“ME EN­CAN­TA­RÍA PO­DER RO­DAR OTRA TEM­PO­RA­DA”

FRAN­KA PO­TEN­TE in­ter­pre­ta a una ‘ ma­da­me’ in­de­pen­dien­te

La Vanguardia - Vivir TV - - EN PORTADA -

Es­ta ac­triz ale­ma­na de 38 años sal­tó al pa­no­ra­ma internacional gra­cias a su tra­ba­jo en la pe­lí­cu­la Co­rre, Lo­la, co­rre, que el di­rec­tor Tom Tyk­wer es­cri­bió es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ella. Fran­ka Po­ten­te afian­zó su ca­rre­ra gra­cias a El ca­so Bour­ne y, des­de en­ton­ces, ha com­bi­na­do pro­yec­tos en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. Pe­se a sus pa­pe­les co­mo ar­tis­ta in­vi­ta­da en The Shield: Al mar­gen de la ley o Hou­se, con Cop­per Po­ten­te se es­tre­na co­mo pro­ta­go­nis­ta en una se­rie. Ha­bla­mos con la in­tér­pre­te so­bre qué la con­ven­ció pa­ra su­mar­se a es­te pro­yec­to y las di­fi­cul­ta­des por en­con­trar re­tos in­tere­san­tes en el Holly­wood ac­tual. Há­ble­nos de la re­la­ción de Eva, su personaje en Cop­per, con el de­tec­ti­ve Ke­vin Cor­co­ran. Son ami­gos con de­re­cho a roce. Lo que más me gus­ta es que tie­nen una re­la­ción muy adul­ta. Un po­co co­mo cuan­do tie­nes un ro­llo de una no­che que te ha gus­ta­do mu­cho y a una par­te de ti le gus­ta­ría que se con­vir­tie­ra en una re­la­ción, pe­ro no aca­ba de fun­cio­nar. Y creo que esos dos se han da­do cuen­ta muy pron­to de que su re­la­ción no fun­cio­na­ría. Así que hay amis­tad, hay se­xo y se ayu­dan el uno al otro. Es in­tere­san­te, por­que son pi­la­res, ca­da uno a su ma­ne­ra, en el ba­rrio. Él es el je­fe de detectives de la Po­li­cía y la gen­te lo res­pe­ta. Y Eva tie­ne el bur­del, que es un es­pa­cio co­mu­ni­ta­rio. ¿Qué te­nía Cop­per pa­ra con­ven­cer­la de acep­tar un pa­pel te­le­vi­si­vo de esas ca­rac­te­rís­ti­cas? Ha­bía he­cho pe­que­ñas in­ter­ven­cio­nes en te­le­vi­sión, pe­ro nun­ca me ha­bía com­pro­me­ti­do a for­mar par­te de la plan­ti­lla re­gu­lar de una se­rie. Fue cu­rio­so, por­que, cuan­do me pro­pu­sie­ron el pa­pel, aca­ba­ba de dar a luz y no es­ta­ba pre­pa­ra­da, co­mo ac­triz, pa­ra ha­cer una prue­ba de cas­ting. Me lla­mó mi agen­te y yo es­ta­ba a die­ta, to­man­do úni­ca­men­te zu­mo. No que­ría sa­cri­fi­car la die­ta y fui a ha­cer la prue­ba igual­men­te. Fue ho­rri­ble. Creo que de­bí em­pe­zar co­mo cin­co ve­ces, el di­rec­tor de cas­ting es­ta­ba muy mos­quea­do con­mi­go. Lla­mé a mi agen­te des­pués de la prue­ba y le di­je: “No hay na­da que ha­cer”. Pe­ro me lla­ma­ron dos o tres me­ses más tar­de, y coin­ci­dió que vol­vía a es­tar a die­ta a ba­se de zu­mo [ri­sas]. Es­ta vez, Tom Fon­ta­na es­ta­ba en la prue­ba y fue mu­cho me­jor… Al fi­nal con­se­guí el tra­ba­jo. ¿Tu­vo du­das so­bre si acep­tar­lo? Du­ran­te un tiem­po, sí. Me preo­cu­pa­ba la idea de ve­nir a To­ron­to y no sa­ber có­mo or­ga­ni­zar­me. Soy muy or­ga­ni­za­da, pe­ro me ilu­sio­né mu­cho. Mi ob­se­sión prin­ci­pal era en­con­trar un pi­so. Pe­ro, una vez lle­gué y em­pe­za­mos a tra­ba­jar, pa­sa­ron un par de se­ma­nas y en Los Ángeles co­men­zó la tem­po­ra­da del año en la que se rue­dan la ma­yo­ría de los epi­so­dios pi­lo­to. Ahí fue cuan­do me di cuen­ta de que me ha­bía to­ca­do la lo­te­ría, vien­do a mis ami­gos y co­le­gas es­tre­sa­dos, por­que es muy di­fí­cil con­se­guir un pa­pel. Que te den un buen tra­ba­jo es una a co­sa, pe­ro te­ner la suer­te, co­mo en nues­tro ca­so, de que e la se­rie ha­ya si­do es­co­gi­da des­de el prin­ci­pio pa­ra que se ha­gan los diez pri­me­ros ca­pí­tu­los es in­creí­ble. Me lle­vó vó un tiem­po apre­ciar lo que sig­ni­fi­ca­ba real­men­te par­ti­cii­ci­par en es­ta se­rie. La te­le­vi­sión, so­bre to­do en Amé­ri­ca, ica, es un me­dio muy in­tere­san­te y se ha­cen pro­duc­tos muy bue­nos. Es al­go de lo que no hay que es­con­der­se. Aho­ra ho­ra me en­can­ta­ría po­der ro­dar otra tem­po­ra­da, por­queue he aca­ba­do en­con­tran­do un ho­gar aquí. Me en­can­ta. ¿Qué es lo que tan­tan­ton­to la ha­ce dis­fru­tar de Cop­per? He he­cho tra­ba­jos­ra­ba­jos que tal vez aca­ba­ron sa­lien­do más o me­nos bien,en, pe­ro o en los que no me lo he pa­sa­do tan bien. Noo me gus­ta­guus­ta ir a un si­tio don­de la gen­te no en­tien­de o no aprea­pre­ciae­cia a los ac­to­res, en el sen­ti­do de que sólo te di­cen dón­ded po­ner­te y qué ha­cer. Aquí es di­fe­ren­te. Ell equi­po o te es­cu­cha y tie­ne cu­rio­si­dad por sa­ber qué pue­de­sue­des apor­tar.a Y, pa­ra mí, eso for­ma par­te de mi tra­ba­jo,o, no soy y una ma­rio­ne­ta que di­ce su diálogo y ya es­tá. Se tra­ta de e co­la­bo­rar con mis co­le­gas, he­mos apren­di­do mu­cho so­bre­soo­bre el ves­tua­rio, por ejem­plo, y me en­tu­sias­ma que la ggen­te quie­ra es­cu­char mis ideas. En mu­chos tra­ba­jos,ba­jos, dos­doos me­ses des­pués de aca­bar ya no vuel­ves a pen­sarn­sar en ellos, pe­ro creo que voy a re­cor­dar du­ran­te mu­cho­cho tiem­po­tiemm­po las sen­sa­cio­nes que he te­ni­do al par­ti­ci­par enn es­te pro­yec­to. pr ro­yec­to. ¿Has­ta quéé pun­to­punt­to le ha re­sul­ta­do com­pli­ca­do po­ner­se en la piel l de es­te personaje? Es muy di­fí­cil de­ter­mi­nar cuál era la men­ta­li­dad de un hom­bre o una mu­jer, en 1864. ¿Có­mo pen­sa­ban? ¿Có­mo se veía­neían a sís mis­mos? Pro­ba­ble­men­te, de una for­ma no mu­yuy dis­tin­ta a co­mo lo ha­ce­mos aho­ra, pe­ro han pa­sa­do mu­chos s años. A ve­ces, co­mo ac­to­res, creo que no le da­mo­sa­mos su­fi­cien­te va­lor a se­gún qué ca­rac­te­rís­ti­cas vi­sua­les. Si veo­veo una se­rie en la que sa­len un cor­sé y una fal­da con n mi­ri­ña­que, sé que no es 2012 y no ten­go que ha­cer­hac­cer un co­men­ta­rio so­bre ello. Mi tra­ba­jo es de­jar que la gen­te pue­da sen­tir­se iden­ti­fi­ca­da con lo que le pa­sa a mi personaje, lo que no sig­ni­fi­cag­ni­fi qque ten­ga que trans­por­tar­me per­so­nal­men­te has­ta a 1864. Pe­ro sí ves­tir­ses­tir­se co­mo­coo­mo tal. ¿Es muy in­có­mo­da la ro­pa­pa de la a se­rie? No me gus­ta­ríaa­ría le­var­lA pues­ta ca­da día, pe­ro se pue­de aguan­tar. Mi personaje sólo lle­va cor­sés y cri­no­li­nas a ve­ces. La ver­dad es que no me im­por­ta, he de­ci­di­dod no te­ner cui­da­do con el ves­tua­rio, me­me pon­go el mi­ri­ña­que y no me preo­cu­pao­cu­pa si i se le rom­pe una de las ba­lle­nas, por­que, pro­ba­ble­men­te, es lo que le pa­sa­ba a laa gen­te tto­do el ra­to. Y el cor­sé siem­pre te lo pue­des­pued­des aflo­ja­ra un po­co. De to­dos mo­dos, mme gus­ta qui­tar­me el tra­je du­ran­te­an­te la pau­sa de la co­mi­da, por­que quie­ro ser­ser yo mis­ma al me­nos du­ran­ten­te una ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.