“EN CI­NE­CIT­TÀ TO­DO EL EQUI­PO PA­RE­CÍA­MOS NI­ÑOS EN EU­RO­DIS­NEY”

LLUÍS HO­MAR, pro­ta­go­nis­ta de ‘Im­pe­rium’ (An­te­na 3)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Ambicioso y arro­gan­te, así era el pre­tor Gal­ba en His­pa­nia. Sin em­bar­go, en el spin-off de la se­rie, Im­pe­rium, un an­ti­guo alia­do, Quin­to Ser­vi­lio Ci­pión (Pe­pe San­cho), es aho­ra su ar­chi­ene­mi­go y lo­gra que lo ex­pul­sen del se­na­do, ade­más de que­dar­se con su mu­jer y adop­tar a su hi­jo re­cién na­ci­do. Así en­con­tra­mos al personaje que in­ter­pre­ta Lluís Ho­mar en la se­rie his­tó­ri­ca que se es­tre­nó el miér­co­les 5 de sep­tiem­bre, en An­te­na 3, fra­ca­sa­do y hu­mi­lla­do. Y, có­mo no, ur­dien­do pla­nes; es­ta vez, pa­ra re­cu­pe­rar a su hi­jo. ¿Si­gue sien­do es­te Gal­ba de­rro­ta­do el ma­lo de la fun­ción? No el úni­co. Mien­tras que en His­pa­nia sí que era el Ma­lo, con ma­yús­cu­las, aho­ra lo que in­va­de las tra­mas de Im­pe­rium es el mal re­par­ti­do, si no en to­dos los per­so­na­jes, en ca­si to­dos. ¿Có­mo con­ti­nua­rá la re­la­ción con la que fue­ra su es­po­sa, Clau­dia? Nues­tra re­la­ción ya era ab­so­lu­ta­men­te pe­leo­na en His­pa­nia y, aho­ra que no es mi mu­jer, que­da mu­cho más cla­ro que es­ta­mos en ban­dos opues­tos. Su tra­to con ella ha si­do siem­pre más bien un mal­tra­to cons­tan­te. Sí, y no sólo psi­co­ló­gi­co, tam­bién fí­si­co, he lle­ga­do in­clu­so a pe­gar­la. De he­cho, al gra­bar esas es­ce­nas vio­len­tas, siem­pre te­nía mu­cho cui­da­do de no ha­cer­le da­ño… Y, por suer­te, nun­ca ocu­rrió nin­gún in­ci­den­te des­afor­tu­na­do. ¿Cuán­do em­pe­zó el ro­da­je de Im­pe­rium y cuán­to ha du­ra­do? Co­men­za­mos a gra­bar a prin­ci­pios de mar­zo de es­te año. El ro­da­je se alar­gó al­go más de tres me­ses, con un pro­me­dio de dos ca­pí­tu­los al mes. Las es­ce­nas se si­tua­ron en Es­pa­ña y tam­bién nos tras­la­da­mos a Ita­lia por pri­me­ra vez. ¿Qué tal la ex­pe­rien­cia de ro­dar los ex­te­rio­res en los mí­ti­cos es­tu­dios ro­ma­nos Ci­ne­cit­tà? Fue ma­ra­vi­llo­so, to­do el equi­po pa­re­cía­mos ni­ños en Eu­ro­dis­ney. La ca­ra que se nos po­nía al ver los de­co­ra­dos fan­tás­ti­cos que tie­nen en Ci­ne­cit­tà… Fue al­go muy es­ti­mu­lan­te, tan­to pa­ra los ac­to­res co­mo pa­ra to­dos los pro­fe­sio­na­les de pro­duc­ción. Real­men­te, fue co­mo una guin­da ma­ra­vi­llo­sa que vino muy bien al equi­po, que su­fre bas­tan­te, por­que los ro­da­jes son siem­pre muy in­ten­sos. Pa­ra in­ten­sas, las es­ce­nas de al­to vol­ta­je de Im­pe­rium… El am­bien­te eró­ti­co ya es­ta­ba pre­sen­te en His­pa­nia y, por su­pues­to, si­gue aho­ra. Las pa­sio­nes, el se­xo, la ani­ma­li­dad… to­dos es­tos ele­men­tos for­man par­te del ADN de am­bas se­ries. Creo, en to­do ca­so, que tra­ta­do de una for­ma muy ex­qui­si­ta. Y Gal­ba ¿se­gui­rá sa­cian­do sus de­seos for­zan­do mu­je­res? No, mi personaje es­tá tan cen­tra­do en sus lu­chas per­so­na­les y de po­der que no es­tá pa­ra esos me­nes­te­res. Hay in­clu­so al­gún mo­men­to en el que al­gu­na mu­jer se le ofre­ce, pe­ro él se nie­ga por­que, en es­ta eta­pa de la vi­da de Gal­ba, no tie­ne nin­gu­na ape­ten­cia car­nal. ¿Cree que la ten­den­cia ac­tual de la te­le­vi­sión a mos­trar más cuer­pos des­nu­dos (tan­to mas­cu­li­nos co­mo fe­me­ni­nos) ha­ce ga­nar au­dien­cias? Si se in­clu­yen es­ce­nas así, de­be res­pon­der a que así es. Y no me pa­re­ce mal, si los des­nu­dos es­tán in­cor­po­ra­dos con ele­gan­cia y los cuer­pos son bo­ni­tos de mi­rar. El pro­ble­ma es cuan­do se me­ten con cal­za­dor, por­que se ve ar­ti­fi­cio­so y so­bra. Yo in­tro­du­ci­ría los des­nu­dos sólo cuan­do tie­nen ló­gi­ca den­tro de la tra­ma. La fic­ción ha con­ta­do con un ase­sor his­tó­ri­co. ¿Cree que la se­rie re­fle­ja la Ro­ma de esa épo­ca, el si­glo II a.C.? Más que na­da, es­tá pa­ra que los guio­nis­tas no co­me­tan bar­ba­ri­da­des y to­da la his­to­ria ten­ga una cohe­ren­cia. Eso di­ce mu­cho a fa­vor de la for­ma de tra­ba­jar de la pro­duc­to­ra [Bam­bú], que se preo­cu­pa de que ha­ya una per­so­na que nos per­mi­ta im­buir­nos en el es­pí­ri­tu de la épo­ca. Hay mu­chas co­sas que des­co­no­ce­mos acer­ca de có­mo se vi­vía en aque­llos años, pe­ro, si po­de­mos apro­xi­mar­nos al má­xi­mo a la at­mós­fe­ra del im­pe­rio ro­mano y ha­cer­lo con ri­gor, me­jor. ¿Tie­ne más pro­yec­tos en car­te­ra? Voy a co­la­bo­rar en la se­rie de Al­bert Es­pi­no­sa Pul­se­ras rojas, cu­ya se­gun­da tem­po­ra­da se es­tá ro­dan­do aho­ra. Y tam­bién es­toy pen­dien­te de que se aca­be de ce­rrar la par­te de la fi­nan­cia­ción de al­gu­na pe­lí­cu­la. Tan cen­tra­do en tí­tu­los de ci­ne y te­le­vi­sión, ¿no echa de me­nos el tea­tro? Jus­ta­men­te, es­toy pen­san­do en vol­ver a su­bir­me al es­ce­na­rio, por­que ha­ce de­ma­sia­do tiem­po que no ha­go de ac­tor de tea­tro. Es­te año di­ri­gí una obra en Ma­drid, Lu­ces de bohe­mia, de Ra­món Ma­ría del Va­lle-In­clán, en el Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal. Y ya sien­to que va lle­gan­do el mo­men­to de re­gre­sar al tea­tro, qui­zá en el pla­zo de un año… Aun­que, un po­co, me he sa­ca­do la es­pi­ni­ta es­te ve­rano, en el Fes­ti­val Internacional de Tea­tro Clá­si­co de Mé­ri­da, don­de in­ter­pre­té Hé­la­de jun­to a Jo­sep Ma­ria Pou, Con­cha Ve­las­co y Ma­ri­bel Ver­dú. ¿Desea­ría tam­bién ro­dar otra tem­po­ra­da de Im­pe­rium? Mien­tras la se­rie sea un éxi­to, quie­ro se­guir sien­do Gal­ba. Seré fiel a Gal­ba siem­pre que ha­ya po­si­bi­li­dad, cla­ro. Y de ello tie­ne mu­cha cul­pa el di­rec­tor de la fic­ción, Car­los Se­des, con quien es un gus­to in­men­so tra­ba­jar. Apar­te, tal co­mo ter­mi­na la tra­ma ¿po­dría te­ner con­ti­nui­dad? Sí. Aho­ra se van a emi­tir seis ca­pí­tu­los, pe­ro he­mos guar­da­do los de­co­ra­dos con la in­ten­ción de se­guir gra­ban­do más epi­so­dios en el fu­tu­ro, si te­ne­mos el re­fren­do de la au­dien­cia. Nú­ria Mo­re­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.