Pe­rio­dis­mo de fic­ción

Coin­ci­dien­do con la re­cien­te lle­ga­da de ‘The News­room’ a Ca­nal+, re­pa­sa­mos las se­ries que se han aden­tra­do en re­dac­cio­nes y pla­tós pa­ra re­tra­tar los me­dios de co­mu­ni­ca­ción

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV -

Hay quien se aven­tu­ra a au­gu­rar que el pe­rio­dis­mo ha muer­to; no así en la pe­que­ña pan­ta­lla, si te­ne­mos en cuen­ta que The News­room se ha re­ve­la­do co­mo una de las se­ries más exi­to­sas de la tem­po­ra­da. En su nue­va crea­ción, Aa­ron Sor­kin, uno de los per­so­na­jes más in­flu­yen­tes del uni­ver­so ca­tó­di­co en las úl­ti­mas dé­ca­das, au­tor de una de las me­jo­res se­ries de to­dos los tiem­pos, co­mo fue El ala oes­te de la Ca­sa Blanca, se en­tre­me­te, una vez más, en el mun­do de la in­for­ma­ción pa­ra ofre­cer­nos un re­tra­to, no sin al­tas do­sis de ro­man­ti­cis­mo, del ofi­cio co­mu­ni­ca­ti­vo. Sin em­bar­go, y aun sin go­zar de la po­pu­la­ri­dad en la pe­que­ña pan­ta­lla de gre­mios co­mo el de los mé­di­cos o los po­li­cías, The News­room no es la pri­me­ra se­rie que se fi­ja en pre­sen­ta­do­res, re­por­te­ros o plu­mi­llas pa­ra tra­zar sus tra­mas. De Lou Grant a Pe­rio­dis­tas, son di­ver­sos los tí­tu­los que han in­ten­ta­do re­tra­tar el cuar­to po­der, a ve­ces am­pa­rán­do­se en esa má­xi­ma tram­po­sa que di­ce que no de­jes que la ver­dad te es­tro­pee una bue­na his­to­ria. ‘LOU GRANT’ En el spin-off de la po­pu­lar The Mary Ty­ler Moo­re Show, nos en­con­tra­mos a Lou Grant, personaje in­ter­pre­ta­do por el ac­tor Ed­ward As­ner, co­mo je­fe de la sec­ción lo­cal del ro­ta­ti­vo Los An­ge­les Tri­bu­ne. Con el ca­so del Wa­ter­ga­te aún co­lean­do (de he­cho, el personaje de Mar­ga­ret Pyn­hon, la in­fle­xi­ble edi­to­ra del Tri­bu­ne, es­tá di­rec­ta­men­te ins­pi­ra­do en la fi­gu­ra de Kat­ha­ri­ne Grahan, edi­to­ra de The Washington Post, dia­rio que des­ta­pó el es­cán­da­lo de las es­cu­chas en la se­de del Par­ti­do De­mó­cra­ta), Lou Grant se re­ve­la co­mo una se­rie tru­fa­da de tó­pi­cos: plu­mi­llas de vi­da caó­ti­ca pe­ro siem­pre en bús­que­da de la ver­dad. Si, en la dé­ca­da de los se­ten­ta, las au­las de las fa­cul­ta­des de pe­rio­dis­mo se lle­na­ron de jó­ve­nes de­seo­sos por dar con una ex­clu­si­va, fue por cul­pa su­ya. ‘MURPHY BROWN’ Pocos pe­rio­dis­tas, reales o de fic­ción, han go­za­do de la po­pu­la­ri­dad que tu­vo la pre­sen­ta­do­ra del in­for­ma­ti­vo FYI, Murphy Brown. Un personaje iró­ni­co, cuan­do no co­rro­si­vo, que re­pre­sen­ta­ba los va­lo­res de una mu­jer in­de­pen­dien­te en un sec­tor has­ta en­ton­ces mo­no­po­li­za­do por in­for­ma­do­res mas­cu­li­nos. Un da­to co­rro­bo­ra la in­fluen­cia que tu­vo, en su mo­men­to, es­ta sit-com pro­du­ci­da por CBS: cuan­do los guio­nis­tas de­ci­die­ron que la pro­ta­go­nis­ta, in­ter­pre­ta­da por la ac­triz Can­din­ce Ber­gen, fue­ra ma­dre sol­te­ra, se ge­ne­ró tal debate, en la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, que in­clu­so el en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Dan Quay­le, to­mó car­tas en el asun­to, y no du­dó en cri­ti­car la tra­ma por la fal­ta de mo­ra­li­dad. Una pré­di­ca en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral que, hoy en día, se co­no­ce co­mo el dis­cur­so Murphy Brown. ‘SPORTS NIGHT’ Pri­me­ra in­cur­sión de Aa­ron Sor­kin en el uni­ver­so ca­tó­di­co. Pro­ta­go­ni­za­da por Fe­li­city Huff­mann –tiem­po des­pués, una po­pu­lar mu­jer de­ses­pe­ra­da–, Josh Charles –re­cien­te­men­te, en The Good Wi­fe– y Pe­ter Krau­se –pro­ta­go­nis­ta de A dos me­tros ba­jo tie­rra–, Sports Night nos aden­tra en el mun­do del tan­tas ve­ces vi­li­pen­dia­do pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo en te­le­vi­sión. Un tí­tu­lo en el que ya se in­tu­yen to­dos los ele­men­tos que han mar­ca­do la obra del crea­dor de The News­room: pe­rio­dis­tas que vi­ven su pro­fe­sión con una pasión que ro­za lo en­fer­mi­zo y una vi­sión idí­li­ca, ca­si azu­ca­ra­da, y mu­chas ve­ces irreal, del mun­do de la co­mu­ni­ca­ción. De acuer­do, Sor­kin edul­co­ra, pe­ro tal vez por eso sus pro­duc­tos son irre­sis­ti­bles. ‘STA­TE OF PLAY’ Po­cas re­dac­cio­nes tie­nen una ac­ti­vi­dad tan fe­bril co­mo la de The He­rald, el pe­rió­di­co en el que se in­ves­ti­gan dos ex­tra­ños ca­sos de ase­si­na­to apa­ren­te­men­te sin nin­gún ti­po de re­la­ción. Sin em­bar­go, to­do cam­bia cuan­do la his­to­ria cae en ma­nos de Cal McCaf­frey, la fir­ma más pres­ti­gio­sa de la gaceta, y De­lla Smith, jo­ven re­por­te­ra de gran ta­len­to que an­sía lle­gar has­ta el fon­do del asun­to. In­tri­gas po­lí­ti­cas, di­le­mas morales, éti­ca pro­fe­sio­nal…, ali­cien­tes que con­for­man es­ta pro­duc­ción que la BBC es­tre­nó en 2006 y que, tres años des­pués, se lle­vó a la gran pan­ta­lla en una pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma, pro­ta­go­ni­za­da por Rus­sell Cro­we y Ben Af­fleck. Se es­tre­nó con el tí­tu­lo La som­bra del po­der. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.