“Pre­pa­ré mi pa­pel con agen­tes de la CIA”

CLAI­RE DA­NES, PRO­TA­GO­NIS­TA DE ‘HO­ME­LAND’

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

“La se­rie era muy ten­ta­do­ra”, ex­pli­ca la ac­triz, de 33 años, que, el año pa­sa­do, fir­mó por seis tem­po­ra­das más; “sie­te años son mu­cho, pe­ro no me lo to­mo co­mo una sen­ten­cia, sino co­mo un se­gu­ro, ca­da año po­dré tra­ba­jar en un pro­yec­to que me ilu­sio­na mu­cho”.

En vez de par­ti­ci­par en el que, fi­nal­men­te, fue un res­ba­lón de East­wood, Da­nes se de­ci­dió por in­ter­pre­tar “a un personaje fas­ci­nan­te” en Ho­me­land, que su­pu­so el es­pe­ra­do re­torno de la ac­triz al me­dio don­de em­pe­zó. Y es que, cuan­do te­nía 14 años, Da­nes pro­ta­go­ni­zó Es mi vi­da ( My So­cial Ca­lled Li­fe), una se­rie pa­ra ado­les­cen­tes que ga­nó un Glo­bo de Oro y un Emmy. Des­pués del éxi­to de la fic­ción, la ac­triz par­ti­ci­pó en films co­mo Mujercitas, Romeo + Ju­lie­ta y Le­gí­ti­ma de­fen­sa. Fue en­ton­ces cuan­do se to­mó un des­can­so de dos años pa­ra ir a la uni­ver­si­dad, re­cha­zan­do pro­yec­tos co­mo La lis­ta de Schind­ler, de Ste­ven Spiel­berg, y Ti­ta­nic, de Ja­mes Ca­me­ron. Des­pués de ese pa­rén­te­sis, Clai­re Da­nes per­dió un po­co el rit­mo por cul­pa de al­gu­nos fra­ca­sos de la gran pan­ta­lla, co­mo Es­cua­drón ocul­to ( The Mod Squad) y Terminator 3, de Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger.

La ac­triz, a la que se lle­gó a des­cri­bir co­mo la nue­va Meryl Streep, no re­cu­pe­ró el éxi­to has­ta que vol­vió a la pe­que­ña pan­ta­lla, con la pe­lí­cu­la te­le­vi­si­va Tem­ple Gra­din, que le su­pu­so un Glo­bo de Oro y un Emmy, los mis­mos ga­lar­do­nes que ha ob­te­ni­do con Ho­me­land es­te año. Ba­sa­da en la se­rie is­rae­lí Ha­tu­fim (Pri­sio­ne­ros de gue­rra), Ho­me­land es una análisis de la si­tua­ción ac­tual de Es­ta­dos Uni­dos, en lo que a po­lí­ti­ca y se­gu­ri­dad na­cio­nal se re­fie­re. La se­gun­da tem­po­ra­da em­pe­zó el pa­sa­do 7 de oc­tu­bre, en FO­XMa­nía (al mis­mo tiem­po que en Es­ta­dos Uni­dos), y el día 18 del mis­mo mes FOX em­pe­zó a emi­tir­la do­bla­da. Es­tá pre­vis­to que la ter­ce­ra tem­po­ra­da em­pie­ce a ro­dar­se en pri­ma­ve­ra. Así, el em­ba­ra­zo de la ac­triz ¿ha afec­ta­do a la fil­ma­ción de la se­rie? “Se ha de­mos­tra­do que no era un pro­ble­ma”, di­ce Da­nes, que lle­va un es­pec­ta­cu­lar ves­ti­do ro­jo y de­mues­tra que se sien­te có­mo­da, cuan­do la en­tre­vis­ta­mos en un ho­tel de lu­jo de Be­verly Hills, don­de se en­cuen­tra pro­mo­cio­nan­do la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie: “Es­toy un po­co preo­cu­pa­da por­que no sé si po­dré cum­plir las es­tric­tas de­man­das fí­si­cas de mi personaje en los epi­so­dios que que­dan pa­ra ter­mi­nar la tem­po­ra­da, pe­ro, si ha­ce fal­ta, te­ne­mos a una do­ble de cuer­po. En lo re­fe­ren­te a la ter­ce­ra tem­po­ra­da, cal­cu­lan­do que sal­go de cuen­tas a prin­ci­pios de año y que el ro­da­je em­pe­za­rá en abril o en ma­yo, sin du­da es­ta­ré pre­pa­ra­da pa­ra mi via­je anual a Tel Aviv”.

La agen­te de la CIA Ca­rrie Mat­hi­son no es­ta­rá em­ba­ra­za­da, en Ho­me­land, pe­ro Da­nes afir­ma que va a lle­var­se a su pri­mo­gé­ni­ta con ella a to­das par­tes, aun­que afir­ma que en la pró­xi­ma tem­po­ra­da se ro­da­rán me­nos es­ce­nas fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos.

Sin tra­ba­jo y con unos me­ses de te­ra­pia pen­dien­tes, al fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da de la se­rie, Ca­rrie to­có fon­do. Pe­ro no de­be­mos preo­cu­par­nos: nues­tra pro­ta­go­nis­ta no se­rá hu­mi­lla­da por mu­cho tiem­po: “Ca­rrie es­tá su­frien­do una gra­ve cri­sis de con­fian­za, pe­ro, cuan­do to­do vuel­va a su si­tio, va a sa­lir re­for­za­da”, di­ce la ac­triz, que, pa­ra pre­pa­rar­se el pa­pel, se do­cu­men­tó ha­blan­do con agen­tes reales de la CIA: “Lo pri­me­ro que no­té fue que ha­blan con un tono de voz muy ba­jo, los es­pías de­ben ser lo más dis­cre­tos po­si­ble. Los que co­no­cí eran bri­llan­tes y te­nían un es­pí­ri­tu muy aven­tu­re­ro”.

¿Pa­sa mu­chas ho­ras pen­san­do có­mo ha­cer que la Ca­rrie bi­po­lar sea más atrac­ti­va o agra­da­ble? “No”, con­tes­ta la ac­triz con una son­ri­sa iró­ni­ca, “el re­to es en­con­trar una for­ma de in­ter­pre­tar ese ca­rác­ter ines­ta­ble y al mis­mo tiem­po com­pe­ten­te, por­que es una agen­te de la CIA muy pre­pa­ra­da”.

LA NUE­VA MERYL STREEP

Clai­re Da­nes ha he­cho dan­za mo­der­na des­de que te­nía seis años y em­pe­zó a es­tu­diar in­ter­pre­ta­ción cuan­do te­nía diez, des­pués de ver a Meryl Streep en La de­ci­sión de Sop­hie, una ex­pe­rien­cia que mo­ti­vó a la jo­ven pa­ra ser ac­triz: “En ese mo­men­to com­pren­dí que la in­ter­pre­ta­ción po­día ser im­por­tan­te pa­ra mí”, di­ce, y ha­bla de su com­pa­ñe­ra en Las ho­ras co­mo “mi he­roí­na des­de pe­que­ña. Meryl es ex­tra­or­di­na­ria, por­que no ha he­cho con­ce­sio­nes, ha des­ta­ca­do en to­das las fa­ce­tas de la vi­da, es pru­den­te, en­can­ta­do­ra e in­quie­ta”.

Mien­tras es­tu­dia­ba ac­tua­ción en la New York Per­for­ming Arts School, cuan­do te­nía do­ce años, Da­nes re­cha­zó un pa­pel en una te­le­no­ve­la por­que te­mía con­ver­tir­se en “una ac­triz en­ca­si­lla­da en ese gé­ne­ro”, y con­si­de­ró que se­ría per­ju­di­cial pa­ra su ca­rre­ra.

Pe­ro, en el año 1994, la ac­triz, jo­ven y am­bi­cio­sa, acep­tó par­ti­ci­par en la se­rie pa­ra ado­les­cen­tes Es mi vi­da, y sus pa­dres de­ci­die­ron que to­da la fa­mi­lia se mu­da­ría de Nue­va York a Los Ángeles pa­ra que pu­die­ra pro­ta­go­ni­zar la se­rie. “Se­guí es­tu­dian­do con la ayu­da de pro­fe­so­res par­ti­cu­la­res y por co­rreo elec­tró­ni­co, pe­ro me pa­re­ció un cam­bio du­ro. Los Ángeles es una ciu­dad ra­ra. Pa­sé mu­cho tiem­po sin ver a otros ni­ños, me sen­tía tan so­la que me sen­ta­ba en la ce­ra y mi­ra­ba a los ado­les­cen­tes que pa­sa­ban. Pe­ro pen­sa­ba: ‘He to­ma­do una de­ci­sión y mi­ra lo que he con­se­gui­do: una se­rie de te­le­vi­sión. Es­toy lle­gan­do don­de que­ría y eso es par­te del tra­to’”.

El éxi­to internacional le lle­gó ha­cien­do de Ju­lie­ta del Romeo Leonardo DiCa­prio en el año 1996, en el re­ma­ke de Baz Luhr­mann Romeo + Ju­liet. Lue­go re­cha­zó la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar de nue­vo con él en Ti­ta­nic, y Ka­te Wins­let se lle­vó el pa­pel, la fa­ma y la no­mi­na­ción al Os­car. A pe­sar de ello, Da­nes no se arre­pien­te: “Aca­ba­ba de rea­li­zar una su­per­pro­duc­ción ro­mán­ti­ca con DiCa­prio, así que en­ca­be­zar la cin­ta de Ja­mes Ca­me­ron me pa­re­ció re­dun­dan­te. Y vol­ver a pa­sar cin­co me­ses en Mé­xi­co [don­de tam­bién se ha­bía ro­da­do Romeo + Ju­liet] no me atraía mu­cho, es­ta­ba muy can­sa­da”.

Con 17 años, la ac­triz se dio cuen­ta de cuán com­pe­ti­ti­vo es el ne­go­cio del ci­ne y de­ci­dió que ya no le gus­ta­ba. “Las ac­tri­ces que ha­bían si­do dul­ces con­mi­go cuan­do era más jo­ven se vol­vie­ron frías y dis­tan­tes, cuan­do pa­sé a ser com­pe­ten­cia. Da­ba mie­do”. En vez de se­guir la ca­rre­ra en Holly­wood, de­jó el gla­mour de Tin­sel­town por la Uni­ver­si­dad de Ya­le, don­de es­tu­dió psi­co­lo­gía, his­to­ria del arte y fi­lo­so­fía.

“Los ro­da­jes son so­li­ta­rios en mu­chos sen­ti­dos”, ex­pli­ca, “fue di­fí­cil no po­der te­ner un gru­po de ami­gos con los que pa­sar el ra­to de vez en cuan­do. Siem­pre he te­ni­do que via­jar a lu­ga­res nue­vos, y pien­so que la gen­te tie­ne que pa­sar tiem­po con per­so­nas de su edad”. Y aña­de: “Tam­bién ne­ce­si­ta­ba ale­jar­me de la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo, en­con­trar una iden­ti­dad. Ha­bía in­ter­pre­ta­do mu­chos pa­pe­les, pe­ro no sa­bía quién era yo mis­ma. Ne­ce­si­ta­ba, li­te­ral­men­te, una vi­da pro­pia”.

La ac­triz re­cha­zó par­ti­ci­par en La llis­ta de Schind­ler, por­que sig­ni­fi­ca­ba pa­sar de­ma­sia­do tiem­po le­jos de la uni­ver­si­dad. Aun­que des­pués de dos años de es­tu­dio em­pe­zó a echar de me­nos el mun­do de la ac­tua­ción y tra­ba­jó de nue­vo con pa­pe­les se­cun­da­rios en dra­mas co­mo La gran caí­da de Igby y Las ho­ras. Cuan­do asu­mió el pa­pel de pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na, jun­to a Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, en Terminator 3, re­ci­bió al­gu­nas crí­ti­cas: “Cuan­do la gen­te su­po lo que es­ta­ba ha­cien­do ¡se ho­rro­ri­zó!”, se ríe. “Y por eso lo hi­ce. Era co­mo de­cir: ¿en se­rio creéis que soy tan se­ria?”. Da­nes afir­ma que “co­mo ter­ce­ra par­te, creo que fue una

bue­na pe­lí­cu­la. Hi­ce un mon­tón de es­ce­nas de co­rrer, caer­me y em­po­trar­me con­tra la pa­red… In­clu­so me sor­pren­dí a mí mis­ma. Fue di­ver­ti­do vi­vir la fan­ta­sía de ser una he­roí­na de ac­ción”.

LA MUY PRI­VA­DA SE­ÑO­RA DANCY

La ac­triz siem­pre ha tra­ta­do de man­te­ner la vi­da pri­va­da le­jos de la pren­sa. So­la­men­te una vez, en 2004, apa­re­ció en los ti­tu­la­res sen­sa­cio­na­lis­tas y pro­vo­có la ira de las lec­to­ras cuan­do Billy Cru­dup, su com­pa­ñe­ro de ro­da­je en Be­lle­za prohi­bi­da, de­jó a la que ha­bía si­do su com­pa­ñe­ra du­ran­te ocho años, la ac­triz Mary-Loui­se Par­ker –que, por aquel en­ton­ces, es­ta­ba em­ba­ra­za­da de sie­te me­ses y me­dio–, pa­ra es­tar con ella. El es­cán­da­lo se con­vir­tió en la ver­sión in­die del trián­gu­lo amo­ro­so Brad - Angelina - Jennifer, pe­ro Da­nes nun­ca se ha pro­nun­cia­do so­bre la re­la­ción y, si le pre­gun­tan al­go al res­pec­to, lo cor­ta con un ro­tun­do “no pien­so co­men­tar na­da”.

Da­nes y Cru­dup se se­pa­ra­ron tres años des­pués y, du­ran­te el ro­da­je de El atar­de­cer, co­no­ció al ac­tor Hugh Dancy, su ma­ri­do, fu­tu­ro pro­ta­go­nis­ta de la se­rie de te­le­vi­sión Han­ni­bal. La pa­re­ja se ca­só en Fran­cia en 2009 y vi­ve en Nue­va York, don­de los dos han apa­re­ci­do en pro­duc­cio­nes de éxi­to de Broad­way.

“Vi­vir en la mis­ma ciu­dad don­de na­cí es in­creí­ble, ya que mu­chos de mis ami­gos de la in­fan­cia to­da­vía vi­ven aquí”, ex­pli­ca. “Lle­va­mos una vi­da nor­mal. Va­mos a mu­seos, a co­mer fue­ra, al tea­tro, sa­ca­mos al pe­rro a co­rrer por Washington Squa­re Park…”. La ac­triz ex­pli­ca que se ha con­ver­ti­do en “una per­so­na de gim­na­sio”, ya que le gus­ta “te­ner una cita ca­da día”. Y le en­can­ta bai­lar: “Al­gu­nos de los mo­men­tos más fe­li­ces que he vi­vi­do han si­do bai­lan­do. Me en­can­ta es­cu­char mú­si­ca y a me­nu­do voy a con­cier­tos de rock”.

Aun­que no tie­ne mu­chos pro­ble­mas con los pa­pa­raz­zi, Da­nes pa­sa ver­güen­za cuan­do, de vez en cuan­do, sa­len fotos su­yas pu­bli­ca­das: “Siem­pre voy muy mal com­bi­na­da: con mi cha­que­ta North Fa­ce, unos pan­ta­lo­nes de chán­dal y unas bambas enor­mes y feas”.

En re­fe­ren­cia al ma­tri­mo­nio, Da­nes di­ce que su ma­ri­do la man­tie­ne “sa­na y fe­liz”, y que le gus­ta es­tar ca­sa­da. “Me sien­to muy se­gu­ra”, son­ríe la ac­triz, cu­yos pa­dres es­tu­vie­ron jun­tos des­de los 18 años. “Ellos me en­se­ña­ron que un ma­tri­mo­nio lar­go pue­de fun­cio­nar, que es un re­ga­lo. Ten­go el pri­vi­le­gio de te­ner­los co­mo mo­de­lo”.

El fu­tu­ro de Clai­re Da­nes po­dría te­ner cin­co años más de Ho­me­land por de­lan­te. Le pre­gun­ta­mos si pien­sa que al­gún día aca­ba­rá de­trás de la cá­ma­ra, co­mo ha­cen mu­chos ac­to­res cuan­do lle­gan a la ma­du­rez. “No, no creo que nun­ca me pon­ga a di­ri­gir”, di­ce, ne­gán­do­lo ro­tun­da­men­te con la ca­be­za. “Pro­ba­ble­men­te, an­tes me pon­dría a pin­tar. Mis pa­dres eran ar­tis­tas vi­sua­les, así que cre­cí di­bu­jan­do. Po­dría pro­bar­lo, pin­tan­do tie­nes mu­cho más con­trol so­bre lo que ha­ces que di­ri­gien­do”.

Bruno Les­ter / IFA

“No creo que nun­ca fue­ra a di­ri­gir. Pro­ba­ble­men­te, an­tes me pon­dría a pin­tar”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.