La dis­cu­ti­da he­te­ro­ge­nei­dad de la te­le­vi­sión ame­ri­ca­na

La di­ver­si­dad ra­cial pre­sen­te en las se­ries no es del to­do fiel a la reali­dad

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV -

Ape­sar de que en nin­gún lu­gar es­té es­cri­to que la fic­ción te­le­vi­si­va tie­ne que ser un fiel re­fle­jo de la so­cie­dad, y de que las se­ries de te­le­vi­sión nun­ca in­ten­ta­ron ser un tra­ta­do so­bre so­cio­lo­gía, son nu­me­ro­sas las oca­sio­nes en las que se ha cri­ti­ca­do la es­ca­sa plu­ra­li­dad ra­cial pre­sen­te en la te­le­vi­sión nor­te­ame­ri­ca­na. Ya sea por par­te de un im­por­tan­te gru­po de pre­sión o por al­gu­na de las ca­ras más co­no­ci­das de la in­dus­tria, siem­pre hay al­gu­na pro­duc­ción que se con­vier­te en el cen­tro de las iras de al­guno de ellos. Las dos más re­cien­tes, Girls y Bun­heads. Si la pri­me­ra re­ci­bía las crí­ti­cas de la pren­sa y la au­dien­cia, que no ven cohe­ren­te que las vein­tea­ñe­ras pro­ta­go­nis­tas de la se­rie, que vi­ven en Brooklyn, no ten­gan con­tac­to con na­die que no sea blan­co, la se­gun­da su­frió la ira de Shon­da Rhi­mes, que pro­tes­tó en Twit­ter por la nu­la pre­sen­cia de ac­tri­ces afro­ame­ri­ca­nas en la fic­ción y la fal­ta de mo­de­los pa­ra sus hi­jas.

Se­gún el úl­ti­mo cen­so de Es­ta­dos Uni­dos, que se pu­bli­ca ca­da diez años, al­go más del 60% de la po­bla­ción es blanca, mien­tras que los his­pa­nos ya al­can­zan el 16% y los afro­ame­ri­ca­nos se con­vier­ten en la se­gun­da mi­no­ría, con el 12%. La pre­sen­cia asiá­ti­ca es al­go me­nor y su­po­ne el 4,7% de los 308 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del país. Por su par­te, el úl­ti­mo in­for­me del Screen Ac­tors Guild es­ti­ma que el 72,5% de los per­so­na­jes te­le­vi­si­vos son blan­cos, mien­tras que el 6,4% son his­pa­nos, el 13,3% afro­ame­ri­ca­nos y los asiá­ti­cos re­pre­sen­tan el 3,8%. Con los da­tos en­fren­te, re­sul­ta evi­den­te que las co­mu­ni­da­des más per­ju­di­ca­das son la his­pa­na y la asiá­ti­ca, y que la pre­sen­cia de per­so­na­jes afro­ame­ri­ca­nos es ma­yor en la fic­ción que en la so­cie­dad. Pe­ro ¿cuán­tos po­de­mos re­cor­dar en pa­pe­les pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les?

Pre­ci­sa­men­te, Shon­da Rhi­mes fue la res­pon­sa­ble de lan­zar Scan­dal, la pri­me­ra pro­duc­ción de una net­work en te­ner una mu­jer afro­ame­ri­ca­na co­mo pro­ta­go­nis­ta, ca­si cua­ren­ta años des­pués de Get Ch­ris­tie Lo­ve. Y, en lo que a hom­bres se re­fie­re, tras el fra­ca­so de The Event y Un­der­co­vers, los afro­ame­ri­ca­nos pa­re­cen re­le­ga­dos a tra­mas se­cun­da­rias o re­pre­sen­tan el es­te­reo­ti­po so­cial pro­ble­má­ti­co. Le­jos que­dan las se­ries de fa­mi­lias afro­ame­ri­ca­nas, una sen­da que abrió El show de Bill Cosby y que si­guie­ron Co­sas de ca­sa o El prín­ci­pe de Bel Air.

Pe­se a to­do, la di­fe­ren­cia en­tre la reali­dad y la fic­ción no pa­re­ce mo­les­tar más que a unos pocos, ya que, se­gún la con­sul­to­ra Niel­sen, los afro­ame­ri­ca­nos son los que más te­le­vi­sión ven, en Es­ta­dos Uni­dos, muy por de­lan­te de asiá­ti­cos, his­pa­nos y blan­cos. Alo­ña F. La­rre­chi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.