EL ES­PEC­TÁCU­LO DE J.J. ABRAMS

J.J. Abrams ha pues­to una bol­sa de pa­lo­mi­tas en el mi­cro­on­das y el re­sul­ta­do ha si­do Re­vo­lu­tion, una nue­va se­rie que apues­ta por el en­tre­te­ni­mien­to pu­ro y du­ro. Un mis­te­rio cen­tral, es­ce­nas de ac­ción es­pec­ta­cu­la­res y un rit­mo al­tí­si­mo son las cla­ves de un

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

Los avio­nes caen del cie­lo, en el pri­mer epi­so­dio de Re­vo­lu­tion, pa­ra no per­der la tra­di­ción de la mar­ca J.J. Abrams. Es­ta vez, la cau­sa es un apa­gón glo­bal que, de la no­che a la ma­ña­na, de­ja el mun­do sin elec­tri­ci­dad. Ni te­le­vi­so­res, ni or­de­na­do­res, ni mó­vi­les, ni tan­tos otros gad­gets que, hoy en día, nos pa­re­cen tan ne­ce­sa­rios. El mun­do tec­no­ló­gi­co en el que vi­vi­mos se va al ga­re­te y la hu­ma­ni­dad re­tro­ce­de a una era ru­ral, en la que man­dan los más fuer­tes, es de­cir, los mi­li­ta­res, se­ño­res de la gue­rra que se dispu­tan las di­ver­sas re­gio­nes del pla­ne­ta. És­te es el es­ce­na­rio en el que nos ins­ta­la Re­vo­lu­tion en po­co me­nos de cin­co mi­nu­tos, y es que la ve­lo­ci­dad es una de las se­ñas de iden­ti­dad de una se­rie que con­cen­tra to­da la energía y el en­tu­sias­mo en en­tre­te­ner al es­pec­ta­dor, en te­ner­lo pe­ga­do al so­fá vi­bran­do con lo que ocu­rre en la pan­ta­lla.

J.J. Abrams ha re­cu­pe­ra­do su ca­ra más co­mer­cial, la que es ca­paz de me­ter al es­pec­ta­dor en una es­pi­ral de mis­te­rios, sím­bo­los ex­tra­ños y per­so­na­jes que no son lo que pa­re­cen pa­ra lue­go de­jar­lo col­ga­do de un cliff­han­ger, al fi­nal de ca­da epi­so­dio. Y, en el arte de dar es­qui­na­zo, al crea­dor de Per­di­dos no le ga­na na­die, que por al­go fue ca­paz de te­ner al mun­do en vi­lo du­ran­te las seis tem­po­ra­das de la se­rie de la is­la. Cons­cien­te de que su pun­to fuer­te siem­pre han si­do la acro­ba­cia y los gol­pes de efec­to, en Re­vo­lu­tion se lan­za por los ca­mi­nos del block­bus­ter, po­nien­do el es­pec­tácu­lo por en­ci­ma de los per­so­na­jes. Aquí no hay pre­gun­tas fi­lo­só­fi­cas, ni in­ten­si­dad dra­má­ti­ca, ni un tra­ba­jo pro­fun­do con las tra­mas per­so­na­les co­mo en Per­di­dos. Aquí hay es­ce­nas de ac­ción des­lum­bran­tes, co­reo­gra­fías dig­nas de una pe­lí­cu­la de kung-fu y mu­chas in­cóg­ni­tas por re­sol­ver.

ES­CE­NAS DE ES­PA­DA­CHI­NES

La ca­tás­tro­fe ini­cial de­ja pa­so, co­mo ya es tra­di­cio­nal en la obra del au­tor, a un he­cho inex­pli­ca­ble que sir­ve pa­ra po­ner en mar­cha un mis­te­rio: ¿qué ha pro­vo­ca­do el apa­gón?, ¿exis­te un res­pon­sa­ble?, ¿hay al­gu­na for­ma de echar mar­cha atrás y que el mun­do vuel­va a ser co­mo era? Mien­tras esas pre­gun­tas em­pie­zan a ha­cer pop en la ca­be­za del es­pec­ta­dor, Re­vo­lu­tion nos po­ne en con­tac­to con sus pro­ta­go­nis­tas. El pa­pel des­ta­ca­do se lo lle­va Char­lie, un personaje que en­ca­ja con el pro­to­ti­po de he­roí­na de J.J. Abrams: de­li­ca­da por fue­ra, du­ra por den­tro, y con una gran res­pon­sa­bi­li­dad por de­lan­te. Pe­ro, cu­rio­sa­men­te, la ac­triz que la in­ter­pre­ta, la jo­ven Tracy Spi­ri­dia­kos, no la des­cu­brió el pro­duc­tor, sino el guio­nis­ta Eric Krip­ke, que le dio su pri­mer

pa­pel en un epi­so­dio de So­bre­na­tu­ral. De he­cho, Krip­ke se­rá el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de Re­vo­lu­tion, en­car­gán­do­se del día a día, y a quien habrá que pe­dir­le cuen­tas si el guión, al fi­nal, no es­tá a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas, mien­tras que Abrams ejer­ce­rá de pro­duc­tor eje­cu­ti­vo del pro­yec­to, de pa­dre de la cria­tu­ra que se que­da al mar­gen.

Co­mo Syd­ney Bris­tow, Oli­via Dun­ham, Rebecca Mad­sen y otras mu­je­res de la fac­to­ría Abrams, Char­lie ten­drá en sus ma­nos la po­si­bi­li­dad de ha­cer que la elec­tri­ci­dad re­gre­se a la Tie­rra. Por su­pues­to, pa­ra con­se­guir­lo ten­drá que en­fren­tar­se a de­ce­nas de per­so­na­jes in­tere­sa­dos en re­cu­pe­rar esa fuen­te de energía y usar­la pa­ra sus pro­pios fi­nes. En un mun­do que se ha que­da­do a os­cu­ras, la tec­no­lo­gía es el ar­ma de­fi­ni­ti­va pa­ra cual­quie­ra de los se­ño­res de la gue­rra que quie­ren do­mi­nar la nue­va era de la hu­ma­ni­dad. El pri­me­ro en ir de­trás de la pis­ta de Char­lie y su fa­mi­lia es el ca­pi­tán Ne­vi­lle, un personaje in­ter­pre­ta­do por Gian­car­lo Es­po­si­to (Gus Fring en Breaking Bad), que, de nue­vo, se en­fun­da en la piel de un in­di­vi­duo apa­ren­te­men­te afa­ble que, en cues­tión de se­gun­dos, pue­de cam­biar por com­ple­to y con­ver­tir­se en un ti­rano des­pia­da­do.

Pa­ra li­diar con és­te y otros enemi­gos, Char­lie po­drá con­tar con la ayu­da de su tío, Mi­les, in­ter­pre­ta­do por Billy Bur­ke ( Cre­púscu­lo), que re­nun­cia­rá a su re­ti­ro vo­lun­ta­rio en un bar, don­de aho­ga las pe­nas en al­cohol al es­ti­lo Mal­colm Rey­nolds, pa­ra echar­le un ca­ble con los com­ba­tes de es­gri­ma. Pues la in­tro­duc­ción del sa­ble y la ba­lles­ta es uno de los gran­des acier­tos de Re­vo­lu­tion, que or­ga­ni­za vis­to­sas pe­leas de es­pa­da­chi­nes, con sal­tos mor­ta­les y acro­ba­cias que de­jan al es­pec­ta­dor bo­quia­bier­to, y que son la esen­cia de una fic­ción que no se preo­cu­pa por la ve­ro­si­mi­li­tud de lo que ex­pli­ca, sino de que lo que ex­pli­ca sea alu­ci­nan­te. Por su­pues­to, la ca­pa­ci­dad del es­pec­ta­dor pa­ra sa­cri­fi­car cier­tos ele­men­tos en fa­vor del en­tre­te­ni­mien­to se­rá fun­da­men­tal pa­ra que la pro­pues­ta fun­cio­ne. Di­cho de otro mo­do: si bus­can rea­lis­mo pier­den el tiem­po, con Re­vo­lu­tion.

Se tra­ta de una se­rie pa­ra ver cuan­do uno sólo quie­re pa­sár­se­lo en gran­de y no pen­sar en ex­ce­so. Es el ba­ti­do ideal tras un du­ro día de tra­ba­jo, cuan­do no quie­res ni oír ha­blar de los di­le­mas exis­ten­cia­les de ese personaje de la se­rie de HBO que es tan in­tere­san­te. La úni­ca pre­ten­sión, aquí, es la di­ver­sión, un ob­je­ti­vo que la nue­va se­rie de SyFy Es­pa­ña con­si­gue su­pe­rar con no­ta en un pri­mer epi­so­dio di­ri­gi­do por Jon Fa­vreau ( Iron Man), y que de­ja al es­pec­ta­dor con ga­nas de más. El re­to, por su­pues­to, es des­per­tar el mis­mo in­te­rés a me­di­da que avan­ce la tem­po­ra­da, pues, en es­te ti­po de se­ries, lo que es re­la­ti­va­men­te fá­cil es pre­sen­tar un ini­cio de­mo­le­dor, pe­ro más di­fí­cil re­sul­ta lo­grar que los es­pec­ta­do­res si­gan pe­ga­dos a la pan­ta­lla a me­di­da que pro­gre­sa la tra­ma. La his­to­ria de la te­le­vi­sión re­cien­te pre­sen­ta di­ver­sas ex­pe­rien­cias de fic­cio­nes si­mi­la­res que han fra­ca­sa­do es­tre­pi­to­sa­men­te tras pi­lo­tos es­pec­ta­cu­la­res. Sólo el tiem­po di­rá si el nue­vo mis­te­rio de J.J. Abrams tie­ne fu­tu­ro a lar­go pla­zo. Toni de la To­rre

FO­TO DE POR­TA­DA E IN­TE­RIOR: WAR­NER BROS EN­TER­TAIN­MENT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.