“EN LAS TRA­MAS SE AÑA­DI­RÁN LOS PRO­BLE­MAS QUE SUR­GEN EN TO­DA RE­LA­CIÓN DE PA­RE­JA”

NAT­HAN FI­LLION, Ri­chard Castle en la se­rie ‘Castle’ (AXN y Cua­tro)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

El pró­xi­mo lu­nes, 8 de oc­tu­bre, a las 22.15 h, vuel­ve a AXN Rick Castle, nues­tro es­cri­tor de no­ve­las de mis­te­rio fa­vo­ri­to, in­ter­pre­ta­do por el ac­tor ca­na­dien­se Nat­han Fi­llion. El pri­mer ca­pí­tu­lo de la quin­ta tem­po­ra­da de la se­rie se po­drá ver tan sólo dos se­ma­nas des­pués de su es­treno en Es­ta­dos Uni­dos, en un emo­cio­nan­te y es­pe­ra­do ini­cio, des­pués de que, en el úl­ti­mo epi­so­dio, pa­re­ció que el no­ve­lis­ta y Bec­kett (Sta­na Ka­tic), al fin, da­ban un pa­so más en su re­la­ción. La se­rie en­ca­ra la quin­ta tem­po­ra­da y eso, en la te­le­vi­sión ac­tual, pa­re­ce un mi­la­gro. ¿Cuál cree que es la cla­ve del éxi­to? Es una gran pre­gun­ta, por­que he par­ti­ci­pa­do en mu­chos pro­yec­tos que pen­sa­ba que eran fan­tás­ti­cos y en­tre­te­ni­dos pe­ro que, fi­nal­men­te, no tu­vie­ron éxi­to. ¿Qué ha­ce que es­ta fic­ción aún gus­te tan­to? Creo que su­po en­con­trar el mo­men­to en el que la gen­te que­ría que la en­tre­tu­vie­ran con un ti­po de se­rie en par­ti­cu­lar. Hay fic­cio­nes de mis­te­rio muy bue­nas, pe­ro creo que Castle tie­ne al­go di­fe­ren­te, por­que es ale­gre –no se to­ma na­da muy en se­rio–, lo cual per­mi­te que to­dos dis­fru­te­mos. Y ¿no in­flu­ye tam­bién la cons­tan­te ten­sión se­xual en­tre los dos pro­ta­go­nis­tas? Sí, Castle es una fic­ción po­li­cia­ca que se nu­tre de la re­la­ción en­tre los pro­ta­go­nis­tas, de có­mo se lle­van los per­so­na­jes y có­mo re­suel­ven sus pro­ble­mas… Por ejem­plo, cuan­do veo una se­rie sé que no pue­do po­ner­me en el lu­gar de un in­ves­ti­ga­dor cri­mi­nal, por­que no sé cuál es exac­ta­men­te su tra­ba­jo ni lo que ha­ce. En Castle, en cam­bio, los es­pec­ta­do­res ven a gen­te nor­mal. Pue­den caer­les bien o no, pe­ro es al­go que pue­den aso­ciar a su vi­da. Creo que ése es el mo­ti­vo por el que tam­bién la sit-com The Of­fi­ce tu­vo tan­to éxi­to. Aquí no se tra­ta de un po­li­cía que es­tá con­ti­nua­men­te en la cuer­da flo­ja, ni de un agen­te se­cre­to, sino que va so­bre gen­te que tra­ba­ja en una ofi­ci­na tra­tan­do con si­tua­cio­nes ra­ras, y con eso uno pue­de iden­ti­fi­car­se. En­ton­ces, ¿qué pa­sa­rá en­tre Castle y Bec­kett? ¿Qué pa­sa­rá? [son­ríe]. ¿Pue­de avan­zar­nos al­go? Es­tá bien, es­tá bien… Du­ran­te años, nos he­mos es­ta­do pre­gun­tan­do cuán­do es­ta­rían jun­tos. Bueno, aho­ra, fi­nal­men­te, es­tán jun­tos, van a dar­se una opor­tu­ni- dad, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca el fi­nal de la se­rie. En reali­dad, es un prin­ci­pio, por fin es­ta­mos em­pe­zan­do al­go, y creo que An­drew Marlow, el crea­dor de la fic­ción, tam­bién lo ve así. Quie­ro in­sis­tir en que el he­cho de que es­tén jun­tos no sig­ni­fi­ca que la se­rie ten­ga que fi­na­li­zar, son las mis­mas per­so­nas: él to­da­vía la vol­ve­rá lo­ca y ella es­ta­rá dis­pues­ta a con­ti­nuar la re­la­ción, pe­ro siem­pre con incertidumbre. Aho­ra, en las tra­mas se aña­di­rán los pro­ble­mas y desafíos que sur­gen en to­da re­la­ción de pa­re­ja. ¿Le gus­ta­ría que la se­rie se alar­ga­ra sie­te, ocho o nue­ve tem­po­ra­das? Dé­ja­me ver… [pien­sa]. Ya va­mos por la quin­ta tem­po­ra­da… Mi úni­ca du­da es que no es­toy acos­tum­bra­do a una se­rie de éxi­to, es la pri­me­ra, así que no sé mu­cho có­mo va es­to. Mi te­mor es que la po­pu­la­ri­dad y la fuer­za de Castle se va­yan apa­gan­do y nos vea­mos obli­ga­dos a aca­bar­la rá­pi­da­men­te. Me gus­ta­ría más un fi­nal po­ten­te, abrir mu­chos fren­tes, en­la­zar­los y, fi­nal­men­te, re­sol­ver­lo to­do. Su­pon­go que se­ría un desen­la­ce ale­gre que que­da­ría pa­ra siem­pre. Eso es un fi­nal. Me en­can­ta­ría ser ca­paz de ter­mi­nar con fuer­za, y eso las se­ries bri­tá­ni­cas sa­ben ha­cer­lo muy bien. ¿Le preo­cu­pa que su personaje le en­ca­si­lle co­mo ac­tor? Exis­te ese pe­li­gro, cla­ro, pue­de su­ce­der. No me ha pa­sa­do nun­ca con nin­guno de los mu­chos per­so­na­jes que he he­cho, con los que me lo he pa­sa­do en gran­de, así que, si su­ce­die­ra aho­ra, no me im­por­ta­ría mu­cho. Me lo he pa­sa­do muy bien, he pa­sa­do gran­des mo­men­tos y, si se me re­la­cio­na­ra siem­pre con Castle o con Mal­colm Rey­nolds (pro­ta­go­nis­ta de Fi­refly que tam­bién in­ter­pre­tó Fi­llion), me pa­re­ce­ría es­tu­pen­do. En la se­rie Castle, su personaje es es­cri­tor de th­ri­llers. ¿Es us­ted aficionado a la no­ve­la ne­gra? Sí, an­tes in­clu­so de Castle, me en­gan­ché a las no­ve­las de Ro­bert Par­ker, el au­tor de la se­rie del de­tec­ti­ve Spen­ser, el se­gun­do tío más du­ro de Chica­go. El pro­ta­go­nis­ta es muy in­te­li­gen­te y ma­cho, y los li­bros son muy en­tre­te­ni­dos. En al­gu­na de las úl­ti­mas no­ve­las, Spen­ser in­ves­ti­ga­ba a tra­vés de in­ter­net, pe­ro en las pri­me­ras obras iba a la bi­blio­te­ca a bus­car en las mi­cro­fi­chas. ¿Có­mo po­dían en­con­trar al­go con eso? Los li­bros abar­can es­te ti­po de pro­ce­so ge­ne­ra­cio­nal, aun­que pa­re­ce que el pro­ta­go­nis­ta nun­ca en­ve­je­ce. Y de la te­le­vi­sión, ¿tie­ne al­gún de­tec­ti­ve fa­vo­ri­to? Sí, me en­can­ta el Sher­lock Hol­mes de la BBC, in­ter­pre­ta­do por Be­ne­dict Cum­ber­batch. Me fas­ci­na por­que es tan in­te­li­gen­te, in­sen­si­ble, des­con­si­de­ra­do… Ca­da vez que ha­ce ese tru­co en el que te es­tu­dia de arri­ba a aba­jo y ya te co­no­ce me pa­re­ce ge­nial. Siem­pre se las arre­gla pa­ra ofen­der a al­guien sin im­por­tar­le. ¡Me en­can­ta! Y, ade­más de Castle, ¿qué pro­yec­tos tie­ne en­tre ma­nos? ¿Dón­de le ve­re­mos pró­xi­ma­men­te? Ten­go un pe­que­ño pa­pel en la se­gun­da en­tre­ga de Percy Jack­son (cu­yo es­treno es­tá pre­vis­to pa­ra agos­to de 2013). Ro­da­mos en Van­cou­ver du­ran­te dos días y fue muy di­ver­ti­do. Co­mo fan del gé­ne­ro, me ale­gro de po­der de­cir que par­ti­ci­pé en ella. Por otro la­do, an­tes de ro­dar la quin­ta tem­po­ra­da de Castle, Joss Whe­don me pi­dió que fue­ra a su ca­sa pa­ra ro­dar Mu­cho rui­do y po­cas nue­ces. Fue to­do muy in­for­mal, ha­bía dos cá­ma­ras, tres téc­ni­cos de so­ni­do y un buen ca­te­ri­ng. Fue ge­nial, tam­bién ha­bía un equi­po de ma­qui­lla­je, una sa­la de edi­ción, pe­lu­que­ría, ves­tua­rio… He vis­to pe­lí­cu­las in­de­pen­dien­tes peo­res que és­ta ¡y to­do se reali­zó en el jar­dín de su ca­sa! Marc Var­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.