El fu­tu­ro es­tá en la red

Las ca­de­nas de te­le­vi­sión de­ben adap­tar­se a las nue­vas for­mas de con­su­mo de los es­pec­ta­do­res

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV -

Los cam­bios tec­no­ló­gi­cos de la úl­ti­ma dé­ca­da han pro­vo­ca­do nu­me­ro­sas trans­for­ma­cio­nes en nues­tra vi­da dia­ria. Uno de los as­pec­tos en el que han te­ni­do más re­le­van­cia esos avan­ces ha si­do en el con­su­mo del ocio, un he­cho que ha te­ni­do gra­ves con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas pa­ra la in­dus­tria cul­tu­ral. La pi­ra­te­ría y los con­te­ni­dos gra­tui­tos pre­sen­tes en la red han su­pues­to mi­llo­nes de dó­la­res a gran­des es­tu­dios de ci­ne, dis­co­grá­fi­cas y me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que, con éxi­to de­sigual, tra­tan de adap­tar­se a los tiem­pos que co­rren. Un ejem­plo de es­to úl­ti­mo es la dis­tri­bu­ción de la pe­lí­cu­la de Pa­co León Car­mi­na o re­vien­ta, que se es­tre­nó si­mul­tá­nea­men­te en ci­nes, DVD y di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas de in­ter­net, en un in­ten­to de acer­car la obra a los es­pec­ta­do­res, sin es­pe­rar lo con­tra­rio, que has­ta aho­ra era lo ha­bi­tual.

Por to­do eso, la in­dus­tria de la te­le­vi­sión de­be per­ma­ne­cer aten­ta a los cam­bios que in­ter­net ha in­tro­du­ci­do en nues­tras vi­das a la ho­ra de con­su­mir con­te­ni­dos te­le­vi­si­vos. Ca­da vez son me­nos los pro­gra­mas que se ven en di­rec­to y más los que dis­fru­tan de sus pro­gra­mas fa­vo­ri­tos en el or­de­na­dor, gra­cias al es­fuer- zo de las ca­de­nas por lle­var sus con­te­ni­dos a la red. A pe­sar de ser to­da­vía una mi­no­ría, las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes ven la te­le­vi­sión sin cortes pu­bli­ci­ta­rios, cuan­do y don­de quie­ren, des­de un or­de­na­dor por­tá­til, un smartp­ho­ne o una ta­ble­ta. ¿QUÉ OCU­RRE CON LA PU­BLI­CI­DAD? Es­te cam­bio de há­bi­tos no ha he­cho des­cen­der el ni­vel de con­su­mo, aun­que sí ha cam­bia­do el mo­do, lo que re­per­cu­te, ine­vi­ta­ble­men­te, en la for­ma en la que la pu­bli­ci­dad lle­ga a los es­pec­ta­do­res. Los anun­cios, siem­pre pre­sen­tes en la pe­que­ña pan­ta­lla, son elu­di­bles o inexis­ten­tes, en el vi­sio­na­do en la red, y, si ca­da vez son me­nos los es­pec­ta­do­res sen­ta­dos fren­te al te­le­vi­sor, qui­zá las em­pre­sas de­ban plan­tear­se sus gas­tos pu­bli­ci­ta­rios. Se­gún Niel­sen, la te­le­vi­sión fue el se­gun­do me­dio en el que au­men­tó la in­ver­sión pu­bli­ci­ta­ria en 2011, con un cre­ci­mien­to del 10,1%, por de­trás de in­ter­net, don­de al­can­zó el 24%.

Aun­que el es­fuer­zo de las ca­de­nas por acer­car­se a los te­les­pec­ta­do­res a tra­vés de in­ter­net es no­ta­ble, y al­gu­nas ya cuen­tan con ca­na­les pro­pios de strea­ming y vi­deo­clubs, no tar­da­rá en lle­gar el mo­men­to en el que la te­le­vi­sión se con­vier­ta en un or­de­na­dor en el que es­co­ja­mos, co­mo en una tien­da, lo que va­mos a ver, des­de pe­lí­cu­las y se­ries has­ta in­for­ma­ti­vos. Pa­ra en­ton­ces, las em­pre­sas de co­mu­ni­ca­ción de­be­rán en­con­trar otros me­dios de fi­nan­cia­ción que se adap­ten a un mo­de­lo de te­le­vi­sión to­tal­men­te di­fe­ren­te al que co­no­ce­mos. Alo­ña F. La­rre­chi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.