“MIEN­TRAS LOS ES­PEC­TA­DO­RES SI­GAN AGUAN­TÁN­DO­ME, TIE­NEN MA­TÍAS PRATS PA­RA RA­TO”

MA­TÍAS PRATS, pre­sen­ta­dor de ‘An­te­na 3 No­ti­cias’

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Im­par­cia­li­dad, equi­li­brio y ri­gor son las se­ñas de iden­ti­dad con las que Ma­tías Prats (Ma­drid, 1952) quie­re que se le re­co­noz­ca. Des­de lue­go, sí pa­re­cen las cua­li­da­des que le atri­bu­yen los es­pec­ta­do­res, pues el ve­te­rano pe­rio­dis­ta ha si­do con­si­de­ra­do, por sex­to año con­se­cu­ti­vo, el pre­sen­ta­dor más va­lo­ra­do en el Es­tu­dio de ima­gen del Ga­bi­ne­te de Es­tu­dios de la Co­mu­ni­ca­ción. Lo del pe­rio­dis­mo, pa­ra él, es al­go de es­tir­pe, da­do que su pa­dre fue un re­fe­ren­te de la ra­dio es­pa­ño­la y, aho­ra, su hi­jo, otro Ma­tías Prats, con­du­ce los deportes en Te­le­cin­co. La su­ya es una sa­ga de pe­rio­dis­tas… ¿Lo lle­van en la san­gre? Po­dría­mos sa­car el ADN de don Ma­tías, que ya no es­tá con no­so­tros, el mío y el de mi hi­jo y ana­li­zar­lo. De­jan­do de la­do las bro­mas, creo que, más que ge­né­ti­ca, se tra­ta de un ejem­plo que he­mos vi­vi­do en ca­sa. Mi pa­dre fue el pio­ne­ro, quien lo tu­vo más di­fí­cil, pues con­si­guió ha­cer­se pe­rio­dis­ta aun pro­ce­dien­do de una fa­mi­lia hu­mil­de, que vi­vía de la agri­cul­tu­ra en un pue­blo pe­que­ñi­to de Cór­do­ba. Él se hi­zo a sí mis­mo y de poe­ta, co­mo co­men-

“Mi es­po­sa y mi ma­dre mi­ran pri­me­ro ‘An­te­na 3 No­ti­cias’ y lue­go si­guen a mi hi­jo en Te­le­cin­co”

zó, pa­só a ser un na­rra­dor ex­tra­or­di­na­rio. Los de­más Ma­tías Prats he­mos se­gui­do la mis­ma sen­da. A mí me cau­ti­vó tan­to su for­ma de ser co­mo de com­por­tar­se… Su­pon­go que a Ma­tías hi­jo le ocu­rrió lo mis­mo con­mi­go y su abue­lo. ¿Có­mo se to­mó que su hi­jo fi­cha­ra por Te­le­cin­co, com­pe­ten­cia di­rec­ta de An­te­na 3? Muy bien, por­que es­ta­ba cla­ro que te­nía que mar­car la di­fe­ren­cia. Mi hi­jo de­bía rea­li­zar su ca­rre­ra y su ca­mino de for­ma in­de­pen­dien­te. Sa­bía que no po­día se­guir en la mis­ma sen­da por­que, an­tes o des­pués, se lo hu­bie­ran re­pro­cha­do. Ade­más, él que­ría in­ten­tar­lo por su cuen­ta y me pa­re­ce ex­tra­or­di­na­rio que es­té en una gran ca­de­na, aun­que sea la ma­yor com­pe­ti­do­ra de la mía. De mo­men­to, a la abue­la y a su ma­dre no les que­da más re­me­dio que, pri­me­ro, pres­tar­me aten­ción a mí y, lue­go, mi­rar la sec­ción de­por­ti­va de Te­le­cin­co, con mi hi­jo. Los ini­cios de su hi­jo fue­ron mo­des­tos. Me gus­ta mu­cho que ha­ya em­pe­za­do des­de aba­jo, cu­brien­do los en­tre­na­mien­tos, pa­san­do frío… Co­men­zó por un me­dio que con­si­de­ro una gran es­cue­la, la ra­dio, pa­ra lue­go pa­sar­se a la te­le­vi­sión, que le dio la opor­tu­ni­dad de co­no­cer la pro­fe­sión de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, se­gún mi opinión, que es fren­te a la cá­ma­ra. De he­cho, la ra­dio tam­bién fue su es­cue­la. Sí, los tres Ma­tías Prats co­men­za­mos en la ra­dio. En el ca­so del abue­lo, por­que pa­ra aquel en­ton­ces ni si­quie­ra exis­tía la te­le­vi­sión. En to­do ca­so, creo que es mu­cho más fá­cil adap­tar­se de la ra­dio a la te­le­vi­sión que al con­tra­rio. La ra­dio te en­se­ña a im­pro­vi­sar, tam­bién a mo­du­lar per­fec­ta­men­te la voz, te qui­ta el mie­do al mi­cró­fono. En de­fi­ni­ti­va, te su­po­ne un exa­men dia­rio. Pues hay quie­nes cri­ti­can que, por ejem­plo, Iña­ki Ga­bi­lon­do no su­po des­pren­der­se de su es­ti­lo ra­dio­fó­ni­co en los te­le­dia­rios. Yo a Ga­bi­lon­do le ten­go tan­to apre­cio y tan­to ca­ri­ño que no le veo nun­ca mal. Pa­ra mí es un mo­de­lo. En ca­sa se le apre­cia­ba ya ha­ce mu­chos años y no ha mer­ma­do en ab­so­lu­to esa es­ti­ma. Y la ver­dad es que me gus­tan mu­cho sus en­tre­vis­tas de aho­ra. Ha­blan­do de mo­de­los, Mó­ni­ca Ca­rri­llo afir­mó, en una en­tre­vis­ta a Diez mi­nu­tos, que “Tra­ba­jar con Ma­tías Prats de­be­ría ser una asig­na­tu­ra”. ¿De ver­dad di­jo eso? Es muy exa­ge­ra­da y muy ge­ne­ro­sa. Lo cier­to es que nos lle­va­mos muy bien en pan­ta­lla y tra­ba­ja­mos muy a gus­to, nos apo­ya­mos mu­tua­men­te… Ella es un re­fuer­zo ex­tra­or­di­na­rio, es una pro­fe­sio­nal de mu­cho ta­len­to, muy crea­ti­va y, por en­ci­ma de to­do, muy bue­na com­pa­ñe­ra. Así que es­toy muy con­ten­to de vol­ver a for­mar un tán­dem con ella fren­te a la cá­ma­ra. Mu­chos re­cuer­dan su fa­ce­ta co­mo co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo y ol­vi­dan que con­du­jo Eu­ro­vi­sión en el año 1978. Aque­llo fue un ac­ci­den­te en mi ca­rre­ra. En aquel tiem­po, te­nías que de­mos­trar tu va­lía en prác­ti­ca­men­te to­das las fa­ce­tas. Era una úni­ca te­le­vi­sión, un mo­no­po­lio y, des­gra­cia­da­men­te pa­ra el es­pec­ta­dor, no exis­tía al­ter­na­ti­va, por­que no ha­bía más que dos ca­de­nas. Pa­ra no­so­tros, era un ver­da­de­ro exa­men el he­cho de te­ner que asu­mir otros ro­les, ade­más de la con­duc­ción de un in­for­ma­ti­vo. Yo nun­ca me eché pa­ra atrás, no sé si por­que pe­ca­ba de ex­ce­so de va­lor, pe­ro ten­go que de­cir que pre­sen­tar Eu­ro­vi­sión fue una ex­pe­rien­cia muy agra­da­ble. Qui­zá por­que no ha­bía tan­ta ten­sión. En aque­lla épo­ca, el es­pec­ta­dor te mi­ra­ba de otra ma­ne­ra. ¿El pú­bli­co de hoy no es tan be­ne­vo­len­te? No, aho­ra la gen­te te exa­mi­na con lu­pa, por­que hay tan­tas al­ter­na­ti­vas pa­ra un mis­mo pro­gra­ma, co­mo, por ejem­plo, los in­for­ma­ti­vos, que no pue­des co­me­ter el error de equi­vo­car­te, de no ser ri­gu­ro­so, de no plas­mar con reali­dad lo que su­ce­de, de no ser fiel a tu pro­pio

es­ti­lo. En fin, hay que pe­lear mu­cho más que en los se­ten­ta, pa­ra con­ven­cer a la au­dien­cia. Tras más de trein­ta años en te­le­vi­sión, ha vi­vi­do otros mu­chos cam­bios, tan­to tec­no­ló­gi­cos co­mo en la ges­tión de equi­pos. ¿Qué nos des­ta­ca­ría? Pues la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, que ha da­do un sal­to cua­li­ta­ti­vo ex­cep­cio­nal. Mis pri­me­ros pro­gra­mas fue­ron en blan­co y ne­gro, y tu­ve la opor­tu­ni­dad de em­pe­zar un pro­gra­ma en co­lor en UHF (La 2) de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la. Ade­más, an­tes tar­dá­ba­mos mu­chí­si­mo tiem­po en ela­bo­rar una no­ti­cia: en fil­mar­la, en re­ci­bir­la, en mon­tar­la. Mien­tras que aho­ra es ca­si ins­tan­tá­neo, con la ayu­da tan ex­tra­or­di­na­ria que te­ne­mos de in­ter­net, las re­des so­cia­les, etc. Po­de­mos ela­bo­rar un no­ti­cia­rio ca­si al mis­mo tiem­po que re­ci­bi­mos la in­for­ma­ción. Otro avan­ce es que aho­ra en­tras en di­rec­to des­de cual­quier la­do, y to­do son me­jo­ras muy sig­ni­fi­ca­ti­vas en cuan­to a las he­rra­mien­tas. Sin em­bar­go, con­si­de­ro que la esen­cia del pe­rio­dis­mo per­ma­ne­ce. En mi ca­so, es la ilu­sión de en­fren­tar­me a un re­to dia­rio, son las ga­nas de bu­cear e in­da­gar en aque­llo que con­si­de­ro más in­tere­san­te de la jor­na­da.

“Si­go sien­do fiel a mi pro­pio es­ti­lo, a mi in­de­pen­den­cia, a mi for­ma de mi­rar las co­sas con dis­tan­cia”

Y esa in­me­dia­tez que exi­gi­mos, ¿no tie­ne el ries­go de ofre­cer pro­duc­tos po­co ri­gu­ro­sos? Me gus­ta ir rá­pi­do, pe­ro no des­me­su­ra­da­men­te de­pri­sa. Es de­cir, pre­fie­ro tar­dar al­go más pe­ro no dar una ima­gen ses­ga­da, o in­clu­so una no­ti­cia sin análisis o re­fle­xión. Por sex­to año con­se­cu­ti­vo, le nom­bran el me­jor pre­sen­ta­dor, se­gún el es­tu­dio de GECA (Ga­bi­ne­te de Es­tu­dios de la Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual). ¿Qué ha­ce pa­ra me­ter­se al pú­bli­co en el bol­si­llo? Ha­bría que pre­gun­tár­se­lo a los es­pec­ta­do­res, por­que des­co­noz­co la res­pues­ta. Lo que sí es ver­dad es que Ma­tías no ha cam­bia­do, en to­do es­te tiem­po. Si­go sien­do fiel a mi pro­pio es­ti­lo, a mi in­de­pen­den­cia, a mi for­ma de mi­rar las co­sas siem­pre con dis­tan­cia y con equi­li­brio. To­do eso creo que re­per­cu­te muy fa­vo­ra­ble­men­te en te­ner, val­ga la re­dun­dan­cia, el fa­vor del pú­bli­co. En to­do ca­so, en su ca­rre­ra acu­mu­la mu­chos pre­mios pres­ti­gio­sos, co­mo dos On­das, ocho Iris y nue­ve TP de Oro. Sin du­da, son un es­tí­mu­lo pa­ra to­do el equi­po, pe­ro se­gui­mos igual que siem­pre. Y a sus 60 años, ¿es­tá pen­san­do en pre­ju­bi­lar­se? [Ri­sas] Si es­tu­vie­ra en Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la, ya hu­bie­ra te­ni­do que mar­char­me a ca­sa, por­que me afec­ta­ría un ex­pe­dien­te de re­gu­la­ción de em­pleo, a no ser que me qui­sie­ran dar un tra­to es­pe­cial. Pe­ro aquí, en An­te­na 3, es­toy muy sa­tis­fe­cho. Ven­go a tra­ba­jar con una car­ga de ilu­sión enor­me to­dos los días. Las reunio­nes no se me ha­cen lar­gas ni mu­cho me­nos plúm­beas. Lle­go a sa­car­le par­ti­do en cuan­to a di­ver­ti­men­to a bue­na par­te de mi jor­na­da. Su­fro lo que ten­go que su­frir. Así que, en con­clu­sión, me sien­to con fuer­za y, ade­más, apo­ya­do por las per­so­nas que tie­nen que dar­me su con­fian­za en es­ta ca­sa y, mien­tras con­ti­núe igual, que An­te­na 3 me quie­ra y los es­pec­ta­do­res si­gan aguan­tán­do­me, tie­nen Ma­tías Prats pa­ra ra­to. Nú­ria Mo­re­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.