“No he ve­ni­do a TVC a cum­plir nin­gún man­da­to po­lí­ti­co”

EU­GE­NI SA­LLENT, di­rec­tor de TVC Eu­ge­ni Sa­llent se­gu­ra­men­te se en­cuen­tra fren­te al re­to más com­pli­ca­do de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, ha­cer­se car­go de la di­rec­ción de TVC sus­ti­tu­yen­do a un personaje de la re­le­van­cia de Mònica Te­rri­bas y afron­tan­do una si­tu

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA - Oriol Ro­drí­guez

Fue el ar­qui­tec­to de RAC1. Res­pon­sa­ble, co­mo ge­ren­te y di­rec­tor, de mo­de­lar la pro­gra­ma­ción de la emi­so­ra del Gru­po Go­dó. En tan sólo diez años, la con­vir­tió en la ra­dio lí­der en au­dien­cia en Ca­ta­lun­ya. An­te­rior­men­te ges­tor de Ca­ta­lun­ya Rà­dio, el pa­sa­do mes de abril re­gre­só a los me­dios pú­bli­cos, co­mo di­rec­tor de TVC, em­pre­sa que atien­de con el ob­je­ti­vo, pe­se a la co­yun­tu­ra ac­tual, de se­guir con­so­li­dan­do Te­le­vi­sió de Ca­ta­lun­ya co­mo un re­fe­ren­te ab­so­lu­to del pa­no­ra­ma au­dio­vi­sual, pre­ser­van­do la in­trans­fe­ri­ble iden­ti­dad de la ca­de­na.

No era un en­car­go fá­cil, ¿cuál fue su reac­ción cuan­do le ofre­cie­ron di­ri­gir Te­le­vi­sió de Ca­ta­lun­ya? En pri­mer lu­gar, de mu­cha ilu­sión. Di­ri­gir TVC es un re­to pa­ra una per­so­na que, co­mo yo, ha de­di­ca­do gran par­te de su vi­da la­bo­ral a la ges­tión de me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Y, sien­do la te­le­vi­sión de mi país, es un ho­nor. Un re­to muy im­por­tan­te y tras­cen­den­te, pe­ro ilu­sio­nan­te. Lo afron­to con ga­nas de con­tri­buir a ha­cer cre­cer TVC.

“Nos ha to­ca­do vi­vir mo­men­tos com­pli­ca­dos y eso nos obli­ga a lo­grar los ob­je­ti­vos mar­ca­dos con me­nos re­cur­sos. És­te es el re­to de TVC”

Us­ted, que an­te­rior­men­te ha­bía si­do ge­ren­te de Ca­ta­lun­ya Rà­dio, y ge­ren­te y di­rec­tor de RAC1, ¿ha­bía lle­ga­do a plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de di­ri­gir TVC? Aun­que uno pue­da es­tar en bo­ca de mu­cha gen­te, nun­ca me lo ha­bía plan­tea­do se­ria­men­te has­ta que me lle­gó la pro­pues­ta en fir­me. Fue en­ton­ces cuan­do abrí un pe­rio­do de re­fle­xión pa­ra aca­bar de de­ci­dir­me. Por­que, fren­te a una ta­rea co­mo és­ta, es inevi­ta­ble que uno se plan­tee si ten­drá la ca­pa­ci­dad y la energía ne­ce­sa­rias pa­ra po­der lle­var a ca­bo su co­me­ti­do.

¿Qué fue más di­fí­cil, aban­do­nar RAC1, una ra­dio que us­ted hi­zo lí­der, o acep­tar di­ri­gir TV3? Aban­do­nar RAC1 me su­po mal por las com­pli­ci­da­des que te­nía, y por­que era un pro­yec­to que vi na­cer y al que he de­di­ca­do unos años de mi vi­da que han si­do mag­ní­fi­cos, en los que he dis­fru­ta­do y apren­di­do mu­cho. Pe­ro es­ta puer­ta que se abría me per­mi­tía evo­lu­cio­nar pro­fe- sio­nal­men­te y asu­mir un re­to ma­yúscu­lo, co­mo es di­ri­gir el me­dio de co­mu­ni­ca­ción más im­por­tan­te del país.

Sus­ti­tuir a al­guien de la sig­ni­fi­ca­ción de Mònica Te­rri­bas tam­po­co ha de ser sencillo. La ver­dad es que en to­do mo­men­to me he sen­ti­do muy bien re­ci­bi­do. Lo he di­cho en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes: el tra­ba­jo que se ha he­cho en TVC y el le­ga­do que he he­re­da­do de Mònica Te­rri­bas es ex­ce­len­te. En mu­chos as­pec­tos, es­toy si­guien­do su lí­nea, por­que hay mu­chas co­sas que fun­cio­nan muy bien. Uno de los fac­to­res más des­ta­ca­bles de TVC es que tie­ne un mo­de­lo de pro­gra­ma­ción muy bien de­fi­ni­do y equi­li­bra­do, que go­za del fa­vor de los te­les­pec­ta­do­res, por­que las ci­fras de au­dien­cia así lo ava­lan. Por lo tan­to, los fac­to­res cua­li­ta­ti­vos y cuan­ti­ta­ti­vos de TVC son, sin du­da, su va­lor más im­por­tan­te. Un mé­ri­to, eso sí, que no es tan sólo de la an­te­rior di­rec­ción, sino de trein­ta años de exis­ten­cia de es­ta te­le­vi­sión. Trein­ta años de pro­fe­sio­na­les que han de­ja­do su im­pron­ta y que la si­guen de­jan­do.

Hu­bo quien qui­so ver un tras­fon­do par­ti­dis­ta en su de­sig­na­ción co­mo di­rec­tor de TVC. Siem­pre que se pro­du­cen cam­bios, más en em­pre­sas pú­bli­cas, habrá quien pre­ten­da rea­li­zar es­ta lec­tu­ra. Yo ten­go la con­cien­cia muy tran­qui­la, por­que no he ve­ni­do a TVC a cum­plir nin­gún man­da­to po­lí­ti­co, sino, con mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal, a in­ten­tar ayu­dar a ges­tio­nar es­ta ca­sa. Ven­go a in­ten­tar de­jar mi apor­ta­ción y que el día que me mar­che pue­da ha­cer­lo pen­san­do que to­do el tra­ba­jo ha va­li­do la pe­na, por­que he ayu­da­do a que es­ta te­le­vi­sión ha­ya se­gui­do cre­cien­do.

¿Qué le gus­ta­ría apor­tar a TVC? Nos ha to­ca­do vi­vir unos mo­men­tos com­pli­ca­dos, so­bre to­do en lo eco­nó­mi­co, y eso nos obli­ga a lo­grar los ob­je­ti­vos mar­ca­dos con me­nos re­cur­sos. És­te es el re­to.

Ha in­sis­ti­do en ello en más de una oca­sión: us­ted no es un co­mu­ni­ca­dor, sino un ges­tor. An­te la ac­tual si­tua­ción eco­nó­mi­ca, ¿cree que es por ello que fue de­sig­na­do di­rec­tor de TVC? Efec­ti­va­men­te, no soy pe­rio­dis­ta ni pre­ten­do ser­lo. Es evi­den­te que una par­te de mi ex­pe­rien­cia la­bo­ral me ha acer­ca­do a as­pec­tos más pro­pios de la ges­tión. Pro­ba­ble­men­te, és­te sea uno de los mo­ti­vos que ha­yan po­di­do in­fluen­ciar en la de­ci­sión de pro­po­ner­me co­mo di­rec­tor de TVC. Pe­ro me gus­ta­ría creer que tam­bién ha si­do por­que mi ex­pe­rien­cia en me­dios de co­mu­ni­ca­ción se ha tra­du­ci­do en mo­de­los de pro­gra­ma­ción só­li­dos y, por lo tan­to, com­pa­ti­bles con lle­var a ca­bo una bue­na ges­tión.

La re­cien­te re­for­ma de la Ley Ge­ne­ral de Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual dic­ta que las te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas no pue­den ge­ne­rar dé­fi­cit si de­sean se­guir sien­do pú­bli­cas. ¿Es es­to po­si­ble en un pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co co­mo el ac­tual? La úni­ca ma­ne­ra de lo­grar­lo es apli­can­do cri­te­rios de ges­tión muy es­cru­pu­lo­sos; va­ya, no gas­tan­do más de lo que tie­nes y sien­do ca­paz de op­ti­mi­zar los re­cur­sos de los que dis­po­nes, es­pe­cial­men­te los re­cur­sos in­ter­nos.

Con la re­for­ma que per­mi­te la pri­va­ti­za­ción de las te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas, ¿en al­gún mo­men­to se ha plan­tea­do que TVC de­je de ser pú­bli­ca? Nun­ca, en ab­so­lu­to. Hay un am­plio con­sen­so por que­rer pre­ser­var TV3 co­mo un mo­de­lo de te­le­vi­sión pú­bli­ca al ser­vi­cio del ciu­da­dano y el país. En nin­gún ca­so se ha plan­tea­do el pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción.

Di­ver­sas te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas es­tán tra­mi­tan­do ex­pe­dien­tes de re­gu­la­ción de em­pleo y se es­pe­cu­ló que in­clu­so pa­sa­ra en TVC. TVC siem­pre ha te­ni­do el mis­mo po­si­cio­na­mien­to fren­te a es­ta me­di­da: el ERE ha de ser la úl­ti­ma, úl­ti­ma, úl­ti­ma de las po­si­bi­li­da­des y sa­li­das. Sí que es­ta­mos tra­ba­jan­do

“Hay un am­plio con­sen­so por que­rer pre­ser­var TVC co­mo un mo­de­lo de te­le­vi­sión pú­bli­ca al ser­vi­cio del ciu­da­dano y el país”

en un plan de via­bi­li­dad que per­mi­ta re­de­fi­nir el mo­de­lo de ges­tión em­pre­sa­rial, y que nos ayu­de a adap­tar­nos a los re­cur­sos de los que dis­po­ne­mos. Du­ran­te es­te úl­ti­mo año, y se­gu­ra­men­te en los que ven­drán, es­ta­mos dis­po­nien­do de me­nos apor­ta­ción pú­bli­ca. Eso, su­ma­do a que la pu­bli­ci­dad es­tá dis­mi­nu­yen­do, men­gua nues­tros re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Un es­ce­na­rio en el que, dis­po­nien­do de me­nos po­si­bles, tie­nes que al­can­zar los mis­mos ob­je­ti­vos: que TVC si­ga sien­do una te­le­vi­sión de re­fe­ren­cia.

A ini­cios de agos­to, se fil­tró un e-mail des­de el co­rreo del pre­si­den­te del Con­se­jo de Di­rec­ción de la Cor­po­ra­ció Ca­ta­la­na de Mit­jans, Brau­li Duart, en el que se ex­po­nían los da­tos sa­la­ria­les y el cálcu­lo del des­pi­do de to­dos los tra­ba­ja­do­res del en­te. ¿Se sa­be ya quién di­fun­dió esa in­for­ma­ción? No. Aque­llo fue un de­li­to. En su mo­men­to se reali­zó una de­nun­cia y es­tá en pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción.

Una de las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes que reali­zó al asu­mir el car­go fue que as­pi­ra­ba a una te­le­vi­sión des­po­li­ti­za­da. ¿A qué se re­fe­ría? A que hay un mo­de­lo de te­le­vi­sión y pe­rio­dis­mo que vi­ve muy pen­dien­te de los po­lí­ti­cos y po­co pen­dien­te de la ac­tua­li­dad y lo que real­men­te preo­cu­pa a la gen­te. Pe­ro que ha­ya la vo­lun­tad de des­po­li­ti­zar no quie­re de­cir que no es­te­mos aten­tos a to­do lo que su­ce­de en el mun­do de la po­lí­ti­ca, por­que mar­ca nues­tro día a día. Pe­ro el jue­go de la de­cla­ra­ción, la ré­pli­ca y la con­tra­rré­pli­ca en­tre po­lí­ti­cos creo que aca­ba ge­ne­ran­do un mo­de­lo de pro­gra­ma­ción y con­te­ni­dos que, en ge­ne­ral, can­sa.

Ha­blan­do de po­li­ti­za­ción en los me­dios pú­bli­cos, ¿qué opi­na de los úl­ti­mos nom­bra­mien­tos y ce­ses

que se han pro­du­ci­do en la te­le­vi­sión pú­bli­ca es­pa­ño­la, TVE? No soy la per­so­na más in­di­ca­da pa­ra opi­nar so­bre ello. Los res­pon­sa­bles de ges­tio­nar TVE se su­po­ne que lo ha­cen con el me­jor cri­te­rio po­si­ble. Ca­da di­rec­ción nue­va tie­ne la po­tes­tad de ro­dear­se de su pro­pio equi­po, pe­ro, in­sis­to, no quie­ro en­trar a va­lo­rar si me gus­ta más o me­nos lo que ha su­ce­di­do en TVE; en­tre otras co­sas, por­que no ten­go su­fi­cien­tes ele­men­tos de jui­cio. De lo que sí pue­do ha­blar es de lo que he he­cho aquí, en TVC: en los pocos me­ses que llevo al fren­te de la la ca­de­na, ha ha­bi­do al­gu­nos cam­bios en los ór­ga­nos de di­rec­ción, pe­ro que no han afec­ta­do el mo­de­lo de pro­gra­ma­ción. De he­cho, mi lle­ga­da no ha su­pues­to la in­cor­po­ra­ción de na­die que no es­tu­vie­ra tra­ba­jan­do ya en TVC, sino que me apo­ya­do en gen­te de la ca­sa.

Se aca­ba de sa­ber que des­apa­re­ce­rá el ca­nal 3XL y que el 33 pa­sa­rá a ocu­par su lu­gar, com­par­tien­do fre­cuen­cia con el ca­nal Su­per3. ¿Qué suer­te le es­pe­ra a otra ca­de­na te­má­ti­ca, Es­port 3? En pri­mer lu­gar, ten­dría que ex­pli­car que lo que se ha he­cho es re­dis­tri­buir los con­te­ni­dos, y eso, efec­ti­va­men­te, su­po­ne la su­pre­sión de una de las pan­ta­llas que te­nía­mos has­ta aho­ra, el 3XL. TVC tra­ba­ja­ba con cin­co ca­na­les, más el HD, y a par­tir de oc­tu­bre tra­ba­ja­re­mos con cua­tro ca­na­les, más el HD. En un mis­mo ca­nal con­vi­vi­rán la pro­gra­ma­ción in­fan­til y la pro­gra­ma­ción cul­tu­ral, el ca­nal Su­per3 y el 33. Y, en el ca­so de Es­port3, lo que ha­re­mos se­rá abrir su pro­gra­ma­ción más allá del de­por­te, tra­zan­do unas fran­jas te­má­ti­cas en las que en­cuen­tren su es­pa­cio pro­gra­mas de­di­ca­dos a la na­tu­ra­le­za, la aven­tu­ra, el tu­ris­mo, la gas­tro­no­mía… Al­go que, al mis­mo tiem­po, su­po­ne que TV3 asu­ma par­te de los con­te­ni­dos que se es­ta­ban emi­tien­do en otros ca­na­les y que cree­mos que, por su ca­rác­ter ge­ne­ra­lis­ta y di­vul­ga­ti­vo, pue­den en­con­trar su

“Mi lle­ga­da no ha su­pues­to la in­cor­po­ra­ción de na­die que no es­tu­vie­ra tra­ba­jan­do ya en TVC”

es­pa­cio en la ven­ta­na del pri­mer ca­nal de TVC. Una re­dis­tri­bu­ción que ya con­si­de­ra­mos de­fi­ni­ti­va, y que, por lo tan­to, no es el pri­mer pa­so de na­da que va­ya más allá o que en el fu­tu­ro im­pli­que el cie­rre de ca­na­les.

El fút­bol ha des­apa­re­ci­do de TV3… ¡No! Sí que se ve fút­bol, en TV3: la Li­ga de Cam­peo­nes, que es fút­bol y de al­tí­si­ma ca­li­dad, por­que, se­gu­ra­men­te, se tra­ta de la me­jor com­pe­ti­ción y el me­jor es­pec­tácu­lo de­por­ti­vo que se pue­da ver, hoy en día, en Eu­ro­pa.

Pe­ro ya no emi­te la Li­ga BBVA. El mo­de­lo de dis­tri­bu­ción de los par­ti­dos de la Li­ga ha cam­bia­do, y ello ha pro­vo­ca­do que a TVC no le in­tere­sa­se la ofer­ta que po­día que­dar de fút­bol en abier­to, ni por el con­te­ni­do ni por el pre­cio.

Aun­que es­ta­mos a ini­cios de tem­po­ra­da, ¿có­mo ha afec­ta­do el per­der los de­re­chos de emi­sión de la Li­ga a los ín­di­ces de au­dien­cia? De mo­men­to, no he­mos no­ta­do nin­gu­na va­ria­ción, pe­ro aún es muy pron­to pa­ra sa­car con­clu­sio­nes. Pe­ro te­ne­mos que pen­sar que, de los par­ti­dos que real­men­te te­nían au­dien­cias ex­tra­or­di­na­rias, co­mo los clá­si­cos, eran pocos los que emi­tía­mos. Así que es­toy con­ven­ci­do de que, cuan­do ha­ga­mos el cómpu­to to­tal, no ha­brán va­ria­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas, en cuan­to a ín­di­ces de au­dien­cia.

Es­ta tem­po­ra­da fi­na­li­za­rá el con­tra­to de TVC por los de­re­chos de emi­sión de la F1: ¿los re­no­va­rán? Te­ne­mos que es­tu­diar­lo. Co­mo la Li­ga de Cam­peo­nes, la Fór­mu­la 1 es lo que, téc­ni­ca­men­te, de­no­mi­na­mos con­te­ni­dos pre­mium. Con­te­ni­dos trans­ver­sa­les, que gus­tan a mu­cha gen­te. En la me­di­da que nos sea po­si­ble, se­gui­re­mos in­ten­tan­do eje­cu­tar es­ta op­ción, por­que pro­gra­mar la F1 ayu­da a que al­can­ce­mos nues­tro ob­je­ti­vo: que TV3 sea lí­der tan­to cua­li­ta­ti­va co­mo cuan­ti­ta­ti­va­men­te.

Y a to­do es­to, es cu­rio­so que an­tes de ser di­rec­tor de TVC ¡us­ted no veía de­ma­sia­do la te­le­vi­sión! An­tes, por mi tra­ba­jo, no te­nía mu­cho tiem­po pa­ra verla. Y tam­po­co es que aho­ra dis­pon­ga de mu­cho más…

¡Pe­ro si tie­ne el des­pa­cho lleno de te­le­vi­so­res! Sí, cuan­do el tra­ba­jo me lo per­mi­te, voy si­guien­do lo que ha­ce­mos en nues­tros di­fe­ren­tes ca­na­les.

¿No mi­ra lo que ha­ce la com­pe­ten­cia? Ló­gi­ca­men­te, in­ten­to es­tar aten­to a to­do, pe­ro lo que cen­tra mi aten­ción es nues­tra ofer­ta: qué ha­ce­mos, có­mo sa­len las co­sas, es­pe­cial­men­te aqué­llas que se es­tre­nan, qué acep­ta­ción tie­nen… Pe­ro, sí, tam­bién hay que es­tar aten­tos a lo que ofre­cen los otros ca­na­les.

¿Hay pro­gra­mas de otras ca­de­nas que que­rría te­ner? Creo que los gran­des for­ma­tos de éxi­to en pri­me ti­me de las ca­de­nas es­ta­ta­les re­pre­sen­tan un mo­de­lo de pro­gra­ma­ción que es muy di­fe­ren­te a las apues­tas que ha­ce TVC. Sin me­nos­pre­ciar a na­die, te­ne­mos la suer­te de ha­ber crea­do un es­ti­lo pro­pio, un se­llo muy ca­rac­te­rís­ti­co. Y és­te es el gran va­lor de TVC, el ha­ber­se man­te­ni­do lí­der pre­ser­van­do su iden­ti­dad. Aquí son lí­de­res de au­dien­cia pro­gra­mas co­mo El con­vi­dat y Caça­dors de bo­lets, o las pro­duc­cio­nes pro­pias de fic­ción, que en otros ca­na­les di­fí­cil­men­te lo se­rían.

En cuan­to a con­te­ni­dos, la que em­pie­za es una tem­po­ra­da bas­tan­te con­ti­nuis­ta pa­ra TVC, ¿ver­dad? Es una pro­gra­ma­ción con­ti­nuis­ta con la ple­na con­vic­ción de que es una muy bue­na ofer­ta. Tam­bién ten­go que ma­ti­zar que, aun­que hu­bie­se que­ri­do cam­biar la pro­gra­ma­ción, no hu­bie­ra po­di­do, lle­van­do tan po­co tiem­po en el car­go. Los pro­ce­sos de pro­duc­ción, en te­le­vi­sión, son len­tos. Aun así, es­toy ple­na­men­te con­ven­ci­do y sa­tis­fe­cho con la pa­rri­lla pro­gra­ma­da.

Aun­que no lle­guen es­ta tem­po­ra­da, ¿ya ha apro­ba­do nue­vas pro­duc­cio­nes? Sí. Aho­ra mis­mo es­ta­mos tra­ba­jan­do en pro­yec­tos pa­ra el se­gun­do, el ter­cer y el cuar­to tri­mes­tre de 2013. Al­gu­nos lle­ga­rán a la pan­ta­lla y otros se que­da­rán por el ca­mino.

¿Pue­de avan­zar­nos al­guno? No [ri­sas].

Pa­ra ter­mi­nar, ¿qué ha de ofre­cer la te­le­vi­sión pú­bli­ca a los ciu­da­da­nos? Pa­ra mí, la pri­me­ra y prin­ci­pal mi­sión de la te­le­vi­sión pú­bli­ca es es­tar al ser­vi­cio de la gen­te, acer­cán­do­la a to­das las no­ti­cias, ini­cia­ti­vas, acon­te­ci­mien­tos…, a to­do aque­llo que su­ce­de en ge­ne­ral, de la ma­ne­ra más di­rec­ta, ní­ti­da, trans­pa­ren­te y con­tras­ta­da po­si­ble. Te­ner eso siem­pre bien pre­sen­te es uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les. Y, tra­tán­do­se de la te­le­vi­sión pú­bli­ca de Ca­ta­lun­ya, hay que pre­ser­var otros fac­to­res, co­mo la iden­ti­dad, la len­gua, las ins­ti­tu­cio­nes, la cul­tu­ra…, ele­men­tos que han de te­ner un pe­so y un es­pa­cio es­pe­cí­fi­cos en los con­te­ni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.