“NO ME GUS­TA­RÍA DI­RI­GIR­ME A MÍ MIS­MO”

DA­VID MO­RRIS­SEY in­ter­pre­ta al Go­ber­na­dor

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

Da­vid Mo­rris­sey (Li­ver­pool, 1964) in­ter­pre­ta a un personaje muy go­lo­so, en The Wal­king Dead, un au­tén­ti­co vi­llano. Rick y com­pa­ñía ya no ten­drán que en­fren­tar­se sólo a zom­bis, en es­ta nue­va tem­po­ra­da. Hay otros hu­ma­nos que su­po­nen tan­to o más pe­li­gro pa­ra sus vi­das, y el os­cu­ro Go­ber­na­dor se nos an­to­ja uno de ellos, pues el lí­der del pe­que­ño pue­blo de Wood­bury di­ri­ge a su gen­te de for­ma dic­ta­to­rial y quie­re im­po­ner su ley a to­da cos­ta. El ac­tor inglés nos con­ce­dió es­ta en­tre­vis­ta el pa­sa­do mes de agos­to, cuan­do se en­con­tra­ba in­mer­so en pleno ro­da­je de The Wal­king Dead, y nos co­men­tó que, ade­más, pron­to par­ti­ci­pa­rá en una se­rie bri­tá­ni­ca pa­ra la BBC. Y es que, tan­to en Amé­ri­ca co­mo en Eu­ro­pa, a Mo­rris­sey no le es­ca­sea el tra­ba­jo. Se ha uni­do al re­par­to de The Wal­king Dead en la ter­ce­ra tem­po­ra­da. ¿Fue du­ra la adap­ta­ción, te­nien­do en cuen­ta que la ma­yo­ría de los ac­to­res ya eran ve­te­ra­nos de la se­rie? Te­mía que fue­ra así. Ade­más, me pa­ra­li­za­ba un po­co el pen­sar que me in­cor­po­ra­ba al re­par­to de una se­rie que ha­bía te­ni­do tan­to éxi­to. Sin em­bar­go, to­do el mun­do, tan­to mis com­pa­ñe­ros de ro­da­je co­mo el equi­po téc­ni­co, se mos­tró ex­tre­ma­da­men­te ama­ble y ge­ne­ro­so. ¿Qué ofre­ce a la tra­ma su personaje, el Go­ber­na­dor? Es la má­xi­ma au­to­ri­dad de Wood­bury y, ob­se­sio­na­do co­mo es­tá con el Apo­ca­lip­sis, ha­rá to­do lo que crea con­ve­nien­te pa­ra pro­te­ger al pue­blo, ya no sólo de los zom­bis, sino de to­do aquél que con­si­de­re una ame­na­za.

En la vi­da real, ¿ma­ta­ría pa­ra pro­te­ger a los su­yos? Una de las co­sas que más me han gus­ta­do de The Wal­king Dead es que me ha per­mi­ti­do dar­me cuen­ta de que no lle­ga­mos a sa­ber quié­nes so­mos real­men­te has­ta que afron­ta­mos una si­tua­ción lí­mi­te. Nos gus­ta creer que, an­te las des­gra­cias, nos com­por­ta­ría­mos co­mo hé­roes, que no nos achi­ca­ría­mos, y que ma­ta­ría­mos si fue­ra ne­ce­sa­rio pa­ra pro­te­ger a nues­tros fa­mi­lia­res y ami­gos. Pe­ro lo cier­to es que na­die sa­be có­mo se com­por­ta­ría en una si­tua­ción ex­tre­ma has­ta que te­ne­mos que en­ca­rar­la. Por eso, ja­más juz­ga­ré las ac­cio­nes de al­guien que se en­cuen­tre fren­te al abis­mo. Ac­tor, pro­duc­tor, pe­ro tam­bién di­rec­tor. ¿Le gus­ta­ría po­ner­se tras la cá­ma­ra en al­gún epi­so­dio de la se­rie? Des­de lue­go. Aun­que de­tes­ta­ría te­ner que di­ri­gir­me a mí mis­mo; no creo que fue­ra ca­paz de rea­li­zar am­bas ta­reas. Tie­ne fa­ma de ser un rea­li­za­dor muy du­ro y es­tric­to… Ya, por eso no me gus­ta­ría di­ri­gir­me a mí mis­mo [se ríe]. El Ins­ti­tu­to de Ci­ne Bri­tá­ni­co le ha des­cri­to co­mo el ac­tor más ver­sá­til de su ge­ne­ra­ción. ¿Pue­de exis­tir ma­yor piropo? ¡Buf, su­pon­go que no! Cuan­do leo es­te ti­po de co­men­ta­rios, in­ten­to no per­der el nor­te, se­guir sien­do hu­mil­de. Di­cho es­to, quie­ro re­mar­car que lo que más me gus­ta de mi pro­fe­sión es, jus­ta­men­te, la ver­sa­ti­li­dad. En lu­gar de re­pe­tir los mis­mos pa­pe­les y en­ca­si­llar­me, pre­fie­ro que, de un tra­ba­jo al otro, mi personaje sea com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. De al­gu­na ma­ne­ra, eso es lo que man­tie­ne in­tac­ta mi pasión por el tra­ba­jo. Los pro­duc­tos te­le­vi­si­vos, hoy en día, tam­bién son mu­cho más atrac­ti­vos que años atrás. Es­toy to­tal­men­te de acuer­do. Ten­go la sen­sa­ción de que la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca nor­te­ame­ri­ca­na, ac­tual­men­te, sólo es­tá in­tere­sa­da en pro­du­cir sa­gas que ob­ten­gan bue­nos re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos: Spi­der­man, Ca­pi­tán Amé­ri­ca… Con­tra­ria­men­te, la te­le­vi­sión se ha nu­tri­do de mu­chos ta­len­tos pro­ce­den­tes del ci­ne in­de­pen­dien­te y ofre­ce pro­duc­tos con mu­cho más va­lor ar­tís­ti­co. ¿Le gus­ta­ban las se­ries y las pe­lí­cu­las de zom­bis y te­rror ya de ni­ño? Sí, aun­que tam­po­co era mi gé­ne­ro fa­vo­ri­to. Ha si­do aho­ra, ha­cien­do The Wal­king Dead, cuan­do me he da­do cuen­ta de la re­le­van­cia que tie­nen es­te ti­po de his­to­rias pa­ra mu­chos fans. Tam­bién ten­go que re­co­no­cer, aun­que sue­ne opor­tu­nis­ta, que The Wal­king Dead me fas­ci­nó des­de un prin­ci­pio. La tra­ma es fan­tás­ti­ca. Re­cien­te­men­te, de­cla­ra­ba que for­mar par­te del elen­co de la se­rie de Frank Da­ra­bont le lle­gó en el mo­men­to más ade­cua­do de su ca­rre­ra. Ex­plí­que­se. Cier­to, así fue. Tiem­po atrás, ya es­tu­ve tra­ba­jan­do en Es­ta­dos Uni­dos en di­ver­sas se­ries y pe­lí­cu­las, y las co­sas no ter­mi­na­ron de ir del to­do bien. Ade­más, jus­to aca­ba­ba de ser pa­dre y, con la fa­mi­lia en In­gla­te­rra, to­do era más com­pli­ca­do. Aho­ra los ni­ños ya son ma­yo­res y, en el as­pec­to pro­fe­sio­nal, las co­sas me han ido bas­tan­te bien, co­mo con la se­rie Thor­ne [BBC], en la que tam­bién hi­ce de pro­duc­tor. Creo que era el mo­men­to ade­cua­do pa­ra vol­ver a in­ten­tar con­quis­tar tie­rras ame­ri­ca­nas. Ade­más, aho­ra exis­te una au­tén­ti­ca le­gión de ac­to­res bri­tá­ni­cos que par­ti­ci­pan en di­fe­ren­tes se­ries es­ta­dou­ni­den­ses. ¿A qué cree que se de­be? Hoy día, un mon­tón de bri­tá­ni­cos deam­bu­la­mos por Los Ángeles. Ac­to­res co­mo Da­mian Le­wis y Da­vid Ha­re­wood, en Ho­me­land, o el pro­pio An­drew Lin­coln en The Wal­king Dead. Me lo he pre­gun­ta­do un mon­tón de ve­ces, pe­ro no ten­go ni idea de por qué es así. Es­ta­dos Uni­dos es el país de las opor­tu­ni­da­des, tó­pi­co pe­ro cier­to, y, si eres un cu­rran­te y tie­nes ta­len­to, no hay que du­dar que aca­ba­rá por lle­gar tu mo­men­to. Co­mo ac­tor, tie­ne una gran repu­tación, en el Reino Uni­do. ¿Le ten­ta­ba triun­far en Es­ta­dos Uni­dos? ¡Sí! Siem­pre he si­do un gran fan de la te­le­vi­sión nor­te­ame­ri­ca­na. Pe­ro es que, ¿hay al­guien a quien no le gus­ten se­ries co­mo Mad Men o Breaking Bad? Así que, pa­ra mí, de­fi­ni­ti­va­men­te, tra­ba­jar en Es­ta­dos Uni­dos es un sue­ño he­cho reali­dad. Nú­ria Mo­re­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.