha si­do el col­mo. Es lo que le di­go, hay un equi­po tra­ba­jan­do to­do el día pa­ra que me luz­ca y yo me llevo to­do el re­co­no­ci­mien­to.

“Ca­pi­ta­li­zo mu­cho mé­ri­to que no me co­rres­pon­de en for­ma de pre­mios. Me sien­to un pri­vi­le­gia­do, la ver­dad”

En es­ta tem­po­ra­da, no hay no­ve­da­des ni ca­ras nue­vas, co­mo sí ocu­rrió en la an­te­rior. És­te es un pro­gra­ma muy po­co elás­ti­co, en el sen­ti­do de que ad­mi­te muy po­cas no­ve­da­des, por­que la ba­se es re­pa­sar la ac­tua­li­dad in­for­ma­ti­va en cla­ve de hu­mor sar­cás­ti­co. Así, pa­sa co­mo en los te­le­dia­rios, que, sal­vo al­gu­na va­ria­ción en la rea­li­za­ción o co­sas así, son igual que los que se ha­cían mu­cho tiem­po atrás. En re­su­men, sí que va­mos in­tro­du­cien­do nue­vas sec­cio­nes, pe­ro sólo en mo­men­tos pun­tua­les, pa­ra no des­vir­tuar el sen­ti­do del pro­gra­ma. Thais lle­va un tiem­po pre­pa­ran­do un nue­vo es­pa­cio pa­ra La Sex­ta, ¿va a vo­lar en so­li­ta­rio, en es­te pro­yec­to, o con­ti­núa en El in­ter­me­dio? El pro­yec­to es­tá en fa­se de es­tu­dio, no es­tá apro­ba­do to­da­vía. En ca­so de ha­cer­se, es­pe­ro que pu­die­ra ser com­pa­ti­ble con su co­la­bo­ra­ción en El in­ter­me­dio. Aun­que de mo­men­to es­tá pa­ra­do. El­con­fi­den­cial.com apun­ta que El in­ter­me­dio y otros pro­gra­mas de La Sex­ta (co­mo Al ro­jo vi­vo o Sal­va­dos) ter­mi­na­rán la lí­nea crí­ti­ca con­tra las po­lí­ti­cas ac­tua­les si se con­so­li­da la fu­sión con An­te­na 3. ¿Se­rá así? No, el pro­gra­ma es crí­ti­co so­bre có­mo tra­tan los me­dios la ac­tua­li­dad y, exis­ta o no unión, se­gui­re­mos ha­cien­do exac­ta­men­te lo mis­mo. A la gen­te le pa­re­ce ex­tra­ña es­ta fu­sión, por­que las ca­de­nas tie­nen ten­den­cias di­fe­ren­tes, pe­ro yo pien­so que es al re­vés, lo ra­ro es cuan­do se unen dos ca­na­les que son idén­ti­cos. En es­te ca­so, La Sex­ta es ab­so­lu­ta­men­te com­ple­men­ta­ria con An­te­na 3, así que me pa­re­ce una bue­na idea. ¿Cree que in­co­mo­da más que Ana Pas­tor (ce­sa­da de de­sa­yu­nos de TVE)? Ése es un pro­ble­ma del re­cep­tor. No­so­tros, en reali­dad, no pre­ten­de­mos in­co­mo­dar, sino que ha­ce­mos un pro­gra­ma de hu­mor. Nos reí­mos de co­sas que a al­gu­na gen­te le sien­tan mal, por­que se lo to­man muy en se­rio. Por ejem­plo, he­mos te­ni­do pro­ble­mas con pro­fe­sio­na­les que se han mo­les­ta­do por­que he­mos sa­ca­do lo que han di­cho en el pro­gra­ma. Mien­tras que a mí lo que di­go me gus­ta­ría que lo ci­ta­ran por ahí, siem­pre que no se ma­ni­pu­le. ¿Por qué ocu­rre eso? Ellos di­cen lo que di­cen en un me­dio de­ter­mi­na­do y pa­ra un pú­bli­co de­ter­mi­na­do, y se sien­ten ri­dícu­los cuan­do se ven en un pro­gra­ma co­mo el mío. Al­gu­na vez nos han co­men­ta­do que el ex­trac­to es­ta­ba ma­ni­pu­la­do y sa­ca­do de con­tex­to. Pe­ro, co­mo no era así, de­ci­di­mos po­ner­lo to­do. Y, una vez emi­ti­do el tro­zo en­te­ro, era mu­cho peor. Lo mis­mo apun­ta­ba el di­rec­tor de La Sex­ta, An­to­nio Gar­cía Fe­rre­ras, en la pre­sen­ta­ción de Al ro­jo vi­vo. Cla­ro, yo si fue­ra An­te­na 3 y tu­vie­ra que com­prar una ca­de­na se­ría és­ta. Por­que, si ab­sor­bes otro ca­nal si­mi­lar, en reali­dad, lo hun­des, por­que te con­vier­tes en un mons­truo que lo fa­go­ci­ta. Yo abun­do en eso, lo que le in­tere­sa aho­ra mis­mo a An­te­na 3, por ejem­plo con res­pec­to a nues­tro com­pe­ti­dor di­rec­to, El hor­mi­gue­ro, es que el show de Pablo Mo­tos suba y El in­ter­me­dio tam­bién, en de­tri­men­to del res­to de ca­de­nas. ¿Nos cuen­ta al­gún ejem­plo? Des­de el Gru­po In­te­re­co­no­mía, afir­ma­ron que Za­pa­te­ro te­nía un plan se­cre­to pa­ra ha­cer el abor­to obli­ga­to­rio. No­so­tros di­fun­di­mos que de­cían esa bar­ba­ri­dad y se in­co­mo­da­ron. Es un pro­ble­ma de que mu­chas per­so­nas, pro­ba­ble­men­te, di­gan co­sas en las que no creen. Si­ga, por fa­vor. Pa­ra otro pro­gra­ma ne­ce­si­ta­ba imá­ge­nes de archivo de TVE. En­ton­ces, tie­nes que ir allí, las pi­des y te las dan a un mó­di­co pre­cio. Bus­ca­ba se­sio­nes del Con­gre­so y de­cla­ra­cio­nes de Az­nar y se ha­bían bo­rra­do. En­tien­do por qué las ha­bían eli­mi­na­do: por­que su dis­cur­so tam­po­co se lo creía. Pues a mí no me pa­sa eso, lo que di­go ahí se que­da y no me im­por­ta que lo re­pro­duz­can las ve­ces que quie­ran. Aun­que El in­ter­me­dio no es un es­pa­cio de debate, don­de di­go lo que pien­so, sino que si­go el guión al 100%. Es­toy ab­so­lu­ta­men­te guio­ni­za­do. Por cier­to, ¿se ga­na mu­cho en la te­le­vi­sión? An­tes pa­ga­ban más. Pe­ro no me que­ja­ré, de­bo re­co­no­cer que yo sí, gano mu­cho di­ne­ro. Los pre­sen­ta­do­res, en ge­ne­ral, tie­nen bue­nos in­gre­sos.

Los Iro­ni­za so­bre que le han echa­do de to­dos los ca­na­les (TVE, Te­le­cin­co, An­te­na 3, etc.) y que La Sex­ta se lla­ma así por­que fue la sex­ta ca­de­na que lo aco­gió. Pe­ro, si lo des­pi­die­ran de aquí, ¿dón­de iría? Es­toy al fi­nal del ca­mino, me iría a la ca­lle. La sép­ti­ma es ya… el Inem. Es­tan­do en el pa­ro po­dría ir a to­mar al­go con su gran ami­go Bue­na­fuen­te… Sí, lo ha­ría en­can­ta­do. Es un gran pro­fe­sio­nal, no en­tien­do có­mo han pres­cin­di­do de él, en es­ta úl­ti­ma eta­pa [se can­ce­ló Bue­nas no­ches y Bue­na­fuen­te, de An­te­na 3], por­que, en mi es­que­ma men­tal, ten­dría muy bue­na au­dien­cia.

Así, si Thais Vi­llas es­tu­vie­ra ha­cien­do el reportaje de Ba­rrio ri­co / Ba­rrio obre­ro, ¿dón­de lo en­con­tra­ría? Yo vi­vo en un ba­rrio ri­co. Pe­ro, va­mos, en esa sec­ción lo que ha­ce­mos es tes­tar la reali­dad. De re­pen­te, igual pre­gun­ta­mos cuán­to gas­tan en cos­mé­ti­ca y en un si­tio te cuen­tan que en torno a mil eu­ros y en otro, sólo dos. ¡Las di­fe­ren­cias son es­pec­ta­cu­la­res! En su opinión, ¿se es­tá aca­ban­do el es­ta­do del bie­nes­tar? Se es­tá en esa la­bor, sí. Por ejem­plo, la ten­den­cia a que el trans­por­te pú­bli­co fue­ra ca­da vez más ba­ra­to o el sis­te­ma edu­ca­ti­vo fue­ra pú­bli­co y gra­tui­to pa­ra to­dos, o la aten­ción sa­ni­ta­ria uni­ver­sal, va a contracorriente. Mis hi­jos han pa­sa­do por va­rios cen­tros de en­se­ñan­za, en­tre ellos el Li­ceo Fran­cés. Y le pue­do ase­gu­rar que el di­ne­ro que de­di­ca el Es­ta­do fran­cés a la edu­ca­ción pú­bli­ca y gra­tui­ta no tie­ne na­da que ver con lo que ocu­rre en es­te país. Es una edu­ca­ción de mu­chí­si­ma ca­li­dad y han con­se­gui­do una co­sa: en Fran­cia la me­jor en­se­ñan­za se ofre­ce en las es­cue­las pú­bli­cas, lue­go quien quie­ra lle­var a sus hi­jos a es­tu­diar a un cen­tro re­li­gio­so o a uno que

“Es­toy a fa­vor de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des por egoís­mo… Ge­ne­ra paz so­cial”

ten­ga hí­pi­ca, pues es su pro­ble­ma… que los lle­ven don­de quie­ran. Se no­ta que in­vier­ten di­ne­ro, y aquí es­ta­mos en el ca­mino con­tra­rio. Y a mí me re­sul­ta muy do­lo­ro­so, por­que es­toy a fa­vor de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des por una cues­tión de egoís­mo… ¿Y eso? Por­que que to­do el mun­do ten­ga ac­ce­so a la edu­ca­ción, la sa­ni­dad y el tra­ba­jo ge­ne­ra paz so­cial. No quie­ro sa­lir a la ca­lle y que me es­tén es­pe­ran­do tres tíos con un ha­cha. Yo cuan­do ha­blo de esas co­sas no es que sea un al­truis­ta. Mu­chas ve­ces me di­cen: “Pues tú sien­do ri­co ¿có­mo pi­des es­to?”. Yo soy ri­co, pe­ro quie­ro que mis hi­jos sal­gan a la ca­lle tan tran­qui­los. No me gus­ta, por mu­cho que ten­ga una bue­na po­si­ción eco­nó­mi­ca, que el de al la­do se es­té mu­rien­do de ham­bre. Ló­gi­co. Y no quie­ro eso ni en mi país ni en nin­gún otro. ¿Por eso en es­tos tiem­pos di­fí­ci­les su pro­gra­ma si­gue re­ce­tan­do la te­ra­pia del hu­mor? Sí, quie­ro po­ner una son­ri­sa en el es­pec­ta­dor. Y la gen­te tam­bién agra­de­ce que las co­sas no que­den en la im­pu­ni­dad, que al­guien di­ga al­go. Hay ese sen­ti­do crí­ti­co pa­ra que los he­chos y las de­ci­sio­nes po­co acer­ta­das no re­sul­ten gra­tis. Nú­ria Mo­re­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.