15 AÑOS DE SE­RIES

Su pri­me­ra se­rie, Oz’, se es­tre­nó en 1997. Des­de en­ton­ces, HBO no sólo ha lle­va­do la fic­ción te­le­vi­si­va a un nue­vo ni­vel, sino que ha cam­bia­do la for­ma que tie­ne el pú­bli­co de en­ten­der las se­ries y ha trans­for­ma­do el ma­pa de la te­le­vi­sión, en Es­ta­dos Unid

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

La fun­da­ción de HBO fue pro­duc­to del in­te­rés del em­pren­de­dor Charles Do­lan por la te­le­vi­sión por ca­ble y el mo­de­lo de ne­go­cio que po­día ge­ne­rar. Ha­bla­mos de prin­ci­pios de los años 70. En aque­lla épo­ca, el ca­ble era un ex­pe­ri­men­to, en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro ese em­pre­sa­rio su­po ver ya en­ton­ces su po­ten­cial y de­ci­dió, jun­to a sus aso­cia­dos en Ti­me Inc, po­ner en mar­cha un ca­nal que fun­cio­na­ría co­mo un ser­vi­cio de sus­crip­ción. Si los es­pec­ta­do­res se abo­na­ban, po­drían dis­fru­tar de pe­lí­cu­las de es­treno y even­tos de­por­ti­vos. Lo lla­ma­ron Ho­me Box Of­fi­ce, y una de sus pri­me­ras emi­sio­nes de éxi­to fue el com­ba­te en­tre Muham­mad Ali y Joe Fra­zier, en 1975. De he­cho, el bo­xeo si­gue sien­do uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos de HBO, a día de hoy, aun­que sea más co­no­ci­do por sus se­ries de te­le­vi­sión, so­bre to­do en el ám­bi­to internacional. Sin em­bar­go, las se­ries no lle­ga­ron has­ta 1997, cuan­do HBO se vio con la ne­ce­si­dad de au­men­tar su pú­bli­co.

Por aquel en­ton­ces, Jeff Bew­kes aca­ba­ba de ser nom­bra­do di­rec­tor del ca­nal y ha­bía traí­do con­si­go a Ch­ris Al­bretch, que se­ría el hom­bre cla­ve de HBO en los si­guien­tes años. Am­bos cons­ta­ta­ron que, aun­que acer­ta­do, el mo­de­lo de te­le­vi­sión que ha­bía pues­to en mar­cha Charles Do­lan ne­ce­si­ta­ba un re­vul­si­vo. Do­lan ba­sa­ba el éxi­to del ca­nal en la fi­de­li­dad de los sus­crip­to­res, pe­ro ca­da vez era más di­fí­cil de man­te­ner, es­pe­cial­men­te des­de que, a me­dia­dos de los 80, em­pe­za­ron a apa­re­cer otros ser­vi­cios de ca­ble si­mi­la­res, co­mo Cinemax. HBO ya no po­día ser un ser­vi­cio de uso pun­tual, te­nía que con­ver­tir­se en un ser­vi­cio de uso dia­rio. La ma­ne­ra de al­can­zar ese ob­je­ti­vo eran las se­ries de te­le­vi­sión y la fi­de­li­dad que ge­ne­ran. Fue en­ton­ces cuan­do se die­ron cuen­ta de que la na­tu­ra­le­za del ser­vi­cio del ca­ble, ba­sa­do en la sus­crip­ción y no en la pu­bli­ci­dad, co­mo su­ce­día en los ca­na­les tra­di­cio­na­les (ABC, NBC, FOX), per­mi­tía a HBO plan­tear­se la fic­ción en te­le­vi­sión des­de una óp­ti­ca dis­tin­ta e in­no­va­do­ra.

DE­RRI­BAN­DO LÍ­MI­TES

Al no te­ner que ren­dir cuen­tas a los anun­cian­tes, HBO po­día per­mi­tir­se in­tro­du­cir un ti­po de con­te­ni­do que en las net­works era im­pen­sa­ble. Fue és­ta la ba­se que hi­zo po­si­ble Oz (1997), una se­rie que no sólo fue la más vio­len­ta de su épo­ca, sino tam­bién la más con­tro­ver­ti­da. Crea­da por Tom Fon­ta­na, la fic­ción ha­cía un re­tra­to du­ro e in­ci­si­vo de la reali­dad de las cár­ce­les, plan­tean­do has­ta qué pun­to el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio lle­va a la re­in­ser­ción y pre­sen­tan­do per­so­na­jes com­ple­jos de mo­ral am­bi­gua. La fic­ción tam­bién se per­mi­tía es­ce­nas ale­gó­ri­cas, rom­pía la cuar­ta pa­red, con un personaje que ha­bla­ba di­rec­ta­men­te a los es­pec­ta­do­res, y pres­cin­día de la es­truc­tu­ra del epi­so­dio tra­di­cio­nal en cua­tro ac­tos. Su­pu­so una rup­tu­ra con la fic­ción que se ha­cía en otros ca­na­les y mar­có la ba­se in­ten­cio­nal de las se­ries de HBO, que, des­de en­ton­ces, se han ca­rac­te­ri­za­do por ir más allá en to­dos los sen­ti­dos, ex­pan­dien­do los lí­mi­tes de lo que se po­día ver y lo que no se po­día ver en te­le­vi­sión, de lo que una se­rie po­día ha­cer y lo que no.

Fue en­ton­ces cuan­do el ca­nal adop­tó el le­ma No es te­le­vi­sión, es HBO, que re­fle­ja muy bien la in­ten­ción de su fic­ción de man­te­ner­se apar­te, de es­tar un ni­vel por en­ci­ma de lo que pue­de ofre­cer la com­pe­ten­cia. Y, si hay una se­rie que re­pre­sen­te ese es­pí­ri­tu, es Los So­prano (2000). La fic­ción de los ma­fio­sos fue la que lo cam­bió to­do de for­ma de­fi­ni­ti­va, por­que lo­gró que los es­pec­ta­do­res se acer­ca­ran a su vi­sio­na­do con una ac­ti­tud di­fe­ren­te a la de otras propuestas. Se sen­ta­ban an­te el te­le­vi­sor de un mo­do re­ve­ren­cial, co­mo si es­tu­vie­ran ad­mi­ran­do una obra de arte. Y ¿des­de cuán­do una se­rie po­día con­si­de­rar­se arte? Ha­bía ha­bi­do crí­ti­cos que ha­bían se­ña­la­do las cua­li­da­des ar­tís­ti­cas de fic­cio­nes an­te­rio­res, co­mo Can­ción tris­te de Hill Street, pe­ro con Los So­prano fue la pri­me­ra vez que el pú­bli­co per­ci­bió una se­rie co­mo tal. Acep­tan­do la idea de que, co­mo en cual­quier otra for­ma ar­tís­ti­ca, ver la crea­ción de Da­vid Cha­se im­pli­ca­ba un es­fuer­zo –el apren­di­za­je de las le­yes de un me­dio– del que se ob­te­nía una re­com­pen­sa al­ta­men­te gra­ti­fi­can­te.

LAS PROPUESTAS DE AU­TOR

Una obra de arte tie­ne que te­ner de­trás a un au­tor. HBO fue el pri­mer ca­nal en ver al guio­nis­ta co­mo un ge­nio, co­mo la per­so­na que de­fi­ne la fic­ción. En opo­si­ción a los ca­na­les tra­di­cio­na­les, en los que el guio­nis­ta es una pie­za más del en­gra­na­je, den­tro de un equi­po de guio­nis­tas que obe­de­cen a los pro­duc­to­res, que, al mis­mo tiem­po, res­pon­den an­te la ca­de­na (es de­cir, las ci­fras de au­dien­cia), en HBO se con­si­de­ró al crea­dor de la se­rie co­mo la pie­za cla­ve del pro­ce­so y se dio la im­por­tan­cia que me­re­ce a los que hoy co­no­ce­mos co­mo los show­run­ners. Ch­ris Al­bretch, ya co­mo pre­si­den­te del ca­nal, ofre­cía li­ber­tad crea­ti­va a los au­to­res y, gra­cias a esa ac­ti­tud, lo­gró atraer a nom­bres bri­llan­tes en la que se con­si­de­ra la eta­pa do­ra­da del ca­nal: Alan Ball, que ve­nía de ga­nar el Os­car al me­jor guión por Ame­ri­can Beauty y acep­tó ha­cer A dos me­tros ba­jo tie­rra; Ste­ven Spiel­berg, que lle­vó a ca­bo la mi­ni­se­rie Her­ma­nos de san­gre; Da­vid Si­mon, que en­con­tró en HBO el lu­gar per­fec­to

pa­ra desa­rro­llar The Cor­ner y The Wi­re; Da­vid Milch, que pu­do fir­mar Dead­wood, el wes­tern que siem­pre ha­bía que­ri­do ha­cer; Bruno He­ller y su Ro­ma, y Da­niel Knauf y Ca­ni­và­le, la se­rie más sor­pren­den­te del ca­nal.

Esas fic­cio­nes con­tri­bu­ye­ron a cons­truir la ima­gen de la mar­ca HBO y le die­ron el pres­ti­gio que hoy to­da­vía tie­ne. A pe­sar de que al­gu­nas no fue­ron un éxi­to en cuan­to a au­dien­cia (y aca­ba­ron can­ce­la­das), sí que han be­ne­fi­cia­do al ca­nal a lar­go pla­zo. Des­pués de al­gu­nas de esas can­ce­la­cio­nes, Al­bretch fue des­pe­di­do co­mo pre­si­den­te, y fue sus­ti­tui­do por Bill Nel­son, en el año 2007. Ése fue, pro­ba­ble­men­te, el mo­men­to más di­fí­cil pa­ra el ca­nal. Su éxi­to ha­bía mo­ti­va­do el na­ci­mien­to de otras ca­de­nas de ca­ble con propuestas pa­re­ci­das, co­mo FX (que ha­bía es­tre­na­do The Shield y Nip/Tuck) o Show­ti­me (con Dex­ter y The L Word). La com­pe­ten­cia se unió a la in­ca­pa­ci­dad pa­ra de­tec­tar bue­nos pro­yec­tos. Dos de las me­jo­res se­ries ac­tua­les, Mad Men y Breaking Bad, fue­ron des­car­ta­das por HBO y aca­ba­ron en AMC, un ri­val emer­gen­te. Ade­más, sus in­ten­tos pa­ra dar un gi­ro al gé­ne­ro de la co­me­dia se­guían sien­do frus­tran­tes, con gran­des se­ries, co­mo El show de Larry Da­vid, con au­dien­cias muy mi­no­ri­ta­rias.

AM­BI­CIÓN CO­MER­CIAL

El pa­no­ra­ma de la te­le­vi­sión por ca­ble ha­bía cam­bia­do y HBO ne­ce­si­ta­ba un re­vul­si­vo en for­ma de éxi­to co­mer­cial. Así fue có­mo se pu­so en mar­cha la cam­pa­ña de mar­ke­ting que pre­ce­dió al es­treno de True Blood (2008), una fic­ción que no en­ca­ja­ba con la his­to­ria del ca­nal, pe­ro que le dio unas ci­fras de au­dien­cia ne­ce­sa­rias. En el pre­sen­te, HBO se ha da­do cuen­ta de que ya no es su­fi­cien­te con desa­rro­llar se­ries de au­tor, tam­bién hay que im­pul­sar pro­duc­tos co­mer­cia­les. El pas­tel de la au­dien­cia es cru­cial y el mun­do del ca­ble, que im­pul­só prác­ti­ca­men­te en so­li­ta­rio, com­pi­te con los ca­na­les tra­di­cio­na­les –con ci­fras co­mo las de The Wal­king Dead, en AMC, que al­can­za los 10 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res–, y ya no es un te­rri­to­rio di­ri­gi­do ex­clu­si­va­men­te a círcu­los mi­no­ri­ta­rios. Por eso, HBO in­ten­ta com­bi­nar se­ries di­ri­gi­das a un pú­bli­co am­plio, co­mo Jue­go de tronos, con otras que la de­fi­nen co­mo ca­nal, co­mo The News­room, en un in­ten­to de con­ci­liar am­bos in­tere­ses, que, por aho­ra, le es­tá sa­lien­do bien. Quin­ce años des­pués, pue­de mi­rar atrás y de­cir que ha cam­bia­do por com­ple­to el mun­do de la fic­ción te­le­vi­si­va. Toni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.