El edi­fi­cio em­bru­ja­do de Terry O’quinn y Va­nes­sa Williams

Te­rror psi­co­ló­gi­co, fuer­zas ma­lig­nas y so­bre­na­tu­ra­les, las des­ven­tu­ras del in­qui­lino de la se­ma­na y pe­que­ñas do­sis de cu­le­brón, en ‘666 Park Ave­nue’

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Terry O’Quinn “An­tes de ha­cer ‘Per­di­dos’, hu­bie­ra acep­ta­do cual­quier pro­yec­to. Es­ta­ba con­ten­to por el sim­ple he­cho de tra­ba­jar”

¿Cuán­to cues­ta al­qui­lar un pi­so de dos ha­bi­ta­cio­nes, con dos ba­ños, sue­los de parqué y si­tua­do en el lu­jo­so y ex­clu­si­vo Up­per East Si­de de Man­hat­tan? Na­da, si es­tá en The Dra­ke y te com­pro­me­tes con el due­ño del edi­fi­cio, Ga­vin Doran (Terry O’Quinn), y su gua­pa es­po­sa, Oli­via (Va­nes­sa Williams), a ser el nue­vo en­car­ga­do de man­te­ni­mien­to del lu­gar. Nos sen­ta­mos a ha­blar con los pro­ta­go­nis­tas de 666 Park Ave­nue so­bre es­ta nue­va se­rie de te­rror pro­du­ci­da por ABC, que aquí emi­te Ca­lle 13 (es­treno el mar­tes 9, a las 22.25 h), y so­bre las par­ti­cu­la­ri­da­des de ro­dar en una jungla ur­ba­na co­mo Nue­va York y la le­tra pe­que­ña que los nue­vos in­qui­li­nos de es­ta co­di­cia­da fin­ca ten­drán que acep­tar pa­ra po­der mu­dar­se. Y es que, pa­ra ha­cer­se con un buen lu­gar don­de vi­vir en la ciu­dad que nun­ca duer­me, ca­si se di­ría que hay que ven­der­le el al­ma al dia­blo. Con­ver­sa­mos con los dos pro­ta­go­nis­tas de la se­rie pa­ra que nos aden­tren en los en­tre­si­jos de 666 Park Ave­nue. ¿Fue to­do lo que hi­zo fal­ta pa­ra que se de­ci­die­ra, en­ton­ces? T: Tam­bién es­tá el he­cho de que me pa­gan por in­ter­pre­tar a Ga­vin [ri­sas]. De he­cho, eso fue lo pri­me­ro que me atra­jo del pa­pel. Ra­ra­men­te di­go que no a un tra­ba­jo. Si le soy sin­ce­ro, en la tem­po­ra­da del año en la que se ha­cen to­dos los pi­lo­tos, si quie­res tra­ba­jar en una se­rie –y yo siem­pre quie­ro, por­que me en­can­ta la te­le­vi­sión, la re­gu­la­ri­dad que su­po­ne y el he­cho de tra­ba­jar con el mis­mo equi­po y tra­ba­jar rá­pi­do– y no re­ci­bes un buen guión, es­pe­ras a ver si te en­vían al­gu­na otra co­sa. Si al­go te gus­ta, lo me­jor es de­cir que sí. Ha­blé con mi agen­te y le di­je que me gus­ta­ba, que me pa­re­cía que te­nía mu­cho po­ten­cial. Tam­bién es ver­dad que es­pe­ro que el personaje que in­ter­pre­to se desa­rro­lle con un po­co más de com­ple­ji­dad, por­que, aho­ra mis­mo, sólo es ma­lo, y me gus­ta­ría ha­cer las co­sas un po­co más li­ge­ras, en la me­di­da que sea po­si­ble. Hay que de­cir que, en es­te ca­so, te­ne­mos, ade­más, un re­par­to fan­tás­ti- Terry, és­te es su se­gun­do pa­pel mis­te­rio­so y un tan­to os­cu­ro, tras su pa­so por la is­la de Per­di­dos... ¿Fue eso lo que lo de­ci­dió a su­mar­se a 666 Park Ave­nue? Terry O’Quinn: De he­cho, el pa­pel en Per­di­dos no em­pe­zó sien­do exac­ta­men­te así. Creo que con­se­gui­mos ese mis­te­rio en las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das. Di­cho es­to, es­te ti­po de per­so­na­jes tie­nen mu­chos se­cre­tos, me­jo­res se­cre­tos que la ma­yo­ría. Los ti­pos bue­nos son de­ma­sia­do trans­pa­ren­tes, pa­ra mi gus­to. Pe­ro es­ta otra gen­te es un po­co mis­te­rio­sa en sí. In­clu­so si no sa­bes to­do lo que es­con­den, pue­des in­ter­pre­tar­lo co­mo si tu­vie­ran una gran can­ti­dad de co­sas que ocul­tar, y me gus­ta. co, y una de mis prio­ri­da­des, al ha­cer una se­rie, es es­tar con­ten­to en el elen­co de ac­to­res. Y aquí la gen­te es ge­nial. Y a us­ted, Va­nes­sa, ¿qué le atra­jo de la his­to­ria? Va­nes­sa Williams: Pa­ra mí, la cla­ve fue­ron el guión y Terry O’Quinn. Cuan­do leí el guión del pi­lo­to, me enamo­ré de ese mun­do, me su­mer­gí en la his­to­ria des­de las pri­me­ras pá­gi­nas, y me pa­re­ció irre­sis­ti­ble y ab­sor­ben­te. Ade­más, ha­bía oí­do que Terry ya ha­bía fir­ma­do pa­ra ha­cer la se­rie. Con sólo leer el guión, su­pe que ABC iba a com­pro­me­ter­se a ha­cer 666 Park Ave­nue si él y yo nos su­má­ba­mos al pro­yec­to. Nos vi en­se­gui­da in­ter­pre­tan­do a ese ma­tri­mo­nio, esa pa­re­ja tan po­de­ro­sa y tan de ac­tua­li­dad, en cier­ta me­di­da. Pen­sé en los Ma­doff [cu­ya for­tu­na se ba­só en un frau­de], por­que eran in­creí­ble­men­te ri­cos, te­nían pro­pie­da­des por to­das par­tes y, al fi­nal, to­dos aca­ba­mos vien­do el la­do os­cu­ro de lo que pa­só y la for­ma en la que crea­ron ese im­pe­rio. Pa­re­ce que Ga­vin tie­ne una es­pe­cie de pac­to con el edi­fi­cio pa­ra pro­por­cio­nar­le nue­vas víc­ti­mas. Terry, há­ble­nos de ese la­do mal­va­do del personaje y, so­bre to­do, ¿cuán ma­lo es real­men­te Ga­vin? T: Creo que, de he­cho, sólo muy de vez en cuan­do ten­go que in­ter­pre­tar esa mal­dad, por­que to­do lo que ha­ce el personaje es ma­lo en sí. Úni­ca­men­te le mo­ti­van su de­seo de po­der y ri­que­za, o bien sa­tis­fa­cer el po­der de lo que sea que lo es­tá con­tro­lan­do. Tam­bién creo que la mal­dad es­tá den­tro de to­dos no­so­tros. Es­tá en nues­tra rue­da de la for­tu­na in­ter­na. Y, al fi­nal, to­do aca­ba de­pen­dien­do de lo fuer­te que sea esa mal­dad den­tro de ca­da per­so­na. ¿Se le ha­ce ra­ro lo de es­tar ro­dan­do en lu­ga­res tan lu­jo­sos y ex­ce­si­vos co­mo al­gu­nos de los que re­pre­sen­ta la se­rie? T: A mí me pa­re­ce ra­rí­si­mo. Es al­go nue­vo y di­fe­ren­te, pe­ro es­toy in­ten­tan­do acu­mu­lar ex­pe­rien­cias que ha vi­vi­do el personaje y acos­tum­brar­me a ese ti­po de en­tor­nos, pa­ra que me pa­rez­can lo más nor­ma­les y na­tu­ra­les po­si­bles. Ade­más, lo de in­ter­pre­tar a un personaje nue­vo es co­mo com­prar­se un par de za­pa­tos, lle­va un tiem­po gas­tar­los un po­co pa­ra sen­tir­se có­mo­do con ellos, pa­ra sen­tir­se có­mo­do sien­do el personaje y re­la­jar­se en su in­te­rior. ¿Qué fun­ción di­ría que desem­pe­ña la ten­ta­ción en la se­rie? V: Di­ría que te­ne­mos los in­gre­dien­tes de ava­ri­cia, ten­ta­ción, se­duc­ción y po­der. Y, al fi­nal,

TERRY O’QUINN Fue el ca­ris­má­ti­co Loc­ke de Per­di­dos, pe­ro an­tes, es­te ve­te­rano de 60 años se ha­bía de­ja­do ver en pa­pe­les se­cun­da­rios en El ala oes­te de la Ca­sa Blanca, Ex­pe­dien­te Xy Alias, se­rie tam­bién pro­du­ci­da y crea­da por J.J. Abrams. Es­te año, he­mos po­di­do ver­le nue­va­men­te ro­dan­do en la is­la de Per­di­dos, en Ha­wai 5.0, y lu­chan­do con­tra los ex­tra­te­rres­tres in­va­so­res de Fa­lling Skies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.