El ‘Tre­me’ más con­tes­ta­ta­rio

Los per­so­na­jes gri­tan ‘¡Bas­ta!’ en la ter­ce­ra tem­po­ra­da

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV - Toni de la To­rre

El mun­do se ha ol­vi­da­do de Nue­va Or­leans, pe­ro Da­vid Si­mon no. Sie­te años des­pués del pa­so del hu­ra­cán Ka­tri­na, el crea­dor de Tre­me si­gue in­tere­sa­do en con­tar al mun­do una reali­dad que ha­ce tiem­po que ha des­apa­re­ci­do de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Y, es­ta vez, lo ha­ce con un es­pí­ri­tu de re­be­lión que ha im­preg­na­do a to­dos los per­so­na­jes. Esas pe­que­ñas his­to­rias, esos día a día in­sig­ni­fi­can­tes que cons­ti­tu­yen el co­ra­zón y el al­ma de la ciu­dad, han de­ci­di­do re­be­lar­se en los nue­vos epi­so­dios, que se es­tre­nan es­te do­min­go, en HBO. En la pri­me­ra tem­po­ra­da, lu­cha­ron por vol­ver a sus ca­sas, inun­da­das y en un es­ta­do muy de­te­rio­ra­do. En la se­gun­da, lu­cha­ron con­tra la au­sen­cia de ayu­das del go­bierno y la de­cep­ción de unas pro­me­sas va­cías. En la ter­ce­ra, di­cen bas­ta.

NO (DES)ES­PE­RAN: LU­CHAN

Los pro­ta­go­nis­tas de Tre­me han de­ci­di­do de­jar de es­pe­rar una sal­va­ción, de­jar de ren­dir­se an­te una bu­ro­cra­cia que aho­ga a la ciu­dad y an­te el cri­men en au­men­to. Por pri­me­ra vez, en la fic­ción, se al­zan pa­ra re­cla­mar sus de­re­chos y re­cu­pe­rar su ho­gar. Y van a ha­cer­lo uni­dos, mar­can­do dis­tan­cias res­pec­to a la es­truc­tu­ra de his­to­rias cru­za­das que ha ca­rac­te­ri­za­do la se­rie has­ta aho­ra. El es­pí­ri­tu de la co­mu­ni­dad de Nue­va Or­leans, más fuer­te que nun­ca, se­rá el au­tén­ti­co pro­ta­go­nis­ta de Tre­me, es­pe­cial­men­te en las tra­mas de Wen­dell Pier­ce (que in­ter­pre­ta a Ba­tis­te) y Phillys Mon­ta­na Le­Blanc (su es­po­sa), am­bos ac­to­res na­ti­vos de Nue­va Or­leans que vi­vie­ron en pri­me­ra per­so­na el desas­tre del Ka­tri­na, y los me­jo­res re­pre­sen­tan­tes de esa ciu­dad que re­na­ce en­tre los es­com­bros.

En el la­do opues­to, en­con­tra­mos al ambicioso Nel­son Hi­dal­go, in­ter­pre­ta­do por Jon Se­da ( Oz), que, en los nue- vos epi­so­dios, eje­cu­ta­rá los pla­nes del go­bierno pa­ra de­rri­bar ca­sas de la ciu­dad. Y, co­mo ocu­rrió en la vi­da real, se co­me­te­rán erro­res con las lis­tas de vi­vien­das, di­vi­di­das en­tre las que hay que de­jar co­mo es­tán, las que hay que re­pa­rar y las que hay que de­rri­bar. La fu­ria y la in­dig­na­ción de los ciu­da­da­nos de Nue­va Or­leans re­so­na­rán en una ter­ce­ra tem­po­ra­da en la que Si­mon ha ele­va­do unos cuan­tos gra­dos su dis­cur­so de de­nun­cia so­cial, acer­can­do la se­rie a la re­cor­da­da The Wi­re, pe­ro sin ol­vi­dar la mú­si­ca, au­tén­ti­co mo­tor de una fic­ción que si­gue sien­do una de­li­ca­tes­sen pa­ra mi­no­rías. Pón­gan­se los au­ri­cu­la­res y suban el vo­lu­men: Tre­me ha vuel­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.