Las ma­dres ya no son lo que eran

Las se­ries de te­le­vi­sión po­ten­cian el atrac­ti­vo se­xual de los ro­les ma­ter­nos

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV -

Al igual que en el con­jun­to de la so­cie­dad, la fun­ción de las mu­je­res en la te­le­vi­sión ha cam­bia­do, a lo lar­go de las dé­ca­das. En con­se­cuen­cia, tam­bién se ha trans­for­ma­do su rol ma­ter­nal, aquél que se ocu­pa­ba de man­te­ner uni­da a la fa­mi­lia an­te las ad­ver­si­da­des. Le­jos que­da ya la an­ge­li­cal Ca­ro­li­ne In­galls de La ca­sa de la pra­de­ra o la siem­pre co­rrec­ta Nor­ma Ar­nold, de Aque­llos ma­ra­vi­llo­sos años. Aho­ra, las ma­dres te­le­vi­si­vas, co­mo las reales, tie­nen que ha­cer­se car­go de los ni­ños y de la ca­sa mien­tras tra­tan de sa­car ade­lan­te su pro­pia vi­da.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, los crea­do­res te­le­vi­si­vos han di­bu­ja­do una nue­va fi­gu­ra ma­ter­na, mu­cho más apetecible y agra­da­ble pa­ra el es­pec­ta­dor jo­ven y la fic­ción mo­der­na: gua­pa, sin atuen­dos de an­dar por ca­sa y, en mu­chos ca­sos, tra­ba­ja­do­ra. Su éti­ca ya no es in­ta­cha­ble y no son el re­fe­ren­te mo­ral de un nú­cleo familiar que pue­de rom­per­se. Las pro­ge­ni­to­ras ac­tua­les tie­nen un es­pí­ri­tu con­tem­po­rá­neo, que las man­tie­ne cer­ca de sus ca­cho­rros, les per­mi­te vi­vir la vi­da que de­sean y las ale­ja de aque­llo que no quie­ren ser: sus pro­pias ma­dres.

NANCY, DE ‘WEEDS’, LA ‘MILF’ MÁS DESEA­DA

Esas mu­je­res, a las que co­lo­quial (y des­ver­gon­za­da­men­te) se les se­ña­la con el tér­mino MILF (si­glas, en inglés, que, de for­ma gráf ica, des­cri­ben el in­te­rés se­xual por una ma­dre), han al­can­za­do la ci­ma pro­fe­sio­nal sin de­jar de la­do a los su­yos. Nancy Bot­win (de Weeds, in­ter­pre­ta­da por Mary-Loui­se Par­ker), la MILF más im­por­tan­te de los úl­ti­mos años, ha si­do ca­paz de cui­dar de su fa­mi­lia mien­tras traf ica­ba con ma­rihua­na y se en­fren­ta­ba a pe­li­gro­sos nar­cos. Y to­do ello sin apar­car los ta­co­nes, los shorts ex­tra- cortos y su im­pe­ca­ble son­ri­sa, que, en mu­chas oca­sio­nes, le ayu­da­ban más que cual­quier ame­na­za. Con me­nos vio­len­cia y se­xua­li­dad, pe­ro más ele­gan­cia y sa­ber es­tar, Ali­cia Flo­rrick se so­bre­pu­so a la inf ide­li­dad de su ma­ri­do, con­quis­tan­do a los tri­bu­na­les a ba­se de tra­jes im­pe­ca­bles y gran pro­fe­sio­na­li­dad, en The Good Wi­fe. Ta­mi Tay­lor, por su par­te, hi­zo lo pro­pio en Fri­day Night Lights, si­tuán­do­se al fren­te de la di­rec­ción del ins­ti­tu­to, des­pués de su se­gun­do em­ba­ra­zo, al igual que Ad­di­son Mont­go­mery de­mos­tró, en Sin cita pre­via, que ma­ter­ni­dad, tra­ba­jo y nue­vas re­la­cio - nes no son in­com­pa­ti­bles.

Pe­ro no to­das las ma­dres te­le­vi­si­vas mo­der­nas han de­ja­do el ho­gar y se han pues­to a tra­ba­jar, y la te­le­vi­sión tam­bién cuen­ta con atrac­ti­vas y ho­ga­re­ñas fé­mi­nas. Glo­ria Prit­chett y Clai­re Dunphy, las dos mu­je­res de Mo­dern Fa­mil y, son la ima­gen ac­tual de las amas de ca­sa y la prue­ba de que ba­jo un de­lan­tal siem­pre pue­de es­con­der­se el más atrac­ti­vo de los ins­tin­tos ma­ter­na­les. Alo­ña F. La­rre­chi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.