Pan­ta­llas sal­pi­ca­das de san­gre

To­das las ca­de­nas nor­te­ame­ri­ca­nas emi­ten imá­ge­nes de per­se­cu­cio­nes, pues­to que allí es ca­si una es­pe­cia­li­dad te­le­vi­si­va. An­to­ni Bassas va­lo­ra las con­se­cuen­cias de que en una de esas re­trans­mi­sio­nes se vie­ra un sui­ci­dio.

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV - PO­SI­BLE SAN­CIÓN PA­RA FOX NEWS LAS NE­FAS­TAS CON­SE­CUEN­CIAS

El pa­sa­do 28 de sep­tiem­bre, FOX News emi­tió un sui­ci­dio en di­rec­to, se­gún pa­re­ce (o, al me­nos, eso es lo que ale­ga la ca­de­na) por un error téc­ni­co. El he­cho es que mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res pu­die­ron ver có­mo un jo­ven fu­gi­ti­vo sa­lía de un co­che, co­rría unos me­tros y se pa­ra­ba; a con­ti­nua­ción, se co­lo­có una pis­to­la en la sien, dis­pa­ró y ca­yó al sue­lo, sin vi­da. Le pe­di­mos su opinión so­bre es­te po­lé­mi­co asun­to al corresponsal de TV3 en Es­ta­dos Uni­dos, An­to­ni Bassas, y nos co­men­ta que, en las te­le­vi­sio­nes de Amé­ri­ca, ven­de mu­cho el mor­bo. I ma­ti­za: “En reali­dad, co­mo en to­das par­tes. Pe­ro, al me­nos, aquí las re­glas es­tán cla­ras.” Por otra par­te, tam­bién nos ex­pli­ca que “el ca­so ha cau­sa­do más es­cán­da­lo que debate, des­de el mo­men­to que la pro­pia ca­de­na en se­gui­da pi­dió dis­cul­pas y lo atri­bu­yó a un error hu­mano. Por lo tan­to, ha afir­ma­do que no pre­ten­día desafiar las bue­nas prác­ti­cas ha­bi­tua- les en esos ca­sos”. Imá­ge­nes co­mo ésa no apor­tan na­da po­si­ti­vo a la au­dien­cia, al con­tra­rio, pue­den pro­vo­car el fac­tor de imi­ta­ción. Ade­más, los ex­per­tos ad­vier­ten de otro pe­li­gro que pue­den cau­sar he­chos co­mo ése: la des­en­si­bi­li­za­ción de los es­pec­ta­do­res an­te el dra­ma hu­mano. Por to­do ello, Bassas nos co­men­ta que “es pro­ba­ble que la ca­de­na re­ci­ba una san­ción”. De he­cho, los equi­pos téc­ni­cos de te­le­vi­sión ven las re­trans­mi­sio­nes en di­rec­to con al­gu­nos se­gun­dos de an­ti­ci­pa­ción (en es­te ca­so, cin­co), pa­ra po­der con­tro­lar lo que sa­le en pan­ta­lla. “El re­tra­so con el que emi­te la te­le­vi­sión, en Es­ta­dos Uni­dos, tie­ne por ob­je­ti­vo que los ope­ra­do­res pue­dan au­to­cen­su­rar los con­te­ni­dos y evi­ten que ten­gan que pa­gar­se mul­tas por vio­la­cio­nes del có­di­go de emi­sión. En FOX no fun­cio­nó ese me­ca­nis­mo de pre­vi­sión y, por lo tan­to, las imá­ge­nes son san­cio­na­bles”, ase­gu­ra el pe­rio­dis­ta bar­ce­lo­nés.

Tam­bién pre­gun­ta­mos a Bassas si la so­cie­dad ame­ri­ca­na es hi­pó­cri­ta con esas cues­tio­nes, y lo nie­ga, “aun­que las re­fe­ren­cias pú­bli­cas a Dios y la pre­va­len­cia so­cial de la re­li­gión, com­bi­na­das con la in­dus­tria au­dio­vi­sual más po­ten­te del mun­do, dan lu­gar al con­tras­te de dos uni­ver­sos muy di­fe­ren­tes, pe­ro que vi­ven en pa­ra­le­lo”, afir­ma. El he­cho es que a mu­chos les que­da­rá mar­ca­do en la me­mo­ria el ha­ber vis­to có­mo un de­lin­cuen­te fu­gi­ti­vo de Ari­zo­na se sa­ca­ba la vi­da en una re­trans­mi­sión en di­rec­to. Es­pe­ra­mos que los có­di­gos éti­cos pa­ra la bue­na pra­xis pe­rio­dís­ti­ca im­pi­dan que un su­ce­so así vuel­va a ocu­rrir. Y to­do eso tie­ne con­se­cuen­cias: en es­te ca­so, la caí­da des­ta­ca­ble de la repu­tación de FOX. Las emo­ti­vas dis­cul­pas del pre­sen­ta­dor de la emi­sión, She­pard Smith, no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra la opinión pú­bli­ca, que re­mar­ca que el ca­nal tie­ne mu­chos con­te­ni­dos ba­su­ra. En la mis­ma lí­nea, se re­cla­ma que se ex­pe­dien­te a la com­pa­ñía con una cuan­tio­sa mul­ta. Nú­ria Mo­re­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.