Da­vid Bis­bal cum­ple su gran sue­ño

El can­tan­te y ju­ra­do de ‘La voz’ dio un con­cier­to triun­fal en el mí­ti­co Ro­yal Al­bert Hall de Lon­dres

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV -

Ha­ce po­co más de una dé­ca­da, Da­vid Bis­bal era un jo­ven y en­tu­sias­ma­do con­cur­san­te de Ope­ra­ción Triun­fo. Hoy, na­die du­da de que su ca­rre­ra ha al­can­za­do las co­tas más al­tas que un can­tan­te po­dría so­ñar. La prue­ba, el con­cier­to que el al­me­rien­se ofre­ció en na­da me­nos que el mí­ti­co Ro­yal Al­bert Hall, ese es­ce­na­rio lon­di­nen­se que aún ema­na el pa­so de Bob Dy­lan, BB King y Johnny Cash, en­tre otros gran­des. Du­ran­te dos ho­ras y me­dia, y de la mano de De­war’s Whi­te La­bel, el ar­tis­ta se sin­ce­ró, can­tó, se emo­cio­nó y, so­bre to­do, se en­tre­gó an­te un afo­ro de 8.000 per­so­nas. Por­que él es la prue­ba pal­pa­ble de que, co­mo afir­ma el le­ma de De­war’s, si crees en al­go, haz­lo. No qui­sie­ron per­der­se tal ha­za­ña – Ju­lio Igle­sias y su hi­jo En­ri­que eran, has­ta aho­ra, los dos úni­cos es­pa­ño­les en pi­sar esas ta­blas– fans, ami­gos y com­pa­ñe­ros de Bis­bal en el pro­gra­ma La voz, don­de el can­tan­te ejer­ce de ju­ra­do y, se­gún ad­mi­tió, pa­sa mu­chos ner­vios. Así, en­tre ban­de­ras de va­rias pro­ce­den­cias, le­mas de Bis­bal, Lon­don 2012 gra­ba­das en la Union Jack y, so­bre to­do, mu­cho “gua­po”, “olé” y “otra, otra”, el Ro­yal Al­bert Hall vi­bró con la san­gre pro­pia de una bu­le­ría, los acor­des de una sen­ti­da gui­ta­rra es­pa- ño­la y, so­bre to­do, la en­tre­ga vo­cal de Bis­bal. Y es que el can­tan­te pu­so to­da la car­ne en el asa­dor an­te la aten­ta mi­ra­da de famosos co­mo Je­sús Váz­quez, Bo­ris Iza­gui­rre, Fon­si Nie­to, Almudena Cid, Malú, Pas­to­ra Soler, Ro­sa­rio y Luis Fon­si, en­tre otros vips.

PO­TEN­CIÓ SUS SE­ÑAS DE IDEN­TI­DAD

Ya en los en­sa­yos, la pren­sa pu­do com­pro­bar que Bis­bal es­ta­ba ner­vio­so pe­ro muy ilu­sio­na­do: la oca­sión lo me­re­cía. Una ho­ra des­pués, to­do el pú­bli­co le da­ba la bien­ve­ni­da de pie y con fuer­tes aplau­sos. La co­no­ci­da dis­cre­ción bri­tá­ni­ca que­da­ba así ol­vi­da­da de un plu­ma­zo. “Gra­cias, es un gran ho­nor es­tar en es­te es­pec­ta­cu­lar tea­tro”, ad­mi­tía Bis­bal en su me­jor inglés. Al­me­ría, El rui­do y Te quie­ro di­jis­te mar­ca­ron el tono gra­cias a una ge­nial ban­da

“Ha si­do un sue­ño que me ha per­mi­ti­do to­car el cie­lo de la mú­si­ca”

de mú­si­cos, pues no fal­ta­ron un oc­te­to de cuer­das, una man­do­li­na, un piano de co­la, te­cla­dos, ba­jo, trom­bón, ba­te­ría y per­cu­sión. A par­tir de Llo­ra­ré las pe­nas, el áni­mo fue in cres­cen­do y Bis­bal re­cu­pe­ró –a pe­sar del ca­rác­ter acús­ti­co del even­to– sus se­ñas de iden­ti­dad: no­tas al­tas, sal­tos y quie­bros de ca­de­ra que le­van­tan más de un sus­pi­ro en­tre las fans. En­tre el pú­bli­co inglés, se en­con­tra­ba al­gu­na que otra se­ño­ra de me­dia­na edad con ga­nas de mo­ver el es­que­le­to, pa­re­jas for­ma­das por una es­pa­ño­la y un bri­tá­ni­co –ella en­se­ñán­do­le con ges­tos a él có­mo se bai­la en el sur– y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en­cor­se­ta­dos que aca­ba­ron sol­tán­do­se el bo­tón de la ca­mi­sa –o dos, in­clu­so–. Es­pe­cial men­ción me­re­cen los due­tos de Bis­bal con Pas­to­ra Soler ( Ado­ro), Malú ( Doy la vi­da) y Ro­sa­rio ( Lucía), pues lo­gra­ron si­len­ciar al pú­bli­co y po­ner­le los pe­los de pun­ta. El can­tan­te de­mos­tró, así, que sus cin­co mi­llo­nes de dis­cos ven­di­dos en to­do el mun­do y se­sen­ta pre­mios bien tie­nen su ra­zón de ser. El éx­ta­sis lle­gó con éxi­tos co­mo Si­len­cio y Es­cla­vo de tus be­sos, y po­drá ver­se en un es­pe­cial de Na­vi­dad que emi­ti­rá Te­le­cin­co. Pa­ra Bis­bal, el día fue úni­co: “Ha si­do un sue­ño que me ha per­mi­ti­do to­car el cie­lo de la mú­si­ca”. Aria­ne Ba­sa­gu­ren

Con Fon­si Nie­to y Almudena Cid

Pas­to­ra Soler, Ro­sa­rio, Malú y Luis Fon­si

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.