GUÍA DE SU­PER­VI­VEN­CIA ZOM­BI

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

1. LOS ZOM­BIS HUE­LEN A LOS HU­MA­NOS

Pue­de que es­tén muer­tos, pe­ro el sen­ti­do del ol­fa­to no sólo no lo han per­di­do, sino que se les ha agu­di­za­do a un ni­vel su­pe­rior que el del ser hu­mano. Así, los zom­bis son ca­pa­ces de oler cuán­do hay car­ne fres­ca cer­ca, pe­ro no se in­mu­tan cuan­do son otros zom­bis los que es­tán a su al­re­de­dor. Lo que hue­len es a los se­res vi­vos. Por eso, Rick y Glenn se em­ba­dur­nan de tro­zos de zom­bi, pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­dos en­tre una mul­ti­tud de otros muer­tos vi­vien­tes. Pe­ro, ade­más, de­ben te­ner cui­da­do con los cortes y las he­ri­das, pues esos se­res hue­len in­me­dia­ta­men­te la san­gre hu­ma­na.

2. LOS ZOM­BIS SON UNA MA­NA­DA

Los muer­tos vi­vien­tes no tie­nen nin­gu­na for­ma de co­mu­ni­car­se en­tre ellos, ni tam­po­co de co­mu­ni­car­se con los hu­ma­nos. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no se pue­dan po­ner de acuer­do pa­ra ata­car a los su­per­vi­vien­tes. Cuan­do es­tán jun­tos, tie­nen el mis­mo com­por­ta­mien­to que una ma­na­da e, ins­tin­ti­va­men­te, si­guen el mo­vi­mien­to del gru­po a la ca­za de lo que sea que per­si­gue la ma­yo­ría. Por es­te mo­ti­vo, los zom­bis pue­den re­sul­tar inofen­si­vos cuan­do apa­re­cen uno a uno, pe­ro, en cam­bio, pue­den ser le­ta­les en gru­po, cuan­do ata­can to­dos al mis­mo tiem­po.

3. LOS ZOM­BIS RE­CUER­DAN SU PA­SA­DO

Pa­re­cen cria­tu­ras sin na­da en el ce­re­bro, pe­ro lo cier­to es que al­gu­nos de los muer­tos vi­vien­tes re­me­mo­ran par­te de su vi­da an­te­rior (aun­que se tra­te de re­cuer­dos ne­bu­lo­sos). La mu­jer de Mor­gan no ol­vi­da a su ma­ri­do ni a su hi­jo, e in­ten­ta en­trar en su an­ti­gua ca­sa. Sin em­bar­go, eso no su­ce­de con to­dos los zom­bis, ya que de­pen­de de lo fuer­te que sea la in­fec­ción. Amy pa­re­ce co­no­cer a An­drea tras su con­ver­sión, pe­ro, al mis­mo tiem­po, desea mor­der­la, y Sophia, en su ca­so, no pa­re­ce que ten­ga pre­sen­te en ab­so­lu­to a su ma­dre ni a nin­guno de los su­per­vi­vien­tes.

4. LOS ZOM­BIS YA ES­TA­BAN IN­FEC­TA­DOS

En la se­gun­da tem­po­ra­da se des­cu­brió que el vi­rus que trans­for­ma a los se­res hu­ma­nos en zom­bis ya exis­tía en el or­ga­nis­mo de to­dos los per­so­na­jes. Cuan­do un zom­bi muer­de a un personaje, ac­ti­va el vi­rus cau­san­do la in­fec­ción, pe­ro es­te vi­rus se pue­de ac­ti­var de otras ma­ne­ras, sin ne­ce­si­dad de mor­dis­co. Sha­ne mu­rió de un dis­pa­ro, en los úl­ti­mos com­pa­ses de la tem­po­ra­da an­te­rior, pe­ro, igual­men­te, se con­vir­tió en zom­bi, sin que nin­gún otro muer­to vi­vien­te lo hu­bie­ra in­fec­ta­do. La idea es que to­dos es­ta­mos in­fec­ta­dos y que los zom­bis sólo ac­ti­van el vi­rus.

5. LOS ZOM­BIS SE PUE­DEN DES­AC­TI­VAR

A los zom­bis se les pue­de re­ma­tar con un dis­pa­ro en la ca­be­za, que inuti­li­ce el ce­re­bro (que es lo úni­co vi­vo en su or­ga­nis­mo muer­to). Pe­ro, si no se desea ani­qui­lar al zom­bi por­que fue una per­so­na ama­da en el pa­sa­do, tam­bién se lo pue­de de­jar fue­ra de com­ba­te qui­tán­do­le la man­dí­bu­la y los bra­zos. Sin la par­te in­fe­rior del ros­tro, es in­ca­paz de mor­der, y sin los bra­zos no es ca­paz de ara­ñar. En con­se­cuen­cia, es un ser inofen­si­vo. Mi­chon­ne uti­li­za es­ta téc­ni­ca pa­ra te­ner a dos muer­tos vi­vien­tes co­mo mascotas, co­mo se vio en el fi­nal de la se­gun­da tem­po­ra­da de The Wal­king Dead.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.