MU­GRE, SE­XO Y MIS­TE­RIO EN COP­PER

Am­bien­ta­da en el ba­rrio mar­gi­nal Fi­ve Points de Gangs of New York y tan sólo una dé­ca­da an­tes que Dead­wood, la nue­va fic­ción de FOX Cri­me Cop­per com­bi­na re­so­lu­ción de crí­me­nes con dra­ma de épo­ca y líos sen­ti­men­ta­les. TV­Ma­nía es­tu­vo en el set, en To­ron­to,

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

Al pa­sear por las ca­lles su­cias y ba­rro­sas del set de Cop­per, en un es­tu­dio de To­ron­to, hay al­go que nos re­cuer­da a ese Dead­wood del oes­te te­le­vi­si­vo cu­yos re­la­tos ter­mi­na­ron un po­co pre­ma­tu­ra­men­te. Y es que, en la nue­va se­rie crea­da por Tom Fon­ta­na ( Oz), la pri­me­ra fic­ción ori­gi­nal de BBC Ame­ri­ca, la ac­ción trans­cu­rre tan sólo una dé­ca­da an­tes que en la pe­núl­ti­ma de Da­vid Milch.

UNA HIS­TO­RIA EN­TRE­TE­NI­DA Y SIN­CE­RA Sin em­bar­go, la di­rec­ción ar­tís­ti­ca y la con­tem­po­ra­nei­dad de am­bas his­to­rias, se­gu­ra­men­te, son de las po­cas co­sas que am­bos pro­duc­tos te­le­vi­si­vos tie­nen en co­mún. Am­bien­ta­da en el con­flic­ti­vo Fi­ve Points de Nue­va York, en 1864, Cop­per nos trans­por­ta a una épo­ca don­de la Po­li­cía es co­rrup­ta, y la se­pa­ra­ción en­tre bur­gue­sía y cla­ses no pri­vi­le­gia­das es abis­mal y muy an­te­rior a la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les de mu­je­res y afro­ame­ri­ca­nos. Tom Wes­ton-Jo­nes in­ter­pre­ta en ella al de­tec­ti­ve Ke­vin Cor­co­ran, un ex sol­da­do re­cién lle­ga­do de la Gue­rra de Se­ce­sión ame­ri­ca­na que se en­cuen­tra a su hi­ja muer­ta. El tó­rri­do ro­man­ce que man­tie­ne con la ma­da­me de un bur­del no ha­ce que pue­da ol­vi­dar del to­do a su es­po- sa, que ha des­apa­re­ci­do en cir­cuns­tan­cias mis­te­rio­sas. To­do ello ali­ña­do con la re­so­lu­ción del ase­si­na­to de la se­ma­na y la ob­se­sión de Cor­co­ran por sa­ber qué le ha pa­sa­do a su fa­mi­lia.

“He­mos tra­ba­ja­do mu­cho pa­ra ase­gu­rar que no ten­ga­mos que ima­gi­nar ni un mo­men­to dón­de es­tán los per­so­na­jes real­men­te”, nos ex­pli­ca Wes­ton-Jo­nes cuan­do le pre­gun­ta­mos so­bre la ex­tra­ñe­za de in­ter­pre­tar a un po­li­cía de Nue­va York del si­glo XIX des­de un lu­gar tan re­mo­to y di­fe­ren­te co­mo un es­tu­dio de te­le­vi­sión ca­na­dien­se en la ac­tua­li­dad. “Ade­más, lo me­jor es que el guión no es his­tó­ri­co ni di­fí­cil, es muy na­tu­ral. No es­tá re­car­ga­do. No se tra­ta de que que­de cla­ro que es­ta­mos ex­pli­can­do una his­to­ria del pa­sa­do, sino que sea al­go en­tre­te­ni­do y sin­ce­ro. Es muy hu­mano y la mo­ti­va­ción de los per­so­na­jes es­tá muy cla­ra”.

Es di­fí­cil no en­su­ciar­se los za­pa­tos ca­mi­nan­do por los ca­lle­jo­nes fic­ti­cios de es­ta fic­ción, mien­tras ad­mi­ra­mos el es­ca­pa­ra­te de una tien­da de co­mes­ti­bles con sa­cos de grano en la puer­ta y pa­sa­mos por de­lan­te de la fe­rre­te­ría, la ofi­ci­na de co­rreos o la ca­sa de em­pe­ños. El equi­po nos ha­bla de los 1.500 me­tros cú­bi­cos de tie- rra que tra­je­ron pa­ra de­co­rar el set y la di­se­ña­do­ra de ves­tua­rio de la se­rie, Delp­hi­ne Whi­te, nos re­cuer­da que lo de la­var­se no era ha­bi­tual, en una épo­ca en la que el agua co­rrien­te era más que un lu­jo. Tal vez por eso, la ro­pa ten­di­da de ven­ta­nas y bal­co­nes no se aca­be de ver pre­ci­sa­men­te lim­pia.

Y es que lo de ha­cer una se­rie de épo­ca de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas no es fá­cil. La ac­triz Fran­ka Po­ten­te nos con­fie­sa que se mue­re de ga­nas de ha­cer­se la manicura, cuan­do ter­mi­ne el ro­da­je. Y Wes­ton-Jo­nes ad­mi­te que lo de man­te­ner­se fiel a la épo­ca que re­pre­sen­tan tie­ne al­gún que otro in­con­ve­nien­te, más allá de la mu­gre en las uñas, y que el ma­qui­lla­je, mí­ni­mo, sue­le con­sis­tir en más su­cie­dad. “Una de las di­fe­ren­cias son los pan­ta­lo­nes de cin­tu­ra al­ta. Te ha­cen sen­tir co­mo un se­ñor ma­yor y cas­ca­rra­bias. Creo que te dan un po­co de ma­du­rez [ri­sas] y, des­de lue­go, te obli­gan a man­te­ner una pos­tu­ra di­fe­ren­te”, nos ex­pli­ca el ac­tor. “Ten­go un bol­si­llo en el cha­le­co en el que a ve­ces me­to el mó­vil, si sal­go a fu­mar un ci­ga­rri­llo o me es­toy pre­pa­ran­do una ta­za de té. Al­gu­na vez me lo he ol­vi­da­do ahí y han te­ni­do que re­cor­dar­me que me lo sa­que”.

Po­si­bles anacro­nis­mos a un la­do, la otra pe­ga es fil­mar tan le­jos de ca­sa. Wes­ton-Jo­nes vi­ve en Lon­dres, Po­ten­te en Los Ángeles y otros miem­bros del equi­po tam­bién han te­ni­do que tras­la­dar­se a To­ron­to, du­ran­te el ro­da­je. Un es­fuer­zo que el re­par­to de Cop­per no la­men­ta: “Es un lu­gar muy bo­ni­to. Al prin­ci­pio, la idea de te­ner que pa­sar tan­to tiem­po le­jos de ca­sa ca­si me ma­ta, pe­ro al fi­nal es­tos me­ses han pa­sa­do en un sus­pi­ro”, nos ex­pli­ca Wes­ton-Jo­nes. Patricia Puen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.