THE WAL­KING DEAD

NA­DIE ES­CA­PA­RÁ DE LAS MAN­DÍ­BU­LAS DE LOS ZOM­BIS EN LA TER­CE­RA TEM­PO­RA­DA

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

Sa­len de to­das par­tes y es­tán más ham­brien­tos que nun­ca. El Apo­ca­lip­sis zom­bi ha­bía es­ta­lla­do en The Wal­king Dead, pe­ro, has­ta aho­ra, los pro­ta­go­nis­tas de la fic­ción ha­bían lo­gra­do man­te­ner­se más o me­nos al mar­gen de la lo­cu­ra que se ha­bía apo­de­ra­do del mun­do. La gran­ja de Hers­hel fue un re­fu­gio idí­li­co que les per­mi­tió apar­tar, du­ran­te unas se­ma­nas, la reali­dad y que­dar al mar­gen de las per­se­cu­cio­nes y los mor­dis­cos. Pe­ro, en la ter­ce­ra tem­po­ra­da, Rick Gri­mes y los su­yos se ven obli­ga­dos a re­gre­sar a la ca­rre­te­ra, a una so­cie­dad sen­ten­cia­da a muer­te, pues to­dos, ab­so­lu­ta­men­te to­dos los per­so­na­jes de es­ta se­rie tie­nen ya es­cri­to su fi­nal. Van a mo­rir des­pe­da­za­dos, con de­ce­nas de ma­nos arran­cán­do­les piel y car­ne, de­vo­ra­dos por una le­gión de muer­tos que, an­tes de aca­bar con la hu­ma­ni­dad, la pon­drá en una si­tua­ción lí­mi­te, en la que mos­tra­rá su peor ca­ra.

SO­BRE­VI­VIR AL SER HU­MANO

Los pro­ta­go­nis­tas de The Wal­king Dead han con­se­gui­do man­te­ner, has­ta aho­ra, la cor­du­ra. El he­cho de or­ga­ni­zar­se co­mo un gru­po an­te la de­li­ran­te si­tua­ción que los ro­dea les ha per­mi­ti­do man­te­ner la ca­be­za fría y no su­cum­bir al mie­do, la his­te­ria o la de­ses­pe­ra­ción. Sin em­bar­go, no to­dos han con­ta­do con el mis­mo apo­yo. La ter­ce­ra tem­po­ra­da pre­sen­ta­rá nue­vos per­so­na­jes, que han vi­vi­do de una for­ma muy di­fe­ren­te la in­va­sión de los muer­tos vi­vien­tes y han pre­sen­cia­do có­mo el des­or­den pro­vo­ca­do por la in­fec­ción lle­va­ba a mu­chos a abra­zar la nor­ma del sál­ve­se quien pue­da. Dis­cu­sio­nes por las pro­vi­sio­nes que aca­ba­ron en ti­ro­teos, sa­queos de tien­das y de ca­sas fa­mi­lia­res, ro­bos de coches y otras mal­da­des efec­tua­das apro­ve­chan­do la au­sen­cia de un sis­te­ma po­li­cial.

The Wal­king Dead siem­pre ha es­ta­do más in­tere­sa­da en las con­se­cuen­cias del ata­que de los zom­bis que en el ata­que en sí. Ro­bert Kirk­man es­cri­bió, en el pró­lo­go del pri­mer vo­lu­men de su có­mic (del que sur­ge la se­rie de te­le­vi­sión), que la in­va­sión de los muer­tos vi­vien­tes era un me­ca­nis­mo pa­ra lle­var a los per­so­na­jes a una si­tua­ción lí­mi­te. Lo que quie­re ex­plo­rar el au­tor es có­mo cam­bia la men­ta­li­dad hu­ma­na an­te la sus­pen­sión de la ci­vi­li­za­ción. Cuan­do la ley de­ja de te­ner va­li­dez, las es­truc­tu­ras so­cia­les se de­rrum­ban y no exis­ten las con­se­cuen­cias, ¿qué ocu­rre­rre con la esen­cia del ser hu­mano? ¿Las per­so­nas se ri­gen po­ror la ley de la jungla? És­tas son las cues­tio­nes que in­tere­sa­nan al dra­ma que FOX es­tre­na el lu­nes (22.20 h), más allá de las per­se­cu­cio­nes y los dis­pa­ros, y en los nue­vos epi­so­dio­sos esas pre­gun­tas se­rán más in­ci­si­vas que nun­ca.

Los per­so­na­jes que se in­cor­po­ran a la ter­ce­ra tem­po-po­ra­da han vi­vi­do si­tua­cio­nes lí­mi­te y, co­mo re­sul­ta­do, ha­nan cam­bia­do pa­ra adap­tar­se a la ló­gi­ca de la su­per­vi­ven­cia del más fuer­te. La pri­me­ra y más im­por­tan­te de las in­cor­po­ra-ra­cio­nes es la del Go­ber­na­dor (in­ter­pre­ta­do por el bri­tá­ni­co Da­vid Mo­rris­sey, que he­mos vis­to re­cien­te­men­te en la mi­ni­se­rie True Lo­ve), un in­di­vi­duo cruel y des­pia­da­do que con­si­gue im­po­ner su pro­pia ley con­vir­tién­do­se en el ti­rano

de un pue­blo en el que se eri­ge en ca­be­ci­lla. La se­gun­da es Mi­chon­ne (in­ter­pre­ta­da por Da­nai Gurira, de Tre­me), una mu­jer que con­vier­te a una ca­ta­na en su me­jor ami­ga. Su ex­pe­rien­cia so­bre­vi­vien­do en so­li­ta­rio la ha con­ver­ti­do en una per­so­na fría y una ase­si­na le­tal, co­mo ya vi­mos en el úl­ti­mo epi­so­dio de la se­gun­da tem­po­ra­da, en el que apa­re­ció en la úl­ti­ma es­ce­na, cu­bier­ta con una ca­pu­cha. Esos dos per­so­na­jes se en­con­tra­rán con los miem­bros del gru­po, que em­pie­zan la tem­po­ra­da di­vi­di­dos. An­drea se que­dó atrás en la hui­da de la gran­ja de Hers­hel y se tro­pe­za­rá con Mi­chon­ne. Mien­tras, Rick y el res­to en­con­tra­rán un po­si­ble re­fu­gio en una pri­sión apa­ren­te­men­te aban­do­na­da. Una cár­cel que es­tá cer­ca del pue­blo del Go­ber­na­dor. Y, por si no fue­ra su­fi­cien­te con esos dos per­so­na­jes, The Wal­king Dead tam­bién re­cu­pe­ra­rá a Mer­le, el her­mano de Daryl. La úl­ti­ma vez que lo vi­mos se ha­bía cor­ta­do la mano pa­ra po­der li­brar­se de las es­po­sas que le ha­bía pues­to Rick y es­ca­par de los zom­bis, así que el re­cuer­do que tie­ne del gru­po que re­en­cuen­tra no es muy po­si­ti­vo...

CAM­BIOS IN­TEN­CIO­NA­DOS RES­PEC­TO AL CÓ­MIC

La pre­sión se cier­ne so­bre los pro­ta­go­nis­tas de la se­rie, y es que los guio­nis­tas de The Wal­king Dead ya han ad­ver­ti­do que, en la ter­ce­ra tem­po­ra­da, lle­va­rán la si­tua­ción de su­per­vi­ven­cia al ex­tre­mo. La idea es com­pro­bar has­ta qué pun­to pue­den man­te­ner la cor­du­ra y no per­der la ca­be­za, co­mo le su­ce­dió a Sha­ne en la tem­po­ra­da pa­sa­da.

Pre­ci­sa­men­te, Sha­ne es uno de los per­so­na­jes cu­yo re­co­rri­do va­rió de for­ma no­ta­ble res­pec­to al có­mic ori­gi­nal. Esos cam­bios han re­ci­bi­do al­gu­nas crí­ti­cas de los lec­to­res de la obra de Kirk­man, pe­ro son in­ten­cio­na­dos. El ob­je­ti­vo es que la se­rie se pue­da per­mi­tir mo­di­fi­ca­cio­nes res­pec­to a las tra­mas de las vi­ñe­tas pa­ra que am­bos pro­duc­tos pue­dan dis­fru­tar­se por igual: que el lec­tor del có­mic se sor­pren­da al ver la fic­ción y que el es­pec­ta­dor de la se­rie des­cu­bra co­sas nue­vas en la no­ve­la grá­fi­ca. Se tra­ta de que un me­dio no le qui­te pú­bli­co al otro, pues The Wal­king Dead se ha con­ver­ti­do en una au­tén­ti­ca má­qui­na de ge­ne­rar be­ne­fi­cios. Es­ta­mos ha­blan­do de una de las se­ries más se­gui­das de la te­le­vi­sión por ca­ble de Es­ta­dos Uni­dos, cu­yo úl­ti­mo epi­so­dio vie­ron 8,9 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res (por ejem­plo, do­bla la ci­fra del úl­ti­mo de Jue­go de tronos, que si­guie­ron 4,2 mi­llo­nes).

Esos da­tos pro­vo­can que to­da la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to ba­ta­lle por sa­car ta­ja­da del fe­nó­meno y, en 2013, se pon­drá a la ven­ta un vi­deo­jue­go que ejer­ce­rá de pre­cue­la y nos per­mi­ti­rá co­no­cer la his­to­ria de Mer­le y Daryl du­ran­te los pri­me­ros días de la in­va­sión zom­bi. En tér­mi­nos te­le­vi­si­vos, el éxi­to se tra­du­ce en la con­fian­za to­tal por par­te del ca­nal AMC, que, pro­ba­ble­men­te, pron­to anun­cia­rá la re­no­va­ción de la se­rie pa­ra una cuar­ta tem­po­ra­da. De he­cho, ca­nal y es­tu­dio se es­tán plan­tean­do con­ver­tir el úl­ti­mo epi­so­dio de The Wal­king Dead en un lar­go­me­tra­je que los es­pec­ta­do­res sólo po­drán ver en las sa­las de ci­ne. Toni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.